Instituto Vampire Knight
Bienvenidos sean a nuestro Instituto!!!!
Donde las noches los vampiros vuelven a la vida y en los días vuelven a dormir para darles pasos a los humanos para que sigan recorriendo su camino de engaños e ilusiones.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Bienvenidos al Instituto
Miér Dic 04, 2013 2:44 pm por cheshire kuran

» Fichas de personajes.
Mar Abr 16, 2013 10:37 pm por Yuuki Kiryuu

» Wallpaper de Vampire Knight
Lun Mar 25, 2013 7:08 pm por Yuuki Kiryuu

» ~Mandamientos del Zerismo~
Dom Mar 24, 2013 7:01 pm por Yuuki Kiryuu

» Kuroshitsuji
Dom Mar 24, 2013 6:20 pm por Yuuki Kiryuu

» ENTRE MI MUNDO, Y EL TUYO
Vie Nov 16, 2012 7:00 pm por Julio-Kiryu

» Armas Anti-vampiros
Mar Nov 13, 2012 3:16 pm por Julio-Kiryu

» Presentacion Diurna
Lun Nov 12, 2012 8:19 pm por Julio-Kiryu

» Poderes para Vampiros
Lun Nov 12, 2012 7:25 pm por Julio-Kiryu

» Frases Instituto Vampire Knight
Vie Nov 09, 2012 9:49 pm por Alice Kuran Tsubaki

» Actuales Administradores
Vie Nov 09, 2012 8:54 pm por Alice Kuran Tsubaki

» Kyou Koi Wo Hajimemasu
Sáb Jun 23, 2012 8:42 pm por Alice Kuran Tsubaki

» Miembros Dormitorio de La Luna
Vie Mayo 18, 2012 3:55 pm por Kasumi Kikyo Yamomoto

» Sala Comun De La Luna
Vie Abr 13, 2012 2:48 pm por Aurora-Cristarosa

» Carta para un vampiro
Vie Abr 13, 2012 1:49 pm por Aurora-Cristarosa

» duda de personaje
Dom Mar 11, 2012 5:45 pm por mikarin

» Presentate con el grupo
Sáb Feb 25, 2012 10:56 am por soren grimory

» arma o poder a mi personaje
Sáb Feb 25, 2012 10:09 am por soren grimory

» Galeria de Firmas y avatares.
Mar Feb 21, 2012 8:37 am por Natsumi_19

» Sailor Moon
Sáb Feb 18, 2012 11:49 am por Natsumi_19

» D. Gray Man anime y manga recomiendo :D
Mar Feb 14, 2012 7:41 am por Laura1S1Inc

» ¿Qué crees que pase en el Cap 80?
Dom Feb 12, 2012 2:29 pm por Zero Kiiryuu

» Candy Candy
Lun Feb 06, 2012 8:18 pm por Laura1S1Inc

» Reglas del juego
Lun Feb 06, 2012 6:36 pm por Laura1S1Inc

» Dormitorio del Sol, Clase Diurna.
Dom Feb 05, 2012 3:00 pm por Tsubasa Otone

» Fan Club del Yaoi
Sáb Feb 04, 2012 7:38 pm por Julio-Kiryu

» Inscripción Clase Diurna
Sáb Feb 04, 2012 4:13 pm por Instituto Vampire Knight

» Deberes y Derechos de los Administradores
Sáb Feb 04, 2012 4:00 pm por Instituto Vampire Knight

» mi dudas son
Sáb Feb 04, 2012 12:21 pm por Julio-Kiryu

» fanfic: Mi corazon insiste
Mar Oct 11, 2011 5:04 am por Rouse Malfoy

Administradores
Instituto Vampire Knight
Yuuki Kuran Tsubaki
ZeroKiiryu_SuperRookie11.:SkZm:.
๑̶๋ۣۜ†††EiRie††๑̶๋ۣۜ.
caro usagi aido
revisorerUnternehmensberatungself catering apartmentshealth servicesagentes inmobiliarios
Real Estate Ferreterias

MusicPlaylist

fanfic: Mi corazon insiste

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 10

Mensaje por Rouse Malfoy el Mar Jul 19, 2011 10:39 pm

Spoiler:
Notas de la autora: hi hi! Tengo muchas ideas y cosas en mente pero el capitulo de hoy será como una clase de respiro intermediario, la paz antes de la tormenta xD, si si Yuuki cree que no debe preocuparse de nada, que todo fresh xD pero como puede tener un final feliz si su tío es un sicópata ambicioso y los kuran arrastran tantos secretos encima, también ay historias interesantes detrás de cada personaje como Kaien Cross y su repentina hija xD y que decir de los no aflorados romances entre Kain y Ruka y kaito y Yori xD no tienen curiosidad? Y aun falta la llegada de hanabusa y takuma de su viaje de Europa owo. .bien muchas cosas así q este fic da para rato pero en este cap se enfocara en actividades que hacen las personas normales, cosas como…el día de san Valentín *w*. Espero q el cap sea de su agrado y dejen todas sus opiniones y criticas yo acepto lo q sea, ideas y todo eh! xD saludos

Capitulo 10

El día de los besucones

Yuuki atravesaba medio cojeando el vestíbulo, donde muchos de sus compañeros estaban reunidos; antes de entrar al dormitorio se había limpiado lo más que pudo y lavado la cara en la fuente del jardín para quitarse el olor a sudor. La chica se había tardado un poco haciéndolo, agregándole el hecho de que debía esperar para serenarse, refrescarse y quitarse lo rojo de la cara por el esfuerzo físico con Zero; cuando hubo terminado el sol se estaba ocultando en el horizonte indicando que faltaban una o dos horas para que anocheciera, sus compañeros debían estar despertando de sus sueños. Yuuki observo a algunos que aun estaban en ropa de dormir y tomaban la merienda o más bien, para ellos el desayuno antes de ir a arreglarse para ir a clases, otros ya estaban con el uniforme.

Yuuki aun estaba en ropa particular y sentía las ansias de un buen baño, aunque estaba mejor, aun se sentía muy agotada, las repercusiones del ejercicio hacían efecto, le dolía todo y por más que se esforzara por caminar, su tobillo fallaba logrando un leve cojeo.

Yuuki se puso a pensar que no estaba en forma debido a las comodidades a las que ella era sometida por voluntad propia, debía ejercitar su cuerpo, y Zero le ayudaría.

Cuando la castaña entro en la estancia nadie le quitaba los ojos de encima, algunos murmuraban entre si, pero Yuuki los ignoro olímpicamente, tampoco se atrevían a acercarse o a preguntarle si se encontraba bien, ya que, la mirada seria de Yuuki indicaba que no quería una obstrucción de ningún índole hacia su habitación. Cuando la joven kuran empezaba a subir por las escaleras su hermano mayor entallado en el uniforme de la clase nocturna apareció al final de esta…al parecer con la intención de decir algo; todos se pararon inmediatamente de sus asientos y los que se encontraban de pie se giraron a el; Yuuki pensó que kaname era como un foco atrayendo moscas y se detuvo en su lugar cuando vio que su hermano sacaba una hoja de papel y la exhibía frente a todos.

Buenas tardes a todos –saludo cordialmente el purasangre recibiendo saludos y sonrisas como respuestas – me han dado el anuncio de una festividad para el día de mañana-empezó el pelinegro y el vestíbulo se quedo en total silencio – ya que mañana es el día de san Valentín, la academia Cross se une a la festividad y suspenderá todas las clases para ese día, tanto para la clase diurna como la nocturna. –varios silbidos y comentarios se hicieron escuchar de inmediato, pero el pelinegro levanto una mano y todo volvió a silenciarse. Yuuki entorno los ojos confundida, el tiempo pasaba volando realmente, no podía creer que mañana fuera 14 de febrero- habrá un pequeño festival en el pueblo todo el día, hasta horas de la noche por lo tanto, podrán asistir e ir a divertirse un rato; los clubes nocturnos dejaran entrar a los alumnos con la condición de no dar alcohol a los menores de edad- algunos dejaron ver sus decepcionados rostros por aquella noticia- también habrá un karaoke en honor al día del amor, solo podrán cantar canciones de amor y amistad, podrán dedicársela a quien gusten – Yuuki frunció la boca ante esa dinámica tan cursi- cabe aclarar que habrá cazadores por todos lados, manteniendo la seguridad- el tono de voz del mayor se volvió severo- así que espero que ninguno haga algo que me avergüence –advirtió con un deje de amenaza en la voz, provocando un asentimiento general- sus padres ya han dado permiso así que, pueden ir o no ir, como ustedes decidan, las puertas de la academia se mantendrán abiertas, podrán ir y venir como gusten, pero recuerden…esta actividad esta enfocada para que ambas razas confraternicen así que…sean civilizados…es todo, el plan de actividades esta en este anuncio, que colocare en el comedor mas tarde, gracias por su atención…-finalizo el mayor y un mar de murmullos, comentarios y ánimos se sintió en todo el lugar.

Cansada por el entrenamiento con el licántropo Yuuki?- se mofo kaname bajando las escaleras y llegando a ella, Yuuki entendió que se burlaba porque Zero no podía darle sangre para que ella se sintiera mejor. La chica esbozo una sonrisa maliciosa

Para que? Te tengo a ti no? Eres tan útil para eso…-soltó divertida, sabiendo que le molestaría su comentario, y en efecto, kaname alzo una ceja y frunció la boca en un ademan de molestia, Yuuki rio levemente tomándolo de la mano y llevándolo a su habitación lo mas rápido que su tobillo le permitía.

La castaña cerro la puerta tras de si cuando entraron a su cuarto, kaname se sentó en su cama y tomo una almohada entre sus brazos esperando… Yuuki soltó un suspiro de alivio al encontrarse ya en su habitación, se sentó al lado de kaname y lo miro.

-kaname…tu iras al festival?- pregunto tímidamente la castaña, su hermano se encogió de hombros.

Pues…eso depende, si no tengo algún contratiempo y alguien me invita…supongo que si, será divertido - kaname miraba hacia un punto en el piso distraídamente, Yuuki asintió mientras sus mejillas se teñían ante la idea de lo que iba a hacer.

Pensé que no te gustaban esas cosas- soltó curiosa la muchacha y kaname volvió a encogerse de hombros.

No me gustan…pero siempre es bueno hacer cosas nuevas y además…con la compañía adecuada, siempre me sentiré capaz de hacer cualquier cosa sin importarme nada –la insinuación llego a Yuuki tan clara que tuvo que aclararse la garganta para continuar, ahora mas segura por la indirecta de su hermano.

Ah bueno…entonces…- la menor se vio interrumpida por un suave golpeteo en su ventana, era un halcón que picaba en el vidrio con su pico, a Yuuki le dio curiosidad ver que en una de sus patas tenia un rollito de papel bien amarrado.

Es el ave mensajera del director, así me hace saber cuando quiere verme –escucho a su hermano decir mientras se ponía de pie y abría la ventana. El halcón entro dando un silbido y se poso en el hombro de kaname, el chico tomo su pata y le quito el pedazo de papel, lo leyó rápidamente y un suspiro cansino salió de sus labios.

El director quiere verme –aviso- me pide que le ayude con algunas ideas para los staff de las gacetas.- explico y el halcón salió volando nuevamente por la ventana.

Ah bueno…ve no te preocupes – le calmo su hermana, ya le pediría que fuera con ella mas tarde, era extraño pero aunque estuvieran vinculados y unidos para siempre aun no sabían como ser una verdadera pareja, la castaña sentía que debía preguntarle primero.

Claro…supongo que no iré a clases hoy-

Yo tampoco…estoy agotada, no me siento con ánimos- aviso la chica y kaname se acerco a ella, se sentó a su lado nuevamente y la dio un corto beso.

Cuando vuelva…hare que te sientas mejor –susurro con una sonrisa torva, Yuuki desvió la vista sonrojada y kaname sonrió complacido.

Yuuki sabia que amaba a su hermano y viceversa pero los diferentes roles y papeles que tenia kaname en su vida a veces la hacían dudar para tomarse las atribuciones que le correspondían, estaban vinculados y estarían juntos por siempre, como una pareja, pero aun así… porque se comportaba como si aun estuvieron en el pasado? Tal ves porque todo había sido repentino y precipitado, tal ves porque aunque habían pasado los limites aun faltaba algo que lo hiciera oficial…tal ves…necesitaba que el dijera las palabras mágicas para sentir realmente que kaname era suyo y se pertenecían exclusivamente uno al otro…tal ves ella necesitaba oírlo decir…

Bueno me voy, mientras más pronto mejor –le dijo su hermano y deposito un último beso en sus labios, Yuuki llevo sus dedos a esa zona, pensativa. –estas bien? – pregunto preocupado.

-si! Solo pensaba, ve, nos vemos mas tarde- despidió besándolo ella esta vez, Yuuki se tomo su tiempo para besar al pelinegro jugo un momento con su labio inferior y cuando se separo lo llevo consigo suavemente en los dientes. – Espero no tardes mucho –comento la chica intentando no parecer tímida, aunque su corazón estuviese galopando como loco. Kaname la miraba con intensidad, y Yuuki dudo si realmente se iría o había pensado en quedarse con ella, al final el chico la dejo con una sonrisa, cerrando la puerta tras el.

Las horas pasaron y kaname no volvió, Yuuki se había quedado dormida, descansando y esperando que sus músculos volvieran a la normalidad, para cuando se dio cuenta despertó en medio de la oscuridad de su alcoba y vio en su reloj que eran las 4 de la madrugada. La castaña bostezo sintiéndose mejor luego de ese reparador descanso, se levanto de su cama y recorrió el pasillo con la intención de saber si kaname estaba ya en su habitación.

-no esta…- pensó desilusionada la joven al ver que la cama estaba inmaculada y la habitación estaba vacía. Yuuki se apoyo en la baranda de las escaleras suspirando, una preocupación la recorrió – porque aun no llega? Tanto se necesita para unos staff? Que habrá pasado? –la joven desistió de la idea de que su hermano podría estar herido, el era muy fuerte…mas de lo que ella sabia que imaginaba.

La chica observo por la ventana que aun no salía el sol, el exterior aun estaba sumido en tinieblas como el dormitorio pero ella podía ver fácilmente gracias a su visión; bajo por las escaleras, deseaba tomar un vaso de agua en la cocina, pero antes de entrar por el umbral se regreso rápidamente y se coloco detrás de la pared; la castaña había escuchado voces…voces femeninas.

Yuuki intento por todos sus medios descender el poder de su aura para que no notaran su presencia; kaname le había enseñado hace algunos años a hacerlo.

-que vas a hacer que?- se escucho a una chica sorprendida pero su vos no era mas que un bajo murmullo

-shh...no alces la voz rima – Yuuki reconoció esa voz, era Ruka, Ruka sounen.

-no la estoy alzando –volvió a hablar rima molesta- estas loca! Cuando subas allá arriba la señorita Yuuki te hará pedazos –Yuuki frunció el ceño preguntándose a que se refería. – eso ya es pasarse los limites Ruka- escucho como la aludida chasqueaba la lengua.

Dime loca si quieres, pero yo siento que no todo es color de rosa como se ve, aun tengo algo de oportunidad, quizá…-

Quizá? Quizá hoy sea tu ultimo día con vida, eso quizá! –regaño la rubia y Ruka suspiro

Cuando te enamores…-

Cuando me enamore espero no perder la cabeza como tu Ruka- contraataco rima

Es mi ultimo intento…si no funciona…renunciare a el- Ruka se escuchaba sincera y un deje de dolor se instalo en su voz, rima guardo silencio- debes ayudarme rima…eres mi única amiga –rima siguió en silencio y al cabo de un minuto suspiro vencida.

Esta bien Ruka…pero ten presente esto…cuando subas haya arriba…nadie podrá ayudarte- advirtió seriamente la rubia, su voz dejaba entrever que era algo muy serio.

Si…gracias…-

Yuuki se alejo de ahí, sabia que si seguía escuchando se lanzaría sobre la aristócrata y la molería a golpes.

Así que estas planeando algo sounen –pensaba Yuuki mientras subía las escaleras y se encerraba en su cuarto- bien…no importa yo te devolveré el golpe 10 veces mas fuerte –se dijo a si misma mientras se envolvía en la sabanas para volver a dormir, se sentía cansada de repente, pero sabia cual era el motivo…

Kaname regresaba a los dormitorios luna ya salido el sol, dejo salir de sus labios un gran bostezo, la estadía en el despacho de Cross le había tomado mucho tiempo; se preguntaba que estaría haciendo su hermana.

El pelinegro miraba discretamente a su alrededor, los cazadores eran realmente buenos, tan buenos que hasta parecería que no estuvieran ahí, vigilándolos desde las sombras, pero ahí estaban, el lo sabia…los sentía, en especial esas presencias que tuvo el placer de conocer aquel día que firmaron el acuerdo; aquel cazador se encontraba a unos metros del dormitorio sol.

Kaname llego a un solitario vestíbulo, había pensado que al entrar en la academia tendrías horarios específicos pero ahora veía que no…ser presidente de la clase nocturna llevaba mas responsabilidades de las que el creía.

-que fastidio-pensó el purasangre mientras subía las escaleras rumbo al tercer piso, en el pasillo pudo sentir y oler a su hermana detrás de la puerta, supo que debería haberse quedado dormida esperándolo. Kaname entro sin hacer ruido y camino hasta la cama de la joven, donde Yuuki aun dormitaba, se acostó suavemente a su lado y se limito a acariciarle los cabellos. La joven kuran fue despertando pasados unos minutos, mientras el sueño la abandonaba, podía sentir una poderosa e imponente presencia a su lado a la cual aun no se acostumbraba, también llego un olor familiar y no tuvo dudas de que se trataba de kaname. Desde que habían formado el vínculo Yuuki era capaz de sentir la presencia de su hermano, claro esta que era la única, se pregunto como lo hacia?, recordando lo que paso en la madrugada, disminuir su aura le había costado mas que un agotamiento físico, suponía que eso era lo que evitaba que ella y sus padres pudieran sentir a kaname, que el ocultaba su aura, disminuía su presencia, aquello solo podían hacerlo los purasangre, pero costaba concentración y buena parte de tus energías; en cambio kaname lo hacia todo el tiempo y nunca parecía fatigado, también estaba el echo de que no podías sentirlo en absoluto; con todo lo que aquello repercutía el purasangre debía estar tirado en una cama a causa del cansancio extremo pero no, kaname seguía ahí como si nada, como si hacer aquello fuera tan fácil y natural como respirar… porque…era justo aquello lo que hacia no? Yuuki decidió que le preguntaría, debía tenerle confianza ahora que estaban juntos.

-kaname –llamo ella en un susurro aun con los ojos cerrados, la castaña se acomodo contra el y kaname la abraso posesivamente apoyando su rostro contra los cabellos de ella.

-dime-

-como lo haces?-

-Hacer que?-

- tu aura…antes no la sentía…esta madrugada disminuí la mía y me sentí cansada luego de hacerlo- Yuuki no mentía, luego del incidente con Ruka llego a su cama y cayo rendida sin ningún esfuerzo, sintiéndose cansada de repente. – como lo haces? Eres realmente bueno, antes nunca podía sentirte, eras prácticamente invisible al menos que sintiera tu olor, te pudiera escuchar o ver.-explico la chica y escucho una leve risilla por parte de kaname- no te sientes cansado? –

No- respondió simplemente el pelinegro y ella frunció el ceño sorprendida

-porque? –

- porque no es por eso que no sienten mi aura Yuuki, yo no la disminuyo, simplemente no sale de mi cuerpo, la mantengo aislada dentro de mi- susurro suavemente contra su mejilla, como una caricia. Aquello dejo mas intrigada a la castaña.

-porque?- pregunto una confundida Yuuki, kaname se dio unos minutos de silencio.

-porque el día que libere mi aura, nadie tendrá duda de saber quien soy en realidad-pensó amargamente el mayor – pues…el porque, te lo contare algún día…pero ahora no-dijo firmemente y Yuuki frunció los labios decepcionada.

- ni siquiera papa, mama o tío rido pueden sentirte- murmuro la chica y kaname recordó a su singular tío, un nudo se formo en su estomago inmediatamente.

- es por rido en especial que nadie debe sentirme aun…menos el- pensó el joven, a sabiendas que cuando liberara su aura lo haría con ella todos sus poderes. –bueno pero puedes olerme no? Es casi lo mismo- le dijo kaname y ella negó.

- no, no lo es, porque aunque tu aroma es realmente delicioso e inconfundible –empezó con una sonrisa la menor mientras volteaba a mirarlo- solo sirve para cuando estas cerca o a unos pocos metros, luego de ahí es como si no estuvieras- dijo la castaña

-pero ahora me sientes no?- kaname sabia que lo que Yuuki sentía no era nada mas que una parte encerrada en su cuerpo, aquella que permanecía activa y a su disposición mientras, que lo demás estaba aislado en lo mas profundo de su ser, inclusive de el mismo y su consiente, por propia voluntad ; ella podía sentir aquello todo gracias a su vinculo. La castaña refunfuño causando las burlas de su hermano quien se apego más a ella.

-kaname…quieres ir al festival conmigo?- volvió a hablar la chica luego de un momento de silencio

-claro Yuuki, no me gustaría ir con nadie mas que tu- dijo el contra su nuca, Yuuki sonrió contenta y asintió.

-a que hora quieres ir?-

-al mediodía –le dijo la chica, quería mantener alejada a Ruka de kaname y la mejor forma era de día a sabiendas que de seguro Ruka saldría con su amiga en la noche.

-tan temprano?- pregunto un sorprendido kaname

-si…porque no? Así tendremos mas tiempo para disfrutar de todo- se excuso la castaña también pensando que podría prepararse mejor e idear un plan para contrarrestar el de Ruka, aunque aun no sabia de que trataba el de la joven aristócrata.

- de acuerdo – acepto su hermano besándole sus cabellos.

Yuuki esbozo una pequeña sonrisa mientras sus ojos rojos brillaban a causa de la emoción y la adrenalina del reto.

Ruka sounen deambulaba por los bosquecillos entonando una canción que intentaba perfeccionar, vestía un corto y cómodo vestido veraniego, mientras sus cabellos estaban sujetos en un moño flojo, varios mechones le caían despreocupadamente por sus mejillas y cuello. La joven había estado practicando desde muy temprano, en unas horas caería el sol y la clase nocturna saldría al festival, ella no sabia a que hora asistiría kaname o si realmente gustaría en asistir, el no parecía de aquellos que se sintieran cómodos rodeados de tanta gente pero, no iba a perder las esperanzas, lo haría de todos modos.

No sabía que cantaras chupasangre- saludo una voz varonil desde arriba y la joven dio un respingo por la sorpresa, alzo la vista y vio a aquel pelirrojo arrogante de la vez pasada. Kain le sonreí torvamente desde la rama de un árbol.

No te sentí llegar- admitió en un susurro la aristócrata. El licántropo bajo del árbol en un ágil movimiento quedando frente a ella.

Claro que no…no eres tan perceptiva –soltó Kain burlonamente, Ruka frunció el ceño pero no se permitió molestarse por el. la aristócrata lo ignoro y siguió practicando su canción.

Así que…vas a participar en el karaoke –indago el pelirrojo como si nada pasara; Ruka siguió en lo suyo sin responderle, caminando sin rumbo fijo, entonando su canción. la sonrisa de Kain se hizo más grande; el joven se coloco frente a ella evitándole el paso y Ruka lo esquivo. Kain rio divertido y siguió molestándola.

Y a quien se la dedicaras? A algún enamorado que no te hace caso? – siguió indagando, adivinando al azar. El comentario de Kain hizo detener a Ruka, la joven dejo de cantar y bajo la cabeza.

Así que es por eso…- concluyo el joven volviéndose a acercar a ella. – sabes algo? El corazón no puede conquistarse tan fácil, aunque lo deslumbres con tu canción, eso no asegura que se quede contigo – le dijo calmadamente el joven, Ruka no dijo nada y el siguió- si el no ah quedado prendado ya con tu belleza, la cual eh de reconocer es cautivante… -Ruka lo miro al decir aquello- no creo que una canción, lo ligue- finalizo. la joven pensó en sus palabras y un tenaz sonrojo afloro en sus mejillas, soltando un bufido.

No me importa! Aun así lo hare- soltó Ruka y Kain le sonrió en respuesta

Vaya que eres testaruda-le dijo el licántropo-…bien…admito que eres tenaz…de todos modos…si no funciona….-la joven lo volvió a mirar y aprecio en sus ojos el brillo de la comprensión y algo parecido a la simpatía?- cosa que estoy seguro pasara-lanzo con sorna y Ruka lo miro con mala cara- tal ves te haga compañía –la joven abrió los ojos sorprendida por sus palabras- ya sabes…para evitar que mojes las calles llorando – su tono era divertido pero tenia cierto deje de seriedad- adiós…como es que te llamabas?¿- el aun no sabia su nombre sin embargo ella sabia el suyo.

Ruka sounen, pero puedes decirme señorita sounen Akatsuki Kain – le dijo la aristócrata con fingida altivez, Kain rio divertido

Te diré Ruka – opto simplemente- adiós…Ruka…hasta el festival…-y dicho esto dio un salto hacia arriba, desapareciendo entre las copas de los arboles. La chica sintió su presencia alejarse y una tímida sonrisa se coló en su rostro.

Kaito estaba apoyado contra una pared cercana a un callejón en el pueblo; touga le había ordenada que fuera con otros cazadores a patrullar y vigilar al festival mientras, el y los demás se quedarían en la academia. El joven cazador veía como terminaban de levantar las gacetas de comidas y otras actividades. La decoración en honor al "día de los besucones" como el solía llamarla, adornaba cada calle, establecimiento y casa en ese pueblo. El oji marrón sabia que tal ves esa vez si tendría algo que hacer con los estudiantes de la clase nocturna, el dudaba que pudieran estar toda la noche de manera civilizada, así que agudizaba y tenia alerta todos sus sentidos…

Trabajando temprano kaito? –saludo una rubia

Yori…que haces aquí?- pregunto el otro receloso, aunque Yori fuese hija de Cross no tenia mucha relación con ella, la chica era igual de silenciosa y solitaria que el, excepto que carecía de su humor negro.

Pues…es un festival…que tiene de malo? – dijo retóricamente la chica mirando a su alrededor

Nada…tienes razón...- kaito también miro a sus alrededores, todo parecía en calma y tranquilo por ello empezaba a tener cierto mal presentimiento dentro de si.

Sientes eso…?-pregunto la chica tan bajo que no fue mas que un murmullo, pero kaito pudo escucharla- algo malo se acerca…algo malo va a pasar- murmuro la ojimiel sus ojos parecían lejanos como perdidos en algún pensamiento. Kaito le dio la razón, el tenia un mal presentimiento, un sentimiento que crecía en su interior…

Zero se revolvió perezosamente en su cama, cada vez que podía se quedaba a dormir hasta tarde, reconocía que era un flojo. Kain había llegado hace unos momentos a decirle no supo que, de que iba a ir a la academia, en ese momento Zero no le presto mucha atención pero ahora que lo pensaba ¿Qué rayos iría a hacer Kain ahí? , no entendía nada, Kain odiaba estar cerca de los vampiros ¿no?

Zero dejo de pensar en aquello y escucho la alegoría en el exterior, dejo salir un suspiro, odiaba las festividades del pueblo y mas la del día de los enamorados. El licántropo supuso que Yuuki no lo esperaría ese día porque las clases habían sido suspendidas seguro, y era peligroso que alguien los viera, así que no se molesto en alistarse rápido; el licántropo bajo perezosamente las escaleras y se tiro en el sofá, encendió el televisor y se acomodo; debía aprovechar ahora antes que llegaran los estudiantes y no pudiera estar en paz, para ese entonces suponía, que como no podía estar tranquilo en casa saldría afuera a comer algo y perderse entre las personas, cosas que no era muy de su agrado pero, mejor que estar en casa fastidiado por el folgorio de las festividades, además al final de la noche los fuegos artificiales le retumbarían en los oídos, anunciando el final del festival y el podría regresar a la calma de su hogar.

-deprisa kaname, estamos atrasados van a ser las dos! –apresuro Yuuki poniéndose unos zapatos bajitos estilo ballet color azul oscuro que combinaba con su hermoso vestido de tirantes color blanco con un lacito negro bordeando su cintura, su cabello iba domado en una larga trenza acomodada a un lado de su hombro; el atuendo era casual y fresco, también adecuado para ir a un club nocturno siendo ella una chica de alta sociedad, nada vulgar pero adecuado para casi todo y elegante.

Kaname le alzo una ceja desde la cama, si estaban atrasados era por culpa de la chica que había tardado horas alistándose; miro por la ventana aunque aun no era de noche podían verse las luces del festival, el cielo estaba teñido de colores rosas y anaranjados.

Kaname y Yuuki bajaban las escaleras, para horror de la castaña había parejas que ya iban a salir al festival, pero respiro aliviada cuando no vio a sounen por ningún lado.

Tengo que apresurarme- de motivo a si misma mientras tomaba a kaname posesivamente de la mano y lo arrastraba hacia afuera, al verlos sus compañeros hicieron una inclinación de respeto y los dejaron pasar no sin antes admirarlos por su presencia.

La tarde es realmente agradable- escucho decir a su hermano y asintió, estaban llegando a las verjas y Yuuki recordó al portero.

Esperemos que se haya olvidado de mi- prenso la castaña sabiendo que era imposible, no con aquel rostro, modestia aparte.

Que les vaya bien en el festival – escucho despedir al portero mientras mantenía su cabeza lo mas gacha posible intentando no ser reconocida a causa de la vergüenza. El portero debió reconocerla pero no dijo nada de seguro por amabilidad.

Que ocurre todo bien?- oyó decir a su hermano ya frente a la calle principal donde esperaban al chofer con el auto.

-nada! No te preocupes –tranquilizo la castaña divisando el auto que los llevaría al festival.

Kaname y Yuuki entraron al auto y el chofer lo puso en marcha, la castaña sintió como su hermano se desasía de su agarre y la rodeaba por los hombros abrazándola y acercándola a el. Yuuki se sonrojo levemente y se aseguro de que el chofer tuviera la mirada solo en el camino, corroborando el hecho, se permitió recostar la cabeza en el pecho de kaname cerrando los ojos, escuchando la calmada respiración de él y el suave latido de su corazón.

Notas de la autora: God! Les juro que este cap iba a ser mucho mas largo apenas voy por la mitad _ pero iban a ser las 11 y yo quería subirlo hoy asi que este también tendrá q ser en dos partes XDD estoy horrible todo lo mando en pares últimamente y planeaba empaquetar el día de los besucones en una sola parte pero no me salió xDD en fin no creo poder subir la otra mañana porque tengo parcial y tengo q estudiar por eso iba a intentar mandarlo completo pero ya q no se pudo T_T… subiré el otro cap el viernes lo prometo asi q estén pendientes porque el viernes subo la segunda parte! Saludos

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: fanfic: Mi corazon insiste

Mensaje por Alexia Kuran el Miér Jul 20, 2011 8:56 pm

esta mui bien la historia me gustaria k yuuki mate a ruka Laughing buaajajaja k sera lo k trama ruka espero el prox cap con ansias

KANAKI FOR EVER


Alexia Kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 15
Fecha de inscripción: 07/07/2011
Edad: 20
Humor: happi :D

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

ESPERO EL CAP 11

Mensaje por eve kuran el Vie Jul 22, 2011 12:51 pm

ME ENCANTA LA HISTORIA SEGUI ASI Very Happy AUQUE AL PRINCIPIO ME TRAUMO Embarassed PERO ME ENCANTA YO QUIERO Q YUKI SE QUEDE CON ZERO Y NO CON KANAME PERO NO TENGO MUCHAS ESPERANZAS POR EL VINCULO Q HICIERON. I love you lol! HOY RECIEN TERMINE DE LEER EL CAP 10 ESTOY ESPERANDO EL SIGUIENTE.



eve kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 41
Fecha de inscripción: 22/07/2011
Edad: 18
Localización: mar del plata
Empleo /Ocio: vagar todo el dia
Humor: xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

me encanta este fic ♥.♥

Mensaje por kiryuu ren-chan el Sáb Jul 23, 2011 6:21 pm

me encanta me encanta I love you me gustaria que yuuki se quede con zero y kaname solo a menos de que aparesca otra que lo deje deslumbrado xD


Última edición por kiryuu ren-chan el Jue Ago 04, 2011 4:25 pm, editado 1 vez

kiryuu ren-chan
Alumno Ingresado
Alumno Ingresado

Mensajes: 5
Fecha de inscripción: 07/07/2011
Edad: 17
Localización: mexico
Empleo /Ocio: estudiar, ver anime y dibujar
Humor: casi siempre frio xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

ESPERO EL CAPI 11

Mensaje por yuuki mashiba el Dom Jul 24, 2011 5:04 pm

espero con ancias el capi 11 Very Happy
quisiera que yuuki deje en ridicula a ruca frente a kaname Evil or Very Mad jajaj

yuuki mashiba
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 18
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 19
Humor: happi XD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capitulo 11

Mensaje por Rouse Malfoy el Lun Jul 25, 2011 10:56 pm

Spoiler:
N. A. : - protego! –invoca rouse con su varita -si ya se! Merezco muchos crucios a avada kadavra y q rayos tiene q ver HP con vk xDD pero supongo q están tentadas a maldecirme por a verme tardado mas de lo q dije, xD tuve un viernes negro, tan negro q no pude escribir nada, mi semestral duro cm mínimo 5 horas T-T llegue a casa cerca de las 8 pm y el sábado bueno el sábado lo tome para un descanso mental y emocional xDD el domingo lo empece y no lo termine por lo largo que era… pero aquí esta! El cap 11 w el día de los besucones parte 2, me eh estado leyendo fanfic de Zero y kaname (admito mi otra adicción xD) y eh conseguido ánimos e inspiración owo espero les guste el cap, cm siempre acepto toda clase de comentarios owo.

CAPITULO 11

EL DIA DE LOS BESUCONES II

Yuuki miro desesperada hacia todos lados en busca de kaname, alterada como estaba e inyectada en adrenalina no tardo en invocar los poderes de Artemis cuando un vampiro nivel E intento llegar a ella, la chica tenia toda la intención de cortarlo en dos pero, el cuerpo del hibrido cayo al suelo aplastado por el peso de un lobo blanco grisáceo, quien no dudo en arrancarle la cabeza de un solo tirón, el cuerpo quedo totalmente inerte en el suelo mientras que de su cuello borboteaba sangre antes de volverse totalmente ceniza. Yuuki gruño por la intervención de Zero, diciéndole claramente con su mirada enojada que ella podía haberse encargado. Zero la ignoro y con un ágil movimiento se alejo de ella y siguió en su labor de asesinar vampiros, fue ahí cuando la castaña decidió bajar del escenario y observar todo el caos que se presentaba frente a ella.

Hordas de personas corrían por doquier intentando escapar del ejercito de niveles E que salía de todos lados sin parecer tener fin, kaito y sus compañeros cazadores se arreglaban como podían matando a diestra y siniestra con la intención de que los híbridos ni siquiera tuvieran oportunidad de morder a algún humano, los vampiros de la clase nocturna también ayudaban, mas por la presencia de los kuran que por propia voluntad, también pudo divisar la cabellera rubia de Yori haciendo frente junto a kaito y disparando sin miedo directo a las cabezas de los niveles E, Yuuki suponía que el arma que tenia en su mano era la bloody rose; la muchacha también cayo en cuenta de las rápidas sombras que se movían en la oscuridad, que en cuanto capturaban a su presa, arrastraban los cuerpos de los híbridos a los pequeños puestos, carpas y staff que bordeaban por doquier, los desafortunados lanzaban gritos dolor al ser despedazados por las fauces que Yuuki intuyo, eran de licántropo; habían dos, lo que explicaba que había un licántropo mas allí además de Zero.

La muchacha se concentro en sentir a kaname tanto como percibir su olor, pero con tanto alboroto, emociones y aromas flotando en el aire era difícil encontrarlo, aun así lo logro y corrió deprisa a aquel punto al que la guiaban sus instintos.

-kaname!- llamo desesperada mientras se dirigía entre dos casetas de juego, cuando entro en el estrecho pasillo sus instintos la alertaron, kaname estaba cerca pero estaba tintineando alguna extraña sensación de peligro, aflorando en medio de ella, se adentro mas entre las dos casetas, extrañamente el ruido del caos a sus espaldas se hizo lejano y Yuuki se encontró saliendo de los limites del festival y llegando a una callejuela; la joven volteo la mirada de reojo, observando el festival y el desastre a sus espaldas como el final de una salida, la callejuela estaba desierta como si lo único habitado fuera la zona recluida del festival, aunque las personas salían huyendo de el, el lugar en donde se encontraba Yuuki no había ido a parar nadie, parecía que todos huían del otro extremo del pueblo y ella hubiera ido en dirección contraria. Yuuki dio una rápida inspección al lugar, estaba oscuro, algunos faroles iluminaban débilmente pequeñas zonas y lo demás era iluminado con la tenue luz de la luna, la callejuela se extendía frente a ella al igual que hileras de casas y posadas cuyas luces internas no estaban encendidas, todo se encontraba siniestramente sumido en un silencio total. Yuuki asió aun mas a Artemis entre sus dedos con sus sentidos en alerta, avanzo despacio guiada por la sensación de que su hermano estaba allí, no lo veía pero lo podía sentir, sin embargo no se atrevió a volver a llamarlo, sintiendo que era algo imprudente interrumpir la calma del lugar.

La chica avanzo con cautela cuando una corriente eléctrica le atravesó la espina dorsal y volteo rápidamente hacia arriba donde un cuerpo se abalanzaba sobre ella, era un nivel E, quien había saltado desde el techo de una posada de dos plantas, desde el lado izquierdo de la muchacha; el nivel E la embistió ferozmente pero, Yuuki pudo defenderse con Artemis imponiendo distancia entre ambos, el hibrido luchaba por ganar terreno mientras Artemis lanzaba poderosas descargar ante todo contacto que pudiera tener con el vampiro quien aun así, no parecía inmutarse. La castaña gruño irritada y contraataco llevándose un pie del hibrido con ella, el vampiro gimoteo de dolor eh iba a intentar un nuevo ataque contra Yuuki cuando una voz firme y familiar atravesó el aire.

-¡Yuuki al suelo!- escucho a sus espaldas y sin pensar en lo que hacia obedeció por inercia; cuando su mejilla impacto contra el asfalto pudo ver a otro vampiro que iba a tomarla desprevenida justo a sus espaldas pero, el pecho del segundo era raudamente atravesado por una katana, que no solamente conformándose con la primera victima atravesó el aire dando a parar al cuerpo del vampiro que Yuuki había dejado sin un pie. Ambos se desvanecieron antes de llegar a ella en miles de cenizas. Yuuki cerro los ojos instintivamente, evitando que algo entrara a sus ojos cuando los volvió a abrir vio un par de carísimos zapatos frente a ella, alzo lentamente la vista y su boca su abrió en un ademan de sorpresa.

-takuma…-murmuro sorprendida al ver frente a ella al rubio oji verde, quien la saludaba con una cándida sonrisa desde arriba, bañado totalmente por la luz de la luna.

-donde esta kaname-sama? –pregunto con urgencia otra voz igual de familiar, otro rubio hizo acto de presencia mientras Yuuki se incorporaba del suelo, el chico salió detrás de takuma, vistiendo ropa casual con un suéter de lana, sus ojos azul polar la miraron gélidos detrás de sus espesas pestañas, la chica no se ofendió en absoluta, no podría sabiendo que el hielo era su habilidad especial, sus ojos expresaban su don en momentos como este.

-no lo ce…-respondió quedamente la joven, barriendo la zona con sus sentidos pero, todo rastro de kaname había desaparecido –todo paso muy rápido…- intento explicar sintiéndose en un pequeño estado de shock por todo lo ocurrido; todo había cambiado en tan solo cuestión de minutos…aunque la muchacha intentaba pensar con mente fría, podía aun sentir el miedo, estupor, adrenalina, y la emoción devastadora del caos…tan diferente a como se sentía hace apenas un momento…

***flash back****

-ya llegamos – anuncio el conductor desde el asiento del piloto, Yuuki se sobresalto, había sido mecida en una especie de sueño que la mantenía semi-dormitando pero a la vez consiente de la realidad. La muchacha se separo de kaname quien le devolvió una sonrisa, ambos salieron del auto y kaname le dijo al chofer que ellos regresarían por su cuenta, el hombre asintió y se fue dejándolos a merced del mundo.

Kaname tomo a su hermana de la mano y juntos emprendieron su camino hacia el pueblo; desde que entraron pudieron ver todo adornado y en honor a la festividad del día; el lugar del festival se encontraba mas adelante recluido en una zona formando un ovalo.

La castaña gruñía cada cierto tiempo cuando un grupito de adolescentes hormonadas se le quedaban viendo a su hermano y acto seguido murmuraban como si no pudieran ser escuchadas, pero a Yuuki le llegaba tan claro como sus afinados oídos vampíricos le permitían…

¡Ay míralo que mono es!

¡Ese tío de allí es un bombón!

¡¿Esa chica a su lado será su novia?

¡Claro que lo es, no ves que están tomados de la mano!

¡Que decepción, siempre es así, los mejores o son gays o ya tienen pareja!

¡Se ven que están forrados en dinero!

Yuuki les dirigió una mirada siniestra y el grupito se apresuro en alejarse con unas risillas divertidas.

-Yuuki das miedo, relájate un poco –le bromeo kaname a su lado, sus labios se alzaron lentamente en una sonrisa torva y burlona que logro hacerle sentir las piernas de gelatina. Ambos eran bañados por el atardecer y la joven aun no daba con ningún conocido, aunque sabia que los alumnos de la clase diurna debían estar ahí.

- ven vamos a dar un paseo antes de ir al festival – motivo kaname jalándola, la muchacha le pregunto a donde se dirigían y el se encogió de hombros, le preocupaba que Ruka llegara en cualquier momento y ella ni siquiera tenia un plan aun. La chica alzo una ceja cuando vio al sitio a donde su hermano la estaba arrastrando.

- ¿una lencería?- se repitió sorprendida, en voz alta y sus mejillas se tiñeron de rojo, su hermano se limito a reír y la llevo dentro. El lugar estaba iluminado con tenues lucecillas rosadas y anaranjadas dando un toque muy femenino e intimo. Yuuki observo muchos estantes y maniquís adornados con lindas prendas; bragas y sujetadores de todos los colores y gustos, algunas muy atrevidas y otras muy inocentes pero igual de coquetas. había algunas chicas en el local, de varias edades y al entrar kaname dentro de la tienda todas voltearon a mirarlo, ya sea desde las clientas hasta las dependientas y la cajera del lugar. La castaña se pregunto si era por lo extraño que resultaba ver a un hombre en un local como aquel o si era por la atrayente apariencia de su hermano, no tuvo tiempo de analizarlo a fondo porque el pelinegro ya la estaba arrastrando hacia una pequeña estantería donde solo había ropa interior negra pero muy provocativa. El purasangre tomo un juego de lencería en sus manos y lo ojeo como si fuera un experto en el oficio pero lo devolvió a su lugar, descartándolo de inmediato y tomando otro aun mas sensual, el conjunto constituía de una bragas pequeña que apenas podrían haber cubierto algo de piel, de ella colgaban un par de cintas en ambos costados que Yuuki supuso era para delinear el contorno de las piernas hasta llegar a un aro de tela de encaje que le recordó al que usaba Yori para llevar a Artemis. El sujetador era de encaje y tenia un lacito en medio de ambas copas semi trasparente. El muchacho lo puso frente al cuerpo de la joven como probándoselo y Yuuki se sonrojo aun mas; nunca imagino que kaname la haría pasar por algo como aquello; si ya de por si era vergonzoso que tu chico entrara contigo a una lencería mucho mas, que te estuviera escogiendo los modelos porque no dudaba en que kaname iba a salir de allí con algunas compras. Yuuki le arrebato el conjunto y le dirigió una mirada asesina, kaname simplemente se encogió de hombros y sonrió ovejunamente pero la chica podía percibir lo perverso tras esos ojos que fingían inocencia, sonrió de medio lado y decidió que le devolvería la broma de mal gusto a su hermano.

- juguemos un poco hermanito- pensó la chica mientras apretaba las prendas entre sus dedos y arrastraba a un sorprendido kaname hasta los vestidores, lo iba a torturar un poco. Las jóvenes que deambulaban por la tienda y los miraban a ambos de vez en cuando murmuraban con curiosidad y como siempre Yuuki pudo escuchar como si se lo estuvieran diciendo de frente.

¡Que tierno, el mismo le escoge lo que le gusta!

¡Suertuda ella, envidio las noches que de seguro pasa con ese guaperro!

¡No la culpo con esa belleza yo no me opongo a nada!

¡Quisiera estar en su lugar, que envidia!

¡La chica esa es muy guapa!

Todas voltearon en busca de aquella quien dijo lo último fuera de lugar, intrigadas por el comentario, una joven que aparentaba unos 17 años rio con nerviosismo y las demás desistieron para seguir con sus asuntos.

Yuuki que haces?- escucho decir a kaname y la chica se encogió de hombros

Pues lo único que se puede hacer en un vestidor kaname, que mas? – la joven entro al pequeño cubilo y pudo ver reflejado en el espejo a kaname quien parecía estar nervioso. – espérame aquí, ya vuelvo- despidió cerrando la puerta del vestidor, kaname se sentó en una banca que había frente al vestidor, sus manos jugaban inquietas, algo le decía que Yuuki no iba a dejar pasar la broma que le había echo, porque claro que era una broma, pero no pensó que le seguiría el juego, ahora allí donde estaba se encontraba mas preocupado de cómo reaccionaria cuando ella saliera, esperaba no saltarle encima o que Yuuki no lo provocara apropósito sabiendo que se reprimiría.

Listo ya esta!- aviso la voz de su hermana abriendo la puertecilla, kaname dejo de respirar, en efecto había echo una buena elección, Yuuki parecía una diosa .- y? como me veo?- pregunto con un deje de malicia y una sonrisa ovejuna, le había costado ponérselo ya sea por lo osado que iba a hacer, el pudor o lo que fuese pero, ahora veía que todo había valido la pena, la cara de su hermano no tenia precio. Kaname la devoro con la mirada, desde las esbeltas y estilizadas piernas desnudas, pasando por su cintura y la intimidad de la muchacha apenas cubierta por aquella ajustada tanga negra, siguiendo por su sensual ombligo y plano abdomen hasta sus pechos semi descubiertos por el encaje del sujetador, que por cierto no tenia tirantes así que los hombros de la muchacha estaban desnudos , siendo acariciados por los largos mechones de la joven que le cosquillaban toda la espalda, kaname deseo ser él el que la acariciara, sus dedos cosquillaron ansiosos y el tuvo que abofetearse mentalmente.

Contrólate!- se dijo a si mismo mentalmente, asustado de que su fuerza de voluntad flaqueara. –eh…te ves….te ves bien Yuuki- soltó débilmente y la joven no pudo evitar sonreír ante lo evidente que era su hermano, y lo tierno que se veía nervioso.

Solo bien? – siguió la joven dando una vuelta para que el la apreciara mejor y oyó como el dejaba salir el aire de sus pulmones, Yuuki sonrió aun mas interiormente evitando soltar una carcajada, oh venganza, dulce venganza…-yo creo que me veo fabulosa- bromeo haciendo una pose y moviendo las caderas provocativamente, se acerco a kaname con paso lento y se inclino con la intención de que el pudiera apreciar el nacimiento de sus pechos, se sintió poderosa al ver que el joven no le quitaba la mirada de encima y no dudo en dejar que algunos mechones de cabello cayeran suavemente desde sus hombros.

La mirada del purasangre se oscureció y toda disciplina y autocontrol fue mandado al quinto infierno mientras, se levantaba de la banca tomando desprevenida a Yuuki en un rápido movimiento y la llevaba consigo dentro del vestidor, el cuerpo de Yuuki era mas ligero sin ropa y no le costo empujarla hacia dentro, escucho como su hermana soltaba un quejido de sorpresa pero no le importo.

Kaname – gimoteo su hermana de una forma que al chico le pareció retorcidamente sexy; kaname ya la había arrinconado en una esquina cubriéndola con su cuerpo mientras sus manos la apretaban contra el y paseaban ansiosas por todo el cuerpo de la castaña, palpando todo el terreno posible, la piel tersa de Yuuki lo recibió caliente y su boca no dudo en ir a sus labios reclamándolos en un beso fiero y apasionado.

La cabeza de Yuuki empezó a dar vueltas y dejo de pensar, algo le decía que estaba jugando con fuego al provocar a su hermana y allí estaba indudablemente quemándose en las llamas, en las llamas de la pasión de su hermano; la mente de Yuuki le gritaba que detuviera aquella locura, que no olvidara en donde estaba, que podían descubrirlos y debía a detener a kaname antes de…

Ah…-gimió la purasangre entre sus labios cuando sintió una de las manos del joven descender por toda su espalda dejando un camino de bello erizado hasta bajar a su trasero el cual apretó entre sus largos dedos; la tanga no cubría casi nada de piel por lo tanto kaname se degusto en la suavidad de aquella parte de la anatomía de la muchacha; la pierna de Yuuki se alzo involuntariamente envolviendo la cadera de su hermano mientras la otra la sostenía apenas, sentía que en cualquier momento se caería. Kaname abandono súbitamente los labios de la chica para descender lentamente por su mandíbula, mordiendo su mentón de forma sensual, haciendo suspirar a la castaña, para luego bajar y empezar a devorar su cuello. Yuuki ladeo su cabeza inconscientemente para darle mas acceso, sentía las febriles manos de kaname recorrerla por todas partes, por sus muslos, su cintura, su espalda, miles de deliciosas descargas atravesaban todo su cuerpo, no supo cuando se hundió en aquel mar de sensaciones agradables. Una de las manos de kaname llego al ensamblaje del sujetador, abriéndolo, Yuuki abrió abruptamente los ojos cuando sintió que la tela se deslizaba despreocupadamente siendo ayudada por kaname quien la termino de apartar de su pecho dejándolo totalmente descubierto, Yuuki se pego al chico al sentir un súbito frio infiltrarse por su piel y kaname soltó una risa ronca contra su oído.

Tienes frio Yuuki? …Porque yo siento que estoy ardiendo- dijo contra su oído, su voz sonaba ronca y profunda, la castaña sintió algo húmedo entre las piernas mientras kaname se pegaba mas a ella permitiéndole sentir algo abultado contra su pantalón; estaba segura ambos iban a arder allí mismo.

Kaname no pensaba, solo se permitía sentir, sentía los botones endurecidos de los pechos de su hermana contra la suave tela de seda de su camisa negra, nublándole todo raciocinio. Por Dios! Tenia a Yuuki semi desnuda a su merced en un probador de una lencería, ¿que pretendía acaso? ¿Hacerle el amor allí mismo? Porque por el rumbo que estaban tomando las cosas poco le quedaba para volver atrás en aquella niebla espesa de su propia excitación.

El joven se frotaba inconscientemente contra Yuuki en busca de un mayor contacto; la joven sentía un calor y un hormigueo en su bajo vientre mientras un matiz húmedo subía hasta sus fosas nasales…se sentía húmeda…sentía humedad entre las piernas. Yuuki volvió a jadear mientras una corriente de placer la envolvía, no era estúpida sabia lo que estaba pasando, había leído sobre aquello cuando su madre no se atrevió a darle mas detalles; estaba excitada, muy excitaba y se encontró deseosa de que su hermano no parara.

-por aquí joven – escucho decir claramente a una muchacha fuera del probador

-gracias – hablo otra, y el ruido de una cortina corriéndose justo al lado de su cubículo le helo la sangre.

-que raro…hacia un momento una joven vino a probarse algo con su novio…no los vi salir –sopeso en susurros la que suponía era una dependienta.

- Carmen me puedes ayudar con esto- escucho otra voz femenina entrar en escena

- claro mandy, oye los jóvenes que entraron hace un rato, acaso los viste salir? Tardaban mucho así que pensé que tal ves ella tenia problemas con el modelo pero no los veo- escucho decir a la otra mujer y toda la pasión que llego a sentir Yuuki se esfumo en cuestión de segundos dando paso al pánico.

- pues no, no los vi…deben haberse ido sin nosotras darnos cuenta…mira ese cubículo aun sigue cerrado- advirtió la chica de afuera y Yuuki pudo escuchar pasos acercarse.

La castaña no lo pensó dos veces y empujo a kaname quien parecía no haberse dado cuenta de nada por estar ocupado devorando su clavícula, el joven gruño en respuesta por haber sido apartado de aquella posición y de inmediato busco la respuesta en los ojos de su hermana, Yuuki se había inclinado rápidamente tomando el sujetador y colocándoselo, kaname apenas había visto sus pechos como una visión borrosa. La castaña le indico con la mirada hacia afuera y entonces kaname fue consiente de las intrusas; al igual que a la muchacha como si le hubiese tirado un balde de agua fría la pasión se le esfumo pero no entro en pánico, todo paso muy rápido pero el ya sabia que hacer…

Yuuki se arrincono avergonzada detrás de kaname, sabiendo que los descubrirían, sus mejillas no podían estar más coloradas y su cuerpo empezó a temblar. La puerta fue abierta rápidamente y kaname no dudo en alzar su mano en dirección hacia afuera mientras, sus ojos se cubrían de un velo brillante teñido de rojo….hasta ahí llego el movimiento; la puerta quedo estática en su lugar al igual que las dos dependientas que estaban de pie frente a ellos, mirándolos, pero sin luz en los ojos, como en un trance… Yuuki suspiro aliviada al ser consiente de que su hermano había congelado mentalmente a esos dos mujeres; se dejo caer en el suelo mientras sentía como su respiración volvía a ser normal.

-vístete rápido el efecto es solo temporal y además no somos los únicos en el vestidor-advirtió el mayor en susurros haciendo referencia a la mujer que se estaba cambiando en el probador continuo.

Yuuki asintió y rápidamente tomo su ropa para cambiarse, mientras lo hacia, kaname tomo el modelo que se acababa de poner y lo palpo frotándolo con sus dedos pensativamente.

Kaname y ella salieron rápidamente de allí directo a la salida, o al menos Yuuki quien vio como su hermano la dejaba para ir a la caja; Yuuki frunció las cejas y supo que en su rostro debía tener la vergüenza y el terror al rojo vivo; kaname le susurro algo a la cajera quien rio coquetamente, le entrego el modelo y le pago para luego regresar a ella, no sin tener la ardiente mirada de la joven en la caja siguiéndole los pasos. Yuuki vio que su hermano no traía ningún paquete en las manos y alzo aun mas la ceja mirándolo interrogante, pero el solo se limito a sonreír, tomarla de la mano y sacarla de allí.

Al llegar afuera la joven se vio invadida por la presencia de muchas mas personas, las calles estaban más pobladas y todo el jolgorio se dirigía a una sola dirección…el festival.

Yuuki miro a su alrededor, la mayoría de los locales habían cerrado o estaban cerrando y ella sabia que no era por la hora ya que el cielo estaba totalmente oscuro, los dueños debieron cerrar temprano por el festival.

-ya anocheció –escucho decir a su hermano. ¿Cuántas horas habían pasado en ese vestidor? Al parecer las suficientes para que los atrapara la noche, la joven no tenia dudas que todos los alumnos de la academia sin importar la clase ya deberían haber llegado, empezaba a ver a algunos conocidos quienes les saludaban al verlos.

-Ruka ya debe estar aquí –pensó alarmada mientras kaname la arrastraba al festival perdiéndose entre la corriente de gente.

Tu tan apresurada que estabas y mira, de todos modos llegaremos en la noche – regaño su hermano y ella le lanzo una mirada asesina pero no se atrevió a refutar nada, no después de lo que habían estado a punto de hacer, tan solo recordarlo hacia que sus orejas se pusieran rojas.

Yuuki…- llamo el mayor y ella lo miro aun ruborizada- espero no tardemos mucho en llegar a casa- dijo sin mirarla pero en su rostro se mostraba una sonrisa juguetona y casi inocente, ella no entendió a que se refería pero intuía el doble sentido de su insinuación.

Ambos entraron por una callejuela donde los cuerpos se aglutinaban y Yuuki pudo sentir toda clase de aromas, al final del camino ambos salieron por entre dos puestos, una caseta de juegos y una carpa; la joven miro a su alrededor, ya habían entrado a la zona del festival; detrás de ellos la alegría del pueblo y frente a sus ojos el centro del bacanal. La joven diviso algunas caras familiares, diviso cazadores como el muchacho de cabello marrón que ya había visto antes, diviso a la hija de Kaien, Yori hablando con él a su lado, también a algunos alumnos de la clase nocturna y a la amiga de Ruka, rima pero sin Ruka…mas allá al final y en el centro de todo una gran tarima con el letrero gigante de karaoke…

-a quien buscas Yuuki – pregunto kaname quien la veía mirando hacia todos lados

A nadie –mintió la joven apretando más su agarre en la mano del chico.

Kaname le quito importancia, pero se tenso inmediatamente cuando diviso a lo lejos una mata de pelo plateada en medio de la gente, supo quien era irrevocablemente y no se sorprendió cuando la pequeña acumulación de personas se disperso dándole una mejor visión de él…

Zero –pensó con desprecio el mayor- no solamente me arruinas el día en la academia y en mi propia casa sino también en mis citas con Yuuki- el pelinegro gruño inconscientemente y su hermana lo miro preguntándole que le pasaba.

Nada- soltó negando con la cabeza, no quería que Yuuki lo viera así que se le ocurrió una idea - oye mira! –dijo kaname señalando la carpa que habían rodeado al entrar- un pequeño circo improvisado, porque no empezamos por allí? – Yuuki sopeso la idea, a ella le convenía entrar, ahí jamás verían a Ruka no en aquella oscuridad, asintió y kaname la llevo dentro, al principio pasaron por un oscuro pasadizo siguiendo la luz al final del mismo, para luego llegar al centro del espectáculo; varias hileras de sillas se extendían a lo largo de la estancia, con algunas personas esperando que el show comenzara, kaname y Yuuki se sentaron en la primera fila y las luces se apagaron mientras otras de colores paseaban por todos lados.

Bienvenidos damas y caballeros- saludo un payasito de medio metro, muy cómico, todas las luces lo enfocaron – bienvenidos al circo de los hermanos charles, para esta presentación tenemos al mago lungbotton como primer acto – el payasito se alejo dando paso a un hombre alto entallado en un traje de gala, el hombre tenia un particular sombre alto y unas guantes blancos; la poca audiencia incluidos los hermanos kuran aplaudieron dándole la bienvenida; el señor inicio con trucos básicos de magia mientras se volvían cada ves mas complicados y sorprendentes; cuando llego a su acto final el mago pidió un voluntario.

Alguien del publico –pidió el mago y muchos levantaron la mano divertidos y emocionados excepto kaname y Yuuki, el hombre dirigió una mirada evaluadora a los candidatos y llego hasta kaname- tu muchacho, ven – llamo mirando al pelinegro quien frunció el ceño, el no había levantado la mano, pero el hombre seguía insistiendo con un ademan de que se acercara, el restándole importancia se levanto y fue hacia el con la mirada curiosa de su hermana a sus espaldas – entra allí- ordeno a kaname diciéndole que entrara en la típica caja mágica que había echo aparecer de la nada, el obedeció a regañadientes no muy confiado del sujeto, el mago cerro la caja y kaname quedo sumido en la oscuridad de la misma – observen! Porque el no saldrá igual a como entro – exclamo con un tono de misterio llamando la atención de todos, Yuuki enfoco sus sentidos en busca de algún detalle sorpresa, el mago palpo varias veces la caja con su varita y sobre ella callo un telón cubriéndola por completo, luego de unos segundos el telón ascendió y el mago abrió la puerta de la caja; kaname en la oscuridad no podía ver ni sentir nada, era como si una corriente leve de aire lo envolviera y se sintió repentinamente extraño. De repente la luz entro cuando el mago abrió la puerta y todos los vieron, riendo y aplaudiendo de inmediato, vio a Yuuki quien le dirigía una mirada de advertencia, sus ojos le decían cierto mensaje y su vinculo le permitía saber que "no te enojes por favor" pudo leer a través del vinculo y no entendió porque lo decía hasta que se fijo en su nueva vestimenta ; el mago hacia inclinaciones mientras el publico seguía riendo y aplaudiendo la Azaña, kaname se puso rojo de ira y sus ojos velaron en rojo brillosos; estaba vestido como un bufón de circo un gordo y gracioso bufón, se veía ridículo , el traje estaba rellenado para hacerlo parecer mas obeso, era de colores y mangas largas, con zapatos de puntas y campanillas por todos lados, incluso tenia una nariz roja que ni siquiera sentía pero que estaba allí…Yuuki se paro inmediatamente cuando vio a su hermano acercarse al mago por detrás sabiendo lo que planeaba.

No kaname –pidió la chica tomándolo de los hombros, el mago quien aun seguía haciendo reverencias ni se dio cuenta de que casi iba a morir.

Ya vámonos de aquí antes que lo mate- gruño el mayor tomándola de la mano, Yuuki intento detenerlo antes de llegar a la salida diciéndole que primero se quitara esa ropa y sonándole su adorable nariz redondeada de payaso.

Que linda nariz – bromeo dándole un beso en ella, kaname sonrió débilmente con algo de animo por el detalle de su hermana. El pelinegro empezó a quitarse aquella vestimenta en la que su ropa original aun seguía abajo, kaname se alegro por ello, ya que sino andaría desnudo por ahí.

Los hermanos kuran salieron de la carpa y decidieron ir a comer nachos con queso derretido en un pequeño puesto donde había mesas y pequeños bancos para comer.

Zero deambulaba por el festival observando todo lo que llamaba su atención, estaba seguro que había sentido a Yuuki pero su presencia se había desvanecido tan rápido como la sintió llegar. El muchacho se sentía fastidiado por la acumulación de personas, pero como había dicho hace horas era mejor estar afuera que a dentro de su casa; el podía sentir la presencia de Kain cercana también y otras presencias familiares; hace media hora había visto al cazador de la reunión, de la vez pasada y otros tipos que se notaba a leguas que lo eran, hasta entonces sus sentidos no tintineaban en alerta por lo que todo parecía estar bien.

Paseando Zero?- escucho decir a Kain a sus espaldas por lo cual ni siquiera se molesto en voltear a verlo.

Se podría decir- se limito a decir el peli plateado, Kain chasqueo la lengua y camino a su lado, inconscientemente se había encontrado buscando a Ruka entre las personas y aquello le asusto así que decidió entretenerse con Zero un rato – y tu que haces aquí? –

Lo mismo que tu…busco distraerme-

Kain porque fuiste a la academia en la mañana?- pregunto Zero ahora que lo recordaba curioso, Kain no musito palabra y Zero pensó que no respondería…aun mas sospechoso.

Fui a visitar a una amiga – soltó el pelirrojo de repente y cero alzo una ceja

Amiga? Tu tienes amigas? En la academia Cross?- el tono de Zero denotaba incredulidad y burla, el pelirrojo se encogió de hombros adivinando a donde iba a llegar. – ahí solo hay niñitas llenas de hormonas y…chupasangres- Kain rio levemente y volvió a encogerse de hombros, la boca de Zero se abrió un tanto, sin poder creerlo.

Tu amiga es un vampiro?- pregunto escéptico y deteniendo su andar, Kain se detuvo dos pasos adelante y lo miro.

Si Zero…mi amiga es una chupasangre al igual que la tuya- soltó cruelmente, haciéndole entender que el sabia o sospechaba ya, de lo de Yuuki. Zero se tenso de inmediato y Kain volvió a reír volteándose y siguió caminando dejando a Zero.

Miserable – pensó el peli plateado refunfuñando, volteo en una dirección cuando el estomago empezó a escocerle, tenia hambre así que fue directo a las casetas de comida.

Ruka sounen caminaba ansiosa cerca de la tarima, en unos 30 minutos el karaoke daría inicio y no había señales de rima; había mandado a la chica por unos refrescos para mantener fresca su garganta y aun no regresaba ¿Dónde se había metido? Estaba segura que kaname ya había llegado, y de ves en cuando veía a algunos compañeros deambular por ahí, muchos chicos se le acercaban para flirtear pero ella los rechazaba de inmediato, no le interesaba nadie excepto kaname.

La chica recordó las palabras del pelirrojo en la mañana y no pudo evitar sonrojarse, ese maldito la sacaba de quicio, ¿quien se creía? ; la chica debería estar disfrutando del festival que realmente se veía hermoso decorado por todos lados con corazones, globos y guirnaldas rosa y rojo pero estaba tan nerviosa que prefería mantenerse cerca de la tarima.

Y rima que no llega- gruño molesta la aristócrata, entonces una presencia conocida la saco de sus cavilaciones sobresaltándola, Ruka volteo lentamente sabiendo de quien trataba pero con miedo a corroborarlo.

Ola Ruka- saludo Kain sin emoción en la voz, Ruka lo miro percibiendo algo extraño dentro de el.

Estas bien?- pregunto por inercia sin pensar que era lo que decía, Kain alzo una ceja sorprendido por la pregunta de la chica, contra todo pronostico la rabia que sentía descendió hasta casi desaparecer, ahora frente a ella, no parecía tan descabellado verla.

Si…- se limito a decir – porque estas aquí sola?-

Eh, yo solo espero a una amiga, fue por un refresco y aun no regresa- explico Ruka abofeteándose mentalmente, ella no tenia que darle explicaciones a ese chico. Kain asintió desinteresadamente comprendiendo lo que quería decir.

No tienes porque estar nerviosa lo harás bien- dijo el joven sabiendo lo que sentía en ese momento, ella asintió quedamente – ven- invito tomándola prudentemente del brazo- vamos a disfrutar del festival, te lo estas perdiendo –acoto mirándola, Ruka no le devolvía la mirada, estar tan cerca y que el chico la tocara la hacia sentir extraña, pero no opuso resistencia cuando Kain la arrastro a una caseta de tiro al blanco y peluches…

La aristócrata gruño cuando fallo por tercera vez en el blanco, el encargado rio discretamente mientras Kain no le importo en contenerse.

Oh vaya que tienes mala puntería –se burlo el chico mientras ella le dirigía una mirada asesina.

Así? Pues hazlo tu presumido- reto la castaña y le paso el rifle, Kain lo acepto sonriendo de lado y se dispuso a disparar apuntando al blanco, fácilmente dio en el centro y lo hizo otras dos veces mas, la aristócrata frunció la boca enojada y el encargado del juego le dio a Kain un oso de peluche negro un poco mas grande de lo normal. Ruka se cruzo de brazos, y Kain la miro.

Toma…yo no necesito esto- dijo pasándole el oso y desviando la mirada, Ruka tomo el peluche entre sus manos, algo sorprendida de que el pareciera estarle dando un regalo, pero negó mentalmente, el solo le daba el oso porque era un chico no una chica.

Gracias – dijo Ruka de todas formas

Aun tienes sed? Si tu amiga tarda tanto mejor vamos a comprar algo, mas adelante están las casetas de alimentos- sugirió indiferente el pelirrojo y Ruka acepto, realmente tenia sed.

Kaname y Yuuki rieron juntos cuando sus dedos se volvieron a rozar por cuarta vez picando nachos, kaname aprovechaba para acariciar sus dedos mientras la castaña no dejaba de mirarlo como una tonta; parecían una pareja normal y ella se sentía dentro de aquellas películas románticas que a veces veía con su madre, nada malo ocurría, todo era perfecto, y Yuuki temía que aquella burbuja de felicidad se destruyera.

-te as comido la mayoría de los nachos – bromeo kaname cuando hubieron acabado

- no es cierto!- refuto la chica- tu eres el que acabo con todo, eres un barril sin fondo kaname- soltó y ambos volvieron a reír. Empezaron a limpiarse las manos con la servilleta y kaname se quedo de piedra mirando mas allá del hombro de la chica, Yuuki extrañada siguió el rumbo de su mirada volteándose levemente, no entendía cual era el motivo hasta que vio una mata de pelo plateada en una caseta de pollo asado detrás de ellos y lo comprendió.

Zero…–murmuro cuando lo vio, le alegraba ver a su amigo, pero sabia que era peligroso y no se equivoco, el licántropo al sentir que lo miraban volteo y sus ojos se encontraron; el chico al acercarse a las casetas pudo reparar en ella nuevamente pero le quito importancia imaginando que de todos modos había mucha gente y no la vería, además…sabia que Yuuki no estaba sola.

El peli plateado le sonrió suavemente, en un saludo silencioso, vio junto a la chica a un joven alto de cabellos negros e inusuales ojos rojos, en una tonalidad mucho más oscura que los de la muchacha. Zero apretó los dientes sabiendo que se trataba de kaname, así que no pensó en acercarse.

La castaña se tardo en voltear a ver a su hermano, sabia que Zero se mantendría alejado pero tenía ganas de ir a saludarlo, el problema era que kaname no lo toleraba y ella no quería que su burbuja de perfecta felicidad se fuera al caño.

Oh mira es tu amigo el perro gigante- soltó suavemente el mayor mientras apoyaba una mejilla sobre una de sus manos, mirándola con un brillo en los ojos, Yuuki leyó el matiz lúgubre en su comentario y trago saliva

Si…que raro verlo por aquí, no pensé que le gustaran estas cosas- Yuuki temía pedirle que la esperara mientras ella iba a saludar a Zero pero kaname pudo adivinarlo sin necesidad del vínculo.

No te preocupes Yuuki ve si quieres, ve y déjame solo, ve con Zero- el tono en su voz era suave y sedoso pero las palabras denotaban un claro chantaje emocional, Yuuki frunció el ceño

Vale tampoco me hagas sentir culpable, pensé que no te molestaba que Zero fuera mi amigo- se defendió y kaname no dijo nada, no iba a admitir que estaba celoso y que estaba comportándose como un crio, primero muerto, simplemente no quería que ella fuera con el….no quería.

As lo que quieras –su tono ahora denotaba algo de molestia mientras cerraba los ojos- después de todo es lo que siempre haces…por mucho que te quiera detener –acepto sin mirarla. La joven gruño enfadada con kaname por hacerla sentir mal y enfadada con ella misma por haber lastimado a su hermano de nuevo,¿ porque todo tenia que ser tan complicado? .

Ahora vuelvo- dijo por toda respuesta la castaña mientras se levantaba y caminaba hacia su amigo, kaname abrió sus ojos y se dispuso a mirarla, una cosa era saber que estaba con Zero y otra cosa era verlos….juntos…kaname no iba a quedarse ahí viéndolos, así que hizo lo que su mente nublada de celos lo impulso a hacer; el pelinegro se levanto rápidamente de su asiento y camino en dirección contraria haciéndose espacio entre las personas ,no se fijo por donde iba o quien pasaba por su lado, solo quería alejarse.

Kaname estaba saliendo de la zona alimenticia cuando choco con alguien.

Disculpe- dijo rápidamente el pelinegro y alzo la vista para ver quien había sido su pobre victima. – Ruka –dijo sorprendido el purasangre al ver a la chica casi en el suelo y apoyada en un chico pelirrojo quien la ayudaba a levantarse.

Zero se sorprendió cuando vio a Yuuki dejar a kaname para acercarse a el, eso lo hizo sonreír aun mas mientras algo cálido se instalaba en su corazón.

Zero! – saludo la castaña llegando a el con una gran y deslumbrante sonrisa

Ola Yuuki- se limito a decir sonriéndole también

Que haces aquí? Pensé que nada de esto podría llamar tu atención- pregunto curiosa mientras a Zero le entregaban una cajita llena de pollo frito y papas, el aroma llego a la castaña quien no pudo evitar mirar por un rato aquella delicia, escucho la risa relajada de Zero mientras el le extendía la cajita para compartir, ella no se pudo negar y tomo una pieza saboreándola con gusto. El licántropo observaba detalladamente todos sus movimientos.

Y es así pero…es mejor que quedarse en casa- explico tomando papas y metiéndoselas a la boca.

Yo vine aquí con kaname para pasar el rato- explico ella también y vio como Zero enarcaba una ceja.

Pues al parecer kaname ya se fue- comento el y Yuuki voltio enseguida hacia donde debería estar su hermano, encontrando el lugar vacio.

Ay no! No puede ser! Kaname se fue- dijo una enojada castaña, le dijo a su hermano que se quedara y el como era tan obediente no le hizo caso. La castaña intento buscarlo pero no dio con el, no lo veía por ningún lado y tampoco podía sentirlo, su aroma no llegaba a ella y eso la desesperaba.

Le dije que se quedara a esperarme!- soltó de repente la chica y Zero rio burlón.

Yo no le caigo bien a tu hermano, así que no me sorprende que lo haya echo- dijo sinceramente el chico, Yuuki dejo salir un suspiro cansino.

Si pero ahora…como se supone que lo voy a encontrar entre tanta gente?- dijo mas para si que para Zero, el licántropo analizo la situación por un minuto. –ustedes se dirigían también al concurso de karaoke? –pregunto y ella entendió a donde quería llegar.

Si…según se, es al final del festival y ya son…que hora es?

Faltan 10 minutos – dijo el joven sin mirar el reloj, simplemente lo supuso por la posición de la luna y las nubes

Tan tarde es?- la joven se sorprendió al saber que el tiempo voló rápido.

Si…supongo que tu y kaname se divirtieron tanto que las horas se fueron rápido- soltó el joven de manera irónica y Yuuki no pudo evitar sonrojarse al recordar todo lo que habían pasado en especial el episodio en el vestidor de la tienda de lencería.

Vamos a la tarima del karaoke- insto la castaña y jalo a Zero del brazo, realmente esperaba encontrar a su hermano allí. Zero sintió como algo en su pecho palpitaba cuando llego a él el tacto cálido de la muchacha sobre la piel de su brazo, y sin decir nada se dejo hacer.

La joven Ruka se levanto del suelo con la ayuda de Kain, había oído la vos de kaname llamándola; Ruka y Kain caminaban hacían las casetas de comida hablando, Ruka se encontró sintiéndose cómoda al lado del muchacho, tan distraída estaba que no reparo en que el aroma familiar de kaname se acercaba y tampoco se fijo cuando el castaño iba a chocar con ella. Kain tampoco reparo en kaname y de todas formas no importaba porque no quería ninguna distracción, sentía que si se distraía por un momento aquella especie de burbuja que habían construido, agradable y extraña se rompería, curiosamente no quería que aquello pasara, pero paso, de todos modos…

El joven ayudo a levantar a Ruka quien se había tropezado violentamente con alguien, al igual que la joven ambos levantaron la vista al escuchar el nombre de la aristócrata ser pronunciado por una voz masculina; los sentidos de Kain tintinearon cuando poso su vista frente a la elegante figura frente a ellos… un vampiro por supuesto, era demasiado atractivo para ser un simple humano, pero no cualquier vampiro…el licántropo no sentía un aura poderosa, de echo no la podía sentir lo cual le pareció extraño; Kain lo miro rápidamente, parecía haber un deje sobrenatural alrededor de él, pero aun así, podía oler la advertencia de peligro espirando por todos sus poros; a Kain no le daba buena espina y no era por el simple echo de ser vampiro, se esforzó por mantenerse controlado, aunque le irrito de sobremanera que el pelinegro casi tumbara a Ruka al suelo.

Lo siento Ruka…estas bien- empezó kaname siendo consiente de la mirada de desprecio que le dirigía el acompañante de Ruka, estaba demasiado sorprendido para expresarlo, kaname sabia que aquel pelirrojo era un licántropo al igual que el amigo de Yuuki. – que ahora es moda tener a los lobos como amigos? Sirven mejor de mascotas- pensó irritado al recordar a Yuuki dejándolo por Zero.

Eh…si gracias kaname- Ruka empezaba a sentirse nerviosa, no pensó encontrárselo, y tampoco le gustaba la manera en que lo estaba mirando el pelirrojo a su lado. – y tu?-

Estoy bien…me dirigía a…-no sabia realmente donde se dirigía así que dijo lo que le vino a la mente- iba al concurso de karaoke, de seguro empieza en cualquier momento – los ojos de Ruka se iluminaron.

Yo también voy para allá- aviso con un matiz de emoción y nerviosismo en su voz- yo…participare- comento

En serio? Entonces no me lo puedo perder- dijo kaname sonriéndole, realmente le causaba curiosidad verla cantar.

Eso seria estupendo- respondió la oji avellana aun mas contenta, miro de reojo a Kain quien tenia la mandíbula tensa – nosotros íbamos primero a tomar algo así que…- no podía creer lo que hacia, era la oportunidad perfecta y Yuuki no daba indicios por ningún lado sin embargo ella…- así que nos vemos allá- finalizo y kaname asintió.

Claro, nos vemos en el karaoke…adiós Ruka- kaname se alejo de ellos con su andar seguro y elegante y Ruka suspiro vencida. ¿Qué estaba haciendo? .

Así que es él , es el afortunado- escucho decir al pelirrojo y Ruka volteo a verlo arrepintiéndose en el acto; Kain la miraba de una manera intensa pero con una emoción que no supo identificar en sus ojos, la chica se sintió intimidada y asintió tímidamente.

Si…es por kaname- acepto jugando con sus manos.

Kaname?- sopeso Kain, el nombre le sonaba, lo había escuchado en algún lugar.

Kuran kaname, un vampiro sangre pura, es el presidente de la clase nocturna en la academia Cross- explico y Kain abrió sus ojos abruptamente.

Kaname kuran…sangre pura…- pensaba el pelirrojo ya entendía todo, los cabos se estaban atando, era el heredero al trono vampírico, hijo de haruka y Yuuri…pero, porque no podía sentir su presencia? Se supone que al ser un purasangre y mas un kuran debía despedir indicios de su gran poder, estaría ocultándola?

Él sabia de aquel don en los purasangres, y si era el caso, aquel chico era muy bueno haciéndolo.

Ya veo…bueno vamos a comprar el refresco- soltó Kain sin emoción en la voz, adelantándose, Ruka lo siguió torpemente, sin entender que le ocurría.

-sean bienvenidos al concurso de karaoke del festival del día de san Valentín – saludo una joven desde un portavoz en medio de la tarima, el publico recién reunido vitoreo y estallo en aplausos iniciando el evento; Ruka se encontraba entre los participantes junto a rima que había estado esperándola con una sonrisa de disculpa, la joven le había explicado que se había perdido y Ruka lo dejo pasar, rima no perdió detalle en el apuesto acompañante de su amiga, quien con una reverencia se despidió de la castaña y se mesclo entre el publico, le preguntaría sobre mas detalles después del concurso. Kaname también observaba desde una esquina un poco alejado pero lo suficientemente cerca, aunque no podía verla, era consiente de que su hermana estaba allí también junto al peli plateado pero, no la buscaría… Yuuki había elegido a Zero entonces…pues que se quedara con Zero.

-donde esta?- la castaña empezaba a desesperarse, no podía ver kaname y lo que le permitía sentir su vinculo no era suficiente, sabia que estaba allí pero no sabia exactamente donde.

-cálmate lo vas a encontrar- escucho decir a Zero algo molesto, era realmente incomodo que ella estando con el pensara tanto en aquel chupasangre.

Tienes razón…lo siento- se disculpo Yuuki avergonzada, vio como el primer concursante paso al frente y se alarmo.

Ay no! Lo había olvidado- dejo salir la castaña con un semblante asustado y Zero la miro preguntándose a que se refería. Yuuki le explico todo.

Pues, entonces apresúrate porque ya empezaron- insto el licántropo algo irritado porque Yuuki le cantaría una tonta y cursi canción a kaname pero igual sentía curiosidad por verla cantar.

No te moles…-empezó la chica pero Zero la interrumpió con una sonrisa burlona

No me molesta, no soy tu hermano, ve, yo estaré bien, podre sobrevivir sin ti – bromeo Zero y Yuuki le dedico una gran sonrisa.

Nos vemos al rato entonces…no te burles si desafino- amenazo divertida la chica puyándolo con un dedo, Zero se limito a reír no prometiendo nada. Yuuki se alejo y fue detrás de la tarima, se inscribió en el concurso y afortunadamente aun era posible, le dieron un número, y vio que era la última. Cuando Yuuki se enfilo pudo ver a Ruka tres personas adelante y sonrió maléficamente.

Esto va a ser interesante- pensó el peli plateado mientras Kain llegaba junto a él.

Algún conocido va a cantar Zero?- pregunto el pelirrojo al verlo tan interesado mirando hacia la tarima y el se limito a asentir.

Pues ya somos dos- acepto Kain y Zero lo miro con curiosidad y escepticismo…si definitivamente iba a ser interesante…

Bueno cuando salga a escena puedes decirme quien es- le dijo Zero sintiendo curiosidad.

Los participantes fueron pasando uno por uno y kaito volvió a mirar a los alrededores, sintió como la mano femenina de Yori se posaba en su hombro.

Deja la paranoia, lo que va a pasar sucederá, solo ten paciencia, tener ansiedad no sirve de nada- aconsejo la rubia y kaito se encontró admirando aquella sabiduría femenina. Yori también podía sentirlo, algo extraño en el ambiente, en el cielo, en el aire, un mal presagio…la calma antes de la tormenta.

Ambos estaban alejados de la pequeña multitud que se había formado frente al concurso de karaoke, junto a unas casetas de juegos. El peli marrón ya había divisado a todo mundo, desde el purasangre kuran hasta el licántropo peli plateado de la otra vez.

-la siguiente participante, es una bella chica, su nombre es Ruka sounen- anuncio la coordinadora y todos aplaudieron al salir Ruka, muchos chicos silbaron en apreciación.

- es ella- aviso Kain con voz indiferente aunque Zero supo que solo fingía.

Ruka se sintió algo intimidada, era la primera vez que hacia algo como aquello pero no se acobardo, paso al frente hasta llegar al micrófono y las luces la enfocaron.

Yo…quiero dedicarle esta canción a alguien especial, alguien a quien siempre eh admirado y…querido mucho– empezó Ruka mientras buscaba a kaname entre las personas, al estar en una posición mucho mas elevada, era mas fácil de dar con el y lo hizo, sus ojos se encontraron y Ruka siguió sin dejar de mirarlo dándole a entender que era para él. –kaname…esto es para ti…"te miro a ti"- finalizo la chica y una melodía empezó a sonar por los altavoces. Desde bambalinas Yuuki no dejaba de apretar los puños.

Algo dentro de Kain se removió inquieto cuando escucho el nombre del purasangre salir de los finos labios de Ruka pero lo ignoro mientras, Zero fruncía el ceño a más no poder.

Oh vaya, al parecer todas están babeando por el chupasangre ese- pensó el peli plateado con sorna.

Ruka se concentro mientras cerraba sus ojos y juntaba las manos, todo quedo expectante para oírla.

Todos necesitamos inspiración
Todos necesitamos un alma
la hermosa melodía
cuando la noche esta sola

La melodía inicio suave y el público empezó a levantar las manos y a mecerlas al ritmo de la canción.

Sí, cuando mi mundo se cae a pedazos
Cuando no hay luz para acabar con
la oscuridad, es
Cuando yo. Yo te miro

Algunas jovencitas suspiraron emocionadas, mientras otras se apegaban más a sus novios.

Cuando las olas
están inundando la costa y no puedo
encontrar mi camino a casa ya
es cuando yo … Yo, yo te miro ….

Kaname no perdía vista de la chica, se sorprendió al inicio pero no pudo evitar sentir calidez ante el acto de Ruka, aun así, sentía cierta pena, la canción era realmente hermosa y sentía que la aristócrata no la había escogido al azar, realmente se veía que vivía la letra, que en verdad sentía lo que decía, por eso el publico la apoyaba tan fieramente, todo incluso él estaban conmovidos.

Tu pareces un sueño para mí
Al igual que los colores del Caleidoscopio
Cúbreme, Todo lo que necesito cada
respiro que doy y no sabes
Eres hermoso…

Kain escuchaba atentamente a la joven, realmente cantaba bien, y se veía tan linda allí, con ojos cerradas tan concentrada…

Tu amiga no canta nada mal –aprobó Zero sacándolo de sus peligrosos pensamientos.

Cuando las olas
están inundando la costa y no puedo
encontrar mi camino a casa ya
es cuando yo … Yo, yo te miro ….

Ruka termino de cantar mientras abría sus ojos y la música se perdía poco a poco; cuando hubo desaparecido el público estallo en aplausos totalmente eufóricos.

Al parecer la competencia va a tener que esforzarse mas con esta hermosa chica- animo la coordinadora y el público vitoreo aun más. Ruka se inclino en una despedida y se fue por donde había entrado. Al entrar en bambalinas vio a rima que la esperaba en una esquina y también vio a Yuuki quien estaba en la fila de participantes, su cuerpo se tenso de inmediato y sintió un sudor frio en su nuca, la mirada de Yuuki era asesina, en verdad asesina. La cara de la muchacha era serena y sus labios estaban en calma pero en sus ojos se veía el brillo de la muerte, y solo la miraba a ella. La aristócrata siguió su camino para llegar a donde se encontraba rima, intentando ignorar a Yuuki quien la seguía con la mirada.

Dios mío Ruka estuviste increíble –alabo su amiga tomándola de los hombros – pero…ya viste como te mira Yuuki-sama? Nunca pensé en que fuera a concursar- dijo rima mirando levemente sobre el hombro de su amiga y Ruka suspiro resignada.

No te preocupes, estaré bien…sea lo que sea que pase hoy, estoy satisfecha con haber dado lo mejor de mí- dijo Ruka con una sonrisa y rima la abrazo.

Y ese fue takato hiwatari- el publico aplaudió perezosamente- la siguiente participante es una hermosa joven, su nombre es Yuuki kuran- anuncio dando paso a una decidida Yuuki quien avanzo con paso grácil por el escenario. El publico la recibió estruendosamente cautivado por la belleza y la presencia de la muchacha, muchos vampiros de la clase nocturna no podían creer que una purasangre participara en esa clase de eventos, ya de por si era raro que Ruka lo hubiera echo.

Kaname estaba más que en shock, ¿Qué rayos hacia Yuuki ahí? ¿Acaso ella iba a cantar? Si de por si la clase social vampírica los tildaba a ambos de raros a sus espaldas, se iban a morir con esto.

Yuuki tomo el micrófono en sus manos y respiro hondo, la multitud se quedo en silencio esperando. La joven no se molesto en divisar a kaname, se conformaba con saber que la observaba, además…así era mas fácil cantar, se estaba muriendo de vergüenza, aunque sabia disimularlo muy bien de seguro su hermano si lo podía sentir por el vinculo.

Buenas noches- saludo educadamente a Yuuki le costaba hablar, nunca había echo algo así y jamás demostraba sus sentimientos a otra persona que no fuera su hermano, decidió dejarse llevar y decir lo que su corazón deseara decir – esta canción es para la persona mas especial para mi en el mundo, él siempre ah estado para mi sin importar que, y aunque…inconscientemente lo lastimo el sigue amándome igual que yo a el- soltó la chica con algo de rubor en las mejillas, el publico soltó un gran "awww" en general y la coordinadora se quito una lagrima que empezaba a salir de su ojo.

Zero no podía estar mas hastiado y fastidiado por las palabras de la chica mientras, algo en su interior se desangraba, pero aun así, no se movió de su sitio.

Tu sabes quien eres…-termino de decir la castaña, mientras las luces la enfocaban, Yuuki no se molesto en cerrar los ojos, ella era fuerte, dejo que su vista se perdiera en el firmamento y su mente en todas las cosas que había vivido con su hermano desde su niñez.

kaname miraba a Yuuki hipnotizado, las palabras de la chica habían calado tan hondo en el que el enojo y la rabia a causa de Zero se habían ido a volar muy lejos, lo único que deseaba mas que nada en ese momento era ir y apretujarla entre sus brazos mientras su boca devoraba la suya.

La melodía empezó a sonar suavemente mientras la chica se concentro en hacerlo lo mejor posible, no le interesaba ganar, solo quería que kaname entendiera.

Siempre fui

Esclava de la libertad

De esas que saben flotar

Y que besan el cielo

La castaña no se preocupo por escoger alguna canción, solo escogió un ritmo que ya conocía y lo aplico a su letra, todo lo que salía de sus labios salía directo de su corazón, gracias a Dios era lo suficiente inteligente y rápida para adaptarla a la música lo suficiente bien para que nadie pudiera notar que era de ella y recién hecha…después de todo, ninguna canción en el mundo podría identificarlos de aquella manera…no aquello que ellos compartían...

Y hasta que

Apareciste tu

Me decidí aterrizar

Y quedarme en tu suelo

Descubrí mi fe en tu ilusión

Mi alma reconoció

Tu voz

Y así

Se fue detrás de ti mi corazón

Yuuki recordó aquel día cuando rechazo a kaname frente a sus padres, lastimándolo hondamente, a pesar de que deseara con todas sus fuerzas ser su esposa, temía perder su libertad y aquello la cegó…

Vuelo entre tus alas

Despierto entre tu alma

Y mi paz

En mi, ya son

Viajo en tu mirada

Me elevas

Soy mejor de lo que fui

Por ti Amor

Agradecía haberse dado cuenta a tiempo o al menos que su hermano hubiera sido lo suficiente tozudo para seguirla, ahora no podía imaginar estar en otro lugar que no fuera a su lado, ya no importaba si se casaban, estarían juntos y ella estaba dispuesta a cargar con lo que aquello repercutía.

Y hasta hoy

Pensaba que aquello era libertad

Estaba perdida en otro lugar

Pero hoy te llevo por dentro

Me asome al laberinto de tu amor

Allí encontré mi verdad

Y en ti esta lo que quiero

Yuuki aun no se creía lo cursi y poética que podría ser a veces, pero lo era, bueno cuando se lo proponía y pensaba en aquella persona que amaba, se sintió como aquellas chicas rosas que tanto detestaba pero no le importo.

Descubrí mi fe en tu ilusión

Mi alma reconoció

Tu voz

Y así

Se fue detrás de ti mi corazón

Vuelo entre tus alas

Despierto entre tu alma

Y mi paz

En mi, ya son

Viajo en tu mirada

Me elevas

Soy mejor de lo que fui

Por ti Amor

Kaname no era capaz de percibir nada que no fuera le melodiosa voz de su hermana, estaba seguro que ella pensó al igual que el en aquel día en que ella se negó a casarse y sonrió aliviado…aliviado de saber lo que ella sentía…aliviado de saber que pensaba acerca de los dos y supo que ya no tenia porque temer o dudar…no importara que pasara, lo suyo era inquebrantable.

Viajo en tu mirada

Soy mejor de lo que fui

Por ti Amor….

Zero ya no pudo soportarlo más y empezó a alejarse de allí bajo la mirada curiosa de Kain, apretó los puños y estuvo a punto de convertirse en lobo por la rabia y la decepción que sentía bullir desde su interior pero algo lo detuvo…

Siempre fui esclava de la Libertad

Contigo puedo tocar

Lo que soñé

Tanto tiempo

Yuuki dejo de cantar y con ella la melodía, el público estaba estático y un silencio se expandió por todo el lugar, la castaña no se inmuto por aquello e hizo una reverencia de despedida, pero en cuanto la hizo un ensordecer mar de vitoreos se hizo sentir en todo el festival ensordeciéndola, el publico estaba fuera de si aplaudiendo y gritando eufóricos; Yuuki sonrió pero solo quería ver a kaname y decirle…que lo amaba; era aquello que necesitaba para sentir que todo era real, que no se iría escapando de sus manos en cualquier momento despertándola como si de un sueño se tratase, la única forma que se sentiría bien, estable, completa.

Creo que tenemos un ganador!- anuncio feliz la coordinadora cuando un feroz aullido resonó en todo el festival silenciándolo todo, seguido de aquello, un grito rasgo el aire, el grito de una mujer…

Que ocurre?- pensó la castaña con un mal presentimiento, mientras todo ocurría tan rápido que apenas fue consiente de ello.

El cuerpo de una mujer se desplomo en un área cercana al evento mientras hordas de hombres con colmillos alargados se expandían por doquier, Yuuki concluyo rápidamente que debían ser vampiros niveles E, a causa de que todos tenían colmillos con tamaño fuera de lo común aun para un vampiro, el brillo desquiciado en sus ojos color rojo y sus rostros desfigurados por la sed irracional de sangre…

La castaña no dudo en tomar a Artemis que iba escondida debajo de su vestido blanco y sujeta en la parte superior de su pierna con una cinta, luego usaría algo como lo que usaba Yori.

Las personas reaccionaron rápidamente corriendo por todas partes intentando salvar sus vidas.

Todo hubiera parecido hacer un "clic" y el caos se abrió paso por doquier infectando el aire y el ambiente...

Kaname…- fue lo primero que invadió la mente de la castaña, ¿Dónde estaba su hermano?

N.A: OMG! Son las 11 pm; Tarde horas y dos días haciendo este cap. y aun así no termina ahí pero el siguiente cap. ya es con otro titulo XD ya que hasta aquí tenia que llegar con el titulo del dia de los besucones xD

Quiero agradecer a dani que me ayudo y me dio ideas, dani si no incorpore todo lo q sugerist lo siento espero q te haya gustado de todas formas n.n

También espero recibir review ya sea con elogios criticas o insultos no importa! xDD

Que conste q me tarde 3 dias! Solo q ustedes lo sentiran cm 4 porke nadie lee fanfic a las 11 de la noche xD

Ahora algunos reviews respondidos

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capitulo 12

Mensaje por Rouse Malfoy el Vie Jul 29, 2011 12:59 am

aki dejo el cap 12
Spoiler:
Capitulo 12

Incógnitas

Zero ya no pudo soportarlo más y empezó a alejarse de allí bajo la mirada curiosa de Kain, apretó los puños y estuvo a punto de convertirse en lobo por la rabia y la decepción que sentía bullir desde su interior pero algo lo detuvo…

Mucho mas adelante, alejado de la vista de todos, escondido entre la oscuridad de dos casetas donde la luz no llegaba, una figura repugnante encerraba entre sus brazos el cadáver de una mujer, cuyo cuello era devorado sin piedad…por un vampiro nivel E…un asqueroso nivel E.

-maldición – gruño Zero con ira al no percatarse del hibrido a tiempo, Yuuki había acaparado todos sus sentidos. El cuerpo de Zero trasmuto sin siquiera proponérselo, ante la presencia del vampiro por mero instinto, sus manos se convirtieron violentamente en garras y sus ropas se rompieron en jirones dando paso al cuerpo de la bestia, el rostro de Zero se desfiguro y en su lugar el hocico, los ojos y la fauces del lobo aparecieron.

Kain quien lo observaba no entendía porque el cambio tan repentino hasta que el vampiro nivel E se abrió paso entre las sombras en posición de ataque aun sin soltar el cuerpo, la sangre aun borboteaba del cuello de su victima; la gente que se encontraba cerca no tardo en darse cuenta y una mujer grito aterrorizada, fue entonces que el nivel E soltó el cuerpo de la mujer, quien cayo al suelo con un ruido casi sordo y fue contra Zero; el peli plateado arremetió sin dificultad contra el, llevándoselo consigo a las sombras y descuartizándolo en cuestión de segundos, luego todo paso muy rápido, pero Kain ya lo había podido percibir y corriendo hacia las sombras por donde había ido a parar Zero, trasmuto violentamente a su lado al mismo tiempo que las hordas de niveles E salían por todas partes…

Kaito no perdió tiempo en organizar a sus hombres y Yori desenfundo su bloody rose disparando a todo vampiro enloquecido que veía, donde ponía la mirada soltaba la bala.

-ves te lo dije – le dijo Yori con una sonrisa cubriéndole la espalda, a kaito le pareció que había cierta presunción en su voz y le agrado…

Kain se movía rápidamente con Zero aprisionando entre sus fauces a todo vampiro nivel E que tuvieran cerca y llevándolos a la privacidad para descuartizarlos a gusto, los cuerpos de niveles E que lograban atrapar gritaban atemorizados y se removían violentamente poniendo resistencia, luego la muerte los envolvía sin piedad.

Zero observo que Yuuki aun seguía en el escenario y que un hibrido estaba apunto de atacarla, sin pensarlo siquiera fue en su rescate aplastando con todo su peso el cuerpo del hibrido y arrancándole la cabeza de un solo mordisco. Sabía que Yuuki se molestaría porque ella no era tan indefensa pero, no pudo evitarlo, se preocupaba por ella, así que ignorando su mirada asesina se alejo para regresar a su carnicería.

Kain sentía la ira y la adrenalina llenarlo por completo como siempre que se daba abasto con sus presas, le encantaba asesinar vampiros, ver sus caras de terror y sus gritos resquebrajados cuando enterraba sus colmillos en ellos; la euforia y el sadismo se apoderaron de el haciendo tan rápido su labor que el y Zero parecían sombras…tan ensimismado se volvía que lo único que relucía ante sus ojos eran vampiros y la sangre de ellos peros en el revuelo de su mente brillo un rostro, un rostro femenino y se acordó de Ruka…

El lobo de pelaje rojizo aulló con todas sus fuerzas y fue en busca de la aristócrata siguiendo su aroma; Ruka aun estaba tras bambalinas…

La joven castaña estaba apiñada junto a su amiga rubia en una esquina tras el telón del escenario, al ver a todos los vampiros los participantes y el staff habían huido pero ellas no, eran lo suficientemente inteligentes como para saber que estaban mas seguras ocultas ahí, ya que detrás del karaoke estaba el muro de una casa, los niveles E no podrían sorprenderlas por ahí; aunque corrían el riesgo de que alguno diera con ellas y corriera el telón.

Rima respiraba agitadamente, jamás había visto un ataque así, solo había podido escuchar de ataques niveles E pero nunca había visto uno; rima al igual que Ruka Vivian alejadas de un mundo turbulento.

Cálmate un poco rima…nos vas a delatar- apremio la oji avellana, la rubia asintió y Ruka intento asomarse sin que la vieran por un agujero en la tela del gran telón negro. Estaba preocupada por kaname, y no lo veía por ningún lado

Por favor que este bien- pidió mentalmente Ruka sabiendo que de todos en el pueblo del que menos tendría que preocuparse seria del purasangre pero al no verlo empezó a imaginar ideas trágicas en su mente.

La aristócrata soltó un grito ahogado cuando un hibrido que andaba cerca de la tarima miro en su dirección y pudo ver el pequeño ojo avellana desentonando con el telón negro; la joven entro en pánico cuando el vampiro sonrió de manera tétrica mostrando sus colmillos y sus ojos desorbitados enfocándola; el hibrido subió al escenario caminando peligrosamente en su dirección y Ruka se aparto de allí.

Rima uno se esta acercando- advirtió en susurros asustada, su amiga soltó un grito ahogado mientras ambas se alejaban del telón apretujándose contra el muro. Lo que paso a continuación las dejo confundidas; el hibrido rasgo la tela negra dándose paso violentamente por el orificio recién hecho, rugió cegado por el hambre y sus colmillos dejaban caer hileras de saliva llegando a su vestimenta; de repente el bestial cuerpo de un lobo gigante de pelo rojizo voló sobre ellos, sobrepasando al hibrido y colocándose en posición de defensa frente ambas aristócratas. Ruka observo al gran lobo que le daba la espalda y encaraba al hibrido, por alguna extraña razón se le hacia conocido…

Rima estaba echa un manojo de nervios y mas cuando el lobo se poso frente a ellas al parecer con la intención de hacer pedazos al nivel E. la rubia no era tonta, ella sabia que no se trataba de un simple lobo, era de un tamaño descomunal y de apariencia mucho mas intimidante, era…

Es un licántropo…estamos muertas- susurro rima detrás de Ruka- en cuanto asesina al nivel E nos descuartizara a nosotras- siguió asustada la rubia pero Ruka no sentía miedo…

Tal ves…- murmuro quedamente la castaña mientras seguía observando al lobo, sentía que lo conocía.

Kain se lanzo contra el hibrido y rima aprovecho para tomar a Ruka del brazo y arrastrarla consigo hacia afuera, intentando salvarlas; esto tomo totalmente desprevenida a Ruka.

Kain al ver que las jóvenes se alejaban termino con el hibrido y se adelanto rápidamente bloqueándoles el paso; el pelirrojo pensaba que no debían salir de allí, hasta que todo pasara.

Rima se intimido y dio dos pasos hacia atrás asustada.

Ves? Nos asesinara- susurro la rubia a su amiga, pero Ruka no dejaba de mirar al licántropo con una mirada suspicaz.

Kain gruño en frustración, sabiendo que no lo entenderían y ellas lo malinterpretaron retrocediendo aun mas; el pelirrojo resignado como estaba decidió que no se movería de ahí, Zero podría apañárselas solo.

Yori disparo a un vampiro que iba a atacar a un hombre, y al dar la vuelta tropezó con el cadáver de un joven que había caído a sus espaldas, la chica no pudo evitar caer al suelo.

Yori maldijo por lo bajo cuando la bloody rose cayo a trompicones a unos centímetros de ella dejándola indefensa, cuando la rubia se dispuso a levantarse dos niveles E le cayeron encima, inconscientemente se cubrió con ambos brazos esperando el golpe pero nunca llego…

Levántate Yori, rápido! – demando kaito frente a ella, le sujeto con delicadeza de un brazo y la ayudo a levantarse devolviéndole su pistola.

gracias kaito kun –agradeció sinceramente Yori sin molestarse en sacudirse el polvo de la ropa.

Como que no sabes donde esta? – gruño incrédulo hanabusa y takuma tuvo que posar una mano en su hombro para tranquilizarlo y recordarle a quien se estaba dirigiendo.

Hanabusa tranquilo es Yuuki- le murmuro el joven ichijo, el heredero de los aidou dejo caer los hombros mientras pensaba donde podría estar kaname.

Que hacen aquí?- pregunto la castaña con una tajanteria marca Yuuki kuran, los jóvenes se sobresaltaron por la repentina pregunta.

Nuestro viaje de Londres ah culminado y llegamos hace apenas unas horas, cuando nos enteramos que estaban aquí, decidimos sorprenderlos pero…bueno ya ves que sucedió…- explico takuma y hanabusa decidió volver a hablar esta vez mas sosegado.

Nos enteramos del proyecto de sus padres en la academia y estamos dispuestos a participar también- el tono del joven era mas Cortez esta ves; era sabido por todos que Yuuki y el no eran tan amigos como deberían pero, Yuuki no dejaba de ser un purasangre y tampoco dejaba de ser una kuran.

Ya veo – se limito a decir la castaña mientras volvía a limpiar el lugar con sus sentidos pero de nuevo nada…- debemos encontrar a kaname – insto Yuuki y ambos chicos asintieron.

Yo iré mas adelante y ustedes dos pueden ir por allá- señalo el rubio, se separarían para ganar mas terreno mas adelante seguía la callejuela y se dividía en otro camino a mano derecha. A Yuuki no le gustaba la idea pero acepto. Los tres vampiros se separaron poniendo manos a la obra.

Kaname intento mirar a través de la ventana ahumada dentro de la elegante limosina; como el auto se encontraba estacionado en un oscuro callejón no se podía ver mucho del exterior.

El muchacho tenía deseos oscuros de borrar con sus propias manos la sonrisa arrogante y presuntuosa de su "querido" tío rido, quien no le despegaba la mirada desde el otro lado del asiento trasero.

El ataque de los niveles E le había tomado totalmente desprevenido pero luego al ver al sirviente de su tío llamarlo algo de lucidez llego a su mente.

A kaname no le quedaba de otra que seguir al nivel C hasta donde se encontraba su tío pero, no podía irse así por así, sin estar primero seguro que Yuuki estaría bien; vio como Yuuki lo buscaba y casi se deja ver al presenciar como un nivel E iba contra ella, por suerte el Zero intervino a tiempo quitándole un susto de encima.

Hasta que sirves de algo perro sarnoso- había pensado el purasangre con una sonrisa

Tuvo que alejarse cuando Yuuki empezó a sentirlo a través del vinculo, el nivel C lo llevo a una parte del pueblo que estaba desierta ¿Dónde estaban las personas aterrorizadas?, kaname sintió la presencia de su tío esperándolo dentro de una limosina negra mas adelante en la callejuela, el nivel C abrió la puerta trasera y el pelinegro vio a rido esperándolo adentro con un ademan descarado de invitación.

Que es lo que quieres rido? – pregunto fríamente el pelinegro cuando paso al interior de la limosina y la puerta fue cerrada a sus espaldas, luego de eso el auto arranco y lo llevo a un lugar mas alejado dentro de un callejón, rido hizo un movimiento con las manos, un conjuro que kaname ya conocía; algo cubrió todo el callejón donde se escondían, manteniéndolos ocultos para cualquier sentido.

Kaname sabia que de todos modos Yuuki podría sentirlo vagamente.

Esa no es la forma de hablarle a tu tío kaname- comento rido de forma burlona y kaname gruño en respuesta dándole la cara

Tu no eres mi tío, ni mi superior…eres solamente un insecto – escupió el pelinegro con la voz cargada de desprecio y rencor, rido frunció la boca sin ocultar su molestia, se acerco lentamente a kaname hasta que sus rostros se enfrentaron de cerca, los ojos del pelinegro no dejaban de mirar a los de rido con evidente superioridad, expresaban ira contenida y odio; rido sonrió de lado.

Es cierto… no soy superior a ti…pero no olvides algo querido sobrino…yo tengo todo el control y si a mi me da la gana…puedo voltear el tablero a mi conveniencia- susurro el mayor, el aliento de rido llegaba hasta kaname por cual motivo este no se atrevía a respirar; una lenta sonrisa se formo en la mente del menor, no iba a comentar nada al respecto, dejaría que su "querido" tío pensara lo que le diese la gana. Luego de unos minutos en la tensa batalla de miradas kaname se alejo hasta dar contra la puerta y se restregó los ojos con una mano cansado…

Tu eres el causante de esto cierto?- pregunto el menor con referencia al ataque de niveles E y rido se encogió de hombros.

Que te hace pensar eso? – insinuó con inocencia fingida- Venia desde tu casa y…- dijo el mayor y kaname se tenso

Donde están mis padres? – pregunto kaname con voz neutral, rido sonrió aun mas

Tus padres? – se burlo rido con una carcajada y kaname le miro con peligrosidad –Descuida sobrino….ellos están bien…solo fui de visita familiar y como pasaba por aquí…decidí venir a saludar…- comento rido como si hablara del clima pero kaname no se creyó nada de lo que dijo, como buen estratega que era tampoco le dejo saber sus pensamientos.

Si no tienes nada que valga la pena escuchar…me marcho- comenzó el pelinegro y rido lo tomo del brazo prudentemente

Solo quería decirte sobrino que muy pronto…-empezó rido "antes de lo que imaginas yo seré el líder del clan kuran así que…tienes como sabrás dos opciones, quedarte de brazos cruzados hasta que te de alguna utilidad o ser destruido"- puede que tu padre me entregue el liderazgo de la familia, convirtiéndome en el rey supremo de la raza- siguió calmadamente "no soy tonto kaname, te estaré vigilando, ve caminando derecho o atente a las consecuencias" – como veras no tengo intenciones de que aquello no se haga realidad, así que te pido que sigas siendo la buena marioneta que as sido siempre y no pienses en meter tus narices en donde no te llaman... –amenazo el mayor con una sonrisa cruel y sombría "así que sigue en tu papel si quieres al menos salvar algo de lo que amas". Kaname guardo silencio por unos minutos y luego se dispuso a hablar.

Entonces…esto lo as provocado tu…-soltó el menor aunque aquello ya lo sabia- porque?-

No hagas tantas conjeturas, las conjeturas llevan a la curiosidad y recuerda que el mocoso curioso perdió todo por su curiosidad- hablo rido y kaname entendió la amenaza en el doble sentido de sus palabras, apretó los puños y lo miro directo a los ojos.

Pretendes que me quedare sin hacer nada mirando como haces un infierno este mundo no es así?- pregunto retóricamente el menor mientras apretaba la manija de la puerta con ira contenida, el mayor rio con ganas y kaname supo que odiaría esa risa mas que nada.

Eso era todo lo que quería decirte sobrino, para que nunca digas que te tomo por sorpresa- comento rido ignorando las palabras de kaname- por si no te queda claro aun, lo único que te pido es que sigas en esa escuelucha cumpliendo con tu deber y manteniéndote al margen de todo entendido?- rido no esperaba respuesta y tampoco la recibió, kaname abrió la puerta del auto con violencia y la cerro del mismo modo.

La limosina salió rápidamente del callejón dejando al pelinegro solo con sus pensamientos y su enorme odio.

Rido…rido…eres un completo imbécil –murmuro para si el menor; rido pensaba que lo tenia acorralado, creía que no intentaría nada, que tenia todos los flancos cubiertos…pues se equivocaba…kaname tenia cartas bajo la manga… Tendría que ser muy cuidadoso, estaba seguro que rido lo tenia vigilado, a cualquier movimiento sospechoso podría tomar represalias…

Kaname ya sabia de las intenciones de su tío, después de todo fue por aquello que había sido obligado a regresar a este mundo; sin embargo no pensó que estaría llevando a cabo sus planes tan pronto…bueno el también empezaría a actuar….si rido planeaba hacer su golpe de estado, el iba a frustrar todos sus planes; la gran pregunta era ¿Qué estaba haciendo rido para llevarlos a cabo? Era obvio que se valdría de los niveles E para conformar fuerzas militares pero…debía haber algo más…algo que kaname estuviera ignorando… sea como sea, primero…debía poner a salvo a Yuuki.

Kaname dejo escapar un suspiro ante la idea de lo que ello conllevaba…este incidente solo había sido el comienzo…la guerra era inminente…

Seria difícil controlar a Yuuki y también debía ir a su casa a cerciorarse de que había echo rido realmente; si le había comentado algo a sus padres…si quería que su plan funcionara sus padres y su hermana tenían que estar a salvo, sino podría perderlos en el intento; rido era muy poderoso y nadie podría hacerle frente directamente…nadie excepto él, pero el estaba descartado por razones obvias.

De alguna forma pondría a todos lejos de las garras de rido y luego algún peón se enfrentaría a el…destruyéndolo; aunque aun no sabia quien podría ser el desdichado.

– Rido debe dejar de existir…aunque con ello… yo también pueda desaparecer –pensó el pelinegro y a pasos lentos salió del callejón.

Yuuki partió a la mitad al hibrido que se le cruzo en frente sin perder el tiempo; ella y hanabusa corrían hacia donde la castaña creía sentir la presencia de su hermano, era débil pero de ahí se guiaba.

Un grupo de niveles E apareció al frente y hanabusa no tardo en lanzar una marejada de hielo, dejándolos atrapados e inmóviles.

-estas segura que es por aquí?- volvió a preguntar el rubio pero Yuuki no respondió dando zarpazos violentos al cuerpo de otro nivel E, el hibrido grito de dolor cuando la castaña le amputo ambos brazos y luego le enterró la oz en el pecho. – de donde es que salen?- gruño congelando a un par que venían por detrás –parecen nunca acabar –

-no lo ce…pero…muchos humanos perdieron su humanidad…esto es cruel- soltó Yuuki tristemente, eran muchos híbridos por lo tanto muchos humanos que perdieron su vida. La castaña recordó todo lo que Zero le había dicho en la montaña la primera ves que lo vio luego de sus meses de ausencia….

Hanabusa no dijo más y se detuvo cuando la chica lo hizo; el joven miro confundido a Yuuki.

-que pasa porque te detienes?- pregunto aidou pero ella seguía estática con la vista al frente, el rubio siguió el rumbo de su mirada y al hacerlo quedo en el mismo estado.

Hileras de niveles E estaban frente a ellos a tan solo unos metros, bloqueando el camino y toda clase de escapatoria; aidou volteo cuando los gruñidos y rugidos de mas híbridos hicieron aparición y los acorralaron por detrás…estaban atrapados…

Bien aidou es hora de que me demuestres de que estas hecho- sentencio la castaña de manera sombría mientras apretaba entre sus dedos a Artemis; el arma vibro en respuesta; ambos se pusieron de espaldas al otro cubriendo los dos flancos.

Hubo un pequeño momento de silencio donde nadie se atrevía a respirar, hasta que el primer hibrido dio el primer ataque y los demás se les lanzaron encima.

Kaname deambulaba por la callejuela, ensimismado en sus cavilaciones cuando percibió ciertos aromas ya conocidos y se dirigió en aquella dirección.

Yuuki se llevo al filo de su oz varios cuerpos, apiñándolos como si fueran brochetas y descuartizándolos antes de que se volvieran cenizas, estaba descargando toda su ira; ira por no poder estar con kaname, porque estaba preocupada por el, porque aquellos monstruos arruinaron el festival, porque ya debían haber matado a muchos en el pueblo…

Cuidado kuran!- advirtió el joven rubio cuando congelaba a unos cuantos tras de ella; los cuerpos que quedaban atrapados en el hielo se hacían pedazos, a causa de las bajas temperaturas o porque el hielo era tan cortante como el filo de un cuchillo. Yuuki estaba iracunda y casi hiere a aidou con su oz, el rubio frunció el ceño algo enojado.- ten mas cuidado- exclamo pero Yuuki parecía no escucharlo.

La castaña se detuvo cuando empezó a sentir a su hermano con mayor intensidad, como si se acercara…

No te distraigas!- le grito aidou pero era tarde, 5 niveles E aprovecharon su distracción y la tomaron por sorpresa cayéndole literalmente encima.

La castaña cayo al suelo estrepitosamente bajo los salvajes cuerpos, que no perdieron tiempo para morderla.

Yuuki sintió varios colmillos perforarle el brazo donde sostenía a Artemis, quien se deslizo entre sus dedos por causa del dolor.

No!- grito adolorida la castaña cuando la sangre empezó a brotar rápidamente , inundando el ambiente.

Los ojos de aidou velaron con el característico matiz rojo cuando el aroma de la sangre espesa y poderosa llego hasta el.

Los otros niveles E al olfatear la sangre de la castaña no dudaron en abalanzarse contra Yuuki pero aidou los barrio con agujas de hielo, aniquilándolos antes de llegar siguiera a tocarla.

Yuuki intento deshacerse de los que tenia encima pero no lograba dar con Artemis, fue entonces cuando el miedo se filtro entre sus músculos a causa de la desesperación; aidou no podía acercarse para ayudarla porque cada vez que lo intentaba hordas de híbridos le impedían el paso.

-no….acaso…voy a morir así?…sin poder ver a kaname?- pensó la joven y recordó lo que su hermano le había enseñado…así que, ignorando el dolor y suprimiendo sus emociones se concentro…

El pelinegro corrió mas deprisa cuando el olor de la sangre de su hermana llego a el.

-Yuuki…- kaname estaba más que asustado, había pensado que su hermana estaría a salvo pero… ella estaba sangrando…mucho…

Basta!- grito a todo pulmón la castaña, mientras los cuerpos de los híbridos eran sacudidos violentamente, por una fuerza invisible lejos de ella, llevados a varios metros en el aire sus cuerpos se corroían rápidamente; ni siquiera tocaban el suelo cuando ya sus cenizas se esparcían por todos lados.

Yuuki- llamo hanabusa cuando al fin pudo llegar a ella; la castaña tenía ambos brazos sangrando, su vestido estaba sucio y manchado de sangre la cual aun brotaba por varios orificios, tenia rasguñada la cara y ambas piernas.

El rubio la levanto en brazos, tomando a Artemis quien había regresado a su forma de báculo, la joven estaba a punto de desmayarse y el aun estaba rodeado de niveles E.

Maldición…-farfullo aidou viéndose sin escapatoria. Los niveles E que habían quedado los rodearon, no eran muchos pero aun así, seguían superándolos en numero; hanabusa intento alejarse unos pasos cuando ellos avanzaron sedientos con movimientos torpes y lentos.

Hanabusa no podía enfrentarles, para eso tendría que dejar a Yuuki y ellos no desaprovecharían la oportunidad para beber de ella, la joven ya no podía defenderse, había sido mordida en más de un lugar y había perdido una considerable cantidad de sangre.

Con un último gruñido los híbridos fueron contra ellos y aidou tubo que cerrar los ojos, apretando el cuerpo de la castaña contra su pecho en un vano intento de protección, esperando el golpe…pero nada paso…

El rubio abrió a medio camino sus ojos con curiosidad y los termino de abrir por completo cuando el característico y delicioso aroma de kaname llego a él tan fuerte como un golpe certero.

Kaname…- murmuro el joven aidou mirándolo fijamente como si fuera alguna especie de alucinación. El pelinegro estaba parado justo frente a el, estaban completamente solos sin rastro de niveles E. aidou trago saliva cuando vio la mirada sombría de kaname, no pudiendo evitar sentir una especie de miedo pesado y profundo; los ojos de kaname estaban entenebrecidos por alguna clase de emoción oscura.

Dámela hanabusa- pidió el pelinegro aunque sonaba a clara orden, el rubio obedeció sin chistar y entrego a los brazos del purasangre el cuerpo casi inconsciente de su hermana, de forma cuidadosa.

Kaname eres tu…- murmuro débilmente la castaña con sus parpados cerrados, hundiendo su rostro contra el pecho del mayor, aspirando su aroma. Kaname no dijo nada mas sin embargo, se inclino para besar afectuosamente la cabeza de su hermana.

Perdóname Yuuki…perdona por no haber llegado a tiempo…- le susurro muy cerca- prometo que podrás castigarme como quieras…- Yuuki no volvió a hablar, estaba extrañamente agotada y se conformaba con tenerlo cerca. – hanabusa…-

Si!- dijo rápidamente el aludido, temiendo molestar al purasangre

Vámonos de aquí- se limito a decir mientras hanabusa asentía; ambos empezaron a andar por la callejuela justo por donde habían venido. Aidou dio una ultima mirada hacia atrás, donde apenas hace unos segundos se había llevado a cabo la batalla; no había rastro de nada, ni cenizas, ni sangre…era como si kaname hubiera borrado toda la evidencia con tanto solo hacer acto de presencia…obviamente cualquiera que pasara por allí jamás podría imaginar el combate que acaban de tener.

Llamare a takuma, le diré que ya te encontramos –comento de repente el rubio sacando su celular y kaname por primera vez desde que empezaron a caminar le dirigió algo de atención.

Takuma esta aquí?- pregunto el mayor aunque ya suponía que hanabusa no había venido solo.

Si…- aidou empezó a marcar el numero y con tan solo unas cuantas palabras cerro el móvil, a los pocos minutos takuma ya los estaba esperando mas adelante en la misma encrucijada en la que se habían separado con una gran sonrisa, sonrisa que se desvaneció en cuanto vio todo el marco; Yuuki inconsciente y bañada en sangre, kaname con un semblante sombrío y asesino y por ultimo aidou… aidou que no cabía a la par de incomodo y temeroso…

Ola –saludo simplemente el heredero ichijo mientras hanabusa se colocaba a su lado, luego lo interrogaría.

Puedes hacernos el favor de llevarnos a la academia takuma?- pidió el pelinegro, había ordenado a su chofer no venir a buscarlos y no podía regresar así, con Yuuki sangrando e inconsciente.

Claro kaname- dijo takuma mientras abría su móvil para llamar a su chofer, hanabusa tenia la mirada en el suelo y kaname lo enfoco.

Hanabusa…también quiero pedirte un favor…algo importante- empezó el purasangre y aidou levanto inmediatamente la mirada, posándola fijamente en kaname, esta ves los ojos del mayor no tenían ansias de muerte, estaban serenos y apacibles…cosa muy rara…

Tu solo dime –acepto aidou y kaname sonrió levemente.

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capitulo 13

Mensaje por Rouse Malfoy el Miér Ago 03, 2011 12:06 am

Spoiler:
N.A: ola niñas owo, sorry la tardanza pero me dio una migraña diabólica y tuve q irme a la cama luego me cortaron el internet XD PERO! HEME AKI T_T

Capitulo 13

Amor en tiempos de guerra I

Takuma miraba a través del retrovisor a los hermanos kuran; ninguno de los dos había dicho palabra desde que salieron del pueblo.

Luego de encargarle a aidou aquel favor especial este se alejo de ellos rápidamente hacia el meollo del festival; el rubio no sabia como había terminado todo o cuantos muertos había ya, solo era consiente de las sirenas y los gritos de las personas que aun se escuchaban cuando el auto ya había llegado a la carretera.

Takuma tenia muchas preguntas acerca de lo que había visto antes y después de dar con Yuuki; ¿había sido un lobo lo que había visto descuartizar a ese nivel E?

¿Por qué kaname apareció de ese modo y porque no podían encontrarlo? ¿Cómo es que habían tantos niveles e, saben acaso los kuran lo que esta pasando? Y lo mas importante ¿Qué pasaría luego de este incidente, saldrá a la luz publica o aidou habrá logrado su objetivo?

Takuma entro en el asiento del copiloto para que Kaname pudiera acomodar a Yuuki en el trasero, la chica había dejado de sangrar, por su don natural de curación pero el olor a sangre emanaba de ella como un detonante fuerte y aun seguía muy débil. Takuma agradecía que el conductor fuera un humano y no un vampiro porque dado el caso tendrían muchos problemas, y hablando de problemas, esperaban que no se encontrara nadie en el dormitorio aun.

Takuma volvió a observar a los dos purasangres, Yuuki estaba aun despierta luchando contra el sueño inminente, la joven tenia extendida las piernas a lo largo del asiento trasero mientras, descansaba en los brazos de su hermano con el rostro apoyado en su pecho.

Los ojos entrecerrados de la chica parecían no poder mirar otra cosa que no fuera el rostro de su hermano y viceversa; desde que habían subido al auto se habían mantenido así, como si se estuviesen comunicando en un lenguaje secreto y silencioso.

Kaname miraba fijamente los ojos de su hermana, no hablaban pero sus emociones a través del vinculo si, el podía leerla claramente y una sonrisa leve y confortante afloro en sus labios.

Yuuki…-

No…no pienso dormir…no quiero…-empezó la menor en susurros débiles pero que el mayor pudo entender, mientras se apretujaba mas contra su pecho, sentía que en cualquier momento de descuido caería en la inconsciencia y no deseaba aquello…tenia muchas preguntas que hacer y además quería beber de kaname y quitarse toda aquella preocupación que aun la invadía sin saber el motivo. La castaña Solo estaba esperando llegar para poder estar solos. – tu oferta de castigo aun sigue en pie?- intento bromear y el asintió, sus ojos brillaron en una emoción picara.- bien…- Yuuki también moría por decirle aquellas dos palabras que debió haberle dicho desde el principio, pero que el ataque de híbridos impidió; Hasta entonces se conformaba con la sensación deliciosa y confortante de estar entre sus brazos, se sentía segura y protegida; Yuuki agradecía tenerlo cerca, luego del susto que había pasado cuando no lo encontraba y cuando casi muere en esa callejuela.

Perdona…- volvió a decir el pelinegro y Yuuki negó con la cabeza

Ya paso –

…Casi mueres… –

No fue tu culpa…-

Si lo fue…-la voz de kaname cargaba con un deje sombrío y Yuuki supo que ocultaba algo importante.

-bien ya llegamos – anuncio takuma abriéndoles la puerta del auto; kaname bajo con su hermana en brazos cuidadosamente.

- estas seguro que no quieres que me quede?- pregunto preocupado el rubio, no percibía ninguna presencia dentro del dormitorio, lo cual indicaba que aun todos estaban en el pueblo. Kaname volvió a negar.

- no takuma, me es necesario que vayas y ayudes a aidou, aun debe haber mucha conmoción…de seguro, todos deben estarse preguntando donde estamos…evita que alguien mas se entere, borra sus memorias si es necesario, pero nadie absolutamente nadie debe saber lo que paso hoy- ordeno el mayor y takuma asintió. Si quería que su plan funcionara nadie que no estuviera en sus planes estratégicos debía saber la verdad, eso solo complicaría las cosas.

- que harás con los cazadores? – el rubio sabia que ellos eran un asunto a parte.

- no te preocupes…por ahora no sabrán que paso realmente, eso incluye a Cross y Yagari, ellos mas que nadie no deben enterarse, pero se de alguien que si puede- comento el pelinegro pensativo, ya le había dado a aidou todas las indicaciones. Takuma asintió y entonces Kaname pensó en los licántropos pero no dijo nada, no sabia si takuma los había visto, de todos modos, aidou les haría llegar el mensaje; todo debía ir como lo planeado sino su familia pagaría las consecuencias.

- espero que Yuuki se ponga bien- deseo el rubio despidiéndose y subiendo nuevamente al coche, el auto salió por la salida de la academia, perdiéndose en la carretera.

Kaname suspiro de alivio, a pesar de todo, volvía a estar solo…solo con Yuuki, luego habría tiempo para arreglar lo que hizo su tío…

Porque no quieres que nadie se entere?- escucho preguntar débilmente a su hermana y el sonrió.

Olvida eso, olvídate de todo solo…preocúpate por ti- aconsejo el pelinegro entrando al dormitorio que estaba en penumbras, no le importo, después de todo él era un vampiro. Kaname camino confiadamente atravesando el recibidor para luego subir las escaleras.

Como te sientes?- pregunto a Yuuki cuando llegaron a la tercera planta, la joven se encogió de hombros.

No lo ce…me siento extraña-

Es normal…no solo perdiste sangre- kaname abrió la puerta de su habitación con sus poderes mentales y la cerro a sus espaldas- sino que también, te agotaste en ese despliegue de poder que usaste para sacarte a esos vampiros de encima…fue exagerado- comento poniendo a Yuuki lentamente sobre la cama, ni siquiera se molesto en encender las luces, la oscuridad les daba una cómoda privacidad.

En serio?- Yuuki rio un poco- no lo pensé en ese momento…solo quería que se alejaran…supongo que necesito practicar mas- Yuuki extendió la mano y kaname la tomo recostándose junto a ella, la joven estaba tan débil que ni siquiera podía moverse lo suficiente para quedar sobre su pecho pero no fue necesario, su hermano se puso de lado para acariciarle los cabellos.

La joven se dedico a aspirar el aroma de kaname como si fuera una droga y fue entonces que se permitió soltar las lágrimas que estaba reteniendo.

Yuuki…-

Lo siento…es que…-

Lo ce…- el pelinegro se inclino para besar los cálidos labios de la chica y Yuuki sintió sus labios fríos contra los suyos, pero le gusto, la joven intento profundizar el beso levantando un poco la cabeza pero, kaname se alejo con lentitud.

El chico podía sentir todo el miedo y la frustración que había sentido y que aun sentía; sabia que era por haber pensado que ya no lo vería de nuevo y que aun sentía por culpa suya, porque el sentía aquello por causa de rido y esas emociones se infiltraban en Yuuki haciéndola sentir lo mismo en una menor escala, casi como la sombra de una emoción.

No te esfuerces – aconsejo con una sonrisa y Yuuki gruño por lo bajo. Kaname rio burlonamente mientras abría todo los botones de su camisa dejando su pecho al descubierto, el purasangre deslizo perezosamente la tela por sus brazos para arrojarla sin preocupaciones en algún rincón de la habitación. Yuuki sintió un dolor punzante en el pecho y se dio cuenta que su caja torácica era el problema; la joven había dejado de respirar mientras su corazón latía desbocado, lastimando sus paredes internas cuando kaname dejo al descubierto su firme pecho y abdomen plano, preguntándose si haría lo mismo con sus pantalones. El pelinegro no perdía vista de todos los gestos que hacia su hermana sintiendo cierta satisfacción interna, pero siendo la situación tan seria como era mantuvo en su rostro una expresión neutral.

-necesitas beber sangre para recuperarte Yuuki, has perdido una cantidad importante sumando el desgaste de energía que utilizaste- explico el purasangre acomodándola entre unas almohadas para darle más altura en la cabecera de la cama. – luego…cuando te sientas mejor tendrás que darte un baño; tienes suerte de que tenga un sello de sangre en mi habitación y el olor no salga de aquí pero… si en dado caso aun no te sientes bien, yo mismo te bañare- soltó con algo de picardía y una leve sonrisa, la castaña se sonrojo inevitablemente mientras kaname se ponía a horcadas sobre ella, apoyando todo su peso en sus rodillas sobre la superficie de la cama para que su hermana no sintiera peso alguno; el joven se inclino con ambas manos a los lados de la cabeza de la chica mientras, ladeaba la suya dejando expuesto su largo cuello. Los ojos carmín de la castaña brillaron en un velo rojizo mientras sentía como sus colmillos se alargaban dentro de su boca.

Elije el castigo que quieras Yuuki…- murmuro contra su rostro con voz tortuosamente ronca indicando que por ese motivo se había quitado su camisa – pero aliméntate primero- kaname cerro los ojos y acerco su cuello a la boca de la castaña quien estaba levemente inclinada gracias a las almohadas.

Yuuki apoyo suavemente las manos en los hombros desnudos del mayor. Kaname sintió una corriente recorrerlo ante el contacto, la castaña solo le basto inclinarse un poco para llegar al cuello caliente de su hermano mayor, la respiración de Yuuki le hacia cosquillas y enviaba oleadas de placer por todo su cuerpo; esa zona estaba tan sensible… kaname procuro encerrar todo sus pensamiento, emociones y recuerdos en un rincón donde Yuuki no pudiera accesar o siquiera notar.

Esta bien…en cuanto a tu castigo…ya tengo algo en mente- susurro Yuuki con malicia y el pelinegro no pudo evitar sonreír con antelación.

La castaña empezó con un beso suave, casi como una caricia sobre el tentador cuello del purasangre, podía sentir la sangre de su yugular correr rápidamente por la vena que palpitaba impaciente por ser profanada. La joven relamió la zona una y otra ves hasta enterrar sus colmillos en la tersa piel con un solo embate, escucho como su hermano dejaba escapar un suspiro de satisfacción y se concentro en su labor.

Zero permanecía cruzado de brazos sobre el tejado de una tienda de antigüedades, el peli plateado podía mirar todo desde allí; los policías corriendo de un lado a otro, las ambulancias llevándose a personas heridas y otras mas graves, como también…los cuerpos de los que habían muerto a causa del ataque.

Que tienes?- pregunto Kain detrás de el, Zero no lo veía pero por su tono de voz sabia que estaba enojado.

Nada…solo pensaba en lo que me dijo el chupasangre- comento Zero recordando el pedido de aidou

Ah…claro…y que piensas hacer?- Kain avanzo hasta estar a su lado, viendo que la zona estaba quedando desierta poco a poco

Escuchare lo que tenga que decir kuran…si no me convence informare al clan de esto- respondió Zero, el tampoco estaba de buen humor.

Como embajador es tu decisión pero…recuerda que esto no es normal…hemos tenido situaciones así antes Zero pero tu bien sabes que esto es…un ataque a gran escala…como si…-Kain no quería hacer conclusiones precipitadas; en los anteriores ataques el delito era algo encubierto pero en esta ocasión parecía no importar que todo saliese a la luz del conocimiento publico.

Como si hubiera sido planeado- termino el peli plateado por el.- algo me dice que este incidente esta ligado a los anteriores, si mi instinto no me miente el causante de esto y todo lo demás es el mismo…el mismo purasangre-

Puede que tengas razón…y todos estén relacionados…pero la pregunta es ¿Quién? –

Eso es lo que pretendo averiguar- murmuro Zero mas para el que para Kain, quien también se ensimismo en sus propios pensamientos, solo que los suyos eran de otra índole…

Zero diviso al rubio aidou en medio de la plaza, el chico ahora estaba acompañado de otro muchacho igual de rubio; Zero sabía que era otro vampiro. Luego de asesinar cuanto vampiro pudiese, Zero se dio cuenta que Yuuki ya no estaba, tampoco la sentía, no al menos en el epicentro de la catástrofe, la sentía lejana…

Al cabo de unos minutos de carnicería el licántropo escucho las sirenas en medio de todo el griterío y recordó a su compañero; podía oler a Kain, pero no lo veía; Zero gruñó sabiendo que les quedaba poco tiempo y no se equivoco ya que lo siguiente que paso fue lo típico de siempre: Al saber que las autoridades humanas se acercaban los alumnos de la clase nocturna se retiraron y con ello los cazadores, no sin antes comprobar que no hubieran vampiros niveles E; no sabia como pero entre todos habían acabado con ellos, aunque en un principio los niveles E parecían no tener fin, de todos modos Zero no se detuvo a pensar en eso, solo se dedico a acabar con ellos y sin darse cuenta su numero redujo rápidamente hasta que ya no hubo mas amenaza.

Las personas gracias a su ayuda habían logrado escapar pero, varios cuerpos estaban tirados por toda la plaza….cuerpos de personas…muertos…el licántropo sintió cierto alivio al comprobar que ninguno era un estudiante de la academia, solo personas del pueblo.

Zero llamo a Kain con un aullido, mientras que con un salto escalaba los tejados y llegaba hasta el techo de un local, ahí se permitió regresar por fin a su forma humana; segundos después el lobezno cuerpo de Kain llego a el e hizo la misma transformación.

Todos habían huido de la escena del crimen dejando el festival echo un desastre, con mesas y sillas tiradas, suciedad de comida esparcida por el asfalto, y lo demás como la decoración festiva rasgada, desecha, en el piso o totalmente irreconocible a como estaba en un principio, había manchas de sangre en varios lados y casetas destruidas gracias a ellos y su falta de delicadeza.

Zero había pensado que todo saldría en las noticias, que ni siquiera tendría que notificar a los suyos porque se enterarían solos, que los hombres lobos saldrían de nuevo a la casa general sin importar a quien tuvieran que liquidar para deshacer la plaga, que habría un gran revuelo en el mundo vampírico tanto como en el humano. Era mas que obvio, después de esta noche nada seria igual, posiblemente se romperían acuerdos o…habría una guerra, al margen del mundo humano claro…seguramente los mismos vampiros se harían preguntas como; ¿Cómo es que los kuran no sabían de esto? ¿No tenían ellos el control?... en fin muchas cosas habrían pasado si aquel rubio no hubiera intercedido…

El joven aidou había interceptado a kaito y su escuadrón justo antes de abandonar el pueblo, haciéndoles llegar los deseos de kaname, kaito le miro con desconfianza y acepto guardar silencio hasta que kaname se reuniera con el en la academia, hanabusa se acerco y este lo miro con el ceño fruncido.

Necesito decirte algo importante- indico dándole a entender que solo el podía escuchar, el oji marrón se alejo varios pasos apartándose de sus compañeros y la propia Yori quien no dejaba de mirarlos con suspicacia.

Este asunto es de suma importancia…kaname-sama no desea que ningún subordinado- explico refiriéndose a los acompañantes de kaito- recuerde este incidente…seria muy riesgoso- hanabusa miro un momento a kaito y el cazador entendió a que se refería.

Me estas diciendo que te deje borrarles la memoria?- inquirió tajante

Si…como ya dije, es de suma importancia…realmente nadie debe recordar que paso hoy.- volvió a decir el rubio

Y porque yo si puedo?- pregunto kaito haciendo que hanabusa sonriera.

Es la voluntad de kaname que tu si sigas estando al tanto…luego en la reunión el explicara sus razones hasta entonces…debes guardarlo en secreto…el destino del mundo depende de esto- añadió el rubio con tono grave, kaname no le había informado nada importante pero el sentía que así era, y una fuerte inquietud no lo había abandonado desde entonces. El joven cazador lo sopeso por unos minutos y luego asintió a regañadientes.

Esta bien…puedes hacerlo…pero ten cuidado con Yori- advirtió el oji marrón y hanabusa asintió.

Aidou no tenia que preocuparse de la clase nocturna, kaname se encargaría de ellos cuando llegaran al dormitorio, en cuanto a las personas…bueno si la policía daba otra versión de lo ocurrido, no les quedaría otra que aceptarla, el ya había pensado en la escusa perfecta; cuando las autoridades llegaron aidou se encargo de hablar con ellos y usar sus influencias; el chico borro hábilmente sus memorias para no dejar ningún recuerdo que pudiera ser peligroso como las llamadas y quejas que recibieron en el departamento de policía acerca de un incidente con la amenaza de "vampiros" . El rubio explico con elocuencia acerca de una banda de góticos antisociales con colmillos falsos que llegaron causando estragos, algunos eran muy violentos y lastimaron a personas, causando muertes y heridos. Los oficiales sin ningún antecedente en sus mentes no dudaron en creer aquella versión, ya que no era la primera vez que algo así se veía, pero era la primera vez que pasaba en aquel pueblo.

Luego de encargarse de ese asunto aidou pudo respirar en paz pero el sabia que faltaba algo, mas bien, alguien…el joven rubio diviso las siluetas de los dos licántropos que aun seguían en el tejado del local de antigüedades, con agiles movimientos llego hasta ellos encontrándolos a ambos totalmente desnudos, cosa nada ilógica sabiendo quienes eran. Hanabusa intento explicarles lo mismo que a los cazadores solo que con un trato distinto.

Así que kuran quiere que callemos- empezó Zero cuando estuvieron frente a frente, al inicio al escuchar los peligrosos gruñidos de amenaza hanabusa había temido ser atacado pero, al parecer, al mencionar el apellido kuran los ánimos fueron sosegados. El tenso aidou les explico lo mismo que a kaito y Zero acepto…. mas por la curiosidad de saber que les diría kaname y que tanto sabría el purasangre que por ser diplomático; a el peli plateado le importaba un cuerno lo que deseara el hermano de Yuuki o sus intereses pero al parecer kuran sabia mucho de todo aquello y Zero necesitaba saber- Yuuki esta bien?- pregunto Zero de repente recordando a la chica y vio como el rubio se tensaba aun mas.

No lo ce- mintió hanabusa, a Zero no le pareció convincente pero aun así no dijo nada, intento ignorar el sentimiento de preocupación que empezaba a avasallarlo desde su interior.

Luego de aquella conversación aidou regreso a la plaza para seguir dando declaraciones falsas y entonces el otro rubio llego junto a el; Zero aun los observaba junto a kaito.

El joven pelirrojo se sentía algo inquieto preguntándose si la aristócrata de sounen habría llegado con bien a la academia.

Kaito suspiro dándose cuenta que estaba encaminándose por el mismo peligroso camino que su compañero Zero; debía admitir que la chupasangre de alta alcurnia le causaba cierto…encanto. Ruka era bellísima y tan adorable cuando se empecinaba en cosas imposibles…

Lo irónico del asunto es que ella aun no sabia quien era Kain, lo único que sabía era su nombre, aunque Kain pudo notar el brillo suspicaz en los ojos de sounen que no dejaron de enfocarlo todo el rato que estuvo cuidándola junto a su amiga rubia…

Ruka debía sospechar que lo había visto en algún lugar pero, no adivinaría quien era y Kain nunca se lo diría; porque el pelirrojo planeaba no volver a acercarse a ella; primero muerto antes que acabar como Zero, enamorado de una chupasangre.

Porque pesar de su carácter Kain era más sensato y tenía sentido común.

Luego de que el pelirrojo velara por la seguridad de las nobles atendió al llamado de Zero cuando ya no hubo amenaza; pudo observar como ambas nobles salían detrás del escenario y se juntaban con otros alumnos vampiros apresurados por salir del pueblo.

Bien ya no tenemos nada que hacer aquí…vámonos- dijo el pelirrojo cuando no sintió ninguna clase de alerta vampírica en los alrededores. Zero asintió y ambos volviendo a su forma lobezna se alejaron de allí rápidamente.

Las manos de kaname acariciaron la cintura de Yuuki con delicadeza mientras ella terminaba de alimentarse; la joven lamio la zona de mordisco cerrando la herida y relamiendo sus propios labios dejo escapar un suspiro de satisfacción.

Como te sientes?- pregunto su hermano alejándose un poco para mirarla, pero Yuuki no perdió tiempo; la joven acuno el rostro de kaname con ambas manos y lo miro con una ternura impropia de ella. La joven se armo de valor para decirle aquellas dos palabras que luchaban por salir desde hace mucho.

Te amo kaname- confeso Yuuki con sus mejillas ruborizadas, sus ojos miraban fijos los de su hermano y no se permitió echarse para atrás a causa de la timidez. La joven sintió como si se quitara un enorme peso de encima, sus músculos se relajaron a pesar de que su corazón latía rápidamente. Era aquello sin duda lo que faltaba entre los dos, para que todo se sintiese real para sentirlo más que un simple desliz de adolescentes; que todo aquello no era un ruin juego, ni algo que se infiltraba en sus corazones haciéndose pasar por un cruel y envolvente sueño.

Kaname enmudeció de repente, su mente había quedado en blanco mientras lo único que podía sentir era el latido y la respiración acelerada de ambos… ¿realmente le había dicho aquello? ¿ella? todo había sido tan rápido y tan de repente, tan fuerte como siempre pasaba entre ellos dos, que parecía que en cualquier momento aquella utopía se le escaparía entre los dedos, como algo efímero; Yuuki le había probado lo contrario al dedicarle esa canción en el karaoke pero no pensó que ella se lo diría alguna vez…tal ves no le preocupara pasar la eternidad con ella sin escuchar esas palabras, ya que el amor eran mas que palabras, era hechos, era demostración y eso era algo en lo que ella había cumplido, aun así, sabia que necesitaba escucharlas, necesitaba que Yuuki le dijera de ves en cuando que lo amaba, que lo necesitaba y ahora ella lo había dicho…

-yo…-empezó kaname aunque la voz se le quebró, de repente dándose cuenta de todos sus temores albergados pero disipados por aquella confortante realidad- yo también te amo Yuuki- dijo sentidamente haciendo que sus ojos corroboraran tales palabras al igual que sus emociones, emociones que estaban a flor de piel; por fin, por fin podían decir claramente que estaban juntos y lo seguirían estando por siempre; ambos habían consumado en cierto modo su unión; ambos se pertenecían de verdad, con todos los derechos y desventajas que aquello incluía.

Yuuki sonrió levemente sabiendo que ya no deseaba que hubiera secretos entre ellos.

-kaname…debo confesarte algo- empezó la castaña

- que si deseas casarte conmigo?- tanto el mayor con una sonrisa contagiando a Yuuki

- si eso también- la joven rio un poco pero luego su rostro se torno serio haciendo que su hermano se preocupara- kaname…de ahora en adelante, quiero que entre nosotros no haya secretos- el tono de Yuuki era sobrio, kaname no recordaba haberla visto tan seria antes pero, aun así, asintió inseguro- soy tuya…- su nariz hizo un leve respingo ante el comentario rosa pero era verdad- y tu…eres inevitablemente mío – sentencio y ambos sonrieron por unos segundos- así que…- Yuuki respiro hondo, había guardado en secreto ese detalle por mucho tiempo, pero el debía saberlo; Yuuki solo esperaba que con ello el se atreviera a revelarle lo que había detrás de ese eterno velo de misterio que siempre había mantenido su hermano. Kaname la miraba atentamente sospechando a donde iba a terminar todo aquello y no pudo evitar sentir miedo…miedo a revelar su identidad. – kaname…por meses estuve alejada de ti, mama y papa-pensó en lo dicho y dejo escapar una risita- bueno mas de lo normal, en cuestión a ellos- aclaro- pero tiene una razón y yo se que tu siempre as sabido que no se debe a Zero- el volvió a asentir y una gran curiosidad lo invadió –yo deseaba…huir- soltó por fin la chica- quería escapar, por eso le pedí a Zero que me entrenara y luego pensé en pedírtelo a ti- continuo algo temerosa- para poder salir al mundo con seguridad de que podría enfrentarlo…pensaba huir al llegar aquí- estaba demás preguntar por el motivo de aquel deseo, fácilmente kaname imaginaba que era debido a sus padres, Yuuki era un espíritu libre y el siempre supo que no aguantaría mucho bajo ese régimen. – Luego…luego me di cuenta que…realmente no deseaba irme- kaname la miro confundido – es decir…si quiero pero, no quiero alejarme de ti, así que preferí quedarme.- un leve rubor cubrió sus mejillas- deseo mas estar a tu lado que irme de casa…- kaname seguía mirándola sin decir nada.

- no te preocupes Yuuki, recorreremos el mundo, algún día…juntos- dijo para consolarla un poco, omitió el hecho de que planeaba hacerlo luego de que el asunto de rido fuera algo inexistente. Kaname sopeso la confesión de su hermana sin poder creer aun lo cerca que estuvo de perderla, se alegra de sobremanera que la chica hubiera desistido. Yuuki lo miro como esperando que el hiciera lo mismo que ella y el se tenso…decidió hacer trampa.

- yo también tengo algo que decirte…algo que nunca te eh dicho pero que tenias que haber sabido- empezó el mayor y Yuuki presto mucha atención, acercándose mas a el; kaname le dedico una leve sonrisa, se sentía sucio al hacerle aquello a su hermana, pero aun no era el momento además…lo que iba a decirle era cierto. – los principales enemigos de los licántropos…siempre han sido los kuran, desde hace muchas generaciones asi que…- Yuuki enarco una ceja- cuando los superiores de Zero sepan lo que ustedes…mantienen…creo que Zero tendrá graves problemas y tu también.- explico el mayor.

- bueno lo de que eran eternos enemigos de los kuran no estaba enterada pero si de que los licántropos son enemigos de los vampiros…que tiene eso de grave? Tú ya sabes que eso no me importa- comento la joven pensando en que kaname tenía razón y Zero podría correr algún peligro si los demás licántropos se enteraban. Kaname sonrió aun más ante la forma despreocupada que tenia su hermana de manejar las cosas a veces.

- claro – dijo con cierta ironía, tal ves…solo tal ves Yuuki entendería en el futuro la gravedad del asunto.

-Eso es todo lo que querías decirme?- volvió a intentar la castaña empezando a acariciarle el pelo

- no…- Yuuki lo miro atenta- también que…mande a encargar el conjunto de encaje de la lencería…te quedara estupendo- confeso el muchacho con brillo en sus ojos y Yuuki le jalo los mechones asidos a sus dedos, kaname soltó un quejido algo ronco seguido de una pequeña risa; Yuuki no pudo evitar sonrojarse al recordar aquel episodio.

- ya!- chillo Yuuki impaciente- dime lo que tienes que decirme y deja de evadir el tema- si kaname no accedía ella empezaría a hacer preguntas. Kaname se le quedo mirando un momento para luego abalanzarse sobre ella y tumbarla en la cama, el joven aprisionaba ambas muñecas en ambos lados cerca de su cabeza, su rostro era inescrutable; la respiración de Yuuki se volvió inestable sin saber que debía esperar, pero ansiosa de que su hermano actuara.

-realmente deseas saberlo no?-

-si….quiero que ambos seamos trasparentes con el otro-

- yo también- acepto pero aun no era el momento así que, sin mas la beso, haciéndola olvidar de todo por aquellos minutos…

N.A: hasta aquí llegue, tiene segunda parte, ya saben si la primera estuvo tiesa la segunda promete acción xD

Les doy gracias por seguir leyéndome, créanme q no me gusta la idea de tardar tanto

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

cap 14

Mensaje por Rouse Malfoy el Jue Ago 04, 2011 5:02 pm

q mala onda dejen algun review xD
Spoiler:
Capitulo 14

Amor en tiempos de guerra II

-kaname…- jadeo la castaña volviendo en si y alejando el cuerpo caliente de su hermano con una mano- acaso no confías en mi? – pregunto súbitamente, ella sabia lo que estaba haciendo descaradamente el chico; ¿porque le costaba tanto sincerarse con ella?. Kaname bajo la mirada avergonzado.

- confías tu en mi?- respondió con otra pregunta y Yuuki asintió casi con efusividad- entonces…si confías en mi, esperaras hasta que sea el momento- la castaña bufo molesta mientras lo quitaba totalmente de encima y se sentaba en la cama reprimiendo las ganas de patearlo todo. –Yuuki…-empezó enderezándose también a sus espaldas; las manos de kaname la rodearon en un abrazo posesivo mientras escondía el rostro en el cuello de la joven. Yuuki no dijo nada mas sin embargo, tampoco su opuso a su tacto, kaname proporcionaba caricias con su nariz y sus labios a lo largo del cuello y clavícula de la castaña, llegando al nacimiento de sus hombros y depositando castos besos- se que no entiendes porque tanto misterio pero créeme…es por tu bien-

- ya no soy una niña- corto esta cerrando los ojos, reprimiendo los suspiros que amenazaban con salir, estaba enojada, muy enojada.

Kaname rio con naturalidad y su aliento le hizo cosquillas- ya lo ce…lo eh comprobado- soltó con picardía mientras sentía como su hermana temblaba levemente – es solo que…esto no solo… Yuuki te contare todo, te lo prometo pero aun no puedo hacerlo- intento razonar el mayor, sabia que al mínimo indicio Yuuki empezaría a investigar y eso es lo que no deseaba que pasara. – me amas y confías en mi, se que pedirte que me sigas a ciegas es algo difícil pero… ¿no es lo que hacen esas parejas en esas películas cursis?- pregunto burlón y ella respingo la nariz suspirando Y volteando a verlo.

-esta bien kaname- acepto a regañadientes- esperare a que me cuentes todo, absolutamente todo…confiare a ciegas- su hermano le dedico una sonrisa de agradecimiento- pero eso si…procura hacerlo antes de que me tope con la verdad- amenazo seriamente la chica y kaname dejo de sonreír. –…y bueno ahora…creo que debo darte tu castigo- el tono de Yuuki era relajado como si nunca hubiesen tenido aquella conversación, la joven le sonrió con malicia y kaname trago duro.

- cual será?- pregunto el peli negro sin ocultar el temor en su voz, Yuuki sonrió aun mas.

En muy simple…-la joven observo el rostro algo tenso de su hermano y rio nuevamente - te gustara no te preocupes- animo, pero kaname no relajo el rostro así que prosiguió- quiero que tu y Zero se lleven mejor- el mayor frunció el ceño contrariado.

Y como rayos eso puede gustarme?- pregunto intentando que su voz no se elevara.

Pues como a mi me gusta te tiene que gustar a ti- explico sacándole la lengua y el chico gruño- que? Es tu castigo lo harás o no?- la joven se cruzo de brazos sabiendo la respuesta.

Si…- respondió de mala gana

Bien, porque el es mi mejor amigo y tu…eres el amor de mi vida- explico sonrojándose por el comentario rosa y kaname se permitió relajar el rostro para ella.- por eso quiero que se lleven bien, se que son enemigos naturales y todo el rollo pero, no puedo estar dividiéndome por sus rencillas.- siguió seriamente

Que rencillas? Solo lo eh visto dos veces- gruño el chico.

Exacto! Por eso no lo conoces bien, te conformas con odiarlo-

¿Y? eso siempre me funciona- acoto cínicamente kaname y Yuuki entrecerró los ojos. – mira, yo no te digo nada por tu trato con Ruka- se defendió y la joven bufo.

Ruka quiere alejarte de mi lado! Ella esta enamorada de ti- refuto molesta y kaname sonrió de manera ruin.

Oh en serio? Y supongo que Zero solo te quiere como una hermana no?- soltó el mayor con ironía y Yuuki achico los ojos.

¿De que hablas?-

No te hagas la desentendida- kaname intento calmarse respirando hondo mientras, miraba algún punto en la habitación que no fueran los ojos de su hermana.- el esta enamorado de ti, siempre lo ah estado…- dijo tranquilizándose.

No…- empezó pero kaname la interrumpió

Deja de engañarte al menos a ti misma Yuuki, a Zero siempre le as gustado o acaso crees que es normal que un licántropo sea tan amistoso con un purasangre! Mas si ese purasangre es un kuran? Por favor!; Si Zero aun no te ah desmenuzado es porque te ama me escuchas? TE AMA!- el chico se levanto de la cama mirando con severidad a la castaña quien había bajado la mirada ensimismándose en sus pensamientos.

Las palabras de kaname se repetían una y otra vez en su mente, pero no la sorprendieron como debieron hacerlo y eso la hizo pensar que…una parte de ella siempre lo supo… siempre supo que Zero la amaba; una cosa era saberlo y otra era querer ser consiente; su hermano tenia razón en aquello pero, aun así…

Al menos Zero no intenta separarnos y respeta lo nuestro- defendió en un hilo de voz Yuuki y kaname volvió a la cama sentándose a su lado; el chico tomo suavemente su mano intentando trasmitir una disculpa, se empezaba a sentir culpable al escucharla tan decaída….kaname suspiro.

Tienes razón- acepto apretando la pequeña mano de ella en la suya y dejando caer su cabeza hasta juntarse con la de Yuuki.- lo siento…acepto tu castigo- dijo con suavidad el mayor – solo espero que no salgamos peor- pensó.

Yuuki lo miro por un momento sonriendo levemente- gracias- dijo y lo abrazo tumbándolo en la cama; kaname recibió gustoso el menudo cuerpo de su hermana sobre el suyo acunándola por quien sabe cuanto tiempo.

Kaname pensó que Yuuki empezaba a dormitar cuando La castaña se puso a horcadas sobre él, sin dejar de abrasarlo; Yuuki se enderezo desasiendo el abrazo, aun sentada sobre él.

¿Que sucede?- pregunto kaname mirándola desde abajo y una mano de Yuuki se deslizo lentamente bajando por todo su pecho hasta llegar al inicio de su pantalón; kaname no pudo evitar estremecerse y Yuuki sonrío de lado, mientras tanto los ojos de kaname empezaron a brillar con una emoción peligrosa y sensual. El chico podía sentir un remolino de emociones a través de su vínculo, todas fuertes e igual de peligrosas…en el buen sentido claro estaba.

Sabes…eres realmente cruel- el tono de Yuuki tenia cierto resentimiento pero no dejaba de ser pasmosamente tranquilo – as estado torturándome, como un niño que ve su juguete mas deseado del otro lado del aparador, sin poderlo tocar siquiera por culpa de una vitrina…- la mano de Yuuki volvió a subir ubicándose en el pecho de kaname que empezó a subir y bajar mas rápido de lo normal, sus dedos encontraron uno de sus pezones y la chica no dudo en apretarlo con dos dedos, kaname jadeo sin poder evitarlo y Yuuki sonrío aun mas. – primero cuando saliste del baño- recordó con una expresión pensativa – y ahora esto…me parece realmente injusto- reflexiono; ella sabia que aquello no era el momento…aun no… pero no iba a desaprovechar esa oportunidad y pensaba degustar a su hermano ahora que podía. Kaname cerró los ojos cuando sintió ambas manos apretando sus pezones, sintió como se endurecían rápidamente y la entrepierna empezaba a incomodarle. Yuuki se inclino sobre el, capturando uno con su boca en un beso, para luego con su lengua recorrer gustosa toda aquella superficie cremosa y suave con ayuda de sus labios; la castaña hizo un camino húmedo por todo su pecho sin limitaciones. Kaname mordió un dedo reprimiéndose totalmente, cuando ambas miradas se encontraron en un movimiento brusco…ya no estaban solos….

Las puertas del dormitorio luna se abrieron dando paso a la azorada multitud de vampiros jóvenes que no dudaron en ocupar todos los muebles de la sala de estar; Ruka souen y Rima touya se abrieron camino entre todos, subiendo las escaleras directo a la habitación de la castaña.

-aun no me lo puedo creer- dijo alguien con voz femenina

Sabia de los niveles E pero, esto ha sido una catástrofe- exclamo otro.

Mis padres se preocuparan mucho cuando se enteren, ¿estamos seguro aquí?- todo el mundo hizo silencio sopesando aquella atrevida pregunta, mientras el sonido de unos pasos acercándose hizo eco en el aire. La elegante e imponente figura de kaname se presento ante ellos y nadie se atrevió a decir nada más.

Por supuesto que están seguros aquí señorita himeki- respondió con firmeza y seguridad el purasangre mientras la aludida tragaba saliva a duras penas. Kaname dejo pasear su vista por todos los rostros de la habitación mientras notaba dos ausencias; sus sentidos barrieron el dormitorio y se dio cuenta de dos presencias más en las habitaciones. Kaname se aclaro la garganta sabiendo lo que iba a decir. – el incidente ocurrido hoy en el festival ah sido lamentable; como sabrán se tomaron medidas y los cazadores colaboraron con la seguridad pero, nadie imagino que un nivel E estaría rondando por allí- algunos enarcaron una ceja ante la confesión de su líder ¿un nivel E? no sabían porque kaname decía tal cosa cuando todos habían luchado no solos por sus vidas sino, también la de los humanos ante las docenes de niveles E en el festival- por suerte los cazadores lo notaron a tiempo y evitaron cualquier tipo de desgracia- mientras kaname hablaba muchos perdieron el hilo de sus palabras desconcertados y extrañamente adormilados, habían sido entumecidos mentalmente como si estuvieran a punto de caer rendidos ante el sueño o mas bien un trance…la voz de kaname era la mas pura seda negra, aterciopelada, que solo los adormecía mas, sumiéndolos en el abandono de sus pensamientos, mientras sus palabras sin infiltraban en lo recóndito de sus mentes. Kaname hablaba fluidamente dando una trastocada versión de los hechos; el peli negro sabia que nadie recordaría lo sucedido, no cuando se tomaba las molestias en borrar sus recuerdos y crear otros; nadie recodaría que había pasado, excepto sus vivencias en el festival, el karaoke y que un nivel E oso asesinar a una mujer, para luego ser rápidamente aniquilado por kaito en el anonimato humano, pero no para la percepción de los vampiros.

La estancia quedo sumida en el más absoluto silencio para luego llenarse de murmullos y suspiros sorprendidos, algunos sentían como si hubieran sido privados de la realidad por unos segundos, pero nadie tomo importancia a aquello. - pero bueno…los felicito por el impecable comportamiento que tuvieron…no tengo queja alguna, me enorgullecen- muchos sonrieron ante el comentario y otros se hincharon en presunción; kaname sonrío internamente al ver que su plan había funcionado; usando sus poderosas influencias hanabusa se encargaría de que nada de lo sucedido saliera en las noticias o en los diarios y que las autoridades quitaran importancia a tal asunto, dejándolo como un simple crimen de vandalismo a manos de sicóticos. Ahora solo le quedaba reunirse con kaito y los licántropos para poner en marcha su idea. – espero que para el próximo festival no haya ningún problema, aquel nivel E debió ser un fugitivo de los sangre pura que hacían de las suyas en el pasado- el mundo vampírico no tenia mucha idea, al menos lo que respectaba a sus jóvenes, el era consiente de que los licántropos se encargaban del trabajo sucio borrando toda evidencia y dejando a los cazadores lo demás sin comunicar a nadie sus acciones- me alegra decir que poco a poco el mundo se vuelve un lugar seguro para todos- finalizo kaname paseando nuevamente la mirada por todos los rostros, muchos le sonreían y otros lo miraban con respeto; el purasangre se despidió de ellos con cortesía y volvió a subir grácilmente las escaleras… esta vez con dirección a los dormitorios…

Ruka y Rima tenían sus oídos pegados a la puerta de la habitación de la castaña; las jóvenes escucharon nuevamente los pasos compensados de kaname subir los escalones hasta su planta y el murmullo de los demás vampiros hacerse hueco en el silencio nuevamente; comentando lo bien que lo habían pasado entre otras trivialidades, incluida la parte del karaoke.

Rima se alejo de allí con rapidez y una expresión atemorizada; Ruka entendió el motivo; kaname se dirigía hacia allí, justo ahora y ella no pudo evitar sentir un miedo similar. Ambas aristócratas gracias a sus afinados oídos y la voz elevada y firme del purasangre sumando el silencio sepulcral en todo el dormitorio, habían podido escuchar todo el discurso de kaname y como todos parecían compartir súbitamente la misma verdad. Rápidamente Ruka unió el puzle y mirando a rima ambas pensaron lo mismo: "borro sus recuerdos".

Ruka también se alejo de la puerta y ambas caminaron hacia atrás chocando con el borde de la cama. La castaña no pudo evitar sentir curiosidad, miedo y consternación al no entender porque kaname no quería que nadie supiese lo que paso.

Ambas respingaron cuando unos nudillos tocaron suavemente contra la madera de la puerta, con un permiso ilícito.

Pase- dijo Ruka con un hilo de voz pero, que kaname escucho claramente; el joven entro a la habitación girando el pomo y abriendo suavemente la puerta.

Buenas noches – saludo sencillamente kaname sin sorprenderse al encontrarlas cerca de la cama y casi temblando, Ruka lo miraba con una expresión tensa mientras rima no escondía la suya llena de temor mal disimulado – sucede algo?- pregunto con fingida inocencia sintiéndose algo ruin; sentimiento a lo que ya estaba acostumbrado pero que le importaba muy poco. El sabía que ellas lo habían escuchado, que posiblemente habían concluido su crimen, que deseaban huir pero no podían…- yo solo…- empezó el purasangre pero Ruka lo interrumpió.

No es necesario kaname- corto la bella castaña con voz firme y un deje de suplica- no diremos nada, lo prometo- aseguro firmemente la joven y rima asintió frenéticamente; kaname quiso reír ya que Ruka no había tenido decoro en presentar sus cartas sobre la mesa e ir al grano ahorrándole sus palabras.

Kaname la miro fijamente y Ruka lo encaro con algo de rubor en las mejillas, ambas miradas se mantuvieron, como en una lucha a saber quien desistía primero, pero ninguna lo hizo…tal ves porque Ruka sentía como se sumergía perdidamente en aquellas orbes color carmín, profundas fosas que la seducían sin control.

Kaname sopeso las palabras de la castaña y recordó todo lo dulce y amable que había sido Ruka siempre con el; decidió que no la tocaría ni a ella ni a Rima, si ambas prometían callar entonces a el le tocaría confiar en ellas.

De acuerdo Ruka- acepto el chico, su voz suave pero firme saco del letargo al que se había sumido inconscientemente la joven; ambas sintieron un gran alivio. – solo les pido su silencio y mucha discreción- volvió a hablar y ellas asintieron solemnes. Sin decir más kaname abandono la habitación cerrando la puerta al salir.

Dios mío!- dejo escapar la rubia dejándose caer en la cama con un ruido sordo, los hombros de Ruka se hundieron; ante la rapidez que pasaron las cosas ni siquiera pudo hacer algo luego de que la castaña terminara de cantar en el festival, solo pudo quedarse con el desazón que sentía desde entonces; y como si fuera una luz en medio de la oscuridad la imagen de cierto lobo rojizo invadió su mente de nuevo…

Yuuki salió de la ducha envuelta en un albornoz negro que le quedaba algo grande; se secaba sus largos mechones castaños con una toalla mientras, avanzaba por la habitación de kaname. La chica había cambiado las sabanas de la cama por otras mas limpias al comprobar que ella las había manchado con su propia sangre. La castaña había tirado su vestido y zapatos en una esquina, sabiendo que ya eran inservibles así que no se preocupo sin embargo, llevaba puestas sus bragas de algodón y su sujetador.

Cuando kaname ingreso rápidamente a la habitación ella lo enfoco y sus miradas se encontraron. Kaname la miraba peligrosamente y Yuuki supo que tenía ideas depravadas en la mente. La menor termino de secarse el pelo y se sentó en la cama no sin antes tirar la toalla al cesto de la ropa sucia.

Y como te fue?- pregunto retóricamente sin dejar de mirarlo, kaname no se había sincerado con ella pero le había comentado mas o menos sus intensiones antes de salir, Yuuki evito preguntarle el porque ya que, sabia que no le diría la verdad.

Bien supongo…- respondió el mayor encogiéndose de hombros y estirando su brazo para pasarle la muda de ropa que había traído de su habitación.

Gracias- dijo Yuuki entrando al baño nuevamente. Kaname se sentó en su cama con un suspiro; pensando en que el y Yuuki les encantaba jugar con fuego; ya habían sido varias las veces en que ambos se habían provocado, no pudo evitar sonreír al concluir que llegaría el momento donde nadie podría interrumpirlos….

Kaien caminaba de un lado para otro dentro de su oficina bajo la reprobatoria mirada de Yagari.

¿Te puedes calmar? O deseas hacer un hoyo- demando sacando un cigarrillo y un encendedor de uno de sus bolsillos.

No, no puedo!- respondió el otro dejándose caer pesadamente en su silla detrás de su escritorio; el pelinegro enarco una ceja exhalando de su cigarrillo y expulsando el humo mientras se acomodaba en la silla de al frente.

Eres un paranoico sin remedio- acuso Yagari.

Es que no entiendes…siento que…algo malo sucede o sucederá al menos y no soy consiente de ello, algo muy malo Yagari, mis presentimientos nunca fallan- dijo seriamente Kaien acomodándose sus anteojos. Yagari lo observo con una mirada analítica, pocas veces veía esa expresión en su antiguo sensei…no entendía que le pasaba, pero al menos estaba seguro de que no era por el festival infestado de vampiros de la clase nocturna, su ex alumno kaito le había llamado hace poco dándole un informe detallado de lo sucedido y como todo había salido a las mil maravillas; como un vampiro nivel E había sido controlado antes de causar daños graves y que todo había terminado bien.

Y que propones entonces? Porque sino sabes que es no podemos hacer nada… ¿que quieres que hagamos? – pregunto ya hastiado el menor, que aunque se veía de igual edad a el director ambos sabían que Kaien se cargaba decenas de años en cima.

Yo…- Kaien lo pensó por un momento, tal ves era un disparate pero sentía que era el lugar donde debía comenzar- yo…debo ir a la mansión kuran- confeso y Yagari dejo de fumar abruptamente.

Ya no hay duda…estas totalmente loco- sentencio el cazador de cabellos azabaches mirándolo con severidad mientras apagaba el cigarrillo.

El apuesto purasangre bajo de la limosina negra cuando el chofer le abrió cordialmente la puerta trasera.

Rido camino con paso seguro hacia la entrada de su pequeño palacete en la cuidad; el castaño iba a ahí cuando la compañía de sus dos hermanos en ese ambiente familiar se le hacia insoportable además estaba en la misma cuidad que el sector del emporio kuran que le tocaba manejar. El joven hombre entro al recibidor y su sirviente lo recibió tomando su saco y otras cosas.

Amo, tiene una visita- informo el leal sirviente y rido supo de quien se trataba, el la había llamado camino allí. Rido no dijo mas mientras avanzaba hacia el salón de estar; por la mente del castaño no pudieron evitar pasar las ultimas escenas, aquello era algo irrelevante pero de gran diversión para el, además ella era una poderosa aliada y mantendría a todos ocupados.

El mayor de los tres hermanos había hablado con sus dos hermanos menores, en su oportuna visita a la mansión situada en la montaña, rido había expresado con teatral interés y preocupación acerca del futuro de su sobrino mayor. Haruka y Yuuri no pudieron sino darle la razón cuando rido trajo a colación el tema de la futura descendencia kuran.

Me es obligatorio expresar que estoy preocupado- empezó acomodándose en su asiento y revolviendo su te frente a sus dos hermanos. – Yuuki ah rechazado a kaname y es obvio que no pretende casarse…no aun, creo que será difícil comprometerla con aquella personalidad tan…peculiar que tiene – ambos esposos asintieron dándole la razón- es por eso…que todo recae sobre kaname- haruka sopesaba sus palabras en un ademan pensativo mientras Yuuri aun no bebía de su te. No podía negar que lo dicho por su hermano mayor fuere cierto pero… kaname y Yuuki… aunque sabían que ambos no tenían algo fijo, ella podía percibir afecto entre ellos, después de todo era su madre…

Es por eso que eh elegido a la persona perfecta para ser la progenitora de nuestros futuros descendientes – Yuuri enfoco a rido algo preocupada por sus palabras, sabia que su hermano había ido de visita por algún motivo, a ella le constaba que no iba mucho a verlos al menos que hubiera algo acerca de su trabajo de por medio. ella era consiente de que su hermano aun la amaba y que aun le dolía que ella hubiese escogido a haruka sobre el, por ende evitaba con frecuencia los encuentros familiares; Yuuki lo evitaba y kaname lo miraba la mayoría del tiempo con cierta e inexplicable indiferencia. - ella es heredera de una de las familias mas poderosas después de la nuestra, una purasangre en todo el sentido de la palabra, con una sangre casi tan pura como cualquier kuran.- siguió el mayor tomando un sorbo de su te. A haruka y a Yuuri no les quedo otra que aceptar que aquello eran buenas cartas de presentación y que en efecto aquella mujer era la adecuada para un heredero kuran, solo les faltaba saber quien era.

De quien trata rido?- pregunto Yuuri suavemente y el aludido sonrío.

Pensaba traerla pronto para que la conocieran pero ya que preguntas el nombre, puedo decírselos con mucho gusto- haruka y Yuuri lo miraron con fijeza prestando suma atención – ella es…Sara Shirabuki…-

Zero y Kain se desviaron para luego internarse en el bosque, cuando se dirigían de camino a casa del primero, ya que un aullido llamo su atención proveniente de las colinas. Al llegar ambos regresaron a su forma humana cuando divisaron la ya conocida silueta fornida del líder del clan de los licántropos…

Marcus- saludo Zero con voz neutral mientras, Kain guardaba silencio.


Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

hi hi adoro tu fic

Mensaje por kiryuu ren-chan el Jue Ago 04, 2011 7:15 pm

amo tu fic I love you espero que seas de las mias y dejes que zero y yuuki queden juntos xD y si no pues tambien me estoy quedando picada en la historia

kiryuu ren-chan
Alumno Ingresado
Alumno Ingresado

Mensajes: 5
Fecha de inscripción: 07/07/2011
Edad: 17
Localización: mexico
Empleo /Ocio: estudiar, ver anime y dibujar
Humor: casi siempre frio xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

O.O

Mensaje por eve kuran el Vie Ago 05, 2011 3:55 pm

Shocked tantos cap en una semana Sad la compu se rompio asi q ahora no tengo tiempo y lo peor fue q me lei la primera parte del cap 11 y se rompio en ese momento y me quede con la intriga

eve kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 41
Fecha de inscripción: 22/07/2011
Edad: 18
Localización: mar del plata
Empleo /Ocio: vagar todo el dia
Humor: xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: fanfic: Mi corazon insiste

Mensaje por Rouse Malfoy el Sáb Ago 06, 2011 5:12 pm

eve kuran escribió: Shocked tantos cap en una semana Sad la compu se rompio asi q ahora no tengo tiempo y lo peor fue q me lei la primera parte del cap 11 y se rompio en ese momento y me quede con la intriga

actualizo cada tres dias xD y la semana solo tiene 7 asi q supongo q si es mucho lol
no te preocupes tomate tu tiempo kien tiene prisa? xD

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: fanfic: Mi corazon insiste

Mensaje por Rouse Malfoy el Sáb Ago 06, 2011 5:13 pm

pd; antes del lunes subo el otro

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

cap 15

Mensaje por Rouse Malfoy el Dom Ago 07, 2011 3:18 pm

Spoiler:
Disclaimer: ni el sensual kaname ni la atolondrada Yuuki ni el sexy y papito de Zero (culpen a los fics yaoi ), ni el maravilloso y entramado mundo de vampire knight me pertenece sino a matsuri hino gran mangaka q sabe como hacernos babear xD. Sin fines de lucro –w-.

Capitulo 15

Conspiraciones y Rumores de Guerra

Los cuatro hombres en la espaciosa sala de los dormitorios luna se miraban fijamente sin atreverse a romper el silencio; kaito podía escuchar claramente las lejanas manecillas de un reloj dando con parsimonia la vuelta, al igual que los leves sonidos de los búhos en el exterior.

La clase nocturna estaba en las aulas dando clases y Yuuki…bueno, kaname realmente no sabia si había asistido a clases pero, al menos no podía sentirla cerca.

El joven purasangre sabiéndose vigilado por los hombres de rido, sabia que no podría salir de la escuela así que, tendría que ser dentro de la misma, donde rido no tenia ni ojos, ni oídos. Kaname no tuvo ni que mandar a buscar a nadie ya que kaito, Zero y Kain llegaron solos a él en busca de respuestas. A el pelinegro le preocupo que tal ves Kaien pudiera sospechar algo, pero horas antes le había llegado un mensaje de parte del director alegando que saldría y no volvería hasta muy entrada la noche. Kaien había salido a medio día y según decía la nota en compañía de Yagari Touga.

Zero empezaba a impacientarse, no deseaba ser el primero en hablar pero, tal parecía que tendría que hacerlo ya que aunque su amigo Kain estaba mas dispuesto, el peli plateado dudaba que lo hiciera….Kain se notaba realmente incomodo, como siempre algo apartado, además, podía ver en sus ojos carmín cuanto le dificultaba contenerse para no salir corriendo de allí; Zero no podía culparlo, el también quería salir de ese lugar que lógicamente apestaba a sanguijuela; era como intentar estar placidos en la guarida del enemigo, aun así, no podía ni el, ni Kain y mas cuando la incertidumbre aun rebullía inquieta dentro de ellos...

Zero recordaba el inusual encuentro con su líder la noche pasada, en aquella inesperada visita; Marcus había llegado con la excusa de que le habían advertido de un posible ataque de niveles E y decidió contactarse con ellos; el peli plateado le aseguro que aquello había sido una falsa alarma, que solo había echo acto de presencia uno, nada preocupante. Aunque su líder pareció tomar palabra de aquello, Zero sabia que estaría cerca…

Habla de una maldita vez chupasangre- estallo Kain con un tono algo elevado, sorprendiendo a kaito y al mismo Zero.

Claro…clásico de los licántropos – pensó el purasangre intentando reprimir la ira ante la falta de respecto a la que no estaba acostumbrado.

Kuran…-intervino Zero intento calmar un poco el ambiente- evitaste que todo mundo recordara el incidente y nos dejaste a nosotros…se que hay un motivo muy interesante detrás de esa idea así que….dinos porque estamos aquí- Zero intentaba ser diplomática, cosa rara.

– bien…iré directo al punto.-todas las miradas recayeron en el, pero el pelinegro no se amedrento.- como recordaran el día de ayer hubo un ataque masivo de niveles E, el numero de ellos fue… alarmante, supongo que ya están enterados de que no es la primera ves que hay estos ataques, claro a una escala menor…alguien ah estado convirtiendo humanos en el anonimato- Zero asintió dándole la razón- bueno seguro se preguntaran si están entrelazados y la respuesta es si…- Kain y Zero se miraron de reojo ahora convencidos de sus conjeturas. kaito se cruzo de brazos mientras, volvía a invadir el silencio a la espera de que el purasangre volviera a tomar la palabra- el causante de todo es….rido kuran- confeso kaname y observo como Zero alzaba una ceja – si…mi tío es el culpable, se que están pensando…como es posible…bueno no puedo darles muchos detalles del asunto- aclaro a sabiendas de que eso no le agradaría en lo absoluto a los demás pero, no podía, ya que sino terminaría revelando la relación que tenían el y rido. – solo puedo decirles que rido esta planeando derrocar a mis padres y tomar el poder y para lograr aquello se esta valiendo de fuerzas militares y que mejores eslabones que un montón de humanos al borde de la locura, fáciles de manejar?...a rido no le importan los medios, obviamente se ah encargado de no dejar ninguna huella incriminatoria, se que ustedes los licántropos algo habrán encontrado, pero nada que les hubiera guiado a el; no ce de que otras estrategias se esta valiendo rido, lo único que se es que lo que ataco el pueblo ayer fue solo un pequeño escuadrón, rido pretende ser el absoluto rey de los vampiros pero no solo quiere dominar a nuestra raza, quiere dominar el mundo entero…- kaname tomo un poco de aire y Zero aprovecho para hablar.

Si lo que dices es cierto kuran porque ninguno de ustedes hace algo al respecto?- Zero quería preguntar muchas cosas pero debía ir a lo mas importante.

Ellos no pueden hacer nada…mucho menos mis padres, no aun, porque no lo saben; es por ese motivo que evite que todos excepto ustedes recordaran o supieran del incidente de ayer ya que, en cuanto muestren alguna lucidez de la situación rido hará el golpe y yo, deseo derrumbar sus fuerzas antes de que eso pase… sino…el futuro no esta asegurado para nadie.- Zero empezaba a entender que era lo que quería decir.

Estas diciendo que nadie puede enfrentarse a rido, no aun… y por eso debemos destruir todas sus armas antes que empiece el ataque, o al menos quieres dejarlo lo suficientemente débil para…-

Para que alguien puede hacerle frente con la victoria asegurada- término por él, el purasangre.- si algo conozco de mi tío es que siempre tiene un as bajo la manga, sin contar las múltiples docenas de niveles E que tiene bajo su poder. – siguió kaname esperando que su idea próxima no les pareciera descabellada.

Entonces…- hablo kaito por primera vez en la noche- alguien tiene que actuar sin que rido lo note o sospeche y ahí es…-

Donde entran ustedes- volvió a terminar kaname y los tres tensaron la mandíbula; todo parecía tener sentido o al menos hasta ahora; kaname quería su ayuda, quería que ellos lo ayudaran a acabar con rido, sin que sus superiores lo supieran. Ciertamente la idea era lo mas ridícula que pudieran haber pensado jamás pero no tenían opción, si kaname decía la verdad, aquello no era una opción era lo que debían hacer. – rido me tiene vigilado, si hago cualquiera cosa de la que pueda sospechar sucederá lo inevitable pero ustedes no…no al menos totalmente...-

Bien…tu propones que unamos fuerzas, es razonable; aniquilamos su ejercito de niveles E, ayudamos a investigar que mas oculta hasta que sea seguro – intento concluir kaito y kaname asintió

Cuando sea seguro entonces podrán saberlo los demás….mis padres, Cross, Yagari, los licántropos…hasta entonces es demasiado riesgoso, rido no es un ningún estúpido debe tener vigilado todos los flancos, por eso los escogí a ustedes…además de ser confiables, son lo mejor de cada clan- expreso el peli negro y Zero chasqueo la lengua.

Supongo que es lo justo ya que tenemos una mutua alianza, de esto trata no?- Zero hizo un expresión de cansancio, todo aquello era demasiada información repentina, y podía intuir que kaname aun escondía mucho mas; aunque algunas cosas ya dichas las intuía. – bien kuran y suponiendo que todo saldrá a pedir de boca… quien se enfrentara a rido? Mi manada?- Kain sonrío torvamente y sus ojos brillaron con una emoción sádica queriendo salir de sus ojos, nunca antes había asesinado a un purasangre y luego de saber quien era el tipo y que tramaba, matarlo seria mas que placentero.- los cazadores?- tanteo pero kaname negó levemente.

No…rido es muy poderoso- aclaro el vampiro y Kain gruño en respuesta.

Que insinúas kuran?- bramo el pelirrojo ofendido por la obvia insinuación de que los hombres lobo eran incapaces de acabar con rido. alguien debía bajarle los humos a ese chupasangre.

No insinuó nada…solo digo que ningún cazador o licántropo puede acabar con el, ni siquiera yo…- admitió con pesar kaname mientras adoptaba una expresión pensativa- el es muy poderoso…mas de lo que imaginan, no lo tomen como ofensa solo…-

Entonces de que servirá acabar con sus tropas si es invencible kuran?- dijo esta vez Zero con sorna y kaname entorno los ojos.

Solo sigan el plan, yo me encargare de encontrar al indicado- explico kaname, alguien tenia que poder con rido aunque no supiera quien, debía haber alguien...- tal ves si…- pensó kaname pero negó mentalmente, aquello era una aberración pero, parecía ser la única posibilidad; si al final de todo no le quedaba otra opción…kaname lo haría.

Alguna cosa mas que quieras decirnos?- pregunto a modo de despedida y kaname lo miro fijamente, suponía que Yuuki le diría sobre su intención de "unir a su mejor amigo y su novio" ella misma. El purasangre lo pensó por un momento.

Solo que…sean lo mas discretos posibles, no confíen en nadie, tal ves haya algún infiltrado entre los suyos- dijo de manera natural- cuando tengan noticias avísenme, rido labora en el rascacielos de la familia en el centro de Tokio y vive a unos cuantos kilómetros de este en un pequeño palacete. Si llegan a encontrar mas niveles e o alguna otra cosa ustedes…-hablo mirando a Zero y Kain- dejen entrever que fueron los hombres lobo los responsables sino rido podría sospechar- ambos asintieron- también tu kaito…- kaname volvió a guardar silencio dando por terminada la reunión y Zero fue el primero en dar la vuelta para irse seguido de Kain. Kaito se enderezo y con una mirada de despedida siguió el mismo camino…

Bueno…no ah salido tan mal como pensé- murmuro para si el peli negro. Esperaba tener el tiempo suficiente para poder cargar con todo, sabia que rido podría atacar en cualquier momento, la pregunta era ¿Cuándo? De algo estaba seguro lo haría cuando el campo de batalla estuviera declinado a hacerlo vencedor.

x.x.x.x.x.x.o.o.x.x.x.x.x.x..o.x.x.x.x.x.x.o.o.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.

Kaien como va todo en la academia? Kaname lo esta haciendo bien?- pregunto un amable haruka al director que se encontraba sentado en el sillón de enfrente. Kaien volvió a mirarlos, desde que llego a la mansión kuran, no había dejado de observar todo a su alrededor en busca de algún indicio, aunque aun no tenia ni idea de que buscaba; sin embargo se tomo su tiempo hasta que los esposos kuran llegaron de su reunión para dale la bienvenida.

Yagari estaba detrás de él apoyado en la pared cruzado de brazos como era de esperarse; no se sentía para nada cómodo estando allí y Kaien lo sabia, pero no podía dejarlo ir solo…

Oh por supuesto- afirmo el castaño, no tengo quejas de el, han hecho un estupendo trabajo con kaname-

Y Yuuki? Se esta portando como debe o ya te dio problemas?- intento bromeo Yuuri pero el castaña negó con la cabeza.

Ella también se ah comportado a la altura-

Me alegro- aseguro la mujer mientras en su rostro se mostraba cuan complacida estaba con aquella respuesta. – me gustaría pedirte algo-

Dime- Kaien intentaba no mirar tanto a Yuuri, intentaba cohibirse en presencia de su esposo siempre.

Cuando regreses, dile a kaname y Yuuki que esperamos que nos visiten en las vacaciones de medio año- pidió la mujer.

Por supuesto, porque el no lo haría? Esta es su casa, no creo que quiera pasar sus vacaciones en una academia totalmente vacía- comento algo confundido Kaien y Yuuri sonrió.

Créeme que se porque lo pido, kaname es un tanto…impredecible y Yuuki…bueno Yuuki debe estar que no cabe de gozo por estar lejos de nosotros…-Kaien alzo una ceja intrigado y Yuuri siguió- es algo complicado solo dales el recado- Kaien asintió aceptando.

Además- hablo haruka- necesitamos darle una noticia a kaname, y las vacaciones son perfectas para hacerlo, no queremos agobiarlo mas de lo que debe estar ya- haruka hacia referencia a al asunto del compromiso con Sara pero no tenia porque explicarle a Kaien aquello era un asunto familiar. Kaien volvió a asentir cuando el bolsillo de su pantalón vibro.

Me disculpan?- pidió levantándose y alejándose lo mas que pudo; era una llamada de su hija, una llamada de Yori. Touga quería matar a Kaien por haberlo dejado solo con los kuran, que se notaban igual de incomodas con su presencia que el.

Que sucede Yori?- empezó Kaien pegando el teléfono celular a sus oídos sin dejar de caminar en dirección contraria al salón.

Papa porque no me dijiste que ibas a irte?- la voz de la rubia del otro lado se escuchaba resentida.

Fue una decisión de último momento y además…te deje una nota- intento explicarse el mayor pero su hija bufo.

Sabes que no me gusta quedarme sola y a cargo-

Algún día tendrás que hacerlo cariño…que mejor que ir practicando?- Kaien sonrió divertido ante la idea. Yori guardo silencio por unos segundos.

Escucha…solo quería llamarte para decirte algo muy raro acabo de ver- Yori hablaba en murmullos haciendo a su padre fruncir el ceño.

Que viste?- demando saber el adulto

…estaba patrullando los alrededores como siempre , cuando vi que kaito y esos dos licántropos…los del convenio ese de la paz de la otra vez ¿recuerdas? Entraron todos al dormitorio de la luna- explico Yori y la ceja de Kaien se alzo aun más.

A esa hora los dormitorios están vacios no? Porque…-mientras hablaba Kaien seguía caminando sin rumbo fijo con toda su atención en la conversación, no se daba cuenta a donde lo llevaban sus pies.

No vi a kaname en el cambio de turno, tampoco lo vi entrar a clases, vi a todo mundo, incluso a…Yuuki, pero a el no…supongo que se quedo en el dormitorio- interrumpió su hija y Kaien se tenso por completo entendiendo a que se refería. El sabia que algo pasaba y aquello solo se lo confirmaba. Muchas preguntas se agolparon en su cabeza pero intento guardar la calma.

Bien Yori…gracias por decirme, escucha, ten cuidado si? No ce porque se reunieron pero…solo ten cuidado- pidió el castaño

Claro papá- Yori se escuchaba tranquila.- nos vemos en la noche- despidió colgando y Kaien volvió a meter su celular en el bolsillo suspirando de frustración. Si antes estaba inquieto ahora lo estaba mucho mas…pero no diría nada, no aun, esperaría a ver que sucedía, tal ves se enteraría luego que era lo que ocurriría y sino…bueno ya se le ocurriría que hacer.

El director miro a su alrededor, aun sentía que algo había en aquel lugar, algo que gritaba ser descubierto al ser tan obvio antes sus ojos pero, que el no era capaz ver que era. Se podría decir que era la segunda vez que estaba dentro de esa casa, la primera vez ni kaname ni Yuuki habían nacido y ahora…era idéntica solo que tenia cierto ambiente distinto, como si algo importante dentro de ella la hubiera cambiado. Con una mano el director paso la palma de su mano sobre el decorado de la pared como si pudiera comunicarse con la casa misma entonces se dio cuenta de que…

-estoy perdido- murmuro para si mismo al darse cuenta que en su afán por saber que pasaba no noto que se adentraba mas y mas por aquellos pasillos desconocidos, no sabia donde estaba.- pobre Yagari lo deje solo…- pensó, mientras comenzaba a caminar de vuelta por el mismo camino por donde creía haber venido. Kaien llego a una encrucijada con dos caminos en dirección opuesta. El hombre se preguntaba donde estarían los sirvientes. Decidió escoger el de la derecha y camino rápidamente hasta que el pasillo termino, encontrándose con un camino sin salida, había llegado a la entrada de algo, algo importante; frente a el se alzaban dos enormes puertas de acero con grandes manijas al estilo antiguo.

Kaien pensó en dar vuelta y probar suerte con el otro, pero sus instintos de cazador tintinearon a pesar de ya estar retirado hace años. El castaño volvió a mirar las puertas, sus sentidos captaban algo del otro lado imposible de ignorar, no podía precisar que era pero…era algo poderoso, muy poderoso; no podría decirse que era la presencia de alguien, era como la sombra de alguna cosa, Kaien no lo sabia pero, mas fuerte que sus instintos era su incorregible curiosidad, además de seguro estaban bajo llave.

El castaño tomo una manija perezosamente seguro de que estarían con seguro, por lo cual, cuando giro la manija y jalo de ella, no cupo en asombro al escuchar el "clic" de esta al abrirse; Kaien arrastro una de las puertas con mucha facilidad y la oscuridad del interior lo recibió.

¿Que es esto?- se pregunto el director mientras se adentraba en la oscuridad, sus ojos tardaron en acostumbrarse cuando las luces se encendieron súbitamente iluminándolo todo.

Era una especie de cámara, sin ventanas o muebles, pero Kaien se sintió transportado a otro tiempo…

No había mármol, baldosa o cemento en el suelo, estaba desnudo, un pedazo de tierra con algunas raíces secas enramadas que no solo invadían el suelo sino que también estaban coladas en varios lugares, las paredes estaban hechas de piedra caliza, llena de grietas como si en cualquier momento amenazaran con derrumbarse, había algunos pilares acomodados en manera circular y dentro del circulo había una especie de mesa enorme echa de piedra pulida, en forma rectangular ,en todo el centro, Kaien se acerco mas, lo suficiente para ver que no era una mesa...era…

Un ataúd- dijo sorprendido, pudo ver la raya divisoria que indicaba la puerta del mismo. Con aquel descubrimiento Kaien pudo entenderlo todo. Aquello no era solo una cámara, era una tumba…un mausoleo…pero…

De quien?- se pregunto, debía ser de un kuran obviamente, uno antecedente a Yuuri y haruka por la antigüedad y lo muerto del decorado y además…toda la habitación estaba inundada por una mezcla extraña de aromas y sensaciones, sin contar aquella especie de sombra no definida pero poderosa que era mas intensa estando cerca de la lapida; era como si la misma cámara tuviera vida propia..Kaien sopeso aquello y se dio cuenta que entre todo ese revoltijo estaba el aroma único de kaname kuran... – bien…hora de irse- se dijo a si mismo avanzando hacia la salida antes de ser tentado por la idea de abrir y ver el interior del ataúd de piedra, no iba a tentar a su suerte, el no debía estar ahí…

Kaien – llamo Yuuri acercándose a el cuando lo encontró, deambulando desesperado por un pasillo, como había supuesto el ex cazador se había perdido.- me alegra encontrarte, te esperamos pero como vimos que tardabas decidí venir a buscarte- explico Yuuri y el castaño asintió agradecido. – por cierto Kaien aun no me as dicho a que se debe tu visita – comento cuidadosamente la purasangre y Kaien trago con dificultad. ¿Qué podría decirle? Realmente se vería como un estúpido si habría la boca.

Yo solo pasaba por aquí, venia de la asociación y creí que no estaría bien sino pasaba a saludar después de todo…- intento sonar convincente y al parecer Yuuri le creyó.

Una hora después, Kaien se despidió de la pareja con una mano mientras, la oscura camioneta de Yagari se alejaba por el sendero. Touga al volante lo miraba de reojo cada dos minutos, mientras conducía. Kaien se veía consternado y algo confundido.

Y bien encontraste algo?- pregunto Yagari sin dejar de mirar el camino.

Creo que si…-se limito a decir el ex cazador en un débil murmullo.

x..o.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x.x.x.

Yuuki caminaba de vuelto hacia los dormitorios luna ajena a que había sucedido hace apenas unos momentos dentro de ellos. La joven junto con sus compañeros de curso no podía esperar llegar para poder cenar. Ansiaba ver a su hermano quien con una tonta y poco creíble excusa había dicho que no asistiría a clases ese día, sin embargo obligándola a asistir a ella.

La castaña voltio alzando la vista motivada al sentir una fuerza sobre ella y pudo ver a Yori observándola desde la ventana del despacho del director en el tercer piso atentamente. Yuuki algo incomoda la saludo con una mano y Yori le devolvió el saludo débilmente.

Yori es algo extraña- pensó Yuuki mientras llegaba a la entrada de su dormitorio y era la primera en abrir la puerta.

Kaname!- llamo entrando en la habitación del pelinegro; Yuuki encontró al chico sentado en su cama de espaldas a ella, al parecer muy distraído con algo que tenia en las manos y que ella no alcanzaba a ver bien; en la cama del purasangre habían algunos papeles de colores para regalo y una caja plana adornada con un moño desperdigados por las sabanas. – kaname - volvió a llamar la castaña, pero el se limito a mirarla solamente sobre su hombro con una sonrisa ladeada y traviesa, sus ojos brillaban de manera peligrosa y Yuuki dudo en acercarse, pero armándose de valor lo hizo. Yuuki cerro la puerta del cuarto del mayor mientras se recargaba sobre esta.

Tuviste momentos productivos?- pregunto retóricamente la chica, no iba a preguntarle al señor "ocúltalo todo" que había echo realmente en las horas de clases. Kaname soltó una risita traviesa, mientras tomaba el paquete con el moño y los papeles de colores y metía dentro aquello que antes tenia en sus manos, cerrando la caja. El pelinegro se levanto con elegancia y suavidad de la cama y camino hacia Yuuki con el paquete en las manos. Yuuki alzo una ceja; su hermano la miraba de manera extraña y esa maldita sonrisa no se iba de su rostro…aunque no negaba que era endemoniadamente sexy.

Toma…es para ti- dijo kaname entregándole el paquete con apariencia de regalo, Yuuki lo tomo dudosa y lo sacudió intentando escuchar algún sonido del interior, kaname volvió a reír.

Tranquila no es una bomba- bromeo – no lo abras hasta que estés en tu habitación si?-

Pero…- iba a replicar la menor llena de súbita curiosidad, pero su hermano la interrumpió.

Por favor…-pidió kaname arrastrando las palabras como solo él sabia hacerlo y mirándola con ojos de cachorrito, Yuuki suspiro rendida y asintió derrotada, kaname le dirigió una sonrisa de victoria y la tomo suavemente de la mano- vamos a cenar…-

Luego de haber cenado Yuuki subió a su habitación rápidamente con la curiosidad de saber de que trataba el regalo picándole la nariz. La castaña entro a su habitación sin preocuparse si la puerta cerraba bien o no, así que la dejo entreabierta.

Haber – soltó la chica mientras abría impaciente el paquete y removía los papeles de colores que lo envolvían; cuando vio el contenido, dejo de respirar…- el conjunto de lencería- pensó sin poder creerlo; recordó que kaname había dicho que lo había encargado pero…claro eso explicaba su actitud…- eres un pervertido kaname - murmuro la chica roja como un tomate. Yuuki voltio hacia un lado y observo su esbelta figura a través del espejo de cuerpo completo, pegado a la pared al lado de su armario; la castaña se acerco a el con la prenda entre sus manos y se la probo por encima de la ropa, reviviendo inevitablemente las escenas en el vestidor, la joven no podía estar mas ruborizada mientras sentía que algo húmedo y caliente la invadía entre las piernas. – me pregunto como se vera- pensó la joven, no se había visto realmente con el conjunto puesto en el vestidor y quería ver como le lucia después de todo, ahora podía tomarse su tiempo. – bueno…solo será un vistazo- se dijo a si misma con tono travieso, entrando rápidamente al baño. La castaña tardo unos minutos en ajustárselo y cuando estuvo lista salió para ir justo frente al espejo.

La castaña dejo salir un suspiro satisfecho cuando se observo a través del cristal; ciertamente lucia muy bien…provocativa…hasta se podría decir que sexy, ahora entendía la reacción de su hermano y agradeció no haberse visto antes, porque dudaba que se hubiera atrevido a presentarse frente a kaname sabiéndose vestida así.

La castaña hizo unas cuantas poses sencillas, jugando al rol de modelo frente al espejo cuando, una voz ronca que arrastraba las palabras la hizo dar un respingo erizándole todo los vellos del cuerpo.

Me alegro que te haya gustado mi regalo Yuuki…-escucho decir a kaname a sus espaldas, su voz sonaba tan…peligrosamente provocadora, que a Yuuki le temblaron un poco las piernas. La castaña no se atrevió a mirarlo y darle la cara, pero podía ver sus piernas y uno de sus brazos a través del espejo; kaname se acerco a ella con pasos lentos y parsimoniosos, Yuuki se ponía cada vez mas nerviosa que el se acercaba. El pelinegro llego hasta alcanzarla justo a un paso detrás y la visión de kaname a través del reflejo causo tantas cosas que no valían la pena describirlas todas…

El reflejo del pelinegro en el espejo mostraba a kaname con sus orbes borgoña aun más oscurecidas de lo normal, deslumbraban aun así, con un brillo bajo, sensual; sus labios sonreían en una sonrisa de satisfacción y suficiencia, mientras sus cabellos algo revueltos lo hacían ver como una especie de depredador domesticado y reprimido…

Kaname la observo de abajo hacia arriba con tortuosa lentitud, Yuuki estaba totalmente expuesta, tan solo con aquella prenda de lencería cubriéndola, justo como en el vestidor…

Sabia que te gustaría – soltó malévolamente y Yuuki se sonrojo hasta las orejas, debería cambiarse, pero no podía moverse, ya sea por el morbo o por la mirada de kaname que parecía retenerla pegada al suelo. Yuuki ya había probado aquella faceta de kaname, pero nunca llegaban mas allá, siempre había una interrupción pero, ahora…parecía que no iba a tener escapatoria…tampoco deseaba tener una…

Si gracias…es muy linda…que me regalaras cuando nos casemos, una aspiradora?- bromeo de manera sardónica haciendo obvia referencia a los novios y esposos que solo daban regalos que podrían ser útiles en el hogar o para ellos mismos…kaname rio de forma natural pero su vos sonaba ronca.

Mmmm…tendría que pensarlo- siguió el juego el purasangre mientras, sin pensarlo, abrazo el menudo cuerpo de su hermana por la espalda de manera posesiva. Kaname ladeo la cabeza mientras que con ojos cerrados aspiraba de manera profunda los largos mechones castaños de Yuuki. La joven sentía un cosquilleo en el estomago y la ansiedad invadía su corazón. – te ves hermosa –halago sinceramente sin abrir sus ojos- y tan apetecible…- susurro cerca de su oído haciéndola estremecer. Yuuki pensó que kaname jamás seria alguien predecible, su hermano tenia tantas facetas…todas igual de complementarias y contradictorias a la vez…apostaba a que nadie imaginaba el hombre apasionado que podía llegar a ser y tampoco quería que aquello sucediese, kaname era suyo y de nadie mas…la joven comprendió que no debía tener dudas o miedos de quinceañera, ella estaba enamorada y kaname le correspondía; Yuuki era una total inexperta e ignorante en aquel tema, lo poco que sabia lo había aprendido por parte de la televisión y los libros que leía; su familia jamás hablaría de aquellos temas tan indecorosos para una doncella. Pero se trataba de kaname, el jamás le haría daño, sabia que el procuraría hacerla feliz en cada detalle de sus vidas ¿Por qué temer?.

Yuuki cerró los ojos con un suspiro mientras se concentraba en mitigar cualquier miedo a lo desconocido y dejarse llevar…

Yuuki se voltio lentamente en los brazos del mayor mirándolo a los ojos, kaname abrió los suyos devolviéndole la mirada sin dejarla de abrasar. Kaname sentía miedo de devorarla, lo cual no era tan descabellado…Yuuki se veía tan adorable; la joven lo miraba con ojos brillantes, haciéndolo adentrarse en esas fosas carmín; su hermana se mordía el labio inferior con una expresión tímida y su respiración se volvía irregular. Ninguno decía nada, simplemente se miraban, complaciéndose en estar cerca del otro; fue entonces cuando Yuuki soltó el detonante que mando la compostura de kaname al quinto infierno.

Bésame kaname- le dijo Yuuki con tono suplicante y más rápido que un latido de corazón, kaname se apresuro a devorar sus labios en un beso hambriento, mientras inconscientemente la impulsaba sin dejar de besarla, con lentitud hacia su cama…

Kaname la inclino suavemente sobre el colchón, cayendo sobre ella, sin despegar sus labios en ningún momento.

El pelinegro besaba con pasión los labios de la chica para pasar a su cuello no sin antes marcar con sus dientes cada porción de piel. Kaname deslizo con lentitud una de las tiras del sujetador y lo mismo hizo con la otra.

Yuuki respiraba agitadamente mientras miles de imagines y sensaciones la invadían.

Yuuki…-ronroneo kaname contra su cuello mientras su lengua acariciaba la zona de mordisco; la castaña sentía su entrepierna mas húmeda que hace unos momentos, mientras enredaba sus dedos en los cabellos sedosos del mayor….-Yuuki…- volvió a insistir kaname pero su voz ya no sonaba ronca aun así era sutil y sensual…

Yuuki!- llamo esta vez kaname mas alto y con firmeza, algo asustado porque su hermana no respondía y parecía estar en una especie de letargo placentero.

Yuuki abrió los ojos abruptamente y se vio a si misma con su hermano detrás de ella, frente al reflejo del espejo nuevamente.

Kaname la abrazaba por detrás mientras apoyaba su mentón sobre uno de sus hombros mirándola fijamente a través del espejo. Los ojos del mayor no habían cambiado pero ahora también refulgía la emoción de la preocupación.

La castaña pestaño varias veces confundida cayendo en cuenta de que había pasado; ella y kaname jamás habían avanzado más allá de esa escena; había tenido una especie de ilusión erótica; había soñado despierta.

No podría sentirme mas patética- pensó avergonzada la chica mientras se separa bruscamente del agarre posesivo por parte de los brazos de su hermano y se alejaba de la expresión de confusión que había invadido su rostro.

Estas bien?- pregunto su hermano; en sus ojos había desaparecido todo rastro de perversión y peligro para dejar la confusión y la preocupación por el comportamiento de su hermana. Yuuki le dio la espalda sin atreverse a mirarlo.

No…no estoy bien- acepto y decidió que ella iba a ser sincera con el aunque el no lo fuera con ella.- yo…te deseo kaname- confeso con timidez, su corazón no cesaba de palpitar desbocado.

Lo ce…- contesto sin sonar arrogante- yo también te deseo- Yuuki lo miro al fin y kaname se acerco nuevamente a ella- pensé que lo sabias y que era mas que evidente – el mayor esbozo una sonrisa picara y ella sonrió nostálgica.

Si…lo ce- repitió ella con una pequeña risa- pero…kaname tu sabes que yo no ce, nada sobre sexo o…- kaname coloco un dedo sobre sus labios callándola.

Y no tienes que saberlo…porque nosotros no tendremos sexo….haremos el amor- dijo sinceramente intentando no considerar que había dicho algo cursi. Los ojos de su hermana se volvieron granate líquido totalmente conmovida por sus palabras.

Es cierto- admitió suavemente- aun así…admito que sentía algo de miedo, pero ya no kaname en verdad quiero estar contigo- confeso ruborizada, kaname se inclino y la beso de manera casta pero trasmitiendo mucho en aquel pequeño gesto.

Entonces si te gusto mi regalo- ronroneo haciéndola reír.

Eres un atrevido, así que esta es tu forma de seducirme?- reto ella divertida, debía admitir que el regalo si le había gustado. Kaname rio con naturalidad y negó con la cabeza.

La verdad, no lo ce…solo se que me encanta verte con esto puesto- susurro el mayor acercando sus labios a los suyos con peligrosidad, Yuuki se ruborizo aun mas y cerro los ojos ansiosa por hacer realidad su fantasía. Kaname la beso con lentitud y paciencia exasperando a la chica que quería más, quería sentirlo más…

Kaname acuno su rostro con ambas manos mientras profundizaba el beso, con la intención de explorar por completo su boca, el no tenia prisa pero al parecer su hermana si…

Kaname se separo luego de unos segundos haciendo que Yuuki soltara un quejido de protesta.

-kaname!- se quejo ella con sus labios húmedos, kaname volvió a inclinarse pero, esta ves solo para relamer aquella humedad y saborearla en su paladar.- que pasa?- pregunto cuando el rostro de su hermana se tornaba súbitamente serio y pensativo.

-sabes, he estado pensando mucho en nosotros- empezó el mayor con tono distante

- si pues cada vez que te da por pensar, acabo enojada y con ganas de estrangularte- bromeo la menor y el soltó una risita.

Antes…no hubiera dudado en hacerte mía pero…ahora…- Yuuki frunció el ceño.

De que hablas?- demando saber Yuuki separándose de el suavemente.

Hablo de que…aunque me encantaría que hacer el amor contigo, y no hay otra cosa en el mundo que desee mas, no puedo hacerlo- soltó seriamente el mayor.

Porque no?- pregunto Yuuki intentando estar tranquila.

Porque no puedo hacerte eso Yuuki- expreso el con voz lastimera- te amo demasiado, aun mas de lo que podría amarme a mi mismo- chico respiraba con dificultad, no quería perder el control ais que guardo silencio para que su hermano siguiera con una expresión de confusión en el rostro- tu…me has dicho la verdad, te as vuelto trasparente para mi, y yo no…-

Eso no me importa kaname, tu me dirás después- interrumpió ella y el negó suavemente.

No es justo Yuuki, no es justo para ti; el día que nos entreguemos mutuamente deberá ser en todo sentido, con todo asunto ya zanjado- explico su hermano seriamente sabiendo que ella lo odiaría por aquello; el lo sabia, pero el debía pensar lo mejor para ella, todo aquel tiempo había sido egoísta con Yuuki sin importar las consecuencias; la había mordido sin consentimiento, le había quitado el pudor… pero eso iba a cambiar; alguno de los dos debía ser el responsable y Yuuki jamás querría adoptar ese papel. – no podre estar tranquilo sino es así, tu lo mereces Yuuki.- finalizo y ella se abrazo a si misma. Ella no pensaba como el, solo quería que se fundieran uno en el otro; una parte de ella reconocía que kaname hacia bien y que lo hacia mas por ella que por el, que lo hacia porque la amaba y si no fuera así ya la hubiera tomado; pero aun así…

Yuuki se obligo a entender que ambos eran diferentes y que de todos modos ella lo amaba igual, que ahora que había decidido domesticarse, por decirlo de algún modo, tenia que asumir todo para poder estar juntos, ella no estaba acostumbrada a ceder, pero como siempre con kaname todo era distinto… el la haría madurar aunque ella no quisiera y ella lo dejaría hacerlo muy a su pesar…en aquel momento Yuuki amaba y odiaba a su hermano, y como había pronosticado quería estrangularlo, porque la estaba cambiando y ella no podía resistirse a sabiendas de que era lo correcto.

Esta bien –soltó Yuuki débilmente. Kaname no cambio su expresión, sabiendo que pasaba por la mente de la castaña – bien…supongo que quieres que me vaya- el mayor volteo empezando a alejarse cuando una mano lo sujeto firmemente del brazo. Kaname voltio a mirar a Yuuki quien miraba el suelo como si fuera lo mas interesante del mundo.

No…no quiero que te vayas- dijo la menor en un hilo de voz, levantando la vista y enfocándolo. Kaname podía sentir mucho a través del vínculo, ella sentía ira, rabia pero también amor y comprensión. – sino vamos a estar juntos aun…al menos quédate a dormir conmigo- pidió mirándolo y la expresión del mayor se suavizo mientras asentía.

Claro…- concedió kaname y tomándola de la mano, la guio hacia la cama.

x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x.x..o.x.x.x.x.x.x..

N.A: verdes! (maldición inventada) XD. Se me hizo tardísimo en actualizar asi q goemene Razz ya se que quieren matarme y quemar mis restos xDD porq no paso nada, pero no pueden aserlo! Si miran la introducción nuevamente notaran q ellos tienen algo en la mansión! Y repito en la mansión xDD se consuma su amor pero claro no kiere decir q no pasen cosillas antes de eso owo.

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

el cap 15

Mensaje por eve kuran el Mar Ago 09, 2011 9:06 pm

Me intriga quien podria vencer a rido parece obio q kaname pero q hay d yuki quizas nos sorprende. Cazdores vampiros y hombres lobos unen fuerzas es algo raro O.O. Que relacion guardara kaname con rido? a mi se me viene en mente q lo usa para q el y yuki se vuelvan los proximos lideres de los vampiros. Kaname y su lado oscuro cual sera la verdadera personalidad de kaname?
muchas dudas Question

eve kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 41
Fecha de inscripción: 22/07/2011
Edad: 18
Localización: mar del plata
Empleo /Ocio: vagar todo el dia
Humor: xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: fanfic: Mi corazon insiste

Mensaje por yuuki mashiba kuran sama el Sáb Ago 13, 2011 12:16 pm

me encanta me encanta
XD
espero con ancias el siguiente cap lol!


yuuki mashiba kuran sama
Alumno Ingresado
Alumno Ingresado

Mensajes: 4
Fecha de inscripción: 12/08/2011
Edad: 18
Humor: happy xd

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espero el proximo cap :D

Mensaje por Alexia Kuran el Mar Ago 16, 2011 7:56 pm

Krei k iva a pasar algo entre yuuki y kaname jajaja kuando se lansa al agua XD kaname Laughing waaaaaa kuando subes el proximo cap lo espero kon ancias Sad

KANAKI FOR EVER

Alexia Kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 15
Fecha de inscripción: 07/07/2011
Edad: 20
Humor: happi :D

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

16,17 y 18 owo

Mensaje por Rouse Malfoy el Miér Ago 17, 2011 6:15 pm

16
advertencia es largooo
Spoiler:
Capitulo 16

Los lobos pescan mejor que los murciélagos

Kaname no retuvo por más tiempo a Yuuki cuando esta se zafo de su agarre en dirección al baño; luego de darse una ducha, la joven estuvo revoloteando por la habitación buscando prendas cómodas y a Artemis en el cajón donde siempre la guardaba.

A donde vas?- pregunto el mayor, acurrucándose contra las sabanas mientras se cubría la cara con una de sus manos, intentando ignorar la luz fastidiosa del sol matutino. Yuuki detuvo su labor en medio de la alfombra y lo observo con una sonrisa.

Pues a entrenar con Zero ¿A dónde iría a esta hora kaname? – dicho esto siguió con la tarea de ajustarse sus blue jeans; Yuuki había aprendido que era mas útil usar pantalones en los entrenamientos con Zero, la primera ves había sido con su uniforme y fue mas que vergonzoso. Escucho el gruñido de su hermano como había esperado. Kaname se quito las sabanas de encima y se sentó rápidamente en la cama.

Aun entrenas con el? pensé que lo habías dejado- comento tallándose los ojos y ella negó con la cabeza.

No lo eh dejado, solo fueron dos días de ausencia por lo del festival y eso…además ayer me dijo que no podríamos porque tenia un encargo- kaname sonrió sabiéndose culpable- pero hoy si podemos…y quiero aprovechar para decirle que…- Yuuki dejo de hablar y su expresión se volvió pensativa. Kaname supo de que hablaba y todo amago de sonrisa desapareció. – alguna vez papa te llevo de pesca?- kaname la miro en silencio internamente aterrorizado por la idea que tal ves cruzaba la mente de su hermana, luego de un momento negó y ella sonrió de forma traviesa. – que bien porque a mi tampoco, lo eh visto por televisión, y siempre eh querido experimentar aquello…seria perfecto para que pasasen tiempo juntos- dijo su hermana emocionada con la idea.

Yo y Zero de pesca?-kaname frunció el ceño pensando que Yuuki estaba loca, había pensado que tal ves ella los llevaría de paseo a un centro comercial o a ver una película o simplemente cruzarse y obligarlos a entablar conversación y fingir interés en la vida del otro pero ¿pescar?. – Yuuki como podríamos pescar?- pregunto viendo una pequeña esperanza para librarse de aquello.

Cerca de aquí ay un lago y tiene peces, muchos peces- dijo su hermana calmadamente.

Yuuki, ese lago queda a kilómetros de aquí, muchos kilómetros, tardaríamos en volver y para ir tendríamos que salir muy temprano. Además como tener un buen día de pesca con tan pocas horas?- pregunto y por los ojos de la castaña surco la luz de la iluminación repentina haciendo temer a kaname aun mas.

Podríamos…podríamos quedarnos dos días…o tres!- propuso contenta la chica y kaname se paro de un salto de la cama.

No!- refuto- no podemos, olvidas que tenemos escuela? Que soy presidente de clase? Como voy a faltar por dos días? – Yuuki hizo un mohín.

Porque siempre lo ves por el lado negativo? Podemos ir este fin de semana, en cuanto a cubrir tu puesto, Takuma puede hacerlo…mira takuma llega hoy, de aquí al viernes puedes ponerlo al tanto de todo- propuso Yuuki y kaname se vio atrapado. Ayer le llego un comunicado de parte de su noble amigo rubio diciendo que él y el joven aidou habían cumplido con su encargo y que luego de aquello habían ido a casa para verse con sus familiares y darles la noticia de que irían a culminar sus estudios en la academia Cross con kaname como presidente de clase. Según la nota llegarían al atardecer, antes de que las clases iniciaran.

Esta bien…-acepto a regañadientes el peli negro dándose pequeños masajes en la cabeza. – pero veremos si Zero acepta tal cosa- reto caminando hacia la puerta, kaname tomo el pomo y la miro sobre su hombro- buena suerte en tu entrenamiento- dijo a modo de despedida, saliendo y dejando sola a Yuuki.

x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x.x.x.x

Zero entro como acostumbraba siempre, saltándose la muralla de la academia, el licántropo se adentro en los bosquecillos sin ser visto. No es que Zero no pudiera entrar y salir libremente del lugar pero no quería levantar sospechas y menos que le hicieran preguntas; el solo iba a entrenar a Yuuki pero, ese día tenia otro motivo…

No paso mucho para poder divisar una melena castaña acercándose a el rápidamente.

-bueno días Zero- saludo Yuuki sonriéndole y el devolvió suavemente la sonrisa.- estas listo?- pregunto retóricamente y el bufo.

- yo debería preguntarte eso a ti pequeña- bromeo haciendo que la castaña hiciera un mohín con la boca por el apelativo.

- estoy mas que lista Zero- aseguro, sacando a Artemis de la funda color negro, sujeta a su pierna; había mandado a encargar una luego del festival. Artemis se alargo, tomando la forma de la afilada y letal oz.

Zero camino peligrosamente hacia ella y Yuuki se puso en posición de ataque, cuando el chico exploto literalmente a solo medio metro, dejándola con la visión del lobo de pelo grisáceo.

Una hora y media después Zero y Yuuki se encontraban tirados en la hierva; una con la respiración agitada y el cabello revuelto y el otro descansando completamente desnudo, con los brazos debajo de la cabeza y los ojos cerrados. Cuando la castaña recupero el ritmo normal de su respiración y corazón pudo hablar. Yuuki voltio a verlo justo a su lado, Zero aun con ojos cerrados respiraba pasivamente.

Deberías traer una muda de ropa o al menos haberte quitado el pantalón- comento trivial y el se encogió de hombros.

Los licántropos acostumbramos a estar en nuestra forma lobezna, estoy mas que acostumbrado, ya perdí el pudor, o acaso a estas alturas te sientes algo incomoda por verme desnudo?- pregunto sonriendo aun sin mirarle. La castaña bufo.

Claro que no, yo ya me acostumbre hace mucho a verte como Dios te trajo al mundo, gracias a ti conozco mucho de la anatomía masculina- reconoció- pero supongo que no tienes mucha ropa, la mayoría del tiempo te veo hacerla trizas y no me imagino verte comprando en un centro comercial cada fin de semana- dijo a modo de broma, Zero abrió los ojos y su sonrisa se volvió torva.

Es cierto…tengo poca ropa, y no, jamás eh pisado un centro comercial, una señora en el pueblo me hace el favor de llevarme todo lo que no se vende en su tienda cada mes- explico Zero y Yuuki frunció el ceño.

Pero…así nada mas? Ella acaso sabe…-

Si…- respondió el licántropo interrumpiéndola

Como?-

Su esposo era uno de los nuestros-

Era? Que acaso se separaron o…-

No…el murió- dijo y Yuuki guardo silencio evitando preguntar la causa pero, Zero siguió de todos modos- fue en una emboscada, lo asesino un purasangre- termino de decir provocando que la chica empezara a sentirse algo incomoda. Zero sin embargo, recordando aquel asunto que había pasado tan solo apenas unos años, concluyo que aquel purasangre debió haber sido rido kuran. Todo había empezado a cuadrar.

Zero…- empezó Yuuki nerviosa de repente, ya no le parecía tan buena idea pero debía hacerlo.

Dime- dijo sencillamente el peli plateado.

Yo…yo quería que…quieres ir de pesca?- pregunto atropelladamente. Zero la miro confundido.

De pesca?-

Si! Este fin de semana- Zero no entendía a que se debía tal idea pero…no dejaba de ser tentadora, ir de pesca con Yuuki, y ese fin de semana no tenia nada que hacer, al menos que kuran sugiriera algo luego de decirle lo que había descubierto…

No lo ce Yuuki…no podría comprometerme a…tu hermano sabe que iremos de pesca?- pregunto, sabiendo que aquella idea jamás seria aprobada por el; vio como la chica dejaba de mirarlo para jugar distraídamente con sus cabellos de manera nerviosa.

Bueno…el ya sabe- dijo la chica aun sin mirarlo y Zero frunció las cejas.

Y lo acepto? Así nada mas? Es decir….dejara que tu y yo vayamos solos a pescar?- Zero no podía creer que kuran dejara que su novia fuera a pescar con el, después de todo era obvio que no le caía bien al purasangre y algo le decía que hasta cierto punto lo odiaba.

Es que…bueno..- Yuuki no sabía como decirle.

Habla ya!- demando el chico.

Es que kaname ira también con nosotros a pescar…- soltó al fin la castaña y un gran silencio se hizo presente entre ellos, la naturaleza pareció seguirles el juego porque súbitamente el bosque había callado también.

A la princesa purasangre no le gustaba para nada las muecas y expresiones que el rostro de Zero mostro súbitamente luego de aquella noticia, primero; la decepción, pasando por la ira, para luego adoptar una expresión realmente peligrosa y amenazante.

-te as vuelto loca- escupió Zero luego de unos minutos iracundo, sentía tanta rabia que su cuerpo vibro ante la amenaza de volver a su forma lobezna en cualquier momento. – como se te ocurre pensar que…el y yo…pescando…tu y el y…yo- intento hablar coherentemente pero fracaso; Yuuki se levanto del suelo mirándolo con severidad. No se imaginaba a el con kuran pescando feliz de la vida en quien sabe que lugar, estaba seguro que en cuanto le diera la espalda el chupasangre no perdería tiempo para ahogarlo. Pensándolo mejor, aun así, porque después de todo debía sorprenderle? ¿Por qué debía sorprenderle aquello de Yuuki? No era la misma purasangre que había entablado amistad con un licántropo hace años? No era la misma niña ingenua que no se amedrentaba por las cosas que parecían imposibles? Porque sorprenderle que ella pensara que ambos podían pasar un día juntos sin matarse mutuamente si el primer día que la conoció lo había tratado como un animal de felpa, abrasándolo sin cohibición? Era un hecho Yuuki kuran tenia varias tuercas flojas. Zero respiro hondo intentando calmarse para después levantarse dándole la cara a la castaña.

- porque?- pregunto simplemente y Yuuki suspiro antes de contestar.

- quiero que se lleven mejor- expreso y el bufo burlón.

- ¿mejor?- soltó incrédulo y ella gruño.

- bueno, al menos lo suficiente bien para que puedan estar en una misma habitación sin sentir apatía por el otro, como las personas normales- defendió ella.

- Yuuki nosotros no somos normales- objeto Zero.

Ya se!- dijo exasperada la chica- pero ya me canse que se eviten, que se odien, que no puedan verse, ni siquiera se conocen- dijo Yuuki y Zero puso mala cara, no iba a decirle al igual que kuran que todo aquello era mas por el simple echo de ser enemigos…era por ella, por Yuuki; Zero soporto y seguiría soportando las reuniones con kuran por mera obligación y conducta militar; el asunto que trataban era lo suficientemente serio para ignorar sus diferencias y sus mutuos sentimientos…

Zero suspiro cansinamente - ¿y a donde iríamos a pescar después de todo?- pregunto de manera trivial y Yuuki sonrió.

Al lago Becker- dijo y Zero achico los ojos.

Menuda ironía- pensó frustrado el licántropo; justo ese día Zero iba a informar a kaname de que el y Kain habían encontrado la entrada de lo que suponían un complejo subterráneo, un bunker bajo tierra. aquella zona apestaba a vampiro; la entrada se encontraba a unos 37 metros, lado este del lago Becker en lo en lo entramado de altos pinos y abetos que cubrían todo el lugar. Zero observo que la entrada tenía un extraño mecanismo para abrir y Kain que estaba a su lado, dijo que había visto aquello en uno de sus gastados libros; explico que solo podrían entrar si la sangre fresca de un vampiro caía sobre la pequeña capsula incrustada en el centro, conectada al mecanismo.

Kain no había perdido tiempo para cazar un vampiro nivel E, que aun se encontraba vivo entre sus fauces. Cuando llego junto a Zero, ambos lo desangraron contra la puerta pero, nada paso…

De seguro se acciona ante una sangre más pura, como la de un nivel B- había concluido Kain.

No podemos conseguir uno, ellos no han dado muestras de alterar el orden y si alguno desaparece, empezaran a hacer investigaciones.- razono Zero negando con la cabeza y concluyendo que el único que podría ayudar seria kuran… kuran debía abrir aquella puerta, pero Zero tenia presente que el purasangre no querría dejar sola a Yuuki para ir hasta allá y también le constaba que la castaña no sabia nada del asunto por lo cual, no podría llevarla con el. Zero también recordó que el purasangre era vigilado, el ya había podido percibir el aroma de vampiros enemigos cerca de la academia.

Zero!- llamo Yuuki sacándolo de sus pensamientos, la joven fruncía el ceño cruzada de brazos. Zero volvió a suspirar ante la brillante pero tortuosa idea que se le había venido a la cabeza como un rayo.

Zero ya sabia como kuran llegaría hasta aquel lugar, sin tener que dejar a Yuuki sola; la castaña le había puesto sin saber la excusa perfecta para raptar a su novio sin parecer sospechoso y Yuuki podría ir con ellos ignorando la misión obviamente. Podrían escabullirse, kuran les daría algo de sangre para que al fin el y Kain pudieran hacer su trabajo. En cuanto al asunto de la vigilancia de rido, ya se les ocurriría algo…

Esta bien Yuuki- acepto Zero por lo bajo y Yuuki tuvo que agudizar el oído.

Que?- pregunto la castaña y Zero sonrió.

Dije que esta bien….iremos de pesca- Yuuki sonrió como un sol, un tanto extrañada por el bipolar comportamiento de su amigo pero feliz de que hubiera aceptado la propuesta. La castaña se abalanzo sobre el, envolviéndolo en un abrazo profundo; el cuerpo de Zero reacciono tan rápido y potente que el licántropo se sintió drogado de un remolino de sensaciones placenteras y perturbadoras.

Gracias!- soltó efusivamente la chica contra su pecho, Zero intento sonreír, sin corresponder el abrazo aunque, se moría por hacerlo. Kain seguramente se burlaría de él y kuran le haría la vida imposible pero, valdría la pena o eso esperaba el…

Si, si, si…solo tengo una condición- Yuuki alzo la vista mirándolo y el peli plateado tuvo que inclinar su rostro, porque Zero era mas alto que ella; sus rostros quedaron muy cerca haciendo que este se pusiera nervioso, pero no lo demostró.

Cual?- pregunto con curiosidad la chica consiente del cuerpo caliente de Zero contra el suyo.

Llevare a mi amigo Kain conmigo- soltó haciendo que la castaña lo soltara.

Quien es Kain?- pregunto y Zero recordó que ella jamás lo había visto.

Un amigo- explico, si es que a eso que compartía con el pelirrojo se le podría llamar amistad.

Ah…no lo ce…a kaname no le va a gus…- Zero la interrumpió.

Créeme le parecerá luego de que hable con el- aclaro- además será como si no estuviera, ni lo vas a notar, en serio- Kain los acompañaría con el único propósito de sondear el área y hacer guardia mientras el hacia el de chico normal pescando con la sanguijuela.

Hablaras con mi hermano? Tu?- Zero asintió.

Si…si vamos a estar juntos por… ¿cuanto durara este plan tuyo?-

Todo el fin de semana –respondió la castaña

Bien…- murmuro el licántropo a regañadientes- si vamos a estar juntos todo el fin de semana, ay algunas cosas que quiero dejar en claro con el…a solas- aclaro antes de que ella se ofreciera a llevar el mensaje. Yuuki no hizo mas preguntas simplemente se encogió de hombros.

Esta bien- acepto dando por terminada la conversación.

Minutos después ambos se despidieron prometiendo encontrarse al día siguiente. Zero decidió que le daría la noticia a kuran cuando Kain y el cazador estuvieran con ellos.

x.x.x.x.x.x.x.x..o.x.x.x.x.x.x.x.o.o.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x

Los días pasaron volando con la llegada de takuma y hanabusa; kaname se sintió agradecido de tener a takuma como amigo cuando este acepto suplirlo con una gran sonrisa. El purasangre puso al tanto a su amigo de cada detalle importante. Takuma pareció entender todo muy bien y aidou le ayudaría en caso de que hubiera problemas; kaname solo les había explicado que saldría con su hermana todo el fin de semana, cosa que no agrado para nada a aidou.

El viernes llego y kaname se preparo para reunirse con los licántropos y kaito, su hermana ya le había comentado algo sobre que Zero deseaba hablar con el.

El purasangre espero el cambio de turno excusándose nuevamente con su hermana para poder hablar con ellos, sin contar que cierto ex cazador castaño lo vigilaba desde el edificio principal.

Kaien Cross entorno los ojos cuando vio con sus propios ojos como el purasangre no se reunía junto con sus compañeros y hermana para ir a clase, y minutos después ver como kaito, el embajador Zero y su amigo pelirrojo entraban en el dormitorio. Kaien no había hablado con kaname desde que había llegado de la mansión, excepto para informarse acerca de los amigos del mismo y que uno de ellos supliría a kaname todo el fin de semana; tampoco le pregunto a kaname a donde iría, lo mas seguro era que saldría con su hermana, aunque Kaien tenia leves sospechas de que podría ser algo mas.

-Yuuki dijo que querías decir algo importante- empezó el pelinegro tranquilamente y el aludido chasqueo la lengua.

Si, es importante kuran- Zero escucho como Kain se removía incomodo a sus espaldas, estaba seguro de que el pelirrojo lo hubiese asesinado sino hubiera asuntos realmente importantes de por medio.

Te escucho – cedió el purasangre y Zero le conto todo a lujo de detalle, incluyendo sus planes para el fin de semana y aclarándole que si fuera por el jamás accedería a pasar un día con el. kaito sonrió imaginándose a ese par pescando.

Créeme yo tampoco iría- escupió kaname- pero…se lo debo a Yuuki , sin embargo, admito que tuviste una buena idea, solo que falto un detalle, como saldré de aquí sin ser visto?- pregunto y Zero sonrió

No te preocupes kuran, déjalo todo en mis manos- aseguro Zero confiadamente y Kain cubrió sus labios evitando que vieran su sonrisa maliciosa. Zero miro a kaito pidiéndole que creara una distracción para que nadie vigilase o estuviese cerca de la entrada y los dormitorios luna a la hora en que ellos llegaran- también necesito que te encargues del guardia del portón…todo antes de las 3 de la mañana- pidió

Si claro- respondió kaito ya sabiendo que iba a hacer para lograr aquello.

El purasangre suspiro de mala gana sin confiar mucho en el licántropo y recordó algo - a propósito kaito necesito un favor- el aludido alzo una ceja a modo de respuesta y kaname continuo- creo que Kaien esta algo…raro, podrías averiguar algo al respecto?- kaito lo sopeso unos segundos para luego asentir, suponía que iba a hacerla de detective mientras ellos iban a su maravilloso día de pesca.

Bien entonces ya no hay mas que decir - despidió kaname

x.x.x.x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x.x.x.x...x.x.x.x.x.x..ox.x.

La misma noche del viernes, mientras todos cenaban kaname fue a despedirse del director.

Buenas noches kaname – saludo Kaien ojeando unos papeles, el pelinegro avanzo por el despacho hasta llegar frente a el y sentarse en una de las butacas.

Hola – se limito a decir el muchacho y Kaien lo miro- solo vine a decirte que takuma esta listo y que mañanas nos vamos muy temprano así que no te volveré a ver hasta quizá el lunes. – aviso y el director asintió.

Visite a tus padres – empezó repentinamente Kaien y kaname se tenso un poco.

En serio? Y como están?- kaname pensaba verlos pronto sin que rido lo notara, estaba algo preocupado por ellos.

Están bien – tranquilizo Kaien con una mirada seria- me dieron un mensaje para ti y tu hermana – kaname intentaba relajarse pero aquello no le intuía algo bueno.- dicen que esperan verlos en las vacaciones de medio año, sin falta, es importante- kaname sopeso sus palabras intrigado y preocupado a la vez.

Eso es todo? No dijeron algo mas?- pregunto el pelinegro inquieto y Kaien negó. – genial- pensó irónico, kaname concluyo que debía ser algo importante y exclusivo de la familia, esperaba que no tuviera ninguna relación con rido; entonces lo pensó aunque era arriesgado pero lo haría de todos modos. – Kaien…- el director guardo silencio esperando que siguiera.- cuando estuviste allá…viste alguna cosa fuera de lugar, es decir…todo en orden?- kaname hablaba tan bajo que a Kaien le costo oírlo, Kaien sentía que no podría mas y en cualquier momento explotaría pidiendo explicaciones, la inquietud crecía en el con cada día que pasaba pero, tenia que ser paciente, así que, poniendo a raya sus emociones se obligo a sonreír.

Si kaname…tus padres se veían emocionados con la idea de verlos pronto…a mi parecer todo esta bien…al menos…que…tu quieras decirme algo- tanteo el ex cazador sin dejar de sonreír, kaname le miro por unos segundos, el director se comportaba igual que siempre, pero había algo…y ahora mas en sus palabras que le decía que no estaba del todo bien…de todos modos esperaba que kaito consiguiera algo de información.

No, no tengo nada que decir y ¿usted? ¿Tiene algo que decirme?- respondió el vampiro con seriedad. Kaien negó suavemente.

No…-

Bien…entonces ya me voy- kaname se levanto elegantemente de su asiento para empezar a andar hacia la salida.

Nos vemos el lunes kaname- escucho decir al director antes de cerrar la puerta del despacho tras sus espaldas…

x.x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x.

todo era silencio en la madrugada del sábado cuando una furgoneta Volkswagen, color blanco y rojo se deslizaba calmadamente por la carretera hasta llegar a la elegante y majestuosa entrada de la academia Cross; esperaron unos minutos hasta que la gran verja se abrió ante ellos, dándoles acceso. El portero brillaba por su ausencia así que, ambos hombres supusieron que habían programado la entrada justo para esa hora.

La furgoneta entro a la academia con las luces delanteras apagadas; no divisaron a ningún cazador o humano.

Los edificios estaban en penumbras, excepto el dormitorio luna, cuyas luces aun estaban encendidas. La furgoneta aparco cerca del dormitorio y la puerta del copiloto se abrió; Kain bajo del vehículo vistiendo unos tejanos con hoyuelos en las rodillas, una sudadera color azul y una camiseta color blanco. El licántropo avanzo hasta llegar frente a la furgoneta y dejo salir un sonoro pero limitado silbido.

Zero esperaba impaciente desde el interior de la furgoneta, kaito había cumplido más que satisfactoriamente con su parte y ahora les tocaba a ellos hacer lo demás.

Kain volvió a silbar y una de las puertas del dormitorio se abrió dando paso a la menuda figura de Yuuki, seguida de la estilizada de kuran y detrás de el…

Ruka?- pensó un sorprendido Kain tensándose en el acto, al ver a la hermosa aristócrata seguir muy de cerca a la pareja kuran mientras, se movían rápidamente para llegar a la furgoneta; Yuuki llevaba una bolsa sostenida al hombro, mientras su hermano cargaba con el kit y las cañas de pescar, la aristócrata lo único que tenia era una gran canasta. Ambas mujeres llevaban pañuelos ceñidos a la cabeza, cómodas sandalias y vestidos veraniegos, mientras kaname vestía un simple pantalón que le llegaba hasta los tobillos, unas zapatillas de marca, una camisa de tela con los botones superiores abiertos, dejando a la vista una considerable porción de piel y por ultimo un sombrero que sostenía su cabello.

Por aquí – guio Kain aun anonado, mientras abría la parte trasera de la furgoneta; el licántropo acomodo las cosas, mientras kaname ayudaba a subir a las vampiresas, cuando solo faltaba el pelinegro Kain lo empujo hacia el interior fingiendo alarma.

Rápido!- apuro empujándolo y reprimiendo las ganas de soltar una carcajada, kaname cayo al interior con un golpe seco y dejo salir un gruñido en respuesta, Kain se encogió de hombros cerrando la puerta y subiéndose al asiento del copiloto. Cuando se encontró junto a Zero este le sonrió en aprobación, poniendo el vehículo en marcha.

Manténganse agachados- dijo el peli plateado cuando Kain extendió una manta sucia sobre ellos para ocultarlos y hacerlos pasar por equipaje.

Porque demonios tenemos que escondernos kaname?- exigió saber en susurros una molesta Yuuki acuclillada en una esquina, kaname le devolvió la mirada igual de molesto por la osadía del pelirrojo, había caído sobre un brazo y le dolía levemente.

Shhh, por favor as silencio…- pidió el mayor- no puedo decirte el porque, solo confía en que este es el único modo- susurro el purasangre haciendo que su hermana frunciera mas el ceño.

Oh claro otro de los secretos de kaname kuran- soltó con sorna le menor, mientras Zero sacaba la furgoneta de la academia. Ruka no se atrevió a decir nada, ni siquiera estaba segura de que si había sido buena idea ir con ellos…

Zero condujo la furgoneta hacia la salida y esta vez Kain tuvo que abrir la verja; el peli plateado la deslizo a una velocidad aceptable hasta que la academia Cross se perdió al final de la calle tras ellos, solo cuando sus sentidos le tranquilizaron diciendo que no había ninguna presencia vampírica se dio el lujo de pisar pedal a fondo.

-ya pueden salir- aviso Zero y los tres vampiros quitaron la tela sobre ellos hastiados.

Brillante idea lobito- soltó con sorna y algo molesto el purasangre. Zero sonrió de lado en una mueca burlona mas, no dijo nada.

Kain evitaba mirar hacia atrás, sabía que estaría tentado a ver a la chica sounen y más porque podía sentir su nuca quemarse bajo el escrutinio de una intensa mirada.

Llegaremos en unas horas así que pónganse cómodos- comento vagamente Zero más preocupado por la comodidad de la castaña que de los otros dos. Ruka avanzo de entre en medio de ambos hermanos para acomodarse en los asientos que seguían a los de enfrente, los asientos tenían disponibilidad para tres personas pero, Ruka dudaba que Yuuki o kaname quisieran pasar adelante para sentarse junto a ella; mas adelante Zero y Kain miraban el camino en silencio.

Porque no me dijiste que Ruka iba a venir con nosotros?- pregunto el pelirrojo tan bajo que solo Zero logro escucharlo. El peli plateado se encogió de hombros.

Yo no sabia nada- dijo sinceramente, suponía que había sido algo de último minuto.

El sol salía perezosamente por el horizonte cuando la furgoneta llego a las orillas del lago Becker.

Zero aparco el vehículo cerca del muelle y los demás bajaron pudiendo estirar las piernas. Yuuki y Ruka se permitieron quitarse las pañoletas de la cabeza.

Es hermoso no?- comento kaname abrasando a su hermana por los hombros y Yuuki asintió aunque aun seguía molesta con el.

Frente a ellos un manto de H2O se extendía, rodeado de arena y piedrecillas en sus orillas y arboles por todos lados con las montañas como fondo. Cerca de ellos había una caseta de madera con algunos botes con remos.

Kain podía sentir lo tenso del ambiente, con kaname y Zero que no congeniaban; el con el hecho de estar rodeado de vampiros y la incomodidad por parte de Yuuki y Ruka.

Bueno que esperan manos a la obra- arbitro la castaña kuran mientras empezaba a sacar las cosas de la furgoneta, había traído de todo un poco para asegurar la supervivencia esos tres días. Kain supo que aquella chica seria "zona neutral" entre todos que empezaban a desesperarse por tanta tensión.

Ruka en silencio ayudo a Yuuki a bajar las cosas mientras, Kain aparte les ayudaba a montar las tiendas de campaña, el y Zero dormirían en la furgoneta. Kaname preparaba las cañas y los implementos de pesca mientras Zero se dispuso a buscar gusanos.

No es necesario- murmuro el purasangre sin mirarlo- eh traído anzuelos y carnada enlatada para los peces- Zero frunció el ceño mirándolo burlón.

Alguna vez as ido a pescar?- pregunto divertido aquello podría funcionar con los peces, pero el se iría por lo seguro y buscaría carnada fresca. Kaname lo miro severamente.

No - confeso kaname entre dientes y Zero rio.

Bien…entonces déjame ir por mi carnada kuran, tengo mis trucos- soltó presuntuosamente el licántropo, caminando hacia el bosque con tranquilidad. Kaname gruño por lo bajo continuando con su labor, mientras la castaña los observaba a ambos de reojo.

x.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x..ox.x.x.x.x.x.o.o.x.x.x.x.x.x..x.x.x

Zero caminaba a paso seguro entre los delgados y altos arboles, mientras iba esquivando ramas y trampas en el suelo; el chico había encontrado buena carnada y solo quería cerciorarse de que no hubiera nadie vigilando en los alrededores; luego de haber dado toda la vuelta al perímetro y que se hubo cerciorado, regreso al campamento para encontrar ya todo listo.

Kaname jugaba distraídamente con su caña, sentado en uno de los botes contra el sol que ya estaba en lo alto del cielo; habían dos botes, uno para el y kuran obviamente y el otro para… bueno eso no importaba.

Ruka intentaba desesperadamente encender una fogata con un encendedor totalmente ajena a todos, al verla Kain no lo soporto mas y la tomo de la muñeca quitándole el encendedor suavemente de las manos, la aristócrata dejo escapar un quejido de protesta y volvió su rostro para mirarlo enojada, por primera ves en aquel día sus miradas se encontraron y el enojo en Ruka se esfumo rápidamente.

Que haces?- pregunto Kain con tono neutral

Pues que más? encender una fogata- respondió Ruka mirándolo a los ojos, los ojos de Ruka estaban algo turbados mientras los del pelirrojo mostraban cierta emoción reprimida, su rostro sin embargo se mostraba impasible.

Es de día aun- objeto el chico

Lo ce…pero tengo frio, y como no hago nada lo siento con mas fuerza- Kain sonrió levemente.

Entonces vamos a pescar, ven- el tono de Kain no admitía replica, el pelirrojo tomo dos de las cañas que quedaban en el suelo; kaname había traído varias por si perdía alguna. Ruka no dijo nada pero sus ojos mostraban cuan sorprendida estaba, Kain la arrastro sin preguntarle opinión hasta el bote que estaba junto al de kaname y la subió con delicadeza dentro de este. Kain tomo los remos y empezó a alejarse del muelle con rapidez.

Yuuki sonrió mas relajada, tal vez aquel chico le seria de ayuda, se sentía mejor con Ruka alejada de kaname. Zero suspiro cansinamente y avanzo hasta el bote donde kaname lo esperaba.

Vienes Yuuki?- pregunto y esta negó

No yo me quedo, vayan ustedes- respondió la castaña caminando hacia ellos y sentándose en el muelle con las piernas cruzadas; Yuuki se acomodándose el vestido y de su bolso saco una costosa cámara de video.

- genial- pensó Zero con ironía mientras subía al bote – claro- murmuro con acidez mientras, el y kaname empezaban a remar.

Yuuki rio divertida mientras encendía la cámara.

Buena suerte- les deseo Yuuki mientras ellos se alejaban; ambos botes se detuvieron varios metros adelante, separados a una considerable distancia uno del otro.

Kain…- empezó Ruka mirando sus rodillas y hablando por primera vez desde que entro al bote- que te pasa? Porque actúas así conmigo?- Ruka sentía muchas cosas a la vez, prácticamente no había tenido opción para ir hasta allí y ahora el la ignoraba para luego darse cuenta de que existía y arrastrarla a pescar. Kain no se inmuto y le paso cuidadosamente una caña a la castaña quien la tomo firmemente.

Ponle la carnada al anzuelo antes de tirarlo al agua- indico ignorando olímpicamente a la joven. Ruka sintió un dolor punzante al verse ignorada por el pelirrojo pero, hizo lo que el dijo sin muchos ánimos para discutir u oponerse. – ahora lo lanzaras pero al otro extremo del bote así…- Kain echo la caña hacia atrás y la volcó hacia delante mientras el cordón se extendía libre hasta llegar al agua. Ruka se voltio dándole la espalda imitando sus movimientos.

Idiota- murmuro enojada dándole la espalda cuando Kain la miro sobre el hombro y sonrió levemente. Ciertamente su plan de ignorar a Ruka no tenia futuro, simplemente no podía ignorarla, o siquiera no pensar en ella…se dio cuenta que era absurdo seguir con aquello cuando tarde o temprano terminaría sucumbiendo ante ella. El pelirrojo hundió los hombros y dejo salir un suspiro de frustración; algo muy dentro de el le decía que acabaría igual o peor que Zero…

Maldición- grito en su fuero interno ¿para que resistirse a lo inminente? -Lo siento…- murmuro por lo bajo pero Ruka logro oírlo.

x.x.x.x.x.x...x.x.x.x.x.x.x.x.x..xx..x.x.x.x.x.x.x.x.x

ten cuidado kuran!-bramo Zero cuando el purasangre casi lo arrastra a causa de su anzuelo. kaname hecho la caña hacia atrás para tirar el anzuelo cuando este se había enroscado en la ropa del licántropo y cuando kaname lo estiro hacia delante Zero cayó de su lado del bote, Soltando la caña de pescar que cayo al agua flotando sobre la superficie. Zero gruño con un humor de perros mientras kaname le sonreía de manera angelical.

Ups – soltó el vampiro encogiéndose de hombros y Zero lo fulmino con la mirada para luego inclinarse en busca de su caña. Kaname voltio dándole la espalda y acomodándose en su asiento, moviendo intencionada pero fingidamente el bote. El bote se movió peligrosamente y Zero perdió el equilibrio…

Kaname se voltio en su dirección con fingida sorpresa cuando escucho un fuerte chapoteo y un grito ahogado, seguido de algunas gotas de agua llegar hasta el salpicándolo.

Zero estas bien?- pregunto con intencional sobreactuación el purasangre mientras llevaba una mano a su sombrero sujetándolo y reprimía las ganas de reír. La cabeza de Zero se abrió paso en medio del agua mientras escupía iracundo- oh que mal que cayeras…ahora el campamento apestara a perro mojado- comento con naturalidad el peli negro permitiéndose sonreír con mofa.

Me las vas a pagar kuran- sentencio con acidez aun dentro del agua, no podía creer lo infantil que era ese vampiro cuando se lo proponía.

Tks…no esta bien amenazar a los inocentes Zero, que acaso yo tuve la culpa de que cayeras y que tengas tan buen equilibrio como un orangután?- comento burlonamente el mayor mientras regresaba la mirada a su caña, escucho como Zero gruñía ,pero lo ignoro.

Kaname empezó a silbar despreocupadamente y no volvió a escuchar a Zero, el pelinegro frunció el ceño volteando a sus espaldas, pero no lo vio, el agua a su alrededor ondeaba calmadamente y este dejo su caña apoyada sobre el asiento con cautela.

Zero?- llamo kaname poniéndose de pie, pero no recibió respuesta y acto seguido el bote tembló bajo sus pies como si algo lo hubiera golpeado desde abajo- Zero deja de jugar, no seas imbécil- volvió a intentar el vampiro sin recibir respuesta, aquello no le gustaba para nada.

Segundos después algo potente arremetió contra el bote con fuerza y kaname cayo inevitablemente al agua.

Un cuerpo bestial de pelaje grisáceo totalmente mojado, se abrió paso en el agua y Zero se concentro para volver a su forma humana rápidamente, no sin antes ponerse la ropa que se había quitado antes de transformarse en lobo.

Kaname chapoteo hasta la superficie escupiendo agua y con los cabellos mojados pegándosele a rostro. El pelinegro había perdido su sombrero; kaname se restregó los ojos para ver a un sonriente Zero mirándolo desde el bote con el torso desnudo, sus pantalones y descalzo.

Kaname nado hasta el bote y Zero le ayudo a subir, más por sus modales que por voluntad propia.

Bien, estamos a mano- acepto el purasangre a regañadientes sentándose en el bote y Zero se permitió soltar una carcajada al verlo, parecía un gato mojado.

Desde la lejanía Yuuki grababa todo con una sonrisa, sabiendo que no podía pedir un milagro el primer día.

x.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..x.x.x.x..x.x.x

Las horas pasaron mas rápido de lo esperado y había caído la noche.

Kain había ayudado a Ruka a encender la fogata cuando ella lo intento por segunda ves en el día sin resultado.

Ven, déjame hacerlo- pidió Kain tomando el encendedor con una leve sonrisa y el ceño despreocupadamente fruncido. Ruka lo observo de reojo, notando lo atractivo que se veía el pelirrojo con esa expresión de suma concentración.

Al cabo de unos minutos ya tenían un sartén sobre el fuego, preparando la cena con los peces que habían logrado atrapar en el día.

Kain y Ruka se encargaban de la cena mientras Yuuki leía distraídamente una revista. Habían montado una especie de asientos alrededor de la fogata con algunos troncos. Kaname miraba la inmensa oscuridad del lago que se extendía tranquilamente frente a ellos iluminado tenuemente por la luz de la luna reflejada en sus aguas cuando escucho la voz de Zero.

-kuran – susurro por lo bajo el licántropo detrás de la furgoneta llamándolo con un ademan con las manos. El purasangre se levanto suavemente sin llamar la atención y se dirigió hacia Zero escondiéndose detrás de la furgoneta.

Que sucede?- pregunto kaname y Zero alzo una ceja.

No olvides porque estamos aquí kuran- advirtió severamente el peli plateado y kaname suspiro.

Claro que no lo eh olvidado-

Bien…nos iremos a medianoche así que estate atento- advirtió – no podemos dejar que Yuuki o la otra…- Zero evito el insulto- …chica nos sigan, así que se cauteloso- kaname asintió calmadamente.

Cuando los peces estuvieron listos, todos se dispusieron a cenar pero cuando hasta el ultimo bocado de pescado fue devorado entre el circulo que habían formado alrededor de la fogata se infiltro el incomodo silencio…

Yuuki se removió algo incomoda golpeándose de frente con la idea de que juntar a personas tan distintas y con tantas asperezas entre ellos, no era para nada buena idea pero, su objetivo era que su hermano y amigo se llevaran mejor y lo iba a lograr como fuese.

Estaba ella, con Kain y Ruka al frente, kaname a su derecha y Zero a su izquierda; kaname junto a Ruka y Zero junto a Kain y por ultimo ella obviamente entre ambos.

Oigan llamo – y la mirada de todos recayeron sobre ella- han jugado el juego de la botella? – tanteo intentando parecer animada y todos negaron con la cabeza excepto Ruka, ella ya lo había jugado con rima en el pasado. Zero y Kain habían escuchado de ese juego pero jamás lo habían jugado en cuanto a kaname…bueno era obvio. – entonces- siguió Yuuki sacando a Artemis de su bolso y alzándola a la vista de todos, su pequeño báculo remplazaría la botella- juguemos – insto sabiendo que nadie se negaría, por que no había otra cosa que hacer. Todos se acomodaron en un nuevo círculo junto al anterior con la fogata, sentándose con las piernas cruzadas como había indicado la castaña; Yuuki coloco a Artemis en el suelo justo en el centro del círculo.

Bien es muy simple- empezó la menor de los kuran- hare girar a Artemis y cuando esta se detenga apuntara a quien le toque turno, este tendrá la elección de escoger entre verdad o desafío; no podrán decir mentiras pero esta la opción de "paso" pero si es el caso, entonces serán sometidos a un castigo entendido?- todos asintieron menos Zero a quien ya no le parecía la idea.- cuando pase su turno al que eligió la botella podrá hacerla girar para que le toque a otro….yo empiezo- aviso la castaña haciendo girar a Artemis con fuerza. El pequeño báculo dio muchas vueltas para luego ir bajando la velocidad y apuntar a Kain…

Kain verdad o reto?- pregunto Yuuki con una sonrisa al pelirrojo quien miraba a todos con indiferencia.

Verdad – respondió el aludido y Yuuki sonrió macabra.

Bien…- Yuuki sopeso muy bien la pregunta que haría- Ruka te gusta?- soltó de golpe y todo en el bosque hizo silencio.

Kaname reprimió una risita mientras Ruka no sabia donde esconder la cara a causa de la vergüenza, Zero se mantenía imparcial pero en su fuero interno no paraba de reír. Kain sin embargo, no cambio para nada la expresión de su rostro pero, antes de haber concluido el minuto ya había pensado en más de mil formas de aniquilar a la insolente y al parecer demonio princesa purasangre.

Todos parecían esperar la respuesta y el pelirrojo decidió hablar.

Paso – dijo Kain y Yuuki alzo las cejas, Ruka suspiro algo aliviada y se enderezo nuevamente.

Bien – dijo Yuuki de mala gana- entonces tu castigo será besar a Ruka- sentencio la chica encogiéndose de hombros y Kain quiso estrangularla.

No puedo hacer eso- bramo pero Yuuki empezó a reír ligeramente.

Lo siento, así es el juego, como no respondiste ese es tu castigo así que tienes que hacerlo al menos claro que…seas una gallina cobarde- soltó Yuuki y kaname pensó que tendría que intervenir para evitar que su hermana fuera descuartizada por el licántropo.

No soy ningún cobarde- espeto Kain entre dientes intentando no perder la calma pero la castaña empezó a cacarear como gallina y hacer con las manos los mismos movimientos que el ave domestica.- basta – gruño pero Yuuki siguió burlándose.

Zero miraba la escena mas que divertido, observaba como la chica sounen no podía estar mas a la mar de incomoda.

Aburrido y hastiado de las burlas de la purasangre Kain se acerco peligrosamente a Ruka quien lo miro asustada y tomándola bruscamente de los hombros en un impulso agresivo y potente la beso.

Yuuki se detuvo en seco mirando a la pareja con asombro y timidez, no podía creer que si la hubiera besado…

Kaname guardo silencio volteando hacia otro lugar, mientras Zero esbozaba una sonrisa.

Los segundos pasaban y Ruka y Kain aun no rompían el beso así que, algo incomoda Yuuki volvió a girar a Artemis ya que Kain no parecía dispuesto a hacerlo aun.

El pequeño báculo volvió a girar rápidamente para apuntar a kaname quien trago con dificultad.

Kaname verdad o desafío?- pregunto Yuuki sonriendo y kaname sopeso las posibilidades.

Yo…- no estaba seguro de ninguna de las dos, no confiaba en Yuuki luego de haber mandado a Kain a besar a Ruka, pero si escogía verdad tal ves ella preguntaría algo que no debía…- verdad- respondió kaname cuando Kain y Ruka se separaron súbitamente con la respiración de ambos agitados, pero nadie se voltio a verlos.

Bien… a quien quiere mas papa a ti o a mi?- pregunto Yuuki pero kaname no se sintió tan aliviado como esperaba.

Pues…- kaname dudo.

Di la verdad, no me voy a traumar por ello- bromeo la castaña.

Porque yo debería saberlo?-

Solo responde, quiero saber que piensas- objeto la chica.

A ti, por supuesto- aseguro el mayor y Yuuki alzo una ceja.

En serio?- pregunto la castaña y kaname asintió

Bien, te creo- dijo riendo y kaname giro a Artemis.

Kain y Ruka miraban en direcciones opuestas sin atreverse a mirar a alguien o a ellos mismos.

El báculo apunto a Zero y kaname sonrió de lado.

Zero…- el aludido lo miro con desconfianza- verdad o desafío?-

Estas enamorado de Yuuki?- pregunto seriamente el purasangre incomodando por completo al licántropo. Zero no quería responder pero eso seria sucumbir ante el chupasangre y su orgullo jamás se lo permitiría; con la barbilla en alto y ojos insondables respondió.

Si…- dijo simplemente tomando por sorpresa a kaname y a Yuuki; Yuuki parpadeo más de una vez sintiéndose extraña, una cosa era que kaname lo dijera, que ella lo sintiera y otra muy diferente es que Zero lo dijera tan descaradamente. Zero se inclino con toda la dignidad de la que fue capaz de retener y giro el báculo, esta vez apunto a Ruka. La aristócrata se tenso en su lugar y Kain miro a Zero con una silenciosa advertencia pero este lo ignoro.

Me las vas a pagar maldito chupasangre- pensó Zero con la sangre empezándole a hervir – Ruka –llamo- verdad o desafío?-

Ver-dad- tartamudeo la castaña.

Si pudieras quitarle a kaname a Yuuki lo harías?- pregunto con crueldad, escucho como Kain gruñía y apretaba los puños pero lo ignoro nuevamente.

Malnacido perro sarnoso – pensó el peli negro con odio mirando asesinamente a Zero. Kaname podía sentir la incomodidad y cierta molestia en su hermana a través del vínculo. Ruka se sonrojo inevitablemente e intento responder tartamudeando por completo y fallando en el intento.

Y bien?- presiono Zero y Ruka empezó a jugar con sus manos.

Paso – dijo débilmente la castaña y Zero sonrió.

Bueno, tu castigo será besar a kaname- sentencio saboreando cada palabra. Los hermanos kuran abrieron grandemente los ojos. Yuuki no podía creer que Zero le estuviera haciendo aquello aunque sabia que el solo estaba cegado por la sed de venganza hacia kaname…los hombres son tan inmaduros…

Kaname endureció el rostro mientras, Kain se levantaba rápidamente alejándose de todos ellos. El pelirrojo se interno en el bosque con aspecto huraño y Ruka no sabia que hacer.

Vamos, no puedes echarte para atrás, ya que pasaste de la pregunta debes afrontar el castigo- motivo sin piedad Zero y la aristócrata no tuvo otra opción que acercarse lentamente al pelinegro que seguía con la misma expresión; realmente y para su propia sorpresa no deseaba besar a kaname, no deseaba borrar el sabor de los labios del pelirrojo sobre los suyos.

Menuda ironía- pensó Ruka con tristeza, ella que había deseado con todas sus fuerzas besar a kaname hace tan solo unas horas y ahora…- ahora si Yuuki me va a matar-pensó mientras apoyaba sus manos sobre los fuertes hombros del purasangre quien no despegaba la mirada de Zero; como un rayo fugas vino a su mente la sensación de los labios del pelirrojo moviéndose contra los suyos, las sensaciones producidas y como ella había terminado correspondiendo….

Ruka acerco su rostro muy cerca del rostro de kaname y se detuvo allí, totalmente petrificada…no podía hacerlo…no tenia el valor.

Los tres escucharon el quejido de la castaña mientras se levantaba rápidamente y corría hacia su tienda de acampar llorando. Kaname reacción y apartando a Ruka con delicadeza la siguió dejándola sola con Zero.

Yuuki- llamo kaname entrando a la tienda. Habían montado dos tiendas, la idea era de que una fuera para kaname y la otra para Yuuki pero, como Ruka también había ido con ellos le cedieron una tienda para ambos compartir la otra.

Ruka no perdió tiempo y guiada por un impulso se interno en el oscuro bosque, entrando por el mismo lugar que había visto a Kain hacerlo hace tan solo unos segundos.

Zero quedo totalmente solo, arrullado por el silbido entre los arboles y los grillos. El peli plateado se sentó frente a la fogata con un intenso mal sabor en el estomago y un fuerte nudo apretándole la garganta…

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x.x.x.x

Kain – llamo Ruka caminando apresuradamente con la intensión de alcanzar al pelirrojo, pero no lograba divisarlo, el bosque estaba sumido en oscuridad y la luz de la luna no era suficiente. minutos después se dio cuenta que había sido mala idea seguirlo, aunque sus ojos de vampiro le ayudaban a ver en la oscuridad, sentía que se había alejado mucho del campamento y todo por un impulso…- Kain!- Grito esta vez con miedo en la vos, temía perderse, todos los arboles le parecían iguales y no podía realmente distinguir el camino de vuelta, intento percibir el aroma masculino y fuerte Del pelirrojo sin éxito alguno. Ruka empezaba a frustrarse, no se dio cuenta cuando el bosque se sumió por completo en un espectral silencio dejándola con el único sonido de su agitada respiración acelerarse cada vez más.

Ruka se abobillo contra el resguardo de un árbol, abrazándose a si misma, estaba asustada y sola. El fuerte aullido de un lobo cortó el silencio e hizo que Ruka hundiera el rostro en el resguardo de sus piernas dobladas. El sonido distante y lejano de una rama rompiéndose, el eco de la respiración profunda de un ser y el revuelo de algunas aves escapando de los arboles, alertaron a la temerosa muchacha; Ruka sabia que algo o alguien se acercaba pero estaba segura de que no era humano.

Pronto el sonido de algo moviéndose con rapidez, removiendo la tierra y rasgando la madera llego hasta ella con mayor nitidez, el sonido se hacia cada ves mas cercana, cada vez mas cercano a ella, llego el tiempo hasta que Ruka pensó que la había encontrado cuando un ruido seco en la tierra se produjo frente a ella para luego desaparecer por completo, dejando el bosque en su habitual silencio.

Ruka seguía respirando agitadamente con el corazón bombeando como loco, no quería levantar el rostro…se había vuelto una cobarde los últimos minutos y así se quedaría seguramente hasta que amaneciera.

Eres una chupasangre muy cobarde ¿lo sabias?- escucho decir Ruka por parte de una voz familiar y…anhelada. Sin pensarlo dos veces la chica se levanto como impulsada por un resorte y se abalanzo contra el cuerpo caliente y semi desnudo de Akatsuki Kain. El pelirrojo no perdió para nadie el equilibrio cuando Ruka se tiro sobre el tomándolo fuertemente por la cintura, el joven se dedico a mirarla por unos segundos para luego corresponder lentamente el abrazo; solo ahí….en los fuertes y seguros brazos del licántropo Sounen Ruka se permitió llorar…

x.x.x..ox.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x.x.o.o.x.x

Yuuki – llamo con suavidad kaname cuando se encontró en el interior de la tienda de campaña, su hermana le daba la espalda sentada sobre la colchoneta en el extremo de la tienda.- Yuuki- volvió a llamar mientras la tomaba por un hombro y la obligaba darle la cara.

Idiota- murmuro en un hilo de voz la chica con los ojos cristalinos, conteniendo lágrimas de frustración e ira. Kaname no perdió tiempo para envolverla en sus brazos y apretarla contra si, Yuuki no le correspondió el abraso pero tampoco se aparto aun tragándose las lagrimas.

Siempre tan orgullosa- pensó el mayor con una sonrisa mientras besaba afectuosamente sus cabellos – te amo – susurro tiernamente kaname contra su oído y esa vez Yuuki si lo abrazo de vuelta, la joven hundió su rostro en el hueco de su cuello mientras intentaba disipar las ganas de llorar. Kaname se sentó con ella en brazos meciéndola para luego tumbarse a ambos sobre la colchoneta, Yuuki quedando sobre el.

Eres un idiota- volvió a decir Yuuki esta vez con mas fuerzas acomodándose en su pecho.

Ruka y yo no nos hemos besado- aviso con seriedad el peli negro – al que deberías decirle idiota es a tu amigo Zero quien planeo todo- escupió resentido y Yuuki bufo.

Tu lo provocaste kaname! Es tu culpa- dijo ella y kaname entrecerró los ojos.

Oh claro Zero nunca tiene la culpa, Zero es perfecto! ¿como tendría la culpa?- escupió con acides y palabras llenas de odio hacia el licántropo; Yuuki no dijo nada solo levanto la cabeza mirándolo con una sonrisa traviesa.

Oh acaso estas celoso?- acuso burlona y el frunció con severidad el ceño.

Claro que no!- refuto- pero supongo que tu lo estas por ver casi a Ruka besarme no?- soltó cruelmente y Yuuki se aparto de el realmente enojada.

Ves que tu eres el único idiota aquí?- escupió Yuuki sintiendo un nudo en la garganta por estar discutiendo con kaname.

Claro que soy un idiota – pareció aceptar kaname con un tono amable…demasiado- por supuesto que soy un idiota Yuuki- reitero el mayor y Yuuki relajo el rostro temiendo aquel cambio de actitud. – porque solo un idiota podría estar con una niña tan incomprensiva y egoísta como tu- soltó con la única intensión de desahogar su enojo, sin detenerse a pensar en que decía o cuanto daño podrían hacer sus palabras a su hermana. Yuuki guardo silencio algo pasmada, su rostro se perdió en el suelo mientras temblaba levemente, las palabras de su hermano habían calado hondo en ella y fue ahí cuando kaname se dio cuenta que había echo.

Bueno…-a Yuuki le costaba hablar pero se forzó a hacerlo- tal vez… tal vez deberías estar con alguien mejor, alguien como Ruka- soltó y la lagrimas salieron rebeldes por sus ojos; Yuuki hizo el ademan de marcharse pero kaname fue mas rápido.

Suéltame!- grito Yuuki revolviéndose fieramente cuando su hermano la sujeto por una muñeca y la estampo contra la colchoneta colocándose a horcadas sobre ella, mientras sus manos sujetaban las suyas como grilletes. Yuuki no paraba de moverse bajo el.

Yuuki para- pidió controlándose el mayor pero fue inútil, su hermana no lo escuchaba en lo mas mínimo.

Yuuki kuran detente ahora- ordeno esta vez kaname con una autoridad y con una voz tan profunda y autoritaria, desde lo profundo de su garganta como la castaña no lo había escuchado nunca…

Yuuki dejo de moverse abruptamente, intimidada, sus ojos aun seguían soltando finas lagrimas y sus pincelados labios temblaban entre si. El rostro de kaname reflejaba una amenazante seriedad y sus ojos velaban en rojo, cuando su hermana se hubo detenido por completo el mayor se permitió relajar el rostro y sus ojos se oscurecieron levemente.

Escúchame bien lo que te voy a decir Yuuki, escúchame MUY bien- empezó un enojado purasangre- nadie… y repito nadie! Es mejor para mi que tu oíste? NADIE!- la respiración de kaname era agitada al igual que la de su hermana; Yuuki guardo silencio mirándolo con ojos entrecerrados, no quería hablar, la chica sabia que si lo hacia se le quebraría la voz.

Ambos purasangres se miraban por unos interminables segundos hasta que kaname se inclino con suavidad, despacio hacia el rostro de la muchacha. Yuuki estaba ya mas calmada y no quiso apartar el rostro cuando kaname llego a ella lo suficientemente cerca como para acariciar sus labios fríos con los suyos. Fue un simple roce, una caricia aterciopelada; el purasangre aflojo totalmente el agarra en las muñecas de Yuuki para descender a su barbilla y depositar un tierno y sentido beso.

Eres una tonta- susurro el mayor con tono lastimero pero, Yuuki no se sintió ofendida- ¿porque discutir?... Yo te amo tanto…- Yuuki aparto sus manos del agarre de kaname rápidamente para acunar su rostro y besarlo ella esta vez.

Sus labios volvieron a encontrarse esta vez ansiosos; kaname se dejo caer completamente sobre la muchacha y Yuuki sintió el cuerpo cálido de su hermano cubrir por completo el suyo.

Kaname la abrazo posesivamente por la cintura mientras ella lo tomaba de los cabellos, ambos profundizando el beso; la lengua de Yuuki busco con desesperación la del pelinegro incitándola, tentándola, ambas se enrollaron en un baile sincronizado mientras sus labios no dejaban de acariciarse y degustar la calidez y el sabor del otro.

Las manos de kaname recorrían hambrientas todo el cuerpo de la menor sobre la molestosa tela del vestido, mientras Yuuki lo acercaba más a ella y le acariciaba la espalda causando en èl, pequeños escalofríos. Yuuki coló sus manos por debajo de la camisa de el y kaname tembló cuando ella empezó a acariciar toda porción de piel que se cruzaba en su camino llegando a su abdomen donde se entretuvo por un rato en sus músculos firmes y luego pasar a su pecho donde encontró sus tetillas, las cuales se endurecieron con el tacto.

Espera- jadeo tan bajo que dudaba que Yuuki lo hubiera escuchado ni siquiera llego a sus oídos.

Yuuki le abrió de un tirón la camisa, los botones salieron disparados y la deslizo rápidamente por los hombros de su hermano dejándolo con el torso descubierto y con un leve tono azulado por la luz de luna que se filtraba en la carpa; la castaña agradecía no haber encendido la lámpara o los que estuvieran afuera notarían con claridad todos sus vergonzosos movimientos…

Cuando kaname se hubo encontrado sin camisa, se detuvo abruptamente mirándola.

Que pasa?- pregunto la menor en un jadeo pero kaname guardo silencio; Yuuki encontró la respuesta en los ojos del mayor; la castaña sonrió de lado al notar en que pensaba el – no te preocupes…no va a pasar nada- aseguro con una firmeza que no supo de donde salió; kaname siguió sin decir nada y ella aprovecho para abrasarlo y volverlo a arrastrar hacia ella; Yuuki lo beso con pasión enredando sus dedos en los lacios cabellos de el, kaname reacio al inicio empezó a corresponderle con el mismo ímpetu.

Sin darse cuenta la temperatura en la carpa subió varios grados y ambos ya sentían que estaban acalorados.

Las manos de kaname bajaron hasta las piernas de la chica acariciándolas de manera ascendente, levantando la tela de su vestido y llegando a la suavidad de sus muslos, acariciándolos con ansias y apretujándolos posesivamente con sus manos. Yuuki al sentir su caricia quiso estar mas cerca, sentirlo mas, volvía a sentir las ganas de fundirse con kaname,; inconscientemente cuando kaname volvió a apretujar sus muslos Yuuki levanto las piernas enrollándolas en la cintura de kaname con fuerza; al hacerlo su intimidad cubierta por sus bragas quedaron desprotegidas y la latente humedad de su entrepierna llego hasta ella, estaba humedad, muy humedad…

Cuando Yuuki enrollo sus piernas kaname se permitió acercarla mas contra el y sus intimidades por debajo de la tela rosaron.

Kaname sintió una gran excitación que se concentraba como a punto de bullir en su parte más baja pero, aun así no se detuvo.

El pelinegro llevo sus manos mas arriba, llegando hasta el trasero de su hermana; acaricio con devoción sus nalgas para luego tomarlas con firmeza acercándola peligrosamente a el; las intimidades de ambos volvieron a chocar y Yuuki no pudo evitar sentir mas que placer ante ese hecho. La chica forzó mas el agarre entre sus piernas llena de curiosidad y ansias por volver a sentir esa sensación tan placentera, sus intimidades volvieron a rozar y esta vez kaname soltó un pequeño gemido que en los oídos de Yuuki parecía algo celestial.

Yuuki se dio cuenta que el roce causaba ese placer tan etéreo, así que, volvió a frotarse contra kaname de manera insistente mientras el aroma húmedo se incrementaba y algo duro se tensaba contra ella en la unión de sus partes bajas.

De un momento a otro Yuuki se encontró en un movimiento de frenesí, moviendo su parte baja contra su la de su hermano con alucinantes movimientos, ambos buscándose desesperadamente, frotándose entre si; el placer ambos aumentaba considerablemente.

Aquello era algo totalmente nuevo y adictivo a lo que ella no estaba acostumbrada, kaname lanzaba pequeños gemidos y ella supo que ambos jadeaban con el pulso y el corazón acelerados; la intimidad de kaname se ponía cada vez mas dura y parecía vibrar contra ella, Yuuki sentía por su parte que la suya palpitaba, pero todo aquello era tan irrealmente placentero y sensual que no podía parar…

Pronto ambos empezaron a jadear y a gemir al unisonó, mientras sus manos se acariciaban desesperadas y sus partes bajas se frotaban con ansiedad; Yuuki cerro los ojos e inclino la cabeza para atrás cuando, como si de una estrella fugaz se tratara algo de razón y cordura se filtro como un rayo en los nublados pensamientos del purasangre haciendo que se diera cuenta de que hacia y adonde iba a parar si seguía con aquella locura.

No!- grito en su mente, deteniéndose de golpe y incorporándose como resorte. La castaña al ya no sentir el peso caliente de su hermano sobre ella abrió los ojos asustada.

Kaname?- llamo confundida y con un revoltijo de sensaciones y emociones en su interior. Yuuki lo vio de pie cerca de la salida de la carpa y entonces supo que todo había acabado…

Perdóname- pidió el chico en un hilo de voz y con la rapidez de un rayo salió de allí.

Yuuki se quedo estática en la misma posición, sin poder creer lo que estaba pasando; lo siguiente que escucho fue el chapoteo que se produce cuando alguien se zambulle rápidamente en el agua. Kaname se había tirado a las frías aguas del lago…

La castaña miro hacia abajo lentamente; la falda de su vestido estaba alzada hasta su cintura dejando sus piernas y sus rosadas bragas descubiertas; desde su posición, Yuuki pudo notar lo mojadas que estaban…

Kaname se quedo flotando en el agua helada del lago por un buen tiempo hasta que su temperatura interna volvió a la normalidad; el pelinegro no veía a Ruka ni a Zero por ningún lado y lo agradeció profundamente, ciertamente tenia ganas de matar al peli plateado.

Kaname recordó la misión que tenían a media noche y procuro mitigar sus emociones para tener como prioridad lo importante…llegar a ese bunker…

Luego de un rato kaname salió del agua y se dispuso a enfrentar a Yuuki no sin antes estrujarse las ropas para no mojar el interior de la carpa.

Cuando kaname entro a la carpa encontró a Yuuki cambiada y acostada de lado en un extremo de la colchoneta; su hermana ya llevaba ropa de dormir y se había amarrado el cabello en una larga trenza. Yuuki tenía los ojos abiertos y jugaba distraída con la punta de la trenza de su cabello.

Yuuki estas enojada?- pregunto con timidez kaname, quien temía cambiarse frente a ella, sus oscuros cabellos se pegaban a su rostro y nuca de manera tentadora al igual que su pantalón a sus piernas, su torso seguía al descubierto mientras por el surcaban finas líneas de humedad llegando a sus tetillas endurecidas.

Yuuki no lo miraba pero imaginaba que era así, por lo cual no voltio a verlo, no cuando kaname estaba seguramente mas que provocativo e irresistible aun sin proponérselo. La castaña se limito a negar suavemente con la cabeza mientras seguía distraída en su cabello.

Cámbiate o cogerás un resfriado- comento suavemente aunque sabia que el jamás se enfermaría, kaname no se movió de su lugar y ella suspiro- vamos, puedes cambiarte no te voy a comer- soltó intentando sonar burlona pero ni ella se creía tal cosa. Un minuto después kaname fue hasta su mochila para tomar una muda de ropa y empezar a cambiarse. Yuuki cerro los ojos con fuerza, intentando controlar su respiración, a la chica le había tomado mas que fuerza de voluntad para calmar a su cuerpo que palpitaba aun cuando kaname se había apartado; Yuuki había sentido cierto enojo cuando kaname se fue y la dejo en tan…lamentable estado. todo aquello era nuevo para ella y no sabia que hacer.

Yuuki espero pacientemente hasta que su propio cuerpo se calmara y logro mitigarlo al menos en su mayoría…aun se sentía susceptible a kaname en todos sus sentidos ¿desde cuando había pasado aquello? Parecía no tener vuelta de retorno…

Al parecer Yuuki no lograría estar en paz hasta que ella y kaname hicieran el amor, de eso estaba segura.

Kaname se termino de cambiar a su ropa de dormir y se tiro a la colchoneta al lado de Yuuki no muy seguro de abrasarla o darle su espacio.

Supongo…que no quieres que durmamos entrelazados- soltó suavemente el mayor y ella negó con suavidad aun con sus ojos cerrados.

No creo que sea buena idea…- concordó la chica con una leve risilla y el asintió imitándola y dándole la espalda.

Ambos permanecieron así por horas, intentando conciliar el sueño sin poder lograrlo al estar demasiado consientes de la presencia y la respiración del otro. Kaname intuyo que estaba cerca para que fuera medianoche y sabia que Yuuki aun no se dormía, por lo que, opto por algo que hace mucho no hacia…

Yuuki se estremeció cuando escucho la melodiosa y profunda voz de su hermano alzarse hermosamente para entonar la nana que siempre le cantaba de niña antes de dormir. La castaña se lleno de agradables recuerdos mientras los parpados empezaban a pesarle poco a poco.

Kaname termino de cantar y supo por la acompasada respiración de su hermana detrás de el, que Yuuki se encontraba profundamente dormida.

Ahora solo falta que aparezca Zero- pensó kaname suspirando.

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x

Dos pares de piernas se movían rápida y sigilosamente entre la espesura del bosque alejándose del lago Becker.

Zero no había logrado encontrar a Kain, así que, fue en busca del purasangre sin perder más tiempo.

Ambos jóvenes corrían a velocidad inhumana; kaname seguía a Zero ya que el conocía el camino. Los arboles pasaban como sombras difusas a sus lados y sus ojos sobrenaturales les permitían ver en la oscuridad de la noche.

Cuando Zero se detuvo de repente, kaname lo hizo unos pasos mas adelante mirándolo con una ceja en alto.

Que sucede?- pregunto secamente el purasangre pero, Zero no le respondió, mas que eso miro hacia todos lados olfateando con desesperación como si intentara localizar algo.

Kaname observo como súbitamente Zero detenía su desesperada búsqueda y en su rostro se dibujaba un profundo miedo; de allí el purasangre supo que algo pasaba…algo muy malo – que sucede!- exigió saber kaname esta vez con ansiedad. Zero lo miro por fin como si acabara de notar su presencia, su expresión se endureció y con voz sepulcral se digno a hablarle.

Marcus esta aquí…- dijo Zero por toda respuesta y como si se tratase de una tarjeta de presentación un fuerte aullido de lobo resonó entre los arboles del bosque llegando a ellos, luego de Zero haberlo dicho.

Kaname no supo porque, pero algo le decía que aquello era sumamente grave….

x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..x.x.x..ox.x.x.x.x

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

cap 17

Mensaje por Rouse Malfoy el Miér Ago 17, 2011 6:17 pm

Spoiler:
Capitulo 17

Lucha de titanes

-…Marcus esta aquí…- dijo Zero por toda respuesta y como si se tratase de una tarjeta de presentación un fuerte aullido de lobo resonó entre los arboles del bosque llegando a ellos, luego de Zero haberlo dicho.

Kaname no supo porque, pero algo le decía que aquello era sumamente grave…

El pelinegro observo como Zero se tensaba y el entendía el motivo, al igual que el podía sentir una presencia mas que intimidante acercarse, algo en lo mas profundo de kaname se removió en respuesta.

Quien es Marcus?- pregunto el purasangre sospechando la respuesta.

Es el líder del clan- explico Zero- Kain y yo lo encontramos en la montaña la noche del festival- kaname sintió un nudo en su estomago.

En la montaña?... Cual montaña? Donde esta…- Zero asintió dando a entender que la montaña de la que hablaba era la misma donde se encontraba kuran manor. – que hacia el ahí?- pregunto con prudencia

No lo ce…el había dicho que le notificaron del incidente de niveles E pero no explico nada mas- kaname asintió sintiéndose paranoico o tal vez muy intuitivo con respecto a Marcus… ¿podría el estar planeando algo contra los kuran o estar aliado con rido? – crees que Marcus sepa que estas aquí?-

Imposible…pero se enterara muy pronto…se acerca- aviso Zero mirando mas allá del hombro del purasangre con terror en los ojos.

Vete Zero – dijo kaname de repente sorprendiendo al peli plateado

Que?-

Que te vayas…el aun esta lejos para reparar en tu presencia, aun puedes escapar ahora largo- el tono de kaname no admitía replica pero Zero no era cualquiera para dejarse intimidar.

Pero aun así nos encontrara, de seguro esta patrullando el área- objeto Zero pero kaname negó

No…si yo lo intercepto primero- sentencio con seriedad el purasangre.

Tu vas a…- kaname no lo dejo terminar.

Escucha si nos encuentra a todos, nuestro plan se va al caño, así que es mejor que solo me encuentre a mi- aunque si su paranoia estaba en lo cierto y Marcus estaba asociado con rido de todos modos todo se iría a la basura.

Que intentaras hacer? ser diplomático kuran?- soltó con sorna Zero y kaname suspiro implorando paciencia.

Ya lárgate Zero o te va a encontrar, ve al campamento, ve con Yuuki y espérame ahí, se que no es fácil pero…confía en mi- pidió el peli negro.

Ten mucho cuidado con lo que haces kuran- amenazo Zero con la promesa jurada en sus ojos, haciendo entender que si se metía con un licántropo se metía con todo el clan, kaname asintió.

Zero se alejo unos pasos para dejar que su cuerpo explotara dando paso al enorme cuerpo lobezno del licántropo.

El lobo peli plateado miro por última vez al vampiro y echo a correr por el mismo camino de regreso, a una gran velocidad.

Kaname suspiro de nuevo cuando se hubo encontrado solo; aquella parte en lo profundo de su ser se removió nuevamente cuando el aroma del que debía ser Marcus estaba tras el a tan solo unos metros.

El purasangre se voltio lentamente dándole la cara a la bestial e imponente figura protegida entre las sombras; kaname espero pacientemente hasta que escucho los pasos de Marcus acercarse, al parecer en su forma humana.

Un hombre de mediana edad se dejo ver, cuando la luz de la luna le alumbro el rostro; Marcus, el líder del clan de los licántropos lo miraba desde lejos; a kaname le parecieron familiares aquellos ojos grises que en ese momento se dirigían a el con voracidad casi asesina; salvajes, ávidos y aun así profundos, sobrios y experimentados…

El licántropo lo miro con una pisca de curiosidad en medio de aquellas profundidades amenazantes y el interior de kaname se removió con mayor fuerza.

Kaname kuran…- susurro pero, el purasangre pudo escucharlo, confundido ante el hecho de que lo hubiera reconocido. Kaname no dudaba que supiera de el pero, jamás lo había visto antes; el chico jamás se daría el lujo de olvidar a ese hombre fornido de cabellos tan oscuros como el suyo e intimidantes ojos grises; Marcus, estaba como imaginaba desnudo sin ningún pudor. – quien lo diría, verte luego de tanto tiempo…al parecer mi espera ah valido la pena- siguió hablando con un tono de voz levemente resentido.

Kaname se confundió aun más; Marcus hablaba como si ya se conocieran, sus sospechas de que pudiera estar involucrado con su tío incrementaron.

Sabes quien soy?- kaname pensó que antes de actuar debía informarse de que tanto sabia o planeaba aquel ser. Marcus se acerco a kaname con pasos precavidos hasta llegar a medio metro del vampiro con una ceja en alto y una sonrisa burlona.

¿Que ahora fingirás demencia?-soltó con sorna el licántropo- ¿O es que temes volver a luchar contra mi como en el pasado? – kaname frunció el ceño y su cerebro empezó a trabajar rápidamente ante sus palabras.

Kaname agradecía realmente tener una mente tan afilada y aguda; ¿podría ser que el supiera que era el ancestro? ¿Pero como? Los licántropos Vivian por muchos años pero, no eran seres inmortales. Fuera como fuera ya sabia la pregunta clave que resolvería todo.

Como es que estas aquí?- pregunto serio el purasangre y su acompañante soltó una carcajada seguida de una sonrisa malévola.

¿recuerdas nuestro último encuentro? Luego de que desgarre tu pecho, bebí la sangre de tu corazón que había quedado en mi mano; con eso fue suficiente para extender mi vida, luego me di cuenta que si bebía sangre de los sangre pura podría vivir lo suficiente para verte de nuevo tal ves algún día…- entonces kaname entendió todo, ahora todas las piezas del rompecabezas se acomodaban- como nunca moriste imagine que te despertarían en otro tiempo y mira…no me equivoque- termino Marcus mirándolo como si el purasangre fuera su presa favorita.

-ya veo…- dijo por toda respuesta el vampiro, como su alma permanecía sellada, con ella también sus recuerdos, por eso no podía recordar a Marcus. El licántropo no estaba asociado con rido, pero eso no quitaba que fuera igual de peligroso. – que es lo que haces aquí Marcus?- Marcus sonrió como si lo hubiesen descubierto en una travesura.

Me creerías si te digo que solo te eh estado siguiendo la pista kaname?…sabes, de no ser por aquel festival, jamás me hubiera enterado que habías vuelto…admito que a la hora de esconderte eres el mejor, mira que reducir tu aura hasta hacerla prácticamente inexistente…eso fue brillante, pero, aun así, olvidas algo… tu aroma lo podría distinguir entre miles de personas, supongo que es el vinculo cazador-presa- dijo altivamente y kaname alzo la barbilla orgulloso.

Entonces as sido el líder de tu clan desde entonces….- kaname suponía que debía ser así, sino quien mas tendría el suficiente poder para hacerle frente? – bebiste de mi sangre, alargaste tu vida, te alimentaste de otros sangre puras hasta donde fue posible antes de…-

Antes de que tus ineptos descendientes subieran al poder- termino por el con cierto tono burlón- y comenzaran con su "reinado de paz"- Marcus uso descaradamente los dedos para las comillas. – tu sabes que nosotros los licántropos no tenemos conexiones con nadie, pero ir en contra de aquella idea hubiera abierto la brecha para otra guerra y ciertamente la guerra no es divertida si tu no estas…-

Oh Marcus si hubiera sabido que te haría tanta falta hubiera regresado antes- soltó kaname con mofa y sarcasmo pero Marcus no se inmuto.

Pero bueno los tiempos cambian, y nuestro consejo ah iniciado conexiones con los cazadores y con…tu familia- se notaba que Marcus no estaba de acuerdo con aquello, pero a kaname no le sorprendió. Kaname supo que debía estar hablando de Zero y la alianza.

No te ves muy contento con aquello- Marcus lo miro asesinamente.

Los tiempos cambian kaname, pero yo no…primero bajo tierra antes de tener algo que ver con uno de ustedes- soltó con odio reprimido y kaname sonrió.

Aunque alguno pudiera ayudarte a destruirme?- Marcus lo sopeso por un momento.

Aun así…además tu destrucción es exclusivamente mía, nadie mas tiene ese derecho- acoto con peligrosidad y kaname supo que hablaba en serio.

Eres muy egoísta…- a kaname ya no le quedaba duda de que Marcus no tenia nada que ver con rido y si en dado caso se llegaran a encontrar, Marcus jamás se aliaria con el; el licántropo tenia un orgullo aun mas férreo y profundo que cualquiera de los suyos.

Ya me conoces…-

Como es que los tuyos no te han liquidado por haberte alimentado de sangre vampírica? Que no mancha su egocentrismo animal?- las palabras venenosas y afiladas salían solas de la boca del purasangre, Marcus parecía no afectarlo en lo mas mínimo como si estuviera mas que acostumbrado.

Ellos creen que soy un descendiente, no el original, además…luego de beber tu sangre y la de otros purasangres me eh vuelto mas fuerte, me tienen miedo…- kaname se sintió identificado con el, el también era el original pero, nadie lo sabia.

Entiendo…dices que as venido a buscarme, bien…ya me encontraste…ya me saludaste…nos vemos Marcus- soltó kaname y Marcus soltó una estridente carcajada.

Veo que tampoco as cambiado mucho…-

Sabes…no ce porque no te creo nada eso de que solo estas aquí por mí…- insinuó kaname con perspicacia y Marcus entrecerró los ojos.

Es cierto; me as descubierto- la sonrisa de Marcus se volvió torva y maliciosa- me alegro que no te creas tan importante….de todos modos mis asuntos no son de tu incumbencia kuran- soltó el lobo y kaname sonrió. – pero….ahora que lo dices, ¿Qué haces tu aquí?-

Vine de pesca con un familiar – explico sencillamente y Marcus lo miro con desconfianza. Kaname supuso que el asunto real por el cual el estaba allí era de suma importancia para dudar de el, a pesar que su respuesta era sincera y sus ojos no mostraban algún engaño. – así que…si me disculpas…debo regresar porque ya tarde demasiado- comento kaname, no quería iniciar una lucha contra Marcus aunque estaba mas que seguro que el si…

Marcus lo miro a los ojos como si tratase de leer su alma.

Claro…as de tener prisa, así que mejor te dejo ir antes de que tu pariente se preocupe no?- el tono de Marcus era de fingida amabilidad, denotando la sorna; kaname no confiaba en el por supuesto, pero al parecer lo iba a dejar a ir, obviamente con la promesa de volverse a encontrar y esa vez…algo pasaría. – nos veremos pronto kaname…y cuando eso pase tu y yo terminaremos lo que empezamos hace 10 mil años- finalizo con voz lúgubre.

Marcus volvió a su forma lobezna de una manera mucho mas rápida e impresionante de la que hubiera visto jamás en algún otro licántropo, dejando ver a un enorme y bestial lobo negro de profundos e intimidantes ojos grises; el interior de kaname se removió con fuerza haciéndolo estremecer y supo que aunque no recordara a Marcus, todo en su ser lo reconocía…

Marcus se alejo de el sin dejar de mirarlo para después voltear y desaparecer hacia el norte, a una velocidad que dudaba Kain y Zero podrían imitar.

Marcus…- pensó el purasangre, pensando en su mala suerte; ahora no solo tenia que preocuparse por rido sino que también tenia que ver que Marcus no lo matara. – perfecto…mi vida podría ser mas complicada?-

Kaname regreso al campamento para encontrarse con Kain y Zero, el último lo miraba apoyado en un árbol con los brazos cruzados y la quijada tensa.

Me alegra que hayas encontrado a Kain- empezó kaname y Zero se enderezo.

Que ah pasado kuran?- soltó Zero directo al grano.

Al parecer tu líder esta aquí tras algo…no ah querido revelar de que trata- dijo kaname sinceramente omitiendo su conversación.

Y el te ah dejado ir? Así nada mas?- Zero al igual que Kain estaban sorprendidos por el hecho de que kaname hubiera salido ileso.

Si…- respondió el pelinegro encogiéndose de hombros y sabiendo que ellos no le creían ni una palabra.

Mira kuran si estas…- Zero callo abruptamente cuando otro aullido de lobo volvió a cortar el aire.

Mejor apresurémonos antes que amanezca o antes de que alguien se nos adelante- aconsejo kaname.

x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x..ox

La luna apuntaba como orden de algún hechizo la abandonada puerta entre raíces y rocas; kaname, Zero y Kain llegaron aliviados de que no hubieran tenido algún contratiempo.

Kain miro sobre su hombro por tercera vez, solo para comprobar que nadie los vigilaba. No vio más que la negrura en la que se escondía el bosque, los reflejos de la luna y los sonidos de los animales nocturnos.

Kaname se acerco a la entrada y la observo detalladamente; Kain tenia razón, aquel mecanismo el también lo conocía y solo podía ser activado por la sangre de un vampiro nivel A.

Zero esperaba pacientemente tras el; cuando lo vio llevarse una muñeca a la boca mientras con la otra mano enderezaba la cúpula en la posición adecuada.

Kaname mordió su muñeca para colocarla sobre la cúpula y el aire se impregno de su sangre. La sangre de kaname corrió libre hasta llenar la cúpula hasta su borde y kaname la retiro rápidamente llevándosela nuevamente a la boca, esta vez para cerrar la herida.

El purasangre se alejo unos pasos y los tres observaron la puerta esperando cualquier reacción….pero nada paso...

Ahora si que estamos jodi…- Kain callo abruptamente cuando los tres escucharon el ruido chirroso del metal rozándose entre si y los engranajes ajustándose en su lugar.

El mecanismo de la puerta empezó a activarse mientras la sangre de la cúpula era drenada por una cadena filamentos mecánicos que se extendía por todos lados.

Bien Zero tu primero- ofreció kaname con una sonrisa, luego de que un ultimo ruido proveniente del sistema se izo escuchar y una manija metálica tomaba forma en la puerta.

Claro – respondió el peli plateado con ironía mientras tomaba la manija y la jalaba hacia si, abriendo la puerta con un pequeño chirrido.

Kaname y los licántropos saltaron hacia el interior, que no se encontraba más iluminado que el exterior. Cuando estuvieron adentro la puerta se cerró fuertemente sobre sus cabezas y las luces llenaron el pasillo donde se encontraban, lastimándole los ojos.

Como se supone que saldremos de aquí?- inquirió el pelirrojo empujando la puerta sin poder ni siquiera moverla, de ese lado no tenia manija o algo que pudiera abrirla, prácticamente podía confundirse con el techo sino fueran por las líneas que la contorneaban. Sus ojos tardaron en acostumbrarse a la potente iluminación que los rodeo; estaban en una especie de pasillo con paredes blancas y luces blancas al igual que el techo y el piso.

Es un bunker como imaginamos- dijo Zero

Debemos hacer esto rápido, no sabemos quien puede estar aquí - dijo kaname.

O si ya saben que estamos aquí – razono Kain con seriedad y los tres empezaron a movilizarse.

Seguros de que podría haber cámaras por todos lados pero, sin poder verlas siquiera, se movieron atravesando el pasillo y llegando a otro, los jóvenes apresuraron el paso para llegar a una encrucijada.

Derecha- dijo Zero

Tomaron el de la derecha y siguieron hasta llegar a unas escaleras que llegaban a otro nivel inferior. Kaname se preguntaba cuan grande seria aquel lugar y no término mucho en darse cuenta; aunque aun no se encontraban con nadie, lo cual era extraño, no lograban dar tampoco con nada, excepto interminables pasillos y corredores que dirigían a otros aun mas extenso mientras, descendían por plantas internándose mas a fondo bajo tierra. Zero empezaba a marearse ante tanto blanco, parecían ratones en una trampa de laberinto.

Zero…hueles eso?- inquirió el pelirrojo luego de unos minutos olfateando el aire desinfectado; Zero atendiendo a sus palabras se percato que en el aire había cierto aroma ya conocido para ellos, muy débil pero ahí estaba…se estaban acercando.

Los tres echaron a correr aun más deprisa por el corredor doblando una esquina y encontrando una puerta que no desentonaba para nada con la luminosa decoración.

Kuran – incito Zero invitando a kaname a darles el honor, kaname se acerco a la puerta que no era nada estrafalaria esta vez; una simple puerta de madera.

Kaname tomo el pomo y lo giro suavemente abriendo la puerta con la misma delicadeza, intentando no hacer alguna especie de ruido. Cuando la abrió totalmente, los tres pudieron ver el verdadero interior de la fortaleza frente a ellos.

Los tres avanzaron al interior. Zero y Kain miraron a su alrededor, mientras kaname apoyaba las manos sobre la barandilla de acero del segundo piso de aquella parte del complejo; estaban en un bordillo elevado, seguido de unas escaleras hacia una planta baja donde decenas de vampiros se revolvían inquietos luchando entre si, otros aun bebían de los cuerpos de las personas que les habían traído para alimentarse y que luego pasaban a unirse a ellos como híbridos infectados por el gen vampiro. En la planta donde ellos estaban del otro lado se encontraba una zona aislada donde se veía vampiros nivel C experimentar con los híbridos. El complejo era enorme pero no dudaban que apenas habían dado con una pequeña parte, debía ser a eso que era tan rebuscado, lo que buscaban estaba aun mas a fondo.

bueno esto será una larga noche- suspiro Kain y Zero frunció el ceño mientras, kaname negaba con la cabeza.

Creo que deberíamos dividirnos para ganar mas terreno- hablo Zero sopesando las posibilidades de muchas mas zonas inundadas de vampiros.- además el objetivo es destruir todo esto sin dejar huellas no?-

Hagan lo que quieran pero, creo que puedo encontrar una vía mas segura y discreta- sugirió kaname recordándoles que no podían saber que el estaba ahí. Kain bufo mientras enseñaba sus caninos.

Bien tenemos pocas horas antes que salga el sol, así que, aquí nos separamos- dijo Kain para luego saltarse la baranda con un movimiento ágil y caer a la planta inferior ya convertido en lobo. Uno de los vampiros científicos reparo en ellos y se apresuro desesperadamente hacia una palanca roja en una pared que supusieron seria para alertar a todo el complejo de intrusos, pero el pobre vampiro no llego ni a tocarla cuando su cuerpo convulsiono adolorido entre las rápidas y feroces fauces de Kain. Lo siguiente después a eso fue una completa conmoción, mientras vampiros niveles E se abalanzaban contra el bestial cuerpo del lobo pelirrojo.

Kaname y Zero se miraron entendiéndose sin hablar; Zero se despidió con un asentimiento de cabeza para bajar a la planta inferior al igual que Kain y correr velozmente hacia el otro lado de aquella zona donde se encontraba otra puerta de metal mientras tanto, kaname salía por la que habían entrado, llegando nuevamente a los corredores.

El pelinegro pensó que algo podía haber en aquel lugar lo suficientemente potente para causar una gran explosión así que, se dispuso a buscar aquello mientras, sabía que Kain y Zero harían lo demás.

Zero llego a otro pasillo pero este no estaba pintado de blanco, las paredes estaban sucias y manchadas de algo que olía a sangre…

El licántropo avanzo cautelosamente hasta dar con una división con dos caminos contrarios y un ascensor con puertas abiertas, al parecer averiado al final del corredor. Zero se detuvo frente al elevador mirando hacia ambos lados sopesando cual podía tomar, un ruido a su mano izquierda llamo su atención, una puerta se abrió de repente en medio del corredor de la izquierdo para dar paso a la figura de un fornido vampiro al parecer vigilante, Zero entro apresuradamente al ascensor escondiéndose hasta que el vampiro paso frente a el y tomándolo le rompió el cuello rápidamente, otros dos vampiros salieron del mismo lugar y esta vez Zero no pudo evitar ser visto.

Al verlo uno de ellos avanzo hacia el peli plateado con la intención de atacarlo mientras otro regresaba por donde habían salido y Zero supuso que había accionado una clase de alarma porque segundos después se escucho un estridente sonido pareciendo nacer de todos los rincones ensordeciéndolo.

Al demonio- maldijo el peli plateado, ya daba igual si los veían, ya no cabía duda, que ya todos sabían que estaban ahí. Zero se convirtió en lobo para asesinar sin piedad a su atacante y continuar con los que se encontraban dentro de aquel cuarto.

Kaname se sobresalto cuando escucho la alarma y supo que debía apresurarse.

Kain salió de aquella zona, ya había acabado con todos y dejado un mar de cenizas a sus espaldas, ahora debía encontrar más vampiros.

Los apacibles corredores se vieron profanados de hordas de niveles e que corrían en busca de los intrusos.

Kaname llego al final de un pasillo, frente a el una puerta de metal con escotilla custodiada por guardianes, dos altos y fornidos perros negros en cada lado, recostados apaciblemente en el suelo.

¿Perros?- kaname frunció el ceño mientras se acercaba.

Al reparar en él los canes se irguieron con unos gruñidos, mostrando largos y afilados caninos, sus pequeños ojos velaron en rojo listos para atacar. – al parecer no solo son vampiros con lo que experimentan aquí- pensó el purasangre cuando los canes corrieron a el con las fauces desprendiendo saliva, pero kaname los esquivo fácilmente con un salto golpeando con fuerza el cuerpo de uno para mandar a volar a otro con sus poderes.

Los perros volvieron al ataque y esta ves se movieron con mayor velocidad; uno corrió subiéndose en la pared para atacar a kaname por el costado, pero el purasangre lo volvió a esquivar esta vez soltando un quejido cuando los afilados dientes del otro perro perforaron la tela de su pantalón, kaname le estampo un golpe mortal en la cabeza tirándolo al suelo, mientras hacia explotar el cuerpo del segundo con una mirada fiera. – al parecer estos animales son igual de irracionales que los niveles E, no tienen sentido de supervivencia.- murmuro mientras se tocaba el lugar donde lo había mordido el can; la herida cerro rápidamente pero, aun sentía esa zona adolorida.

Kaname avanzo prudentemente hasta llegar a la escotilla y girarla con precaución, en poco tiempo se escucho el singular sonido y kaname supo que ya estaba abierta.

El pelinegro la atrajo hacia si, abriéndola, para luego entrar en una cámara a oscuras; cuando llego al interior busco con sus ojos el interruptor, cuando las luces se encendieron kaname sonrió con satisfacción, encontrando lo que estaba buscando.

Frente a el una habitación llena de armamento militar se alzaba orgullosamente.

El purasangre encontró una caja llena de explosivos computarizados, conectados entre si, tomo el mando de control y lo guardo dentro de su ropa para salir de la cámara, no sin antes dejar dos bombas dentro de la habitación, llena de armamento explosivo y cerrar bien la puerta con la escotilla lo suficientemente fuerte para trabarla y así, nadie mas pudiera entrar.

x.x.x.x..x.x..x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x

Kain llego ya convertido en humano, al cuarto de vigilancia infestado de monitores, no había nadie, lo cual explicaba porque nadie había reparado en ellos al inicio.

El licántropo ya había arrasado con dos zonas inundadas de híbridos, tres laboratorios y todas las hordas que se había encontrado en el camino, incluyendo perros con largos colmillos. La adrenalina corría fluidamente por las venas de Kain, sus dedos temblaban un poco y tenía una sonrisa sádica y llena de satisfacción estampada en el rostro; estaba complacido…si el pelirrojo pudiera estar con algún agotamiento físico ciertamente, en esos momentos no era capaz de sentirlo…

El desnudo pelirrojo avanzo hasta el escritorio donde encontró muchos papeles y unos planes arquitectónicos; Kain al verlos no pudo evitar abrir los ojos como platos.

El ruido brusco de la puerta a sus espaldas lo sobresalto pero su respiración volvió a ser un poco mas regular cuando se dio cuenta de que solo era kaname.

Hasta que al fin apareces chupasangre- soltó con sorna el pelirrojo y kaname ignoro su comentario olímpicamente avanzando decidido hasta el.

Vámonos ya encontré lo que necesitábamos- anuncio mostrando los explosivos que quedaban en sus manos; el purasangre había repartido las bombas por cada parte del complejo donde había pisado. Kain miro sus manos por un momento y luego sonrió negando con la cabeza y mostrando los planos; kaname reacciono igual que el cuando los vio.

Ay que encontrar a Zero rápido- hablo kaname; los planos indicaban que todo el complejo se encontraba dentro de una zona hueca, prácticamente estaban colgando sobre el vacio; estaba seguro que rido lo había diseñado así en dado caso, que si quisiera desaparecerlo, lo podría hacer sin dejar huella; si el lugar hacia explosión no solo se incendiaria sino que, también caería a la nada, a quien sabe donde…tal ves al mismo infierno…

Kaname dejo las últimas bombas en aquel cuarto y salió apresuradamente con Kain en busca de Zero.

x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x.x..x.x.x..x

Zero avanzo velozmente hasta llegar a lo que parecían ser las cocinas; había lavaplatos, mesones metálicos e instrumentos como cuchillos, tablas de picar y alacenas con alimentos enlatados. Por su colosal tamaño tuvo que saltar entre los mesones para hacerse paso, tirando con sus garras los instrumentos gastronómicos, haciendo mucho ruido; el licántropo avanzo hasta la mitad cuando una explosión voló la pared tirándolo entre dos mesones atrás.

Una estela de humo le nublo la visión por unos minutos mientras la figura de un vampiro nivel c hacia aparición entre los escombros. Sus manos sujetaban dos afilada y livianas espadas mientras, el vampiro vestía despreocupadamente con una larga gabardina de cuero negro.

Zero supo de inmediato de que trataba de un asesino profesional.

X.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x..x.x...x.x.x..ox.x.x.x.x..x

- que hiciste kuran?- pregunto enojado el pelirrojo cuando el suelo y todo a su alrededor tembló con el eco de una explosión.

- yo no hice nada- respondió secamente kaname apoyándose en la pared hasta que el suelo dejo de temblar. – no lo eh provocado yo – anuncio viendo el mando de control y observando que los explosivos seguían ilesos.

Kain iba hablar cuando unos gruñidos los alertaron; ambos voltearon hacia el inicio del pasillo donde dos bestiales cuerpos de lobos enormes, los esperaban mostrando sus afiladas dentaduras.

Kaname y Kain volvieron sus miradas cuando otros gruñidos sonoros a sus espaldas los hicieron voltear enfrentándose a otros dos lobos. Cuatro licántropos los dejaban sin escapatoria a ambos lados del corredor; con pelaje arenoso, marrón, rojo y oscuro. 2 pares de miradas salvajes los enfocaron con amenazas de muerte inscritas en los ojos…

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..xx.x.x.x.x
el 18 lo subo hoy owo
comenten plis owow

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

cap 18

Mensaje por Rouse Malfoy el Sáb Ago 20, 2011 1:35 am

Spoiler:
Capitulo 18

Lucha de Titanes II

Zero sonrió internamente, mientras se incorporaba y hacia frente al recién llegado.

El peli plateado era paciente, espero que el vampiro hiciera el primer movimiento; permanecieron inmóviles por largos minutos hasta que ambos decidieron atacar al mismo tiempo.

Zero ataco con un movimiento simple tanteando el terreno, atacando de frente con las fauces extendidas y listas para traspasar la tersa carne y llegar hasta lo más profundo, pero el vampiro a tan solo unos segundos de hacer contacto se movió lo suficientemente rápido para rodearlo y e intentar atacarlo por la espalda, con la intención de clavarle sus espadas en el lomo como si se tratasen de largas estacas; Zero viendo su movimiento lo esquivo antes de ser apuñalado, alejándose hasta el otro extremo.

En unos milisegundos el vampiro volvió a atacarlo directamente, pero Zero no se movió mientras veía en cámara lenta el ágil y letal movimiento de la katana atravesar el aire con dirección a su cabeza; todo paso nuevamente demasiado rápido, el licántropo a tan solo unos segundos de ser herido de muerte abrió su boca y la cerro sobre la katana rompiendo el metal forjado entre sus poderosos dientes, evitando ser cortado por el filo de la espada. El vampiro viendo su movimiento frustrado no perdió tiempo y se movió aun mas rápido volviendo a tomar a Zero por sorpresa; el joven tardo en reacción y para cuando lo hizo, el vampiro le asesto un golpe certero en el cara con uno de sus piernas, lo suficiente fuerte para hacerlo colisionar contra el suelo nuevamente.

Es bueno- pensó a su pesar el lobo, mientras volvía a incorporarse esta vez con un brillo de emoción en sus ojos. – lo que significa que puedo sacar todo mi potencial…- Zero sintió una férrea emoción en el pecho, hace mucho que no usaba toda su fuerza y agilidad.

El licántropo volvió a atacar esta vez a una mayor velocidad casi desapareciendo de la vista, el vampiro no se inmuto pero, se quedo esperando el ataque ya que Zero había prácticamente desaparecido. No paso mucho tiempo hasta que una aplastante embestida lo golpeo por detrás haciéndolo colisionar contra una pared, el vampiro se puso rápidamente de pie como si no hubiese pasado nada, blandiendo la única espada que le quedaba y se voltio con la intención de devolverle el ataque, pero Zero volvió a desaparecer; esta vez mas despierto el asesino miro ávidamente por todos los rincones intentando dar con una pista de su presencia, fue entonces que cayo en cuenta que cada rincón de las cocinas estaba temblando levemente, como si una fuerza presionara contra la faz de todo. Rápidamente se concentro cerrando los ojos e intentando usar sus sentidos ya que sus ojos eran inservibles ante la táctica del hombre lobo y lo vio…

Zero se lanzo contra el vampiro con la intensión de perforarle el costado con sus mortales fauces, cuando el vampiro lo esquivo estampándole una fuerte patada en la cabeza y con un ágil movimiento se alejo lo suficiente de Zero para que este no lo alcanzara, unas mesas atrás llegando al centro de la estancia.

Zero sonrío internamente cuando el asesino hizo exactamente lo que el esperaba, sin esperar empezó a correr rodeándolo y sin la intención de acercarse, mientras el vampiro intentaba llegar a el demasiado lento a la velocidad del peli plateado, que con cada segundo aumentaba su rapidez hasta limites impensables y siendo incapaz ni siquiera de herirlo con la espada. Zero aparto los mesones hasta limitarlos a los costados, cuando empezó a moverse tan rápido que formo un torbellino que rodeaba el perímetro del asesino con la fuerza de un tornado. Tenedores, cuchillos y objetos livianos fueron arrastrados por el viento mientras las puertas de las alacenas se removían inquietas. El asesino blandió su espada listo para atacarlo a la primera oportunidad y cortarle la cabeza.

Gracias por el momento de diversión sanguijuela – rugió el lobo, antes de salir de su propia creación, para lanzarse contra el vampiro en una movimiento inesperada, tomando sus hombros con sus garras para al fin con sus fauces arrancarle la cabeza, sin esperar que su victima lo apuñalaría con su espada en la parte baja de su cuerpo en un rápido movimiento desesperado, actuando por auto reflejo ante el rugido de Zero seguido por su sorpresivo ataque.

Zero gruño cayendo al suelo de rodillas, ya convertido en su forma humana, con el abdomen sangrando a borbotones y la katana aun atravesándole el cuerpo. El peli plateado ahogo un quejido de dolor cuando con una mano se saco el arma de un solo movimiento y la herida sangro aun más; el cadáver del vampiro a su lado, ardió en llamas pasando rápidamente a ser meras cenizas en el suelo.

Zero maldijo por lo bajo al ver que la herida aun no empezaba a cerrar y dedujo que aquella espada debió haber sido bañada en nitrato de plata, un compuesto tan letal para un licántropo, como veneno para un humano; debía recibir ayuda, pronto….

Sin esperar algo mas, Zero se levanto a duras penas del suelo para salir por el hoyo en la pared, formado hace tan solo momentos. Avanzo por los corredores lo más rápido posible mientras dejaba manchas de sangre escurridas en el piso.

- donde rayos están kaname y Kain?- el licántropo sentía que el veneno se expandía por todo su cuerpo, infectándolo.

x.x.x.x..x.x.x.x..x.x..ox.x.x..ox.x.x...x.x.x.x.x

Encárgate de los dos de la derecha y yo de los dos de la izquierda kuran- soltó Kain a modo de orden, kaname frunció el ceño ante el tono del pelirrojo pero no dijo nada, se limito a ponerse de espaldas contra Kain y este lo imito cubriendo ambos flancos.

Kain volvió a transformarse en lobo y en cuanto sus garras tocaron el suelo el combate inicio…

x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x..ox.x.x.x.

El peli plateado caminaba con más lentitud a cada paso que daba pero sin detenerse, no podía quedarse quieto y esperar a morir, debía encontrar a Kain y en ese momento estaba tan débil que hasta kaname le parecía razonable, no importaba ya.

Zero Avanzo hasta detenerse, su respiración era agitada y la frustración se interno en el cuando el aroma de su amigo pelirrojo y el de la sanguijuela kuran llegaron hasta el; el licántropo estaba seguro que ellos debían estar a tan solo doblando la esquina pero, no podía ir mas de ahí, sus piernas no daban para mas a tan solo medio pasillo de su posible salvación. Con un gruñido ronco se dejo caer sobre la pared hasta llegar al suelo e intentar detener la hemorragia en vano con una mano.

Zero iba a odiarse, pero no le quedaba de otras más que gritar y pedir ayuda.

Kain! – grito a todo pulmón y la respuesta que recibió no fue la esperada…

x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x..x.x.

Kaname esquivo ágilmente al lobo negro alzándose en el aire y el rojo no perdió tiempo para embestirlo, el pelinegro se giro encarándolo y recibió a su atacando con sus brazos, por la fuerza del cuerpo enemigo fue arrastrado e impactado hasta la pared quedando entre el hormigón y las fauces del lobo, que no llegaban a el porque kaname sujetaba la cabeza del animal con ambas manos. El negro se compuso justo para aprovechar el momento y kaname recogió sus piernas para dar una voltereta con rapidez, soltando al rojo que choco contra la pared seguido del negro que uso a su compañero como resorte para alcanzar a kaname en el aire, kaname hizo lo mismo con el techo y se impulso hacia abajo con sus manos convertida en garras; ambos cuerpos colisionaron violentamente para caer a metros del otro.

Kaname sintió su ropa mas liviana y se palmo en busca del mando de control para cuando los dos licántropos se reubicaron para volverlo a atacar; el pelinegro cayo en cuenta que el aparato había caído cuando ataco al lobo, encontrándose ahora entre los cuerpos del negro y el rojo que corrieron velozmente hacia el; kaname juro haber escuchado la voz de Zero cuando se dispuso a recuperar el mando como total prioridad; el pelinegro se lanzo contra las bestias cuando estas desaparecieron dividiéndose a los costados del purasangre, kaname se encontró en un flanco vulnerable, el negro ataco con la intención de devorarle hasta llegar a sus órganos y kaname difícilmente lo esquivo, cuando el rojo aprovecho para rasgarle la piel suave de un brazo con sus mortales garras, kaname le planto una patada en el hocico antes que la otra garra llegara a su pecho y cayo trastabillando a unos centímetros del mando. La herida del brazo cicatrizo y sano de inmediato llevándose el dolor.

Kaname tomo firmemente el mando e iba a volver a ponerlo en su lugar cuando un cuerpo pesado lo embistió por la espalda haciendolo caer violentamente al suelo con sus labios contra el piso y su cuerpo aprisionado por las garras y el peso mayor del licántropo sobre el. Kaname ya no sentía el mando en sus manos y preguntándose donde estaba mientras se revolvía inquieto por liberarse escucho los "bib" de varios de los botones activándose bajo su estomago….

El bombardeo que siguió los ensordeció por completo y todo se sacudió violentamente, mientras el sonido de colisiones se escuchaban a los lejos acercándose a una velocidad alarmante; el sonido de muchas paredes de hormigón volando en pedazos inundo todo con el inconfundible olor a humo y carbón que infecto el aire en cuestión de segundos.

El pasillo donde se encontraba kaname seguía sacudiéndose con violencia, el purasangre escucho como el hormigón, el asfalto y el metal alrededor de la zona se rompían con un chirrido estruendoso, para luego desprenderse y caer en desnivel todo el corredor abruptamente, del lado donde apuntaba la cabeza de kaname.

El pasillo ladeo de una forma alarmante separándose del otro al que estaba unido y dejando cabida a la oscuridad de espacio vacio fuera del complejo; a causa de la gravedad el cuerpo del lobo negro cayo deslizándose sobre el piso inclinado, intentando desesperadamente que sus garras lo aferraran al suelo, al negro le siguió el rojo que apresaba a kaname, sus garras se aferraron por reflejo a la tela de la camisa del purasangre bajo el, rasgando la tela; el peso sobre la espalda del purasangre desapareció y kaname pudo ver como ambos lobos caían al abismo oscuro y profundo con un lastimero eco.

Con sus cabello cayéndolo en el rostro como cortina y su cuerpo inclinado hacia delante, el purasangre sintió que la sangre se le iba directo hacia la cabeza mareándolo, tenia el cuerpo demasiado tenso a causa de la fuerza que utilizaba para sostenerse; kaname había actuado tan rápido en cuanto el pasillo se desmorono, sin perder tiempo en clavar sus garras en el asfalto del suelo hundiéndolas a mas no poder hasta cubrir sus muñecas haciéndose daño, ahora, necesitaba total equilibrio para seguir en aquella postura digna de un gimnasta, sus piernas elevadas a pocos centímetros del piso mientras concentraba todo su peso en la parte superior.

El purasangre sostenía el mando aun con el peso de su estomago evitando que cayera pero asegurándose de no presionar para ocasionar otra explosión, casi como un roce.

Kaname pensaba rápidamente en como salir de aquella situación lo antes posible, podía escuchar como el corredor terminaba de desligarse perezosamente, no dudaba que otras zonas se encontraran igual, una explosión mas y todo se iría abajo; sabía que Kain no estaba cerca ya que no lo había visto caer y tampoco venia a ayudarlo…

O tal ves se fue para dejarme morir- gruño en desconfianza el vampiro y luego recordó a Zero- habrá ido en busca de Zero?- posiblemente no estuvieran lejos ya que sentía la presencia de ambos, una mas fuerte que otra, de todos modos ¿Cómo saberlo? kaname no obviamente. el olor a carbón, humo y demás opacaban cualquier atisbo de aroma en el ambiente.

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x..x.x.x.x..x.x.x

- Zero estas bien?- pregunto Kain junto al cuerpo del peli plateado que se limito a asentir débilmente.

Dos cadáveres de lobos se encontraban frente a ellos; Kain se encontraba luchando enérgicamente contra sus compañeros de raza cuando la voz de Zero capto su atención con un tono preocupante. El pelirrojo no tardo en ir en busca de su amigo, siguiendo su aroma acompañado de un matiz sangriento; guiado por el olor, corrió alejándose del furor de la batalla doblando en una esquina y llegando a otro corredor; uno de los lobos lo siguió de cerca y llego hasta a el desde arriba, Kain lo desvió para luego sin dudar desgarrar su cuello con sus dientes.

Kain encontró a Zero sentado contra la pared, desangrándose y mas pálido que nunca; el pelirrojo se posiciono junto a Zero quien le sonrió débilmente al verlo en su forma lobezna, Zero tenia la intención de explicar lo sucedido y Kain le dijo a través de sus ojos que hablara rápido, sin contar que el otro lobo faltante lo seguiría y en ese momento se encontraba traicioneramente tras el; la bestia llego hasta ellos, a punto de saltar sobre ambos cuando Zero pudo reparar en el a pesar de que el enorme cuerpo de su amigo le obstruía algo la vista y grito nuevamente.

Atrás de ti!- advirtió Zero con las pocas fuerzas que le quedaban y Kain voltio rápidamente para recibir la embestida del lobo enemigo; la colisión lo dejo un poco desequilibrado pero no perdió tiempo para erguirse frente a al peli plateado en posición protectora.

De un momento a otro un bombardeo cercano los hizo trastabillar a todos, pero el pelirrojo quien en momentos como aquellos tenia tanta fría lógica como el mismísimo kuran, aprovecho el momento y con un movimiento ágil, rápido y violento salto contra su enemigo enterrando sus garras en su cuerpo y con un zarpazo de sus fauces le destrozo el cuello. El cuerpo del lobo cayó al suelo sin vida y otra explosión sacudió todo el perímetro donde se encontraban; Kain volvió a su forma humana mientras iba junto a Zero apretujándose contra la pared y tomándolo por la cintura con fuerza cuando el suelo parecía desmoronarse en algún lugar y con amenazas de correr con la misma suerte; las luces tintinearon y el polvo del cemento caía del techo mientras el suelo se agrietaba y un fuerte ruido nacía del pasillo por donde se había suscitado la batalla hace tan solo un momento… Kain recordó a kaname y en que lo había dejado para buscar a Zero…

La conmoción duro unos minutos mas y cuando se hubieron encontrado seguros y con el suelo casi firme bajo ellos Kain pudo relajarse un poco.

Kain…no hay tiempo para contarte todo, solo tienes que saber que el nitrato de plata me esta matando- soltó Zero con dificultad apretando su mano contra herida. Kain abrió los ojos ante la noticia.

Bien, no te preocupes te sacare de aquí- aviso- de todos modos kuran y yo íbamos a buscarte, él va a…espera un momento iré a buscarlo- informo Kain dando a entender q no se alejaría mucho.

Kain corrió volviendo por donde había venido cuando se detuvo abruptamente en medio de la esquina. Sus pies casi resbalan en la rampa en que se había convertido el corredor donde el y kaname habían luchado contra los lobos. Kain bajo su mirada directamente hacia el gran agujero en que se había convertido toda una pared dando a la oscuridad.

Habrá caído la sanguijuela en el hoyo?- se pregunto buscando con su mirada al purasangre. Kain diviso un fino bulto aferrado al suelo ladeado en una posición casi gimnastica…era kaname…- oye kuran que haces pegado al suelo como chicle? Sube rápido- molesto el pelirrojo riendo por lo bajo ante la situación, sabia que kaname estaba tenso porque podría caer ante el menor movimiento; escucho un gruñido por parte del vampiro.

Mira pedazo de…- empezó kaname con voz amenazante y Kain soltó una carcajada interrumpiéndolo.

Descuida, espera un minuto, iré a buscar algo para sacarte de ahí y salvar tu trasero de murciélago-soltó de lo mas natural y si no fuera porque estaba al borde de un abismo kaname lo hubiera desintegrado ahí mismo.

Que sucede?- pregunto Zero en un hilo de voz al ver a su amigo regresar y seguir de largo.

Kuran cuelga, iré por una soga o algo- aviso el pelirrojo dándole la espalda. Zero sonrió débilmente.

Al poco rato los tres jóvenes corrían en busca de la salida; Kain llevaba a Zero cargándolo sobre su espalda, mientras esquivaban escombros y tomaban atajos entre murallas desechas y paredes echas polvo. Kaname recordaba algo del plano que habían visto en la cámara de vigilancia por lo tanto, con su memoria fotográfica reconoció el lugar donde estaban y fue más fácil llegar a la salida.

Kaname y ambos licántropos llegaron hasta el blanco e impecable pasillo por donde habían comenzado y se posicionaron bajo la puerta que los separaba de la superficie.

Bien y ahora?- pregunto Kain recordando que no pudo abrirla. Kaname sonrío.

Hazte a un lado – ordeno el purasangre de manera altiva y Kain obedeció más por el hecho de que estaban contra el tiempo para poder salvar a Zero que otra cosa.

Kaname realizo un simple movimiento con su brazo extendido y la puerta metálica sobre sus cabezas voló como un corcho impulsado por salir de una botella bajo presión. El purasangre no perdió tiempo para salir de allí con un salto, seguido de Kain con un Zero casi tocando la inconsciencia.

Al llegar a la superficie el frio del inicio de la mañana los arropo y un horizonte donde apenas se asomaba el alba les aviso que habían tardado demasiado.

Kain y kaname suspiraron mentalmente aliviados al encontrarse en el espacio sumamente abierto y refrescante que al calor infernal que se había apoderado allí abajo.

Alejémonos- aconsejo kaname dando a entender que iba a terminar de volar el lugar.

Kain y el purasangre se alejaron rápidamente varios metros hasta llegar tras un enorme roble; Kain deposito a Zero contra el árbol mientras el peli plateado respiraba con dificultad luchando por mantenerse despierto. Kaname avanzo unos pasos en dirección a la entrada del complejo subterráneo con el mando de control entre sus manos, miro fijamente el dispositivo y con un último suspiro lo acciono por completo activando todos los explosivos al mismo tiempo…nada paso…

Kaname parpadeo y un eco profundo se escucho traspasar la tierra seguido de una gran llamarada de fuego que se alzo peligrosamente por la entrada del bunker llegando mas allá de la copa de los arboles, la tierra tembló fuertemente bajo sus pies con la fuerza de un terremoto; kaname casi al suelo mientras todo bajo su tacto se removió con amenaza de desaparecer. Ambos chicos observaron como la entrada del bunker se hundía por completo, literalmente tragada por la tierra y todo quedo en calma nuevamente.

Bien ya termino todo – dijo kaname con tono aliviado mientras volteaba hacia el pelirrojo y caminando hacia el. súbitamente el suelo volvió a sacudirse.

Aun no – aviso Kain y ambos voltearon su vista al hoyo donde se encontraba antes la entrada del complejo; la tierra alrededor del hoyo empezó a hundirse rápidamente haciendo el agujero mucho mas grande, avanzando a una velocidad alarmante y devorando todo a su paso; la tierra y algunos arboles fueron devorados mientras el desastre avanzaba hacia ellos.

Corre rápido!- ordeno kaname y Kain volvió a cargar a Zero, ambos corrieron todo lo que sus pies les permitían, mientras el sol salía perezosamente entre las montañas; el agujero devoró terreno unos cuantos metros mas hasta detenerse, dejando un gran abismo en medio del bosque, sumido en total oscuridad a pesar que algunos rayos daban de lleno dentro del hoyo negro.

Ambos se quedaron viendo el resultado del desastre por unos minutos más en silencio, hasta que kaname noto la respiración cada vez más débil de Zero.

Llevemos a Zero al campamento- aconsejo, ambos empezaron a moverse acompasadamente, resultado de todo lo vivido hace tan solo unas horas cuando el sonido de una rama inclinarse drásticamente alerto los paranoicos pero útiles sentidos de kaname.

Cuidado!- grito kaname apartándose de su lugar, usando a Kain como resorte al empujarlo lo suficientemente fuerte para alejarlo también antes que el aplastante peso de Marcus cayera sobre ellos desde arriba. Marcus aterrizo con violencia, partiendo la tierra bajo sus patas oscuras mientras un gruñido profundo y ronco salía desde lo profundo de su garganta.

Kaname y Kain junto con Zero lo bordeaban a sus costados desde el suelo, alejados unos metros a salvo del líder licántropo gracias al rápido movimiento de kaname.

Claro la cereza del pastel- pensó Kain con ironía intentando incorporarse lentamente con Zero aun en su espalda, kaname lo imito.

Vaya, vaya pero…miren a quien tenemos aquí…acaso unas ratas traidoras?- escupió Marcus con odio contenido cuando regreso a su forma humana y sin mirar a ninguno de los dos, su vista se erguía hacia el frente.

Señor…-empezó el pelirrojo con un tono de voz muy controlado pero Marcus lo interrumpió con un gruñido de advertencia.

Luego me encargare de ti – advirtió serenamente y esta vez voltio para mirar y kaname y darle la espalda a un iracundo pelirrojo.

Kain…lleva a Zero al campamento, hablare con Marcus- aconsejo kaname suavemente al ver a los dos licántropos con sus emociones a flor de piel; Marcus dejo salir una cruel y burlona carcajada ante sus palabras y para sorpresa de ambos Kain obedeció marchándose rápidamente en silencio, dejándolos solos…

Tu diplomacia no servirá de nada kuran- soltó despectivamente el licántropo mirándolo con ira- no hay perdón para los traidores, es irónico pero, porque sorprenderme que estés involucrado en este asunto? Después de todo mala hierva nunca muere y tu siempre as sido tan mala hierva como yo…era lógico que te aprovecharías- kaname frunció el ceño.

De que rayos hablas?- exigió saber con una expresión de confusión, se había alarmado porque los había visto juntos y supondría una traición, tal parece que así era, pero…parecía que no solo era eso.

Marcus respiro pausadamente con un ademan de paciencia.

Bien…pareces tener amnesia nuevamente…supongamos que te sigo el juego y así te ayudo a recordar- soltó en tono burlón el lobo y kaname entrecerró los ojos- te aliste con Zero y Kain- kaname asintió dándole la razón, si, Marcus había supuesto traición aunque no fuera exactamente eso.- han estado realizando actividades a espaldas de todo el clan- kaname volvió a asentir- actividades que están en contra de los licántropos y que ponen en peligro a los humanos y una amenaza para nuestra raza- termino y kaname entendió todo de golpe; el pelinegro recordó rápidamente el incidente en el bunker y como habían luchado contra licántropos, la conclusión llego a el y apostaba a que estaba en lo correcto.

claro ahora entiendo todo….en cuanto a lo ultimo, la respuesta es No- objeto kaname y Marcus sonrió de lado escéptico- así que esa era la razón por la que estabas aquí…admito que tienes un buen olfato Marcus- murmuro el purasangre reconociendo que Marcus era bueno, había concluido todo aquello; que entre los suyos habían traidores, suponer lo que planeaban dando en el blanco, encontrando su escondite y todo lo demás, que estuvo tan encubierto pero tan enfrente de el todo el tiempo, todo eso a pesar que rido trabajaba casi sin dejar huellas y con pistas nulas; Marcus se había acercado casi tanto como ellos para dar con su objetivo, excepto por el hecho de que se había equivocado de quienes eran realmente los culpables…-estas equivocado Marcus, Zero y Kain nunca han traicionado a su raza, ellos no son los licántropos que estas buscando- intento aclarar y Marcus gruño en respuesta.

-cállate!- grito el aludido; era obvio que jamás le creería, no cuando todo acusaba en contra de ellos…

Kaname supo que la pelea era inevitable, no le quedaba otra que pelear contra Marcus ya que se veía que el no lo dejaría ir al menos hasta arrancarle la cabeza para luego despedazar a Kain y Zero.

Marcus se convirtió en el gran y oscuro lobo con facilidad nuevamente, mientras se colocaba en posición de ataque con la intención grabada en los ojos.

Kaname suspiro y antes que pudiera siquiera parpadear Marcus avanzo con fluida rapidez y los embistió a varios metros con gran rudeza. Kaname cayo estrepitosamente al suelo para luego incorporarse rápidamente, Marcus le había golpeado con fuerza, una fuerza mayor a la de un licántropo común; kaname noto que su nariz sangraba levemente y se limpio enseguida.

No puedo subestimarlo…no a Marcus- pensó cuando el lobo volvió a atacarlo nuevamente con alarmante rapidez esta vez lanzándose contra el y apresándolo entre sus fauces, su boca atrapo a kaname cubriendo su abdomen y parte de su pecho, mientras kaname apenas se recuperaba de la impresión, sin poder evitar sentir un deja buh…

Kaname dejo escapar un quejido de dolor cuando sintió los afilados colmillos y dientes de Marcus perforar la tela de su ropa para luego desgarrar su piel, la sangre no tardo en brotar y kaname tuvo que golpearle en la cabeza tan fuerte como pudo para que este lo soltara, temiendo que Marcus lo partiera en dos sin poder evitarlo.

Cuando Marcus aflojo la mordida kaname se alejo a tiempo para trastabillar al suelo y mantenerse alejado del lobo, quien a pesar que ya no era humano parecía sonreír y burlarse a través de sus ojos grises, con la sangre del purasangre deslizándose por su dentadura.

Kaname se toco la grave y profunda herida con asombro, sin poder recordar algún momento en que le hubiera pasado algo similar; mientras tanto, se concentro para que la herida cerrara; algo en su interior vibro con fuerza haciéndolo temblar, quería ser liberado…su alma lo exigía…su ser entero pedía ser libre…iba a darle una lección a Marcus…

Con una sonrisa kaname se incorporo, su herida había cerrado y se sentía extrañamente emocionado; cuando sus ojos cayeron en los de Marcus, los ojos del licántropo brillaron reconociendo los de su eterno rival, Marcus observo fijamente a kaname, algo en su mirada había cambiado, algo en sus ojos era diferente…por primera vez desde que lo había vuelto a ver sentía que estaba frente al verdadero kaname kuran que el tanto conocía y odiaba…

x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x.x..xx.x..x

Kain llego a trompicones al campamento, ya era oficialmente de día; sus piernas y todo su cuerpo tenían agotamiento físico, que seguramente no sentiría si no hubiera luchado contra otros de su misma estirpe además, de todo el estrés que padeció.

No le sorprendió que al llegar se encontrara con unas muy tensas Yuuki y Ruka quienes ni siquiera se miraban simplemente manteniendo su vista fija en el bosque, ambas con ropa de dormir lo que indicada que hace poco habían despertado. Yuuki estaba cruzada de brazos mientras Ruka estaba sentada en el suelo.

Al verlo llegar ambas se enderezaron con rostros llenos de consternación y preocupación aunque, el de la princesa kuran era más bien una mescla de muchas emociones, entre las cuales también estaban las que eran peligrosas si llegabas a conocerla.

Donde demonios esta kaname- empezó Yuuki muy enojada acercándose a el seguida de una callada Ruka; cuando Yuuki llego lo suficiente cerca para notar el estado de Kain y Zero a sus espaldas se llevo las manos a la boca olvidándose de todo – Zero!- grito asustado corriendo hacia ellos. – Zero – volvió a llamar cuando llego juntos a ellos, la castaña empezó a tocarlo e intentar reanimarlo con ansiedad. Kain gruño.

Basta, no servirá de nada, Zero esta muy mal- explico el pelirrojo empezando a andar, alejándose de ellas. Yuuki siguió a Kain muy de cerca frunciendo el ceño.

Eso ya lo note! Que le paso? Donde esta kaname? - pregunto con preocupación pero Kain no respondió, no podría darse por descubierto hasta que kaname le diera el visto bueno…para su pesar, confiar en el purasangre era lo mejor que podía hacer ahora y…mas cuando su futuro y el de Zero se debatía justo en ese momento y kaname era irónicamente su abogado en algún sentido.

Kain llevo a Zero dentro de una de las carpas, para recostarlo en la colchoneta seguido de una terca Yuuki que se posiciono junto al peli plateado.

Voy por agua y un botiquín- se limito a decir secamente aunque sabia que no funcionara nada de aquello, pero sabiendo que no tenia opción hasta que llegara kaname, si se arriesgaba a ir en busca de ayuda con Zero en brazos, porque, no podía dejarlo ahí estando contra el tiempo, Marcus podría encontrarlo y luego dar con Ruka y Yuuki…no quería que a Ruka le pasara algo…si en dado caso los encontraba al menos podría protegerlas o siguiera intentarlo para darles tiempo a escapar…- rápido kuran…a Zero no le queda mucho tiempo- pensó con frustración sintiéndose atado de manos; Zero se encontraba mas pálido que la cera y su respiración era tan débil como inexistente.

Kain salió de la carpa dejando a Yuuki sola con el moribundo Zero al borde de los nervios, ignoro a Ruka quien ni siquiera hablo cuando lo vio, sintiendo que no era el momento pero, lista para ayudarlo si lo pedía.

Yuuki se acerco aun mas a Zero y posiciono su cabeza entre sus piernas delicadamente; sentía que entraría en un colapso nerviosa con su mejor amigo prácticamente agonizando en su regazo y su novio desaparecido en algún lugar, sin saber si estaba bien o si…Yuuki negó con rapidez, no, kaname debía estar bien….debía estarlo…

Yuuki…- soltó Zero en un susurro tan bajo que la joven pensó que había sido su imaginación, Zero tenia los ojos firmemente cerrados con una leve mueca de dolor y sufrimiento en el rostro, la castaña se inclino para poder escucharlo mejor acercando su rostro al suyo- Yuuki…-volvió a decir Zero débilmente en otro susurro, la joven sonrió con amargura.

Si Zero…estoy aquí- confirmo la joven cerca de su rostro en posición inversa, el peli plateado sonrió débilmente.

Me alegro, siempre eh pensado que la mejor forma de morir es estar contigo por última vez…-

Tu no vas a morir Zero…- objeto la castaña con voz quebrada y el sonrió de nuevo.

Claro que si…siento como mi corazón late cada vez mas lento…se que moriré Yuuki…no soy estúpido- Yuuki negó fuertemente con la cabeza mientras lagrimas se desprendían de sus ojos ante aquella realidad, mojando el rostro de Zero con gotitas de agua salada; pensar que tan solo ayer había estado tan contenta en ese viaje y ahora…todo era un repentino desastre y su amigo moría en sus piernas…

No Zero, no- se repetía intentando convencerlo y de paso a ella misma. El peli plateado estiro suavemente con lentitud una mano y acaricio su mejilla abriendo sus ojos a medio camino, se veían adoloridos pero felices…

Shhh….- pidió pasando su mano hacia mas arriba acariciando sus cabellos y llegando hasta la nuca de la joven donde dejo caer pesadamente la mano y acariciar esa zona- no hables…no cuando solo tengo un ultimo deseo- susurro bajito pero Yuuki fue capaz de escucharlo- Zero impuso aun mas peso sobre la nuca de Yuuki empujándola hacia abajo, hacia el…en un estado de inercia la joven no opuso resistencia y su mente se quedo en blanco cuando Zero con las pocas fuerzas que le quedaban termino de impulsarla hasta abajo , estirando su cuello para poder conectar sus fríos y secos labios contra los suyos, cálidos y húmedos en un beso de despedida.

El contacto no fue más que un roce, un roce que trasmitía tantas cosas… Yuuki se quedo quieta en su lugar sin dar cabida en su mente a todo lo que estaba ocurriendo; Una fuerte, inmensa e imponente presencia la devolvió a la realidad como un golpe duro chocando contra ella….esa presencia se acercaba, era familiar pero…diferente a lo que ella conocía…

La castaña abrió sus ojos como platos dándose cuenta de lo que hacia y como un resorte levanto sus cabeza alejándose de los labios de Zero para cuando el sonido de alguien entrando en la carpa entro en sus oídos.

La castaña levanto el rostro para encarar al visitante, quien sin duda era el causante de aquella presencia tan fuerte; Yuuki entorno los ojos al ver a la alta y esbelta figura de su hermano con la camisa rasgada y manchada en sangre al igual que su rostro mirarla desde el otro extremo de la carpa a través de unos ojos insondables y velados en rojo…

Kaname – murmuro la chica como si su nombre fuera todo lo que necesitase decir en aquel momento. El pelinegro le devolvía la mirada pero Yuuki no podía leer nada o sentir alguna cosa por medio del vínculo, era ese su kaname? …

Con paso firme y decidido kaname se acerco y llego frente a ellos, sin decir nada tomo a Zero por las solapas de su camisa con fuerza levantándolo del suelo con una mano y dejándolo sostenido en lo alto dándole la cara.

Bebe mi sangre – ordeno sin mas con una voz que a Yuuki le erizo la piel; era la misma voz que conocía excepto que tenia un extraño y diferente matiz en ella. – si quieres vivir…- kaname acerco a Zero ladeando la cabeza, para darle acceso total a su cuello, Yuuki aun los miraba desde el suelo totalmente impactada y confundida, solo observando….- ahora!- exigió con un tono de voz tan autoritario como Yuuki jamás había escuchado, al no sentirse aun mordido. en un segundo Zero abrió la boca sobre la tersa piel justo sobre la yugular y todos sus dientes se alargaron, en especial los dos caninos y sin más…mordió a kaname, al ancestro kuran…

Xx,x,x,x,x,x..ox.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.

N.A: PERDON por dejarlo asi, ay muchos detalles q tengo q explicar cmla batalla entre marcus y kaname, y lo demás de ruka Kain y Yuuki y el beso, todo tuvo q ser rápido para poder subir elcap cn lo q keria hoy _

En el próximo explico cn lujo de detalle la pelea, Kain y ruka, cm se sintió Yuuki al ver a Zero morder a kaname y cuando las chicas despertaron y todo lo demás w me emocione al escribir la ultima part xD desde q salieron del bunk

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

el cap 17

Mensaje por eve kuran el Dom Ago 21, 2011 9:54 pm

cuando dijiste q era largo no bromeabas Shocked Hasta me parece interminable y ese lio q armo yuki con el juego de la botella yo pense q ruka se iba hacer q yuki besara a zero Twisted Evil

eve kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 41
Fecha de inscripción: 22/07/2011
Edad: 18
Localización: mar del plata
Empleo /Ocio: vagar todo el dia
Humor: xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

me equivoque

Mensaje por eve kuran el Dom Ago 21, 2011 10:19 pm

eve kuran escribió:cuando dijiste q era largo no bromeabas Shocked Hasta me parece interminable y ese lio q armo yuki con el juego de la botella yo pense q ruka se iba hacer q yuki besara a zero Twisted Evil
era el cap 16 y si que era largo ya pierdo las esperanza de zero y yuki. va ya las perdi hoy. bueno parece emocionante lo q viene asi q lo voy a leer.

eve kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 41
Fecha de inscripción: 22/07/2011
Edad: 18
Localización: mar del plata
Empleo /Ocio: vagar todo el dia
Humor: xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: fanfic: Mi corazon insiste

Mensaje por yuuki mashiba el Mar Ago 23, 2011 5:55 pm

ME encanta Me encanta espero con ancias el siguiente cap Very Happy


yuuki mashiba
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 18
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 19
Humor: happi XD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CAP 19

Mensaje por Rouse Malfoy el Lun Ago 29, 2011 11:21 am

LUEGO DE UNAS SEMANAS DE VACAS PARA ARREGLAR IDEAS AKI ESTA EL CAP T_T SUDOR Y LAGRIMAS ME AH COSTADO XDD asi q si lo leeen comenten ¬¬
Spoiler:
Capitulo 19

La Verdad

Kain – llamo Ruka caminando apresuradamente con la intensión de alcanzar al pelirrojo, pero no lograba divisarlo, el bosque estaba sumido en oscuridad y la luz de la luna no era suficiente. Minutos después se dio cuenta que había sido mala idea seguirlo, aunque sus ojos de vampiro le ayudaban a ver en la oscuridad, sentía que se había alejado mucho del campamento y todo por un impulso…- Kain!- Grito esta vez con miedo en la vos, temía perderse, todos los arboles le parecían iguales y no podía realmente distinguir el camino de vuelta, intento percibir el aroma masculino y fuerte del pelirrojo sin éxito alguno. Ruka empezaba a frustrarse, no se dio cuenta cuando el bosque se sumió por completo en un espectral silencio dejándola con el único sonido de su agitada respiración acelerarse cada vez más.

Ruka se abobillo contra el resguardo de un árbol, abrazándose a si misma, estaba asustada y sola. El fuerte aullido de un lobo cortó el silencio e hizo que Ruka hundiera el rostro en el resguardo de sus piernas dobladas. El sonido distante y lejano de una rama rompiéndose, el eco de la respiración profunda de un ser y el revuelo de algunas aves escapando de los arboles, alertaron a la temerosa muchacha; Ruka sabia que algo o alguien se acercaba pero estaba segura de que no era humano.

Pronto el sonido de algo moviéndose con rapidez, removiendo la tierra y rasgando la madera llego hasta ella con mayor nitidez, el sonido se hacia cada ves mas cercana, cada vez mas cercano a ella, llego el tiempo hasta que Ruka pensó que la había encontrado cuando un ruido seco en la tierra se produjo frente a ella para luego desaparecer por completo, dejando el bosque en su habitual silencio.

Ruka seguía respirando agitadamente con el corazón bombeando como loco, no quería levantar el rostro…se había vuelto una cobarde los últimos minutos y así se quedaría seguramente hasta que amaneciera.

Eres una chupasangre muy cobarde ¿lo sabias?- escucho decir Ruka por parte de una voz familiar y…anhelada. Sin pensarlo dos veces la chica se levanto como impulsada por un resorte y se abalanzo contra el cuerpo caliente y semi desnudo de Akatsuki Kain. El pelirrojo no perdió para nada el equilibrio cuando Ruka se tiro sobre el tomándolo fuertemente por la cintura, el joven se dedico a mirarla por unos segundos para luego corresponder lentamente el abrazo; solo ahí….en los fuertes y seguros brazos del licántropo Sounen Ruka se permitió llorar…

Ruka lloro y lloro por largo tiempo, sin saber cuanto se mantuvieron así, abrazados. Dejo que sus lágrimas se llevaran consigo todas sus emociones y sentimientos; lloro por kaname, porque ya no lo quería como antes, lloro por Kain, por los sentimientos que empezaban a agolparse en su pecho por su causa y lloro por ella….porque se sentía totalmente confundida y sin un norte estable.

El licántropo apretó inconscientemente mas a Ruka sintiendo la necesidad de consolarla; estaba claro que había ido tras el, quien había huido en un arrebato de….celos…si lo admitía, había sentido celos al ver a Ruka acercarse a kaname para besarlo, y aunque contra todo pronostico el le constaba los sentimientos que ella profesaba hacia el purasangre Ruka se notaba reacia a hacerlo.

Kain no quería que ella lo hiciera, de eso estaba seguro; no después de el beso que ellos compartieron….ese increíble y cálido beso, donde se degusto probando los tibios y carnosos labios de la aristócrata. Kain quería pensar que no fue el único en disfrutar y ser atormentado por todo el remolino de emociones en su interior que lo asalto de golpe en cuanto sus bocas hicieron contacto, deseaba y necesitaba creer que Ruka también, que esa había sido la causa por la cual se mostraba dudosa al momento de besar a kaname…

Kain suspiro; todo aquello era culpa de Zero y su maldito orgullo; el peli plateado fue el que causo todo aquello, fue el culpable de que Ruka hubiera tenido que besar a kaname, que el hubiera corrido al bosque a punto de reventar a su forma lobezna a causa de la ira y la impotencia, porque a pesar de todo ¿Qué podría hacer el cuando el y Ruka solo eran…¿Qué es lo que eran?...no, no eran nada…por ello Kain no podría reclamar nada. Kain solo quiso irse, irse para no ver aquello, no justo después de que ella lo beso a el, y es que ellos a pesar de que era un juego si se habían besado…fue un beso real, sino ¿Por qué duro tanto tiempo? Kain tuvo que separarse antes que sus pulmones reventaran por falta de aire.

De todos modos para su sorpresa y confort emocional Ruka había ido tras el, a pesar de que estaba oscuro, sola y perdida, fue en su búsqueda…debía admitir que eso había removido fuertemente algo en su pecho, mientras una calidez se extendía desde algún punto que el no quería mencionar…entonces…¿lo estaba? ¿Estaba enamorado de Ruka? No…si….si lo estaba, Estaba igual de jodido que Zero; estaba jodida e inevitablemente enamorado de una chupasangre, de Ruka sounen, una vampira de alta alcurnia.

Siento haberte asustado – murmuro Kain contra sus suaves cabellos sin soltarla, ella ya había dejado de llorar, parecía arrullarse en la protección de sus brazos. Kain le diría la verdad, toda la verdad y luego que Dios se apiadara de el, porque ya no sabia que hacer, ya no actuaba con cordura, y eso era lo que tanto temía.

El pelirrojo tenia cierta sospecha de que Ruka intuía quien era, lo supo desde el festival y la forma en que Ruka lo miraba a el en su forma de lobo, como si lo reconociera de alguna forma.

Kain se separo suavemente de ella unos centímetros sin dejarla libre y la miro con la determinación iluminando los ojos.

Que haces aquí?- pregunto y ella lo miro confundida con un leve rubor en sus mejillas al tenerlo tan cerca.

Vine a…- dudo- a buscarte…- confeso avergonzada. Kain sonrió suavemente y negó con la cabeza.

Lo ce…lo que quiero decir es…que haces aquí Ruka, con nosotros?- Ruka bajo la mirada.

Ah, eso- la joven empezó a divagar en cualquier punto menos la mirada del pelirrojo, Kain espero pacientemente hasta que ella hablo- fui a la cocina en busca de un tentempié y me encontré con ellos en el pasillo, vi que iban a salir al ver su equipaje; kaname solo me miro y Yuuki parecía saber en que pensaba porque gruño molesta; yo intente hacerme de la vista gorda y pasar de largo pero…cuando me aleje tan solo tres pasos empezaron a hablar entre ellos y Yuuki-sama dijo tu nombre- las mejillas se tiñeron de un encantador rosado mientras Kain seguía sin entender.- entonces…me detuve para mirarlos y fue entonces que kaname noto que nos conocíamos…le dije que el ya te había visto conmigo en el festival- Kain asintió- fue entonces que me invito a ir con ellos…-

Y tu aceptaste…- afirmo vagamente el chico – porque? Te hizo venir contra tus deseos?- de solo pensarlo a Kain le hervía la sangre. Ruka negó cada vez mas sonrojada. – entonces?-

No quiero decirlo- acepto apenada y el rio levemente.

No seas infantil, ya vamos dímelo- demando el pelirrojo, Ruka alcanzo a mirarlo y el noto que se veía aun mas hermosa sonrojada.

No…vine porque así lo quise, no te había visto desde lo ocurrido en el festival y…tenia deseos de verte- confeso desviando nuevamente la mirada. Un silencio se instalo entre ellos mientras la fría brisa pasaba acariciándolos. Kain sonrió cálidamente como jamás lo había hecho, un calor naciente se extendió por su interior hasta llegarle a los ojos, haciéndolo sentir tan…humano.

Pensé que te gustaba kuran – comento sin reproche en su voz.

Me gustaba…-reafirmo dando a entender que era en tiempo pasado- kaname jamás va a corresponderme…- desde que kaname la había dejado conservar sus recuerdos, Ruka no había podido olvidar aquello ojos salvajes que la observaban a través del cuerpo de ese lobo de pelaje rojizo; la aristócrata se había replantado muchas cosas-…desde que estuviste conmigo en el festival me eh sentido diferente…- la mirada de Ruka divago a lo lejos, pensativa; no podía creer que estuviera diciendo todo aquello a ese presuntuoso y arisco pelirrojo, pero Kain, tenia algo…no sabia si era su notoria sinceridad siempre que lo veía o el simple hecho que a pesar de todo, podían estar juntos, sin pasarla mal…ella se sentía cómoda y segura a su lado… como ahora, y como en aquella noche del festival…la noble aun conservaba el premio que el había ganado para ella y sobre todo…el la había protegido; si, Ruka lo había pensado en la intimidad de su alcoba por muchas horas y había concluido que aquel lobo gigante era el pelirrojo, no había otra explicación…por muy descabellado que sonase.

Todos aquellos sucesos y esos gestos tan antinaturales en el, habían causado una gran confusión en ella que no quiso aceptar hasta que Kain la había besado; todas sus acciones habían sido meros impulsos, de los cuales no se arrepentía; y entonces, luego de que el la hubiera besado en frente de todos, Ruka decidió que quería seguir con aquello, aunque aun no tenia ninguna definición de lo que pudiese ser.

Ni siquiera sabes quien soy- volvió a hablar Kain suavemente.

Es cierto – acepto, sin dar muestras de que aquello le importara, en cierta forma si lo sabia, sabia que aunque Kain jamás lo hubiese dicho, el pelirrojo era un licántropo…un licántropo que se preocupaba por ella, porque sino fuera el caso ¿Por qué se había quedado protegiéndola toda la noche cuando atacaron los niveles E si no era así? Ella lo reconoció a través de sus ojos, mientras su corazón le gritaba que se trataba de el, aunque en ese momento ella no lo entendió; Aquello había sido uno de los motivos por lo cual pidió a kaname no borrar sus recuerdos. Y para confirmar toda aquella locura estaba el hecho de que justo cuando escucho el aullido de un gran animal, que ya había dado por hecho que la devoraría, el apareció…

Ruka había estado mas que confundida de que hacer o como pensar, muchos sentimiento se arremolinaban en su corazón por culpa de ese pelirrojo, pero luego de aquel beso…solo sabia que debía seguirlo y que Dios se apiadara de ella.

Ya veo…- Kain suspiro sintiéndose extrañamente feliz y culpable- supongo que te arrepentiste de venir –

Porque lo haría?- pregunto Ruka mirándolo y el se quedo viendo sus hermosos ojos.

Porque…no te eh tratado muy bien-acepto y ella rio, su voz sonó como un cascabel.

Tu jamás lo haces – recalco burlona y el también sonrió. Era cierto…- pero…aun así…-Ruka volvió a sonrojarse y esta vez Kain levanto una mano para acariciar suavemente su mejilla, ella cerro los ojos recibiendo la caricia pero, también porque no se atrevería a decir lo siguiente mirándolo a los ojos- siempre…de alguna forma, eres muy cálido y gentil conmigo- confeso sintiéndose mas liviana; al haber llegado no negaba que le afecto el trato del licántropo y mas cuando creía que luego de la noche del festival se llevarían mejor a lo acostumbrado, aun así, nuevamente Kain había saltado las murallas y se había acercado sin proponérselo a su corazón; solo que esta vez llego mas lejos…Kain se había disculpado, había sido caballeroso, la había besado…y ahora estaba ahí abrasándola de manera protectora…

Kain no dijo nada mas, simplemente sintiéndose maravillado, pero ocultándolo en el acto; recalcando el hecho de que ya estaba igual de jodido que Zero; Kain se inclino lentamente para besar con ternura y delicadeza los suaves labios de la aristócrata, uniéndose en un beso que saturo todos sus sentidos y que lo trasporto fuera de tierra por tercera vez en la noche.

- podría volverme adicto a esto- pensó reprochándose, mientras la abrazaba con fuerza contra así y sus labios se movían contra los suyos.

Kain se encontró con la realidad de que ya no quería luchar contra si mismo…se dejaría llevar por esta vez.

Kain no supo cuanto tiempo permanecieron juntos, el pelirrojo suponía que horas porque Ruka empezó a tiritar levemente, hacia mucho mas frio y la luna le indicaba que ya eran pasada las 11. El pelirrojo se regaño mentalmente al recordar la misión, seguro Zero andaría buscándolo y con ganas de asesinarlo; el tiempo había pasado volando entre besos y caricias, ambos con la decisión de dejarse llevar por sus sentimientos.

Kain y Ruka también habían platicado, con el deseo de conocer mas acerca del otro, obviamente Kain omitió la razón real de aquel viaje y Ruka que sabia que el era un hombre lobo; deseaba que el se lo dijera cuando estuviera listo. Cuando pasara el peligro el pelirrojo le diría todo a Ruka.

- mejor regresemos- insto Kain, cuando recordó a Zero y la misión, ella se limito a asentir.

- Ruka?- empezó mientras caminaban lado a lado rozándose.

- mm?-

- no…no te importa estar conmigo sabiendo como soy? Que actuó extraño a veces? Y seguramente, tendré que seguir haciéndolo…- ella supo que hablaba de su carácter y que insinuaba que posiblemente las cosas podrían ponerse difíciles. Ruka negó con una sonrisa.

- ya te dije que no me importa- dijo ella- no importa que suceda…confió en ti- confeso sinceramente y Kain se tranquilizo.

Cuando llegaron al campamento, el silencio apacible del lago los recibió; Kain no percibió el aroma de Zero por lo que supo que ya se habían ido, suspiro pensando que cuando Zero regresara se iba a desquitar.

El pelirrojo dejo a Ruka en su tienda despidiéndola con un casto y último beso en los labios. Cuando Ruka entro, el se sentó frente a la fogata ya apagada; no podría dormir sabiendo lo que sucedía con Zero y kuran.

Kain suspiro nuevamente recordando lo sucedido con la chica sounen y sin poder creérselo aun…realmente ¿había ocurrido todo aquello? Estaba jodido…tan jodido como Zero o…incluso mas…porque a diferencia de Zero que estaba enamorado de un imposible y no tendría que preocuparse por un futuro con Yuuki, el si tendría que pensar en aquello, porque Ruka si estaría con el…el deseaba que lo estuviera.

Luego de unos momentos Kain sintió el aroma de Zero aproximarse y vio como este salía del bosque totalmente desnudo. El peli plateado al verlo sentado allí frunció el ceño enojado, su rostro se veía tenso, muy tenso.

- donde has estado?- exigió saber el peli plateado y el se levanto para recibirlo sin la intención de hacerse el ofendido ya que sabia que su camarada tenia todo el derecho de reprocharle.

- tuve un inconveniente- soltó Kain evitando responder realmente- que ah pasado, te ves…-Kain fue interrumpido por Zero.

- Marcus esta en el bosque- soltó bruscamente y al igual que el, Kain también se tenso.

- ya sabe que estamos aquí?-

- no- respondió secamente Zero.

- que hace el aquí?- pregunto el pelirrojo ocultando su preocupación, la imagen de Ruka se proyecto en su cabeza.

- no lo ce!- soltó Zero alterado- kuran esta hablando con el ahora mismo- explico y Kain elevo una ceja.

- y eso en que ayuda?-

- no lo ce Kain, porque no vas y se lo preguntas?- hablo Zero con sarcasmo en la voz pero Kain no dijo nada. – dijo que lo esperáramos aquí, el se encargara de que Marcus se aleje- dijo Zero con mas calma. No les quedaba de otra que esperar a que kaname apareciera, con suerte vivo.

Kain y Zero se aproximaron al límite del bosque para esperar ahí hasta que kaname apareciera. Zero se apoyo cansinamente en un árbol mientras lo carcomía la consternación y el hecho de no poder hacer nada.

x.x.x.x...x.x.x.x.x.o.o.x Marcus y kaname .x.x.x.o.o.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x

Marcus aterrizo con violencia, partiendo la tierra bajo sus patas oscuras mientras un gruñido profundo y ronco salía desde lo profundo de su garganta.

Kaname y Kain junto con Zero lo bordeaban a sus costados desde el suelo, alejados unos metros a salvo del líder licántropo gracias al rápido movimiento de kaname.

Claro la cereza del pastel- pensó Kain con ironía intentando incorporarse lentamente con Zero aun en su espalda, kaname lo imito.

Vaya, vaya pero…miren a quien tenemos aquí…acaso unas ratas traidoras?- escupió Marcus con odio contenido cuando regreso a su forma humana y sin mirar a ninguno de los dos, su vista se erguía hacia el frente.

Señor…-empezó el pelirrojo con un tono de voz muy controlado pero Marcus lo interrumpió con un gruñido de advertencia.

Luego me encargare de ti – advirtió serenamente y esta vez voltio para mirar y kaname y darle la espalda a un iracundo pelirrojo.

Kain…lleva a Zero al campamento, hablare con Marcus- aconsejo kaname suavemente al ver a los dos licántropos con sus emociones a flor de piel; Marcus dejo salir una cruel y burlona carcajada ante sus palabras y para sorpresa de ambos Kain obedeció marchándose rápidamente en silencio, dejándolos solos…

Tu diplomacia no servirá de nada kuran- soltó despectivamente el licántropo mirándolo con ira- no hay perdón para los traidores, es irónico pero, porque sorprenderme que estés involucrado en este asunto? Después de todo mala hierva nunca muere y tu siempre as sido tan mala hierva como yo…era lógico que te aprovecharías- kaname frunció el ceño.

De que rayos hablas?- exigió saber con una expresión de confusión, se había alarmado porque los había visto juntos y supondría una traición, tal parece que así era, pero…parecía que no solo era eso.

Marcus respiro pausadamente con un ademan de paciencia.

Bien…pareces tener amnesia nuevamente…supongamos que te sigo el juego y así te ayudo a recordar- soltó en tono burlón el lobo y kaname entrecerró los ojos- te aliste con Zero y Kain- kaname asintió dándole la razón, si, Marcus había supuesto traición aunque no fuera exactamente eso.- han estado realizando actividades a espaldas de todo el clan- kaname volvió a asentir- actividades que están en contra de los licántropos y que ponen en peligro a los humanos y una amenaza para nuestra raza- termino y kaname entendió todo de golpe; el pelinegro recordó rápidamente el incidente en el bunker y como habían luchado contra licántropos, la conclusión llego a el y apostaba a que estaba en lo correcto.

claro ahora entiendo todo….en cuanto a lo ultimo, la respuesta es No- objeto kaname y Marcus sonrió de lado escéptico- así que esa era la razón por la que estabas aquí…admito que tienes un buen olfato Marcus- murmuro el purasangre reconociendo que Marcus era bueno, había concluido todo aquello; que entre los suyos habían traidores, suponer lo que planeaban dando en el blanco, encontrando su escondite y todo lo demás, que estuvo tan encubierto pero tan enfrente de el todo el tiempo, todo eso a pesar que rido trabajaba casi sin dejar huellas y con pistas nulas; Marcus se había acercado casi tanto como ellos para dar con su objetivo, excepto por el hecho de que se había equivocado de quienes eran realmente los culpables…-estas equivocado Marcus, Zero y Kain nunca han traicionado a su raza, ellos no son los licántropos que estas buscando- intento aclarar y Marcus gruño en respuesta.

-cállate!- grito el aludido; era obvio que jamás le creería, no cuando todo acusaba en contra de ellos…

Kaname supo que la pelea era inevitable, no le quedaba otra que pelear contra Marcus ya que se veía que el no lo dejaría ir al menos hasta arrancarle la cabeza para luego despedazar a Kain y Zero.

Marcus se convirtió en el gran y oscuro lobo con facilidad nuevamente, mientras se colocaba en posición de ataque con la intención grabada en los ojos.

Kaname suspiro y antes que pudiera siquiera parpadear Marcus avanzo con fluida rapidez y lo embistió a varios metros con gran rudeza. Kaname cayó estrepitosamente al suelo para luego incorporarse rápidamente, Marcus le había golpeado con fuerza, una fuerza mayor a la de un licántropo común; Kaname noto que su nariz sangraba levemente y se limpio enseguida.

No puedo subestimarlo…no a Marcus- pensó cuando el lobo volvió a atacarlo nuevamente con alarmante rapidez esta vez lanzándose contra él y apresándolo entre sus fauces, su boca atrapo a Kaname cubriendo su abdomen y parte de su pecho, mientras Kaname apenas se recuperaba de la impresión, sin poder evitar sentir un deja buh…

Kaname dejo escapar un quejido de dolor cuando sintió los afilados colmillos y dientes de Marcus perforar la tela de su ropa para luego desgarrar su piel, la sangre no tardo en brotar y Kaname tuvo que golpearle en la cabeza tan fuerte como pudo para que este lo soltara, temiendo que Marcus lo partiera en dos sin poder evitarlo.

Cuando Marcus aflojo la mordida Kaname se alejo a tiempo para trastabillar al suelo y mantenerse alejado del lobo, quien a pesar que ya no era humano parecía sonreír y burlarse a través de sus ojos grises, con la sangre del purasangre deslizándose por su dentadura.

Kaname se toco la grave y profunda herida con asombro, sin poder recordar algún momento en que le hubiera pasado algo similar; mientras tanto, se concentro para que la herida cerrara; algo en su interior vibro con fuerza haciéndolo temblar, quería ser liberado…su alma lo exigía…su ser entero pedía ser libre…iba a darle una lección a Marcus…

Con una sonrisa Kaname se incorporo, su herida había cerrado y se sentía extrañamente emocionado; cuando sus ojos cayeron en los de Marcus, los ojos del licántropo brillaron reconociendo los de su eterno rival, Marcus observo fijamente a Kaname, algo en su mirada había cambiado, algo en sus ojos era diferente…por primera vez desde que lo había vuelto a ver sentía que estaba frente al verdadero Kaname kuran que el tanto conocía y odiaba…

Marcus también sonrió ante la emoción de la batalla que estaba a punto de desarrollarse, había anhelado aquello por décadas y al fin lo obtenía.

Kaname cerró los ojos, consciente de que sus ropas estaban empapadas en sangre y rasgadas. Estaba agradecido de que no hubiera nadie más cerca de su perímetro que lo pudiera sentir. Su consiente viajo a su interior, lo más profundo que jamás había llegado, encontrándose con una barrera cuidadosamente forjada por años; dentro de si mismo, su imagen se proyecto frente a ella, los ojos del pelinegro velaron en rojo y extendiendo una mano, la barrera empezó a llenarse de grietas, el purasangre forzó mas el contacto causando que terminara de romperse; miles de pedazos cayeron frente a el dejándolo de frente contra una fuerza oscura que brillaba como el ónix pulido. Kaname sonrió, impaciente por fusionarse consigo mismo, aquella parte que había sido suprimida; bajo la mano nuevamente a su costado y en cuanto lo hizo, aquella oscuridad inmensa se desprendió de su lugar llegando rápidamente hacia el y absorbiéndolo por completo.

Kaname sentía como si algo que hubiese perdido hace mucho hubiera vuelto a él para ocupar su lugar, llenándolo por completo, sumergiéndolo en su propio ser, una sensación indescriptible como si se uniera a una alma gemela.

Marcus observaba como su némesis cerraba los ojos, mientras se quedaba totalmente rígido. Algo le decía que aun no era momento de atacar y se convenció de ello, cuando Kaname se rodeo de un aura oscura que fue aumentando de manera alarmante con cada segundo que pasaba, hasta que, como si se tratara de una colisión de estrellas aquella energía se disparo expandiéndose por toda la zona y haciéndolo retroceder unos metros. Kaname volvió a abrir sus ojos, sus pupilas eran aun más oscuras que antes y en su iris brillaba el reconocimiento.

Eh vuelto – soltó el purasangre con voz profunda y una leve sonrisa; su cuerpo aun era rodeado por un aura oscura, pero Kaname logro que desapareciera poco a poco - creo que presumes demasiado Marcus, ahora te enseñare quien es el cazador y quien es la presa- advirtió tranquilamente. Marcus gruño con fuerza mientras volvía a atacar. – esta vez no te será tan fácil perro- pensó Kaname, mientras esquivaba con facilidad al licántropo, su velocidad había aumentado hasta alcanzar la de Marcus. Kaname llego hasta la rama de un árbol mientras elevaba una mano y la quedaba miraba con interés; sus dedos se convirtieron repentinamente en garras y sus palma se torno áspera y más gruesa, voltio el rostro hacia Marcus invitándolo con sus ojos y una sonrisa ladina. Marcus rugió con ira odiando la eterna actitud arrogante de su rival; el licántropo avanzo hacia arriba escalando el árbol con sus garras e impulsándose con agresividad, cuando llego hasta Kaname con la intensión de desgarrarlo, extendió peligrosamente una garra hacia él con sus afiladas uñas en alto y Kaname lo imito en el acto; ambas fuerzas chocaron en una competencia de poder y voluntad.

Aunque la garra de Marcus era más grande no podía hacer retroceder la de Kaname, ambas temblaban ante el dominio parejo de ambos; Kaname sorprendió al lobo con una patada inesperada justo en su vientre y Marcus cayó al suelo, Kaname bajo rápidamente con un salto precipitándose contra él, Marcus rodo cuando Kaname cayó a tierra con un choque estrepitoso, hundiendo la tierra bajo él y elevando una estela de polvo.

Marcus volvió a enderezarse mientras la estela de polvo disminuía lentamente, Kaname se movió aun más rápido que la primera vez y saliendo del hoyo llego hasta Marcus tomándolo de las orejas sin ninguna delicadeza y lanzándolo con fuerza sobrehumana contra un gran roble. El lobo voló por los aires hasta precipitar contra el árbol soltando un quejido bajo; primero muerto antes de gritar de dolor frente a kuran, el necesitaba más que golpes para gritar.

Marcus se enderezo nuevamente y Kaname supo que contraatacaría con mejor habilidad. El lobo se lanzo contra Kaname y antes de llegar a él desapareció. Kaname frunció el ceño sin poder verlo, pero aun podía percibirlo, Marcus se estaba moviendo a gran velocidad, tan rápido que no era captado por sus ojos, la luz no se reflejaba en el, por lo tanto, en ese momento era prácticamente invisible. Kaname suspiro, aquel ataque ya lo había empleado contra él en el pasado. El purasangre dio un pequeño salto y también desapareció de la vista, no pasó mucho tiempo para que un choque de fuerzas se vislumbrara entre los árboles, en movimientos seguidos, repitiéndose una y otra vez; Kaname se alejo de Marcus cuando este casi lo atrapa en una mordida, luego de que Marcus desapareciera de su vista él había imitado su movimiento con la misma velocidad y ambos no habían tardado en encontrarse. La colisión de sus cuerpos al chocar causo ondas expansivas a través del bosque, los troncos de los arboles temblaron y los animales huían asustados.

Kaname llego al suelo nuevamente; Marcus estaba más fuerte y veloz que nunca, era obvio que en ese aspecto casi podía decirse que lo alcanzaba…casi. Era consciente de que todo se debía a que el lobo bastardo había logrado beber de él y no solo conformarse con eso, sino que, también de otros purasangres.

Kaname sonrió complacido, su eterno rival ahora era aun más interesante, por lo tanto, aun más emocionante batallar contra él, pero Kaname ya no tenía intenciones de luchar como en el pasado; él y Marcus habían luchado siempre, como era su destino, al ser razas enemigas por naturaleza estaban en constante discordia y aunque Kaname había tenido muchas oportunidades de acabar con él, Marcus siempre lograba librarse de alguna astuta manera; ahora era más fuerte, mas indestructible, aunque para él, no era el caso.

Kaname recordó a Zero y se reprendió por estar jugando, solo por recordar viejos tiempos. El sabia que los vampiros poseían facultades que los lobos no tenían, como el caso de sus poderes psíquicos, poderes que jamás había utilizado contra Marcus por cuestión de honor y de ego propio…Kaname siempre había utilizado las mismas facultades que su némesis, para probarle no solo a él sino también así mismo que podía vencerlo en su propio juego, solo utilizaba sus poderes con otros vampiros y era algo que nunca cambiaria.

-basta de juegos – soltó de repente el vampiro, puede que Marcus haya bebido de otros vampiros incluso de él, pero sus poderes llegaban mucho mas allá de lo que él había mostrado nunca, Marcus había bebido de la sangre de su corazón, pero no lo suficiente y tampoco directamente...

El licántropo se había alimentado de varios purasangres, incluyéndolo y por ello había alargado su vida, aumentado su fuerza, agilidad y velocidad, pero el detalle estaba en que su organismo jamás aceptaría por completo la sangre de un vampiro al ser un licántropo, no podría sonsacar todo el potencial de la espesa sangre de un sangre pura.

Kaname siempre se había enorgullecido del hecho de haber aprendido a descubrir y manejar sus poderes por completo, cosa que ningún vampiro ah podido lograr jamás. El pelinegro a pesar de todo, sabía que tendría que dar más de si mismo de lo que había dado hasta ahora si quería deshacerse de su rival para poder ayudar a Zero.

Kaname dejo fluir su aura que hace unos momentos había suprimido y nuevamente se vio rodeado de su esencia, sus poderes explotaron al máximo y nuevamente Marcus tuvo que retroceder.

Sabes porque fue que "morí"?-pregunto mirándolo con una sonrisa y haciendo un burlón énfasis en la palabra "morir"; su cuerpo era rodeado fuertemente por su poderosa aura.- claro que no…no tienes idea; hay tantas cosas de las cuales desconoces Marcus…y sigues desconociendo- el vampiro sonrió de manera socarrona y Marcus volvió a lanzarse contra él esta vez, derribándolo, kaname no opuso resistencia cuando cayo bajo el enorme peso del lobo sobre el, aprisionándolo, manteniendo su sonrisa como si Marcus solo jugara tal juego- ay una razón poderosa por la cual desaparecí y ahora estoy aquí, y no…no es precisamente porque me canse de estar en el mundo- Kaname sopeso sus recuerdos por un momento y prosiguió; Marcus gruñía sobre él a punto de devorarlo pero incapaz de hacerlo…kaname lo tenia atrapado en aquella confesión y el purasangre lo sabia. su aura corría libre expandiéndose con mayor fuerza a través de los segundos- antes de que…acabe contigo- siguió kaname, tan cuidadosamente como a un niño que se explicaba alguna clase de integrales; Marcus lo miro con odio destellando en sus ojos- te diré que paso realmente…- cedió el purasangre, extendiendo una mano hasta rozar levemente una de sus patas delanteras, misma que lo aprisionaba, mientras se sumergía inmediatamente en su mente en busca de aquel recuerdo en especifico y le mostraba a el licántropo lo mismo que el era capaz de ver, transportándolo a través de las épocas…

x.x.x.x.x.x.x. flash back .x.x.x.x.x.x.x.x

Un hombre de apariencia joven se encontraba recostado sobre el pasto verde usando una simple camisa de tela y unos pantalones del mismo material, ambos del mismo color, del más sensual negro. Sus pies estaban descalzos.

Una brisa suave acaricio las colinas donde se encontraba y llego hasta el removiendo juguetonamente sus azabaches mechones ondulados, sus parpados se mantenían cerrados, abrigando dos gemas del rubí mas oscuro.

Kaname kuran se encontraba como de costumbre dormitando por causa del aburrimiento y el desasosiego. Todo a su alrededor parecía estar en calma aunque el sabia que mas que paz se extendía silenciosamente el infierno y todo por causa suya…

Kaname era único en su tipo, había sido el primer nacido de su raza y luego de el habían venido muchos mas…pero nadie como el.

Y ahora en la cúspide de su poder, algo oscuro e imperioso le apretaba sin piedad el pecho y por supuesto kaname sabia a que se debía.

Su privilegiada memoria histórica le permitía recordar todo con cruel claridad, todo cabía en su mente…cada detalle efímero, cada grito, cada crujir de huesos, cada guerra, cada batalla, cada sensación de vida escapando desesperadamente hacia la luz…todo, absolutamente todo, y aquello no dejaba de perseguirlo por más que luchara por apaciguar sus demonios internos.

Kaname se conocía, sabia lo que era, sabia como era, sabia de que era capaz… el era consiente de que era un ser despreciable, un demonio, un absoluto egoísta que había visto el mundo como su meta y sin lugar a dudas había llegado a ella…

Los sentidos del vampiro aletearon al darse cuenta que ya no se encontraba solo; tan rápido y silenciosa como una sombra su mano derecha seiren había llegado hasta el, apartada a una leve distancia en una posición de absoluto respeto. La joven vampiro esperaba en silencio su respuesta; kaname sabia porque estaba ahí, el la había enviado en un encargo, una misión secreta, tan secreta que ni la propia seiren sabia de que trataba, solo acataba ordenes…

Estaré con ellos en unas horas…que tengan todo listo- murmuro aun con sus ojos cerrados y con voz febril. ella asintió solemne, y tan rápido como llego, desapareció.

Kaname soltó un largo y pesado suspiro, consiente que todo aquello lo haría por última vez, que le quedaban pocas horas…era totalmente irónico pero sentía cierta libertad y alivio.

El pelinegro se levanto pesadamente del pasto, sacudiendo la tierra y la hierva de sus ropajes aunque le importaban muy poco. Camino con paso tranquilo dirigiéndose hacia el entramado bosque; hacia su tumba.

Kaname era consiente de que había dejado mas que atrocidad en aquel mundo; había dejado descendientes, descendientes que con toda seguridad lograrían sobrevivir ante la guerra que se alzaría en el futuro; en cuanto a los demás…ni siquiera el sabia. Kaname no estaba seguro de que su familia entendería su decisión pero, esperaba que con el tiempo lo hicieran sino…desaparecerían al igual que el.

El purasangre no podía regresar a los suyos, con suerte había logrado escapar sin dar cuenta de ello y ahora se encaminaba sin preocupaciones hacia la muerte, donde el futuro era su verdugo, donde el mismo era el juez. Como buen juez había impuesto una condena justa o al menos lo mas justa posible, aunque el sabia que alguien como el merecía arder por los siglos en el laberno.

Una brisa volvió a arropar las colinas filtrándose por todos lados, igual que aquel día, aquel día en que había despertado de la inexistencia y había empezado su carrera por la conquista.

Nunca supo como es que había empezado todo y ciertamente había dejado de interesarse en ello, al igual que los suyos lo único que podían suponer es que luego del impacto ambienta listico que afecto todo el globo terráqueo, la naturaleza había creado una ultima defensa para eliminar o acallar la amenaza humana, los había creado a ellos. Kaname había sido el primero y luego de el, vinieron todos los demás. Todos con dones y privilegios mucho mayores que el de los humanos, caracterizándose como lo que eran, una raza aparte y totalmente superiores a ellos.

El purasangre había descubierto poco a poco todo lo que era capaz de lograr, y comprendió que era aun diferente entre los suyos, sus poderes aumentaban, desarrollaban y evolucionaban con el tiempo, parecía no tener limites; no fue difícil para el pelinegro enfundar terror y respeto entre los de su raza y convertirse en poco tiempo en el supremo rey de los vampiros… así era como les llamaban los humanos…vampiros, por su singular peculiaridad de alimentarse del vital liquido de la vida, la sangre…

Los vampiros solían alimentarse de humanos y también entre ellos, pronto se dieron cuenta que con solo una mordida un humano sufría una extraña metamorfosis, sus encías cambiaban como los de un vampiro y sus cuerpos también, mientras que parecían perder la cordura mediante el proceso; eran como bestias hambrientas. Kaname prohibió luego de aquello alimentarse de humanos directamente para evitar mas infecciones y con los humanos ya infectados, empezaron a hacer experimentos; habían descubierto que con la misma sangre de un vampiro real hacia un humano infectado este adquiría no solo las necesidades de un vampiro sino también habilidades, se hacían mas fuertes conforme bebían mas sangre vampírica y con el tiempo dejaban de ser totalmente humanos para ser vampiros, no como los originales pero vampiros al fin y al cabo y lo mas importante…cuerdos. Fue allí que la raza vampírica fue degradándose en mas clases, obviamente los vampiros originales seguían por encima de la cadena, implacables e indestructibles. Hubo también el caso de vampiros que se juntaban con humanos y procreaban hijos que nacían siendo vampiros, cuerdos, sanos y con habilidades especiales.

Luego de un tiempo kaname ordeno asesinar a todo humano que estuviera relacionado con algún vampiro. Utilizo a los humanos infectados como peones en las guerrillas contra otros purasangres que osaban revelarse ante su supremacía, derrotando y ganando cada batalla. Tenían a la raza humana suprimida y conservada para mera alimentación, viéndolos como menos que ganado o alimañas, ellos eran depredadores naturales y ellos solo la comida y en algunos casos, razón de diversión.

La raza humana disminuía proporcionalmente mientras el poder de los vampiros avanzaba llenando cada rincón, kaname se obligo a pensar que como manera de dar equilibrio la madre naturaleza nuevamente intervino procreándolos a ellos…a los hombres lobos, sus enemigos naturales, mortales y casi tan despiadados como ellos.

Los hombres lobo se extendieron como plaga, no tenían relación con los humanos, aun así, se multiplicaban como la arena; la guerra era inminente…

Kaname sonreía cada vez que recordaba a Marcus, el indiscutible líder de los lobos, se habían enfrentado en batalla incontables veces. Ambos lados habían tenido inmensurables bajas, la raza de los vampiros y de los hombres lobos disminuía mientras que la humana luchaba por sobrevivir en medio de todo.

Los hombres lobo superaban en fuerza y poder a todo vampiro que no fuera de la primera generación, igualaban a los purasangre y estaban aun muy lejos de alcanzarlo a él. Marcus era lo mas cerca que podían llegar y aun así, kaname se daba el lujo de usarlo como diversión en medio de la aplastante cotidianidad.

El número de vampiros y hombres lobos disminuyo hasta ser minoría y aun más ante sus propias guerras internas; al ver la amenaza externa, había quienes seguían intentando derrocar al rey kuran, aun entre los suyos. Kaname no dudaba en encargarse personalmente de los traidores.

Muchos de los humanos llegaron a perder el miedo y empezaron a revelarse, un grupo aparte, rebelde, motivados por un imprudente valor. No tenían las armas suficientemente poderosas para detenerlos, pero su coraje era implacable usando cualquier cosa para hacer frente, ya sea armas mortales o su propia inteligencia. No habían podido acabar con los purasangres pero habían dado algunas bajas con vampiros de menores rangos. Los hombres lobo eran asunto aparte, habían logrado cierto pacto silencioso como aliados, el mismo enemigo, la misma causa, acabar con los vampiros.

Kaname jamás había mostrado preocupación ante tal hecho, el estaba mas que confiado en que aquello no era una amenaza, al menos no para el.

Sin embargo en las ultimas semanas todo había estado en aparente calma, al menos por el lado de los humanos, los lobos seguían tan hostiles como siempre, cazándolos; todo a causa de la decisión que lo conducía en ese momento y que había sido a causa de un particular hecho, cierto día, hace algunos meses, en que algo de luz profano su alma oscurecida.

Había sido un día como muchos otros, y por azares del destino decidió que cazaría en ves de esperar que le trajesen algún humano como siempre, kaname como líder que era se había acostumbrado a que hicieran las cosas por el, así que variando a la costumbre, fue en busca de su presa por el mismo, ordenando que nadie lo siguiera. Kaname se fue a cazar solo al bosque, esperando encontrarse con algún humano que le hiciera pasar un buen rato de casa antes de morir ante su sed, no le parecía nada emocionante ir simplemente a un poblado y tomar a alguno de ellos. El purasangre llego hasta la copa de un árbol y espero pacientemente.

No tardo mucho para escuchar el remover de arbustos y el eco de unos pasos acercándose…

Exquisito – reconoció el pelinegro al percibir el aroma fresco y juvenil del visitante que al parecer no venia solo. Kaname permaneció sobre el árbol, esperando el momento como buen depredador que era por naturaleza. – acaso se han escabullido de casa?...traviesos mocosos…- pensó con cierta amargura.

ishiru – llamo una voz femenina e infantil – no te alejes tanto…iré por unas flores- aviso la niña mientras sus pasos se alejaban entre la maleza.

Si, lo que digas maría- contesto el chico acercándose cada vez más. Kaname sonrió de manera torva, mientras el suspenso de la espera antes del crimen se colaba por sus venas. – lo único que quiero es una liebre – murmuro por lo bajo aunque kaname pudo escucharlo.

Y lo único que yo quiero…es a ti- pensó con crueldad el pelinegro cuando el cuerpo del muchacho que no pasaba de 15 años llego bajo el árbol, kaname se dejo caer como un felino y llego hasta el muchacho, su cuerpo cayo pesadamente sobre el y cuando ishiru fue consiente de todo, ya estaba bajo kaname con sus manos engrilletadas por las manos del vampiro, que lo miraba con ojos hambrientos velados en rojo y los colmillos expuestos. El muchacho estaba a punto de gritar cuando kaname lo abofeteo no con mucha fuerza, acallando toda replica o grito de auxilio, quería mantenerlo despierto…era mas emocionante escuchar los quejidos mientras se alimentaba…

Kaname descendió lentamente hasta su cuello aspirando su aroma, todos sus sentidos estaban en completa concentración hacia la presa bajo su dominio, no pensaba en nada más. Abrió mas sus labios y sus colmillos se alargaron otro tanto, se dio el placer de rozarlos contra la piel, dejando líneas rojas. El purasangre dejo salir un gruñido ronco de su garganta mientras, la bestia en su interior exigía pronta alimentación. Kaname estaba a punto de morderlo, cuando un grito desesperado cortó el aire y altero por completo a sus sensibles sentidos.

Ishiru!- grito maría corriendo a todo lo que daba con la intensión de salvar a su hermano y todo ocurrió tan rápido que kaname aun se seguía preguntando constantemente si pudo haber sido de otra forma…si pudo haber evitado matarla…

No!- grito ishiru desesperadamente intentando hacer entender a su hermana que se alejara y lo dejara. María llego a tan solo dos pasos de kaname cuando este por auto reflejo de supervivencia se voltio tan rápido que las hojas a su alrededor se elevaron unos centímetros; las garras de kaname se alargaron en cuestión de nanosegundos filosas y letales llegando al pecho de la niña y atravesándolo en el acto.

Ishiru…- murmuro quedamente maría con sus ojos abiertos por completo y una expresión de espasmo en la cara, su cuerpo estaba inmóvil y ya no era capaz de respirar, la niña bajo el rostro levemente para ver su cuerpecito unido a una extensión del cuerpo del atacante de su hermano; kaname la había atravesado y el ambiente se saturo del aroma de la sangre en cuestión de segundos. La sangre de la pequeña empezó a manchar sus ropas bañándola en aquel flujo carmesí, mientras el cuerpecito de maría se convulsionaba raquíticamente, kaname era consiente de todo aquello porque su mano aun seguía dentro de la niña pero sus ojos estaban fijos en algo mas…estaban fijos en las grandes orbes de maría quien miraba el rostro de su asesino como ultima cosa que vería en el mundo. Sus ojos brillaban aun, mientras la vida se escapaba de sus ataduras.

Kaname no dejaba de verlos extrañamente conmocionado por algo que era totalmente ajeno a el y a lo que conocía, en sus ojos mas que la sorpresa o el dolor brillaba la inocencia…la inocencia…esa niña era una inocente, una niña inocente que salió de casa siguiendo a su hermano, que deseo hacer una corona de flores para el, y que acababa de ser atravesada despiadadamente por un vampiro…era una victima inocente, que no tenia nada que ver con el mundo engañoso y ambicioso que el conocía; donde tenia que cuidarse las espaldas hasta de los suyos y donde solo su crueldad y enfriamiento de emociones le había permitido no solo sobrevivir sino, también llegar a la cima. Kaname no se engañaba, nunca ah sentido remordimiento por todo el cementerio que cargaba a sus espaldas pero al ver esos ojos…todos los rostros que lo habían visto a él como lo último en sus vidas empezaron a tomar el rostro y los ojos de esa pequeña, esa pequeña inocente.

De repente se sintió sucio, sucio ante tanta pureza, sentía que había manchado algo que no debía ser manchado, por primera vez en sus cientos de años, sintió arrepentimiento y probablemente por ver a sus anteriores victimas con el rostro de la pequeña mirándolo de la misma forma, también se arrepintió de todos sus asesinatos.

El tiempo pareció congelarse mientras kaname y maría permanecían estáticos en su posición; la mirada de la niña aun permanecía aun llevándose cautiva la del purasangre y como si se tratara de la respuesta a una plegaria que se estuvo elevando desde hace siglos, los labios ya pálidos de la pequeña humana, soltaron con un ultimo suspiro, las palabras que darían el golpe final, directo y aplastante que terminarían por destruir al rey de los vampiros…

Por…que?- llego a decir dolorosamente maría en un ultimo latido de corazón cuando la luz de sus ojos desaparecía con su vida y sus rodillas flaquerón. La cabeza de maría cayo hacia delante y sus cabellos cayeron como cortinas cubriéndole el rostro. El cuerpecito aun era sostenido por la garra de kaname quien no había retirado su extremidad del interior de la pequeña.

Kaname aun conmocionado por todo lo ocurrido y lo arrollador de sus emociones saco finalmente su garra del cadáver con un solo movimiento y tan rápido que la sangre le salpico el rostro, manchando a su paso la hierba y la tierra del suelo. El cuerpecito de la niña cayo con un golpe seco a tierra, mientras la garra de kaname regresaba a su dueño manchada totalmente de sangre.

Ishiru aun bajo el vampiro, empezó a sollozar amargamente mientras el pecho se le oprimía sin piedad, lagrimas brotaron rápidamente de sus ojos mientras quejidos lastimeros salían de su boca.

María… maría… maría – llamaba dolorosamente una y otra vez el muchacho, sacando a kaname de sus estopor – maría! – su voz empezaba a elevarse con cada grito y kaname ya no era capaz de soportar de escucharlo; cada vez que escuchaba ese nombre parecía que un peso enorme se alojaba en su interior hundiéndolo en una oscuridad no conocida para el…mas espiritual.

Cállate…-empezó el pelinegro en una dolorosa suplica, tan bajo que ishiru no podía escucharlo por sobre sus gritos y quejidos – que te cayes!- rugió esta vez el purasangre con desesperación mientras que con la misma garra que había matado a la pequeña rasgo profundamente su cuello, llegando a la yugular. La muerte de ishiru fue instantánea, mientras sus ojos abiertos se mostraban opacos y su rostro se quedaba inerte salpicado de su misma sangre. La sangre del muchacho broto libremente por su cuello pero, kaname ya no tenia absolutamente nada de hambre, aunque sus instintos primitivos le exigían que bebiera y se alimentara el purasangre se sentía reacio a hacerlo.

Luego de aquello kaname, se fue de aquel lugar sintiéndose como un cobarde que escapa de una fechoría. Las personas no tardaron en encontrar los cuerpos y luego de eso las ansias de los humanos por ser libres aumentaron considerablemente, aumentando el número de sus muertos y el caos; los licántropos también aumentaron sus cacerías y los vampiros disminuían cada vez más pero, como dicho anteriormente a kaname no le preocupaba aquello en lo más mínimo…sin embargo, los suyos si se preocupaban porque, no sabían que ocurría con su líder que se volvía mas arisco y solitario con el pasar de los días, semanas y meses. Ya casi kaname no era visto, se limitaba a encerrarse en sus aposentos, ni siquiera se alimentaba; cada vez que veía sangre recordaba las escenas de su último crimen con pasmosa claridad. Los ojos de aquella humana lo perseguían sin piedad en sueños y aun cuando estaba despierto. El purasangre prefería mantener su mente en blanco aunque ni así, lograba escapar de sus culpas.

Kaname no sabía realmente si moriría algún día, aunque inconscientemente lo estuviera deseando. El encierro y el tormento le permitieron pensar en muchas cosas, cosas que antes ni siquiera pensaba pero, que aparecían en su mente como intentando mostrarle algo. Kaname se dio cuenta de muchas cosas en sus reflexiones; el era un demonio, todos los vampiros lo eran, se habían dejado llevar por el orgullo y la avaricia, habían hecho el mundo un desastre en ves de renovarlo. ¿Cómo podían juzgar a los humanos? Cuando ellos eran aun peores. El purasangre deseo desaparecer y con el toda la raza vampírica; las culpas y el arrepentimiento parecían haber purificado su pútrida alma lo suficiente para que algo de humanidad naciera en el y saber que ninguno de los suyos incluido el merecían existir…

Y todo aquello había sido lo que lo llevaba ahora hacia aquel lugar, donde cerraría los ojos para siempre; kaname había huido nuevamente de su imperio esta vez con otras diferentes y suicidas intenciones. Le había costado contactar y convencer de su sinceridad a los humanos adecuados…pero como todo en la vida, el purasangre se había salido con la suya y ahí iba…directo a su tumba…

Kaname camino acompasadamente adentrándose en el bosque, dirigiendo sus pasos hacia el lugar donde moriría y que irónicamente era el mismo donde había ocurrido su crimen.

El trato era claro; el moriría. Con su sangre los humanos podrían defenderse y con la sangre que bombeaba su corazón podrían revestir sus armas mutándolas en nuevas creaciones…los humanos podrían defender a los suyos contra el depredador que era su raza.

Kaname había logrado llegar hasta el punto de reunión donde lo esperaba una decena de humanos encapuchados bordeando una enorme roca pulida en forma rectangular ; como había esperado seiren luego de dar el mensaje había regresado con los demás vampiro.

Todo acaba hoy- pensó el purasangre recostándose sobre el pedazo de piedra caliza sin medir palabras con sus verdugos, ya todo estaba dicho…uno de ellos se acerco a kaname con una daga extraña entre sus manos. Kaname sabia de que trataba, el mismo había ayudado a crearla. Era la única arma sobre la tierra capaz de matarlo como a un simple mortal, luego de ella vendrían muchas mas…

El ritual comenzó y con ello se acortaba su tiempo; kaname sabia que pasaría a continuación, sus dientes mordieron con fuerza su labio interior cuando la filosa daga profano su cuerpo y un agudo y desconocido hasta ahora dolor lo traspaso llenando cada rincón de el.

La sangre del primer vampiro broto con libertad cuando de su caja torácica fue extraído su palpitante y agónico corazón, kaname cerro los ojos inundado por el vértigo y el dolor; solo escucho como el mismo que lo había apuñalado se alejaba llevándose consigo su corazón para regresar segundos después acercándose esa vez con el resto de humanos.

Es hora…- escucho decir el vampiro sintiéndose hueco y vacio por dentro, supuso que era a causa de la ausencia de aquel órgano vital.

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: fanfic: Mi corazon insiste

Mensaje por Alexia Kuran el Dom Sep 04, 2011 10:15 am

waaaaaaaaaaa kaname Sad pobrecito espero el proximo cap kon ansias kiero saber k es lo ka pasa despues d k zero bebe d kaname i la cara k pone yuuli al ver eso kyyaaa ia kiero sube pronto el proximo cap onegai I love you 10000000 a este fanfic cheers

KANAKI FOR EVER

Alexia Kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 15
Fecha de inscripción: 07/07/2011
Edad: 20
Humor: happi :D

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

cap 20

Mensaje por Rouse Malfoy el Mar Sep 06, 2011 8:42 pm

cap 20
Spoiler:
Capitulo 20

"Mi presente eres tu"

El ritual comenzó y con ello se acortaba su tiempo; kaname sabia que pasaría a continuación cuando le quitaron todas sus ropas. Sus dientes mordieron con fuerza su labio interior cuando la filosa daga profano su cuerpo y un agudo y desconocido hasta ahora dolor lo traspaso llenando cada rincón de el.

La sangre del primer vampiro broto con libertad cuando de su caja torácica fue extraído su palpitante y agónico corazón, kaname cerro los ojos inundado por el vértigo y el dolor; solo escucho como el mismo que lo había apuñalado se alejaba llevándose consigo su corazón para regresar segundos después acercándose esa vez con el resto de humanos.

-Es hora…- escucho decir el vampiro sintiéndose hueco y vacio por dentro, supuso que era a causa de la ausencia de aquel órgano vital.

Los humanos lo rodearon en un circulo y el mismo que lo apuñalo se inclino sobre el, en la zona de la herida cerrada donde aun permanecía el reguero de sangre. El encapuchado degusto con su lengua toda la zona, limpiándolo y dejando la piel cubierta por una leve humedad brillosa. El humano chaqueo la lengua repetidas veces en ademan pensativo sintiendo el sabor metálico en su paladar.

No será tan difícil como pensé beber tu sangre vampiro- razono el humano con voz pensativa- tiene cierto sabor dulzón- aprecio de manera neutral y kaname arqueo una ceja aun con sus ojos cerrados.

¿Se supone que aquello me debe hacer sentir halagado?- pensó el purasangre ácidamente en su mente.

Bien…-empezó nuevamente el humano- es tiempo de comenzar…- su vos tenia cierto hilo de agradecimiento hacia aquel acto. Kaname mantenía sus ojos cerrados intentando llevar su mente más allá, más allá del dolor físico que estaba a punto de sufrir y ante la denigrante pero esperanzadora idea de que estaba entregando su vida a los humanos en un acto que el veía y seguía viendo como algo débil.

Gracias por tu sacrificio - se atrevió a decir uno de sus verdugos bajo la fallada de una voz femenina, kaname esbozo una ligera sonrisa ante aquellas palabras y el silencio antes de la tragedia se hizo presente, enfriándole lo que le quedaba de sangre.

Kaname llego a sentir el aliento de varios sobre su piel cuando un rugido estruendoso advirtiendo la llegada de un intruso irrumpió el acto. Kaname abrió los ojos de repente reconociendo quien era.

Marcus – se limito a decir en un tono resentido. Maldiciendo al destino por ser tan caprichoso.

Un hombre lobo!- soltó alguien con vos aterrada mientras otros murmuraban preocupados entre si.

Si nos descubren nos mataran a todos, se supone que va en contra del acuerdo- soltó otro haciendo referencia a la alianza silenciosa que había entre ambas razas por tener el mismo enemigo. Aquello podría tomarse fácilmente como una traición, una traición basada en intereses personales y que a la larga beneficiaria a todos o al menos a la raza humana pero aquello no era excusa para los orgullosos y fieros licántropos.

Que haces?- pregunto el líder cuando vio al sacrificio llamado kaname kuran, levantarse lentamente y enderezarse con expresión seria.

Esperen aquí…me encargare de Marcus…-explico mientras avanzaba alejándose de ellos. Si seguía ahí, Marcus los encontraría a todos, debía enfrentarlo, alejado al menos un poco para poder desviarlo. El vampiro ni siquiera se molesto en vestirse, ya no le hallaba sentido.

Kaname se alejo unos 15 metros cuando un cuerpo bestial lo embistió con facilidad contra un gran árbol. El purasangre escucho sus propios huesos crujir, algo que jamás había pasado y supo que su debilidad era a causa de la ausencia de su corazón.

Kaname se enderezo con mucha dificultad, intentando no mostrar su débil respiración ante la figura del lobo negro que se proyectaba frente a el con el reto y el odio enmarcados en el rostro.

Marcus gruño con un gruñido ronco y bajo mientras se lanzaba contra el nuevamente; a kaname le pareció imposible esquivarlo, sentía su cuerpo pesado y su interior parecía incendiarse, debía apresurarse…

Marcus clavo sus fauces fieramente en su pecho hiriéndolo profundamente sin dar con su corazón; el lobo se retiro sin soltarlo, desgarrado la piel sin piedad. Kaname apretó los labios antes de dejar escapar un grito agudo cuando Marcus se aparto llevándose parte de su carne entre sus dientes sangrientos. Kaname llevo una mano hacia su pecho palpando las profundas aberturas que había dejado el lobo.

Al parecer voy a tener que usar mis poderes- pensó a sabiendas que no podría enfrentarlo de otra manera. Los ávidos ojos del lobo cayeron sobre los del vampiro y kaname supo que se encontraba confundido al no haber dado con ningún órgano. Atacaría de nuevo.

Como ultima jugada Marcus se lanzo contra kaname con gran rapidez estirando una de sus garras afiladas y perforando por fin el lado izquierdo de su pecho. La garra toco una zona hueca, llegando hasta el otro extremo atravesándolo; Marcus cerró la garra de manera cruel para retirarla rápidamente llevándose consigo sangre, huesos y carne del pecho del vampiro.

Kaname ni siquiera pudo hablar ante los intensos signos físicos que implicaban su mortalidad; era demasiado el dolor que sentía ¿así se sentían los humanos? ¿Así se sintió aquella niña cuando perforo su pecho? El purasangre pensó lo irónico y burlón que era el destino al condenarlo a morir de la misma forma que aquella niña.

El cuerpo de kaname callo al suelo de rodillas tosiendo su propia sangre por sus pálidos labios, mientras Marcus lo enfrentaba a tan solo dos metros regresando a su forma humana.

El rostro de Marcus lo miraba pasible, sin emoción en el rostro, aun con su puño cerrado mientras la sangre caía por su brazo en hilillos rojizos. El hombre lobo no estaba interesado en preguntar que le ocurría al vampiro que se encontraba tan diferente e…indefenso aquel día…lo único que sabia es que su némesis no pasaría de esa hora; sin embargo no podía negar que le picaba la curiosidad ¿Qué le pasaba al orgulloso vampiro? Parecía un simple mortal, ni siquiera podía esquivar sus ataques…fuese como fuera, Marcus le daría fin a su vida.

El licántropo esbozo una sonrisa burlona mostrando claramente sus pensamientos, kaname gruño a causa de la impotencia.

Nos vemos en el infierno Marcus – declaro el vampiro jadeante y sus iris velaron en un intenso rojo mientras un leve, débil pero intenso velo oscuro cubría su cuerpo; nada paso, la brisa permanecía suave, pero los arboles parecían inertes, el bosque quedo en silencio de repente y la tierra bajo sus pies empezó a temblar; los altos y frondosos arboles empezaron a ser mecidos con violencia y otros inevitablemente derrumbados en ecos lejanos dando paso a una fuerza poderosa.

Kaname era consiente de que luego de aquella jugada solo le quedarían fuerzas para caminar difícilmente a ciegas hasta los humanos y si tenia suerte podría llegar para morir irremediablemente.

El suelo se elevo poniendo una barrera entre ambos enemigos, distanciándolos, mientras por otro Angulo un maremoto de tierra iba contra el lobo bordeándolo y dejándolo sin escapatoria. El causante de la lejana destrucción llego a ellos rápidamente; una marejada de agua invadió súbitamente el bosque abriéndose paso entre los arboles para mezclarse con la tierra y el viento, creando una fuerza invencible. En cuestión de segundos la fuerza destructora de los elementos se impulsaron súbitamente hacia abajo llevando consigo arboles y matorrales, enterrando a Marcus literalmente, siendo tragado por la tierra…

En poco tiempo todo el marco volvió a su condición pasible; la brisa seguía imperturbable cuando kaname cayó al suelo jadeante de agonía y volvía a estar solo; el vampiro no sabía si Marcus sobreviviría y realmente no le importaba.

La visión de kaname empezaba a ser borrosa y no distinguía mas allá de una fusión de colores y puntos negros, tuvo que caminar a tiendas de regreso reconociendo el camino.

Ah vuelto- escucho decir con alivio a una voz femenina sin poder reconocerla entre tantas sombras borrosas que era el mundo ahora para el. su cuerpo llego unos pasos mas antes de caer desplomado sobre la roca pulida, su sangre mancho el material rocoso deslizándose en varios regueros de sangre brillante y fluida hasta la hierba.

Esta muriendo, dense prisa- exclamo un hombre con voz desesperada.

Kaname no escucho nada mas, ni sintió alguna otra cosa; el dolor había desaparecido, llevándose consigo las sensaciones insoportablemente punzantes; tan débil, tan humano…ya no era consiente de nada. Sus ojos se cerraron pesadamente encerrándolo en la oscuridad y sus labios lanzaron un último aliento antes de morir…

x.x.x.x.x.X Fin del flash back x.x.x.x.x.x

Kaname soltó con suavidad el agarre que se había tornado fiero a causa de la intensidad de sus recuerdos, que tenia sobre la pata del lobo. Su sonrisa se torno amarga y sus ojos brillaron suavemente en una emoción nostálgica y triste. La mirada del lobo se veía lejana como si aun no abandonara el pasado y se hubiera sumergido sin embargo, en un debate mental consigo mismo.

Kaname le había mostrado la realidad de los hechos; de cómo un demonio como el llego a ser casi un humano por un momento. Le había mostrado su tormento y debilidad. Marcus había visto su arrepentimiento.

Kaname era realista, aquello tal ves no importaba; Marcus posiblemente se negaría a creer, pensaría que era un truco mental, se burlaría quizá y acabaría con la decisión de continuar, con el propósito de acabar con el.

Kaname era realista, nada de eso le importaba, nada de eso le preocupaba, ciertamente seguía siendo un ruin y cínico monstruo. Marcus podía irse al infierno si así lo deseaba, a el solo le importaba una cosa…algo que antes no tenia y de la cual disfrutaba ahora…su razón de vivir…no importaba a cuantas niñas asesinara ahora, no tenia pensado declinar al suicidio nuevamente; el tenia una razón por la cual seguir a pesar de la adversidad…Yuuki, su amada y hermosa Yuuki…

Al pensar en ella su interior se revelo en una fuerte sacudida siendo invadido por una fuerza cálida y familiar; el vinculo que lo unía con su hermana se extendió por completo nuevamente, esta vez invadiendo cada recoveco de su ser y su alma sin excepciones, kaname estaba unido hasta lo mas profundo a Yuuki e innegablemente a su hermana. Como si fuese aquella vez cuando ambos formaron el vínculo que los unió para siempre, el aroma mesclado de ambos, pegado a kaname como segunda piel se desprendió de su cuerpo como un velo, saturando el ambiente.

El vampiro se degusto en aquella esencia a la que ya se había acostumbrado como suya, pero que era imposible de ignorar ahora que volvía a desprenderse con aquella intensidad. Kaname le pertenecía a Yuuki en todo sentido.

Marcus – llamo peligrosamente kaname sacando al lobo de su ensimismamiento- no tengo intenciones de que me veas como un héroe…no lo soy y a pesar de todo nunca lo eh sido- soltó con fría sinceridad; a aquellas alturas kaname no podría decir que se arrepentía porque sabia que había hecho lo correcto y lo destinado, Sino, jamás hubiera conocido a Yuuki y la humanidad hubiera desaparecido rápidamente. se complacía en cierta forma con saber que gracias a el muchos inocentes se salvaron de morir a manos de los suyos pero, todo aquello ahora estaba en segundo plano; el ya no estaba en el mundo que el conocía, su pasado se proyectaba lejano ante el presente y con ellos las culpas y su vida anterior debían ser enterradas en el olvido con excepción de meramente para no volver a cometer los mismos errores.

Kaname kuran volvía a ser completamente el, luego de aquel día en que lo despertaron y que tuvo que encerrar la mayor parte de su ser dentro de si mismo; en toda su faz, con todo su poder y gloria, y al parecer solo tenia un estorbo….rido kuran…el bastardo que lo trajo al mundo de los vivos y lo declino a ser indignamente un subordinado.

Marcus lo enfoco con un rugido peligroso, sus ojos grises destilaban una sentencia de muerte; el lobo se sentía aturdido por todas aquellas visiones, por las sensaciones y emociones que el mismo fue capaz de sentir. Su ser empezó a sumergirse en contradicciones y su instinto lo obligo a guiarse a sus planes originales.

Como kaname había predicho, nada cambiaria las cosas, Marcus querría asesinarlo de todos modos, lastima que para el kaname no tenia aquel interés.

En un acto impredecible para el vampiro Marcus se inclino abruptamente sobre kaname con la intención de arrancarle la cabeza con sus afiladas y mortales fauces pero, a tan solo centímetros de dar con el hermoso rostro del vampiro, unas fuertes manos aprisionaron su boca y su hocico con voluntad de férrea en un rápido movimiento. Kaname le devolvía la mirada con ojos bañados en un brillo carmesí y un rostro ausente de emociones. Sus manos se movían temblorosas ante la fuerza contraria que ejercía el lobo para llegar a el.

Lo siento lobo, pero la paciencia ya se termino – hablo el vampiro secamente ganando terreno e impulsando a Marcus cada vez hacia atrás, alejándolo de el.

Marcus rugió en iracunda frustración negándose a perder e invocando todos sus poderes, su cuerpo no tardo en rodearse de su fiera aura gris tornándose repentinamente negra; su cuerpo empezaba a aceptar completamente la sangre vampírica consumida a través de los años y la corrupción en la espesa sangre de kaname empezaba a menguar su espíritu consumiéndolo e infectándolo.

El lobo dejo escapar un aullido lastimero cuando la sangre vampírica empezó a mezclarse completamente con la suya, impregnando su cuerpo, sus músculos, recorriéndolo a través de sus venas. El bestial cuerpo lobezno se sacudió violentamente aun preso ante las manos del vampiro en un acto natural de alergia biológica, Marcus luchaba por estabilizarse y volvió a sacudirse. El lobo no pudo evitar odiar más a su némesis cuando escucho su burlesca y cantarina risa.

Oh Marcus…como es que se te ocurrió beber de un vampiro? Debiste suponer que tu organismo estaría reacio a aceptarlo. Aunque bueno…es tu culpa, por tu insistente deseo de querer acabar conmigo- hablo kaname mirándolo burlonamente y Marcus logro a duras penas poner dominio sobre su cuerpo con el único deseo de cerrarle la boca al arrogante purasangre. Con una última sacudida, a su organismo no le quedo de otra que aceptar la infiltración del virus ante las demandantes exigencias de su poseedor y su cuerpo volvió a estar en calma, esta vez más fortificado e inestable que antes. Kaname abrió sus ojos sorprendido ante la fuerza de voluntad de su enemigo y sus ojos brillaron ante el reconocimiento de la voluntad férrea de los hombres lobo…tal vez Zero aun tenia esperanzas…tal ves podría salvarlo pero…realmente iba a darle de su sangre? Iba a dejarle beber de su ser a aquel mocoso que estaba enamorado de su hermana?...tendría que hacerlo sino, inevitablemente Yuuki sufriría…maldito el destino y toda su suerte.

Kaname ya sabia que tenia que hacer y como hacerlo. En aquello momentos odiaba ser tan inteligente. No podía evitar sentir nauseas ante el pensamiento que alguien además de su hermana lo fuera a morder en aquella vida.

Marcus gruño con peligrosidad mientras el aura maligna a su alrededor se desprendía levemente, volvió a inclinarse fieramente sobre kaname y esta vez el agarre del vampiro cedió dejándolo frente a los afilados dientes de Marcus y su aliento asqueroso golpeándole el rostro. Kaname sonrió divertido.

Ciertamente…te has vuelto mas poderoso como nunca lo has estado – acepto con una sonrisa contra las fauces del lobo, sus dedos estaban tensos ante el hecho de que no resistirían mucho tiempo.- pero…no eres el único…yo también eh cambiado- finalizo el vampiro mientras su aura se volvía a desprender y esta vez con mayor fuerza por unos segundos. Kaname no perdió tiempo en impulsarlo hacia atrás con fuerza y en un movimiento desesperado una de las garras de Marcus se extendió hasta su hombro desgarrando hasta llegar a la piel cremosa con sus uñas y provocando una herida nada profunda, para luego caer estrepitosamente al suelo. En un latido de corazón kaname no perdió tiempo y se lanzo mas rápido, como jamás había sido, llego hasta Marcus con un salto aplastante que lo dejo sin respiración y hundió el suelo bajo ellos agrietando la tierra; kaname volteo con fuerza el cuerpo del lobo posicionándose sobre su lomo y dejándolo con su boca contra el suelo, el vampiro fue capaz de aprisionar el grueso cuello del licántropo con sus fuertes brazos y una de sus manos sellando sus fauces, mientras sus labios susurraban palabras de muerte cerca de una de sus peludas orejas.

Adiós Marcus- finalizo y sus brazos en un fugaz y rápido movimiento actuaron por si solos, rompiéndole el cuello al ancestral lobo…

El bestial cuerpo cayó al suelo pesadamente con un ultimo aullido dolorido, sus ojos permanecieron abiertos ya sin el brillo de la vida en su interior. Kaname se aparto de Marcus mientras este volvía a su forma humana con una lenta metamorfosis.

El cuerpo desnudo del licántropo yacía inerte sobre el hondo hoyo que había dejado la bestia. Kaname lo observo por unos minutos en un honorable acto de luto y respeto ante su eterno rival y con un movimiento suave de su mano la tierra alrededor del cadáver se alzo, tragándolo completamente, convirtiendo la zona en una tumba.

Kaname solo nuevamente dio por terminado aquel capitulo de su vida, dio por terminado aquel atisbo de su pasado.

El purasangre dejo escapar un suspiro cansino, mientras empezaba a andar en dirección al campamento y hacia lo posible por disminuir su excitada aura.

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.o.o.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x

Ruka se posiciono detrás de un frustrado Kain quien removía con violencia todo dentro de la furgoneta en busca de algo que pudiera ser útil. Kain No era capaz de dar con el botiquín a causa del enojo que le impedía ver con claridad. ¿ a quien engañaba? No había esperanzas para Zero, kaname no llegaría a tiempo y aunque si fuese el caso estaban demasiado lejos de todo y de todos para poder salvarlo ¿Qué eran realmente capaces de hacer? Nada, absolutamente nada. El pelirrojo no podía evitar sentir cierta culpa.

-maldición – mascullo Kain restregándose la cara con una mano fue entonces que su cuerpo se estremeció ante la placentera sensación de unos brazos cálidos rodeando su cintura y un cuerpo menudo y femenino apoyándose en su espalda. Sus fosas nasales quedaron inmediatamente saturadas del aroma de la aristócrata en una fracción de segundo y no pudo evitar sonreír levemente.

Todo estará bien – murmuro Ruka contra la tela de su camisa con un hilo de voz, Kain sabia que la chica debía estar avergonzada por aquel acto tan impulsivo y eso lo hacia sentir extrañamente bien.

Ruka no sabia que hacer, ni siquiera sabia lo que estaba pasando, lo único que le urgía a su cuerpo era el poder consolar a aquel pelirrojo de manera inmediata, su corazón se achicaba al verlo así.

En un movimiento totalmente impulsivo y que jamás se le ocurría hacer si estuviera cuerda y no bajo los efectos del amor tomo a Kain desprevenido y lo apreso en sus brazos intentando infundirle una calma que ni ella misma sentía…hasta la misma Ruka podía sentir una perturbación en el ambiente, en todo el bosque y no era solamente a causa del moribundo amigo de Kain.

Ruka sintió cuando Kain se giraba en torno a su abrazo dándole la cara y respondiendo a su afecto; acercándola fuertemente hacia el en un abrazo posesivo.

Gracias – murmuro contra su oído el pelirrojo inclinándose para oler profundamente la fragancia de sus cabellos, haciéndola estremecer. – es solo que…- Ruka negó interrumpiéndolo.

No te preocupes…esta bien…luego si puedes me dirás que sucede- cedió la castaña hablándole con suavidad, sintiendo el confort de estar en sus brazos. ¿Qué le pasaba? Es como si tan solo con el hecho de haber aceptado que le importaba y sentía algo por el pelirrojo, todo su cuerpo hubiera declinado en una irrevocable realidad, actuando de manera diferente y cambiando sus necesidades, enfocándose hacia aquel licántropo. ¿era eso amar y ser correspondido? Era…simplemente maravilloso.

Gracias Ruka – volvió a decir un agradecido Kain. Esta vez más calmado Kain volvió a buscar el botiquín con ayuda de Ruka.

Kaname llego al campamento, con su aura disfrazada, aunque sabia que su hermana si podría sentirlo a causa del vínculo que compartían, gracias a eso los sentimientos perturbados de Yuuki no tardaron en llegar a el: la pequeña estaba perturbada, sus emociones eran de tristeza y confusión, supuso que era a causa de Zero. ¿Habría muerto ya?. Kaname no vislumbro a Kain ni a Ruka pero los sintió cerca, más específicamente detrás de la furgoneta.

El purasangre avanzo con paso firme y decidido hacia el lugar donde no había duda se encontraba su hermana acompañando a Zero. El olor del peli plateado mezclado con la sangre tintineaba débilmente en el aire; Zero debía estar más muerto que vivo.

Kaname abrió la carpa dándose cabida en su interior mientras, la imagen frente a sus ojos lo hacia quedarse inerte en su lugar…frente a el la imagen de su hermana que se encontraba acuclilladla en el suelo, en su regazo tenia a un pálido y moribundo Zero…ambos compartiendo un primer y ultimo beso.

El cuerpo te kaname se tenso en el acto mientras su raciocinio luchaba por suprimir cualquier emoción que estuviera próxima a nacer de el, devorándolo y cegando su cordura…ya habría tiempo para exigir explicaciones y dejarse llevar por sus emociones…Zero ya tenia un pie en el mas allá.

Kaname se evito sentir, dejando su mente en blanco obviando los hechos como si nunca hubiesen sido reales, mientras Yuuki se separaba bruscamente de Zero y lo enfocaba por primera ves en aquel día, sus ojos brillaron al reconocerlo y lo recorrieron sin piedad mientras, sus labios soltaron con suavidad y exquisitez su nombre.

Kaname – se limito a decir la castaña sin quitarle la mirada, parecía confundida al verlo y kaname entendió el porque. Luego de unos segundos interminables avanzo contra su total voluntad intentando mantenerse pasible, camino hacia ellos mientras luchaba por poner en completa raya sus emociones, Yuuki no debía percibir su furia, podría asustarla; ya de por si era difícil ver la forma en que lo miraba como si fuera un extraño... Además ese beso debía ser solo un malentendido ¿verdad?.

Kaname llego frente a ellos bajo la intensa mirada de la castaña quien lo veía como si se tratase de una alucinación, mientras se apresuraba en hacer lo que tenia en mente. Con un movimiento más brusco de lo que pretendía, kaname tomo a Zero por el cuello de la camisa y lo levanto unos centímetros del suelo, su vos salió ronca desde lo profundo de su garganta sin intenciones de ser desobedecido ante lo delicado de la situación. Era consiente de que sus ojos aun seguían velados en rojo desde su batalla contra Marcus por lo cual debía influir en su demanda, solo esperaba que el terco y orgulloso lobo no se negara, no se encontraba de humor…

Bebe mi sangre – ordeno sin poder evitar sentir el estremecimiento en las emociones de su hermana. – Si quieres vivir…- kaname sabia que era arriesgado pero…¿si Marcus pudo porque Zero no? Ambos eran igual de cabezotas y tenían férreas voluntades, esperaba que Zero no lo decepcionara. El purasangre acerco a Zero ladeando su cabeza, para darle acceso total a su cuello, Yuuki aun los miraba desde el suelo totalmente impactada y confundida, solo observando, sin atreverse a hablar. Kaname luchaba contra el asco y la indignación que querían nacer dentro de el y suprimiéndolas en el acto, el asunto ameritaba total seriedad, además debía recordarse que lo hacia por Yuuki. Al ver que Zero no reaccionaba pidió a los dioses por paciencia- ahora!- exigió con un tono de voz autoritario como solía hacer en la antigüedad, al no sentirse aun mordido.

De un segundo para otro Zero abrió la boca sobre su tersa piel justo sobre la yugular y el vello en aquella zona se erizo totalmente repeliéndolo. Los dientes del cazador se alargaron y en un latido de corazón Zero desgarro su cuello con rudeza bebiendo con desesperación. Kaname se mantuvo inexpresivo mientras el licántropo bebía de el y sus ojos evitaron volar hacia Yuuki, quien aunque no la veía podía jurar que se tapaba la boca con ambas manos sorprendida.

Los ojos de Yuuki se agradaron desmesuradamente y sus manos volaron a su boca ahogando un grito; su hermano estaba…su hermano estaba dándole de su sangre a Zero…Zero lo estaba mordiendo justo donde ella lo hacia…todo parecía inverosímil e irreal, pero estaba sucediendo, justo frente a sus ojos. A pesar de todo aunque la situación no ameritaba ni daba lugar a cosas tan infantiles y sin sentido Yuuki no pudo evitar sentir celos mientras, cierto enojo se alojaba en su interior…y todo a causa de kaname…hacia su kaname.

Estaba enojada; enojada porque había desaparecido sin decir nada, enojada porque estaba a punto de perder a su amigo, enojada porque aunque seguramente kaname actuaba con un propósito y mas en aquel acto de ofrecer su sangre no podía evitarlo, la frustración, preocupación, celos, todo se agolpo en su interior como un volcán en erupción…solo quería desahogarse y sacar todo aquel remolino de sentimientos destructivos que tenia adentro…

Yuuki bajo la mirada con las lágrimas agolpándose en sus trémulos ojos, cerró sus parpados con fuerza inspirando profundamente…

La carpa fue profanada nuevamente esta vez por unos agitados Kain y Ruka quienes al sentir el aroma de la espesa sangre, dejaron caer el botiquín y corrieron hacia la carpa asustados.

Yuuki! Zero!- había llamado un agitado pelirrojo pero, al solo entrar y ver lo que sucedida palideció de inmediato. Ruka quien se encontraba detrás de el pudo observar todo por encima de su hombro y su cara imito la del pelirrojo tornándose blanca como la cera.

Todo volvió a su anterior calma envolviéndolos a todos en un profundo silencio, nadie se atrevía a moverse excepto Zero quien luego de unos minutos se separo del cuello de kaname lentamente, para quedar segundos después bajo los efectos de la inconsciencia. De la barbilla del peli plateado había quedado un camino delgado de la sangre kuran que goteaba desde el limite hasta llegar al suelo.

Kaname volvió a depositar a Zero lentamente en el suelo y se enderezo sin cambiar su expresión, la herida de su cuello se cerró inmediatamente.

Zero empezó a convulsionar violentamente desde abajo, su cuerpo empezaba a repeler la sangre intrusa.

El cuerpo de Zero no querrá aceptar mi sangre, pero es necesario, es lo único que puede salvarlo ahora- explico el purasangre con toda seguridad con su vista fija en el peli plateado – Marcus…- dudo un segundo y deicidio irse por la tangente- este experimento ya ah sido probado y ah tenido éxito…- Kain arqueo una ceja ante la idea tan descabellada de un licántropo bebiendo de un vampiro.- lo único que necesita Zero son ganas de vivir… solo su voluntad podrá salvarlo…- dicho esto se dio la vuelta con ademan de salir de la carpa no sin antes, al fin mirar sobre su hombro a su hermana indicándole que lo siguiera. Yuuki levanto lentamente la vista al sentir una mirada penetrante dirigida hacia ella, cuando reparo en que su hermano la miraba con aquellos profundos e insondables ojos, su cuerpo se estremeció en respuesta. El cuerpo de Yuuki actuó solo, sin permiso, mientras un serio Kain y una nerviosa Ruka se apartaban para darles paso a ambos al exterior.

Cuando los hermanos kuran hubieran salido, Ruka y Kain se dejaron caer a los costados de Zero; Ruka arropándolo con una manta mientras Kain le hablaba con tono audible a un Zero que luchaba por sobrevivir.

Kain aun se mantenía escéptico ante todo el asunto, pero kuran era un tipo serio y si decía aquello era porque debía haber probabilidades.

Vamos Zero… – alentó con rudeza- ¡lucha! Lucha o iré al infierno a patearte el trasero por marica- advirtió seriamente Kain causando en la aristócrata una sonrisa tierna.

Zero con ojos firmemente cerrados, movía su cabeza de un lado a otro mientras su cuerpo no dejaba de sudar en frio y convulsionarse cada vez menos.

x.x.x.x.x.x.x..x.x.x..ox.x.x.x..ox..x.x

La luminosidad del día golpeo a Yuuki cuando esta estuvo ya afuera desprotegida ante la luz cálida del sol. Su cuerpo volvió a actuar sin permiso cuando sus pasos la llevaron a acercarse a su hermano quien le daba la espalda, parado sobre el limite del muelle con la vista puesta sobre el horizonte bordeado de altas montañas ¿Cómo es que había llegado ahí tan rápido?.

Yuuki llego hasta posarse detrás del pelinegro mientras, sus pasos resonaban en la vieja madera del muelle. Su miraba se clavo en sus zapatos y sus cabellos cayeron como cortinas ocultando su rostro; silenciosas lagrimas se desprendieron de sus ojos, su corazón latía acelerado y sus manos se cerraron en puños.

Hubo un pasmoso silencio entre ellos mientras las aguas del lago Becker se mecían tranquilas y las aves cantaban en lo llano de los arboles.

Yuuki…- pronuncio kaname como una caricia mientras dejaba fluir con libertad sus emociones, reprimidas hasta el momento.

El maremoto de sensaciones, dolor y sentimientos golpeo llenamente a la ya alterada castaña quien sollozo levemente ante la presión de todo aquello junto llegándole a través del sensible vínculo. Yuuki comprobó que aquel si era su kaname, a pesar de todo, a pesar que parecía tener adherido algo mas, pero que no dejaba de ser algo que pertenecía a si mismo. Era su amado hermano, kaname kuran quien en ese momento se encontraba…herido…

Era kaname, su kaname, el hombre al que amaba aunque lo sentía diferente, con su misma esencia solo que más intensa, más imponente, más fuerte…más oscura…pero podía leerlo, podía leer aquella oscuridad antes indescifrable para ella; al fin podía leer totalmente cada recoveco de su ser; como un libro abierto era aquel hermoso joven.

Yuuki siguió llorando en silencio mientras las gotas saladas se llevaban sus penas; Más lágrimas afloraron de los ojos borgoña de la castaña quien no era aun así, capaz de mirarlo. Dejo que su llanto silencioso drenara sus emociones mientras sentía como su hermano se acercaba lentamente, sintiéndolo con cierto miedo amargo. Una mano cálida llego hasta su mejilla y la joven no hizo más que recibirla inconscientemente y acariciarse el rostro contra ella, apreciando el contacto.

Kaname dejo salir el aire de sus pulmones mas aliviado, temía que Yuuki no lo aceptara por todo lo que había pasado.

No llores Yuuki…soy yo, sigo siendo yo…- murmuro suavemente no solo intentando convencerla a ella sino también así mismo.- ¿ o lloras por causa de Zero? –no pudo evitar sonar algo resentido recordando el beso-…El mejorara, lo prometo…- aseguro kaname pero Yuuki negó dando a entender que no era la causa de sus lagrimas. ¿desde cuando se había vuelto tan frágil? Claro…desde que kaname la arrastro a depender de el…a necesitarlo…maldito chupasangre…y bendito…por ser tan maravilloso a sus ojos a pesar de todo.

Lo ce…solo…te siento algo diferente…pero eres tu y eso no ah cambiado- respondió en murmullos su hermana, kaname sonrió amargamente sabiendo a que se debía todo aquello obviamente. – no entiendo porque…-siguió la castaña- pero as cambiado…casi no te reconocía…- kaname dejo de sonreír – sin embargo, ahora puedo sentirte completamente, paradójicamente como si fueras transparente para mi- Yuuki no mentía podía percibir claramente todas sus emociones, todo lo que había intentado ocultar su alma todos esos años; en ese momento no le cabía duda de la oscuridad que siempre había albergado su hermano y de lo enmarañado y complejo de su ser - incluso…tu aura es tan intensa…me es imposible ignorarla…tomando en cuenta que antes apenas la sentía y era porque estábamos cerca…- intento explicar, con la voz temblorosa; parte de sus emociones se habían liberado,l pero aun seguía enojada con el, enojada porque a causa suya había vuelto a sentir miedo; miedo a lo desconocido, a perderlo, a las circunstancias que llegaron de golpe…y también…porque Zero lo había mordido... – y también…quiero golpearte- confeso con una sonrisa temblorosa. Ciertamente todo aquello era extraño, porque a pesar de todo, parecía que las cosas iban a estar mas que bien, sino mejor, al menos para ellos dos. Kaname había vuelto diferente, aun no sabia el porque y casi se asusto al no sentirlo, pero cuando por fin pudo hacerlo, mas fuerte y legible como jamás lo hubiera estado se sintió feliz de poder compenetrar nuevamente en el y esta vez sin trabas. Era como terminar de conocer a una persona con la cual as estado toda la vida…como la resolución final de un enigma que as intentado resolver por largos años… obviamente aun había cierto detalle que faltaba por saldar y que posiblemente era la razón del cambio…

Creo…que ya llego el momento de contarte toda la verdad Yuuki- dijo de repente kaname como si le hubiese leído la mente y ella asintió sintiéndose mas ligera. una cálida y tersa sonrisa se abrió paso en sus labios mientras sus ojos parecían fundirse con la luz del sol. Yuuki se armo de valor y con toda confianza se acerco lo suficiente a kaname para que sus narices rozaran con un leve cosquilleo; Los corazones de ambos latieron desbocados y un ligero rubor se acentuó en las mejillas de la menor; kaname no pudo evitar sonreír extrañando aquellos gestos y mariposas en el estomago, pareciera que hace milenios no veía a aquella encantadora muchacha a la que tanto amaba, que hace muchos años no la sentía; el tiempo pareció tornarse eterno cuando solo la había dejado apenas la noche del día anterior. – te amo Yuuki…- soltó de repente con voz suave y profunda llena de afecto y sinceridad, sintiéndose embargado por aquellos sentimientos que iluminaban su oscuridad. la sonrisa de Yuuki se ensancho y su rubor se hizo mas notorio, saco tímidamente su lengua y poso sus delicadas manos en ambos lados de la firme cintura del mayor.

Yo también te amo kaname…no sabes cuanto…-admitió sinceramente la castaña y con un fuerte y rápido movimiento, con sus manos apoyadas en el, lo empujo fuerte hacia atrás tan rápido y bruscamente que kaname trastabillo y cayo al agua en un gran chapoteo. Yuuki rio mientras negaba suavemente con la cabeza- pero sigo enojada contigo tontito… – soltó risueña cuando kaname salía a la superficie con el cabello chorreando agua y sus ropas adheridas a su piel…tan encantador…

Kaname no se molesto en lo absoluto simplemente sonrió de vuelta mientras la miraba con ternura.

¿No vas a ayudarme? – sugirió con voz ronca y ella volvió a negar.

No caeré en ese truco tan barato- soltó Yuuki arrodillándose en la orilla del muelle frente a el. kaname se encogió de hombros y con su velocidad sobrehumana tomo a Yuuki de un tobillo, tomándola desprevenida y la jalo hasta arrastrarla al agua. No importo cuanto forcejeo, la castaña cayo irremediablemente con otro chapoteo, cuando salió del agua su pijama se pegaba a su piel al igual que sus cabellos. ante aquella visión tan irresistible kaname la tomo de la cintura y la acerco a el para depositarle un ardiente y húmedo beso que a Yuuki le pareció demasiado corto, porque en menos de un minuto se alejo unos centímetros de sus labios.

Me siento como un depravado aprovechándose de una linda niña- comento con cierta burla en la voz y Yuuki sonrió a pesar de no entender porque razón lo decía.

Supongo entonces…que me gustan los depravados – respondió ella acunando su rostro con sus manos y acortando la distancia para besarlo esta vez con mayor intensidad en un beso ardiente. Kaname pego su cuerpo al suyo en un abrazo posesivo mientras sentía sus labios arder. Ambos cuerpos estaban a temperaturas elevadas a pesar de lo contrario del lago. Sus labios se movían ansiosos uno sobre el otro buscándose con desespero mientras sus lenguas salían en busca de la otra para aventurarse a palparse, provocarse y paladearse. inconscientemente Kaname restregó su cuerpo sensualmente contra el de Yuuki, mientras sus dedos rozaban un pezón ya erecto a causa del agua fría de camino a la nuca de la castaña para atraerla mas hacia el, la otra mano descendió por su espalda hasta quedar peligrosamente cerca de su trasero. Yuuki se estremeció ante el contacto y cierta humedad se instalo en su interior; soltó un leve jadeo en medio del beso y kaname tuvo que separarse abruptamente recordando que aun no era el momento.

Pero que…- protesto Yuuki con sus labios rojos e hinchados a un kaname que negaba con la cabeza. Debía contarle a Yuuki todo lo mas pronto posible, no se sentía capaz de seguir resistiendo, ya no podía…el lo sabia…ahora la deseaba mas que nunca, mas fuerte…

La castaña bufo haciendo un mohín. – Te odio.- soltó y kaname sonrió depositando un beso en su frente.

Vamos…- insto el purasangre animándola a salir del agua.

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x..

Unos húmedos y empapados hermanos kuran entraron nuevamente en la carpa; Ruka no voltio para mirar siquiera, consiente que la presencia de kaname era tan imponente e imposible de ignorar como una luz en medio de la oscuridad.

Como sigue Zero?- pregunto kaname a Kain quien si lo miraba igual de serio que al inicio.

Parecía que mejor…ya no convulsiona y su respiración esta mas serena que antes, al parecer tu sangre si funciona-comento con sencillez sin querer parecer burlón, no estaba de humor. Kaname asintió.

Pronto estará totalmente sanado – dijo el pelinegro. Kaname y Yuuki empezaron a indagar en sus bolsas en busca de mudas de ropa para quitarse las mojadas que tenían.

Kuran…- llamo Kain y el aludido lo miro, ambos parecieron hablar a través de sus ojos. Kaname sonrió ladino.

Explicare todo en la academia…ahora solo debemos ver que Zero se recupere- dijo al final kaname, ciertamente no tenia ánimos de soltar toda la explicación así que mejor era postergarlo, además Yuuki no sabia quien era Marcus y hablar de ese tema frente a ella sin haberle contado la verdad no era buena idea. Kain entendiendo la situación acepto de mala gana y el asunto se dio por terminado.

x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x..ox.x.x.x..ox.x.x.x.x..x.x.x..x

El sol se ocultaba perezosamente entre las montañas llevándose consigo las ultimas horas del día y la noche se abría paso majestuosa en el cielo ganando terreno cada minuto que pasaba, el día y la tarde habían pasado paulatinamente con Kain velando a un inconsciente Zero y Ruka que no se apartaba de su lado dándole apoyo, trayendo de ves en cuando agua para limpiarle el sudor y acomodándolo en medio de la colcha. Zero parecía mejorar con las horas y ya tenia mas rubor en el rostro a diferencia de aquel cuerpo cerado en que se había convertido hace horas.

Kaname estaba sentado sobre la madera del muelle con Yuuki entre sus piernas y sus fuertes brazos aprisionándola posesivamente. Yuuki con la cabeza apoyada en su hombro se distraía mirando el movimiento de las ondas del agua y kaname pegado a su espalda se entretenía jugando con sus cabellos y enterrando su rostro entre ellos, oliendo su fragancia cada cierto tiempo. Ambos habían pasado el día y la tarde acomodando todo excepto la carpa donde se encontraban los demás, para guardarlo dentro de la furgoneta; habían preparado el desayuno y el almuerzo; habían buscado leña para el fuego, pero todo lo habían hecho juntos; Yuuki temía que kaname pudiera volver a desaparecer y el pelinegro no quería alejarse de ella. Lo que quedaba de tarde se la habían pasado en aquel lugar sintiendo la respiración acompasada del otro en un silencio mas que cómodo, como si ambos intuyeran que luego de salir de aquel viaje entrarían en una guerra o un ambiente tempestuoso.

Yuuki no presiono en nada a kaname, ella se conformaba con saber que se enteraría de todo pronto y a su tiempo, obvio estaba que exigiría detalles. Kaname se sentía lleno de una confortante y cálida sensación de paz y armonía, ahora con todos sus recuerdos fácilmente hacia la comparación de que si hubiera tenido de aquellos momentos de pequeña pero suma felicidad, su vida tal vez hubiera sido diferente.

En pocas horas tendremos que irnos – murmuro kaname cerca del oído de su hermana- en cuanto Zero se encuentre estable, nos iremos- aseguro dándolo por hecho. Yuuki dejo escapar un suspiro, no quería irse…quería seguir allí con el.- no… no podemos quedarnos Yuuki - soltó kaname como si leyera su mente con una risilla, Yuuki volvió a suspirar y su interior se estremeció suavemente indicándole aquella necesidad que ella ya conocía, sus ojos tintinearon en un rojo brilloso y aquello llego a kaname informándole del estado de su hermana. – tienes sed…- dijo sonriendo suavemente a modo mas bien como una afirmación que como una pregunta, Yuuki no dijo nada pero asintió lentamente sin mirarlo. Kaname dejo de sonreír ante la actitud extraña de su hermana. – que pasa?- pregunto no pudiendo percibir nada, Yuuki se mostraba pasible con sus emociones a raya.

Nada…-mintió la castaña.

Yuuki…mírame- pidió el mayor con amabilidad mientras su hermana volteaba a verlo, sus ojos tenían cierto matiz resentido.

Como que no pasa nada?- protesto con una risilla al ver el velo rojizo acentuarse en sus ojos borgoña, el vinculo le permitía sentir la necesidad de su hermana con cada segundo que pasaba, necesidad que el también empezaba a sentir; su interior vibro deseoso de sentir de poder clavar sus colmillos en el cuello de la castaña, perforando su palpitante vena que podía escuchar latir bajo su piel y extraer su vida, pero mayor era el deseo súbito de sentirse mordido por Yuuki, de sentir sus colmillos en su cuello, que bebiera de el como si en ello se le fuera la vida.

Yuuki gruño por lo bajo y alzo ambas cejas, kaname dejo de sonreír.

Yuuki… ¿ que sucede? -Yuuki dejo de mirarlo para concentrarse en otro punto.

Zero…- murmuro Yuuki sin pensar e inmediatamente callo. Se había delatado. Yuuki se abofeteaba mentalmente por aquel descuido. Lo que menos quería admitir ante kaname que sentía celos porque su mejor amigo mordió a su prometido.

Kaname dudo por un momento mientras la inseguridad se hacia paso en el.

-ya no quieres beber de mi?- soltó con voz lastimera -…te doy asco?- soltó malinterpretando lo que molestaba a su hermana; era absurdo luego de lo que habían compartido todo el día y la tarde pero lo tomaba como una posibilidad, tal ves su hermana no quería beber de el, tal vez le parecía insípido luego de que fue mordido por un licántropo, su raciocinio le decía que aquello era absurdo ya que Yuuki no era racista y le constaba que había sido para salvar a su mejor amigo, pero tal ves se sentía asqueada de que mientras ella seguía limpia y pura solo para el, kaname había sido mordido por Zero y justo en el lugar donde lo hacia ella. Su zona de mordisco cosquilleo ardiente de deseo de ser rasgada por la sed de su hermana como si no hubiera sido profanada por otros labios y otros colmillos, aun así el se sentía en cierta forma…sucio…impuro…Yuuki tenia todo el derecho de repudiarle. Kaname bajo la vista con sus emociones oscuras rodeando su corazón y Yuuki se alarmo.

No!- casi grito la castaña bombardeada súbitamente por sus sentimientos nada sanos – en que estas pensando kaname? Yo solo…- al parecer su hermano había malinterpretado todo, aunque paradójicamente había dado en el punto pero, de seguro había errado en la razón. No sabía como decirle sin parecer una niña tonta. Yuuki suspiro, que Dios la ayudara…- siento celos…- acepto al fin roja como una amapola y con sus ojos cerrados. Kaname levanto la vista mirándola con un leve parpadeo, sin tragar aquello del todo ¿Yuuki estaba celosa? ¿de Zero? Pero si…kaname maldijo por lo bajo con una pequeña sonrisa de alivio, si las mujeres eran de por si complicadas las de la raza vampírica lo eran aun mas…

Entonces…no te doy asco?- tanteo el moreno y Yuuki negó, kaname suspiro quitándose un peso de encima, era capaz de comprender hasta cierto punto su enojo…hasta cierto punto, fuese como fuese seguía siendo un hombre.

No seas ridículo – objeto tímidamente la castaña- jamás podrías darme asco es solo que…- no termino ya que unos dedos largos y suaves se posaron sobre sus labios, kaname le devolvía la mirada con ojos comprensivos y afectuosos con cierto matiz seductor, su sonrisa se extendió hasta trovarse y sonrió mostrando sus dientes ya alargados por la excitación de la sed.

Muérdeme…- pidió el mayor como si fuese una caricia sugerente, sus dedos acariciaron los labios llenos de la castaña y sus ojos brillaron con el velo rojizo volviéndolo irresistible como si tratase de un Dios sensual proveniente de las tinieblas – quiero sentir tus colmillos dentro de mi, hasta la hendidura…- la voz del mayor era baja, ronca y provocativa como una serpiente, Yuuki no supo porque se sintió tan acalorada con tan solo escucharlo- borra todo rastro de Zero, márcame nuevamente como tuyo, solo tuyo Yuuki, soy solo tuyo… – finalizo mirándola fijo a los ojos y las mejillas de la menor se ruborizaron con intensidad mientras un ardiente anhelo nació en ella concentrándose en su bajo vientre; sus colmillos se alargaron excitados y sus ojos se conectaron con los de kaname hipnotizados.

Sin medir palabras, al menos en lengua dialéctica, pero trasmitiéndose miles de sensaciones a través del vinculo que los unía y los separaba del resto, Yuuki se voltio completamente sobre kaname apoyándose sobre sus rodillas; kaname la tomo fuertemente de la cintura llevándola consigo cuando se recostó completamente. Ambos cayeron uno sobre el otro en la vieja pero firme madera del muelle; Yuuki se posiciono a horcadas sobre su hermano, mientras se inclinaba suavemente hacia el con ambas manos a los lados de su cabeza dejándolo sin escapatoria, aunque kaname tampoco la deseaba; ambos mantenían la conexión de miradas; kaname con lentitud provocadora se abrió la prenda hasta dejar a su cuello totalmente descubierto y sin protección alguna, ladeo su rostro dándole acceso, soltando un leve suspiro de satisfacción premeditada. Yuuki sonrió suavemente.

Te amo – dijo la castaña y el le devolvió la sonrisa maravillado ¿volverían a tener momentos así? El se encargaría de que fueran mejores…

Yo tam…agh- gimió kaname sin poder terminar, cuando su hermana acorto bruscamente la distancia que los separaba enterrando sus dedos en sus sedosos cabellos y con la otra mano entrelazando su nuca, sus colmillos perforaron hambrientos y ansiosos sin preparación la tersa piel del pelinegro, enjaulándolos a ambos en un mar de sensaciones prohibidas…..porque aunque kaname sabia que les deparaba un futuro difícil y sobre sus espaldas cargara un pasado oscuro a cuestas…la hermosa criatura sobre el era su realidad.

Mi presente eres tu….- pensó el purasangre perdiéndose en aquel placer tan pecaminoso, tan de los suyos…

El sol termino de perderse en el horizonte mientras la noche se declaraba ama y señora del firmamento….

x.x.x.x.x.x.x.x...x.x.x.x.x..x.x.x..ox.x.x.x.x.x.x.x

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: fanfic: Mi corazon insiste

Mensaje por Julio-Kiryu el Sáb Sep 17, 2011 2:54 pm

-MAREDO POR TANTA HISTORIA- O_O como es que no avia leido esto antes????

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦
Aunque no este Junto a ti, Mi corazon Y Mi Alma te Acompañaran y Te Cuidaran


Julio-Kiryu
Administrador
Administrador

Mensajes: 44
Fecha de inscripción: 21/08/2011
Edad: 17
Localización: En el chat del Instituto, entren ¬¬
Empleo /Ocio: xatear, vigilar a todos, banear pervertidos :D xD
Humor: Actual: Pensativo .-.

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/pages/Julio-Kiryu

Volver arriba Ir abajo

Re: fanfic: Mi corazon insiste

Mensaje por Rouse Malfoy el Miér Sep 28, 2011 6:18 pm

Julio Abraham escribió:-MAREDO POR TANTA HISTORIA- O_O como es que no avia leido esto antes????
eso es un si me gusta? xD

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

cap 21

Mensaje por Rouse Malfoy el Miér Sep 28, 2011 6:20 pm

hola sorry por la tardanza lo q pasa es q el foro estaba en mantenimiento y no se podia subir nada y me sentia frustrada porke no sabia porke raios no podia subir el cap xD lo subi ace una semana y asta ahora es q puedo subirlo -3- en fin gracias por seguir leyendome owo recuerden dejar un review
aki esta el cap 21
Spoiler:
Capitulo 21

"La rebelión de los licántropos"

Habían pasado horas desde que Zero despertó; el peli plateado había dejado de moverse completamente para media hora después abrir los ojos con su cuerpo bañado en sudor. Al parecer no había tenido conciencia de nada y no recordaba los últimos sucesos, ni siquiera, haber bebido sangre. Lo único que era capaz de sentir era un mal sabor en la boca y el intenso dolor que se extendía por todo su cuerpo sin mencionar, que sentía algo distinto circulando en su interior, por decirlo de alguna manera.

Cuando el taciturno chico de ojos amatista quiso indagar sintiéndose perturbado y preocupado por las caras serias y consternadas de Kain y Ruka a su lado, no logro llegar mas allá de un "no te preocupes zero, no pasa nada, te desmayaste y neutralizamos el veneno" Había logrado mentir Kain; zero frunció el ceño y lo dejo pasar, pensando en que era lo mas lógico pero, aun tenia una duda.

Y como fue que hicieron eso? En el botiquín no hay nada que pudiera servir- pregunto de manera casual haciendo que Kain se tensara.

Bueno…- Kain puso su mente en marcha pero Ruka ya tenia una excusa.

Creo que debo asumir el merito- asumió Ruka fingiendo algo de presunción.

Siempre traigo conmigo un viejo y antiguo remedio casero, hecho en mi familia desde hace generaciones, sirve contra todo, mama me lo dio antes de llegar a Cross Academy solo por si lo necesitaba- se excuso Ruka y Zero asintió siendo conocedor de la magia negra que manejaban algunos vampiros e intentando dejar de ser tan paranoico ya que algo le decía que había pasado mas que eso en su inconsciencia…algo nada bueno…

Esta bien…- acepto el peli plateado a regañadientes.

Luego de eso terminaron de recoger todo para meterlo a la furgoneta y se dispusieron a salir de aquel lugar. Yuuki intentaba olvidar el beso con zero, no queriendo sentirse incomoda ni complicar las cosas, ya le parecía bastante raro que Kaname no le hubiese mencionado nada de aquel asunto, ella estaba totalmente segura que los había visto; tal ves no lo vería necesario o tal ves esperaba mencionarlo en otra ocasión…

x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.o.o.x.x.x.x.x.x.x...x.x.x..x.x.x.x.x

Una furgoneta conducía en medio de la carretera en horas de la madrugada con las luces delanteras apagadas, bajo una lluvia torrencial, truenos y relámpagos iluminaban fugazmente la oscura extensión de cielo poblado de densas nubes; en su interior se encontraba todo de igual modo, sumido en la oscuridad, brindando un confortante y privado silencio que se mesclaba con las gotas de lluvia al caer.

Kain, con sus ojos que podían ver en la oscuridad conducía al lado de un silencioso Zero que cavilaba en sus pensamientos, se sentía cansado, deseaba llegar a casa pronto para no despertar en días, no sin antes, sonsacarle al pelirrojo que había ocurrido con Marcus…

Si bien zero no recordaba claramente su ultimo encuentro con el, sabia que Marcus había estado peligrosamente cerca de ellos.

Kaname aferraba posesiva y tiernamente la mano de la castaña con la suya, con sus dedos entrelazados el pelinegro depositaba cada cierto tiempo inocentes y castos besos en los labios de su hermana sacando provecho de que Ruka se había quedado dormida y ni Kain, ni zero voltearían para mirar en su dirección; Yuuki también aprovechaba ese factor, la castaña descansaba su cabeza cómodamente en el pecho del mayor mientras, escuchaba los acompasados latidos de su fuerte corazón.

Todo permaneció así; tranquilo y silencioso excepto por el arrullador sonido de la lluvia por otros 15 minutos más hasta que Kain detuvo la furgoneta abruptamente, inclinando a todos hacia delante.

Ruka despertó asustada mientras, zero evitaba volar hacia delante gracias al cinturón de seguridad. Kaname sostuvo fuertemente a Yuuki y la acerco inconscientemente a el. Kain apretó el volante entre sus dedos.

Que pasa?- pregunto una nerviosa Ruka por despertar tan de repente.

Kain acaso quieres matarnos?- reto Zero con un gruñido. Kain no respondió a pesar que quería golpearlo; en ese momento Zero se encontraba muy débil y dopado como para sentir algo mas allá de su nariz.

tenemos compañía… – adivino Kaname en voz alta antes de que el pelirrojo hablara y todos dirigieron sus miradas hacia enfrente del vehículo, donde a varios metros pudieron observar gracias a sus ojos antinaturales dos figuras enormes con siluetas bestiales perfilando bajo el manantial de agua que caía del cielo.

Zero agudizo la vista y al percatarse de quienes eran palideció.

No, no puede ser…- murmuro Zero tensando la mandíbula- entiendo que estamos actuando en contra de nuestro legado pero… no es tan grave como para que los envíen a ellos…-pensó lamentándose. Zero sabia quienes era, los recién llegados eran los encargados de liquidar a todo aquel que fuera condenado como "traidor" de la manada, zero sabia que aliarse con kuran no seria bien visto por los suyos, pero considerarlo un traidor? Era algo injusto y más cuando al menos debieron haber sido llamados a declarar y mostrar sus razones ante el consejo…en cambio ya habían sido exiliados y condenados a muerte.

Kuran….que le paso a Marcus?- pregunto Kain con ira contenida apretando mas el agarre contra el volante luego de razonar, adivinando que debía ser culpa suya, aquello era demasiado, debía haber algo mas grave por lo cual ellos estuvieran ahí frente a ellos que sus acciones encubiertas ante el consejo y sus hermanos de raza. Kain temía dar con la respuesta sabiendo que había dejado a kuran solo con el líder licántropo.

Marcus esta muerto…- dijo al fin Kaname y Kain golpeo su cabeza contra el volante. Zero abrió desmesuradamente los ojos.

Que!- grito colérico- que has hecho kuran?- le grito sintiendo su sangre a hervir.

Lo mate- confeso kaname sin rastro de culpa.

Para los dos licántropos ahora todo tenia sentido, aunque Zero aun no era conocedor de cómo habían sucedido las cosas.

Ellos no están aquí por nosotros, están aquí por ti!- soltó el pelirrojo con lucidez-… mataste a Marcus y ahora hemos sido involucrados como cómplices- gruño Kain. zero aun no daba cabida a aquel hecho.

Tu…asesi…naste a nuestro… líder?- pregunto Zero retóricamente con voz lastimera. Marcus no era de su santa devoción, pero era su líder y en la manada todos conformaban parte de un solo ser, además no era simplemente aquel hecho sino, que la muerte de Marcus era algo muy grave y el consejo se lo había adjudicado a ellos por culpa de ese purasangre bastardo. No era para nada de extrañar que los hubieran condenado a muerte –porque?- exigió saber.

Quien es Marcus?- pregunto cautelosamente Yuuki quien se había mantenido al margen hasta ahora, Ruka aun seguía en silencio.

El líder de los licántropos- se digno a responder Kaname con voz cansina mandando todo al diablo, al fin de cuentas Yuuki se enteraría de todos modos no?.

Mataste a su líder?- pregunto esta vez Yuuki escéptica. Kaname asintió cansado de escuchar la misma pregunta una y otra vez.

No me quedaba de otra- se excuso tranquilamente bajo las miradas asesinas de los dos licántropos- Marcus se salió de control, e iba decidido a matarnos a todos- no iba a decir quien era realmente Marcus, aquel detalle se lo reservaría por el momento.

Kain respiro profundamente intentando calmarse mientras, zero sentía ganas insoportables de lanzarse sobre kuran, pero de solo pensarlo su cuerpo mandaba dolorosas punzadas en advertencia. No podía transformarse…no aun…

Esto no puede estar pasando…-murmuro zero para si, ¿cuando fue que su mundo se había ido a la mierda?- por casualidad…¿hay algo mas que deba saber?- reto sardónicamente el peli plateado y Kaname sonrió cruel, disfrutando en cierta medida sádica su tormento y motivado a intensificarlo decidió ayudar a su agonía.

Bueno…si…-empezó Kaname y Yuuki pudo sentir la maldad fluir en el.- si estas aquí, respirando, es porque te di mi sangre para que tu cuerpo se defendiera contra el veneno- soltó sin anestesia y zero se sintió morir. Kain miro a Kaname con profundo odio mientras de su garganta salía un gruñido profundo y peligroso.

Kaname!- exclamo Yuuki sin entender que le ocurría. No imaginaba a su hermano siendo un asesino y ahora actuando de esa manera tan burlona y despreocupada en aquel momento de seriedad.

Ruka dijo que fue por…-intento rebatir el peli plateado pero Kaname lo interrumpió.

Ruka te mintió – corto el pelinegro y la aristócrata se sonrojo fuertemente sin saber donde esconder la cara de vergüenza, así que, la dejo divagar hacia el frente...

Zero la miro por unos segundos mientras en su cabeza ocurría una explosión nuclear que le produjo una odiosa jaqueca, todo aquello era demasiado, su mente no tardo en soltar maldiciones llegando hasta la octava generación para luego mirar a Kain con rencor ¿Cómo pudo ocultarle algo así?.

Chicos…- intento Ruka con la vista hacia enfrente y fue suficiente para que todo estallara.

Kuran maldito bastardo!- estallo Zero intentando ir contra el purasangre desde su asiento, pero un dolor fuerte en su cuerpo evito cualquier locura dejándolo estático en su lugar, su mano voló hacia su corazón mientras su respiración se volvía agitada.

Zero, deja de moverte! Debes descansar – regaño un enojado Kain ganándose una mirada fiera del peli plateado.

Tu cállate traidor! – rugió Zero y Kain soltó otro gruñido de advertencia.

Mejor quédate quieto o yo mismo te dejo inconsciente- amenazo perdiendo la paciencia, no iba a dejar que la tozudez de su amigo lo volviera a poner en peligro, ya era suficiente con todos los "sacrilegios" que se habían cometido para que pudieran salir ilesos de aquel lugar.

Chicos…- volvió a intentar Ruka esta vez un poco mas alto denotando temor en su voz.

Zero, mejor hazle caso a Kain- recomendó tranquilamente kaname y Zero voltio a mirarlo con odio.

Cierra la boca kuran que todo este maldito embrollo es solo culpa tuya!- escupió y kaname frunció el ceño.

Oigan!- grito esta vez Ruka desesperada y todos pararon en seco mirándola inclusive la castaña menor, Kain la miro por primera vez preocupado y ella los miro seriamente. – ya no están…- señalo apuntando con un dedo hacia enfrente y todos los pares de miradas siguieron la dirección. Frente a ellos un espacio vacio, las dos siluetas habían desaparecido, los licántropos habían desaparecido.

Esto no me da buena espina- advirtió Yuuki ante la ausencia de los lobos. Los sentidos de kaname barrieron el área.

Maldición…- murmuro Kain y Zero guardo silencio quitándose el cinturón de seguridad. Yuuki busco a Artemis en uno de sus bolsillos mientras el pequeño báculo vibraba inquieto. Kaname permanecía en calma mientras sus sentidos estaban alertas.

Están cerca…muy cerca…-murmuro el pelinegro mientras, en el exterior la torrencial lluvia parecía no tener fin, la oscuridad los mantenía resguardados ante los ojos mortales y en las tinieblas estaba a punto de desarrollarse un enfrentamiento. – ya vienen…- aviso kaname y Ruka se apretujo contra el asiento, tenia miedo…su vista volteo hacia su ventana donde no podía apreciar nada mas que las siluetas de los arboles.

Zero…-empezó Kain de repente- ni se te ocurra pelear- advirtió y un rugido cercano cortó la paz, mientras el ruido del vidrio al romperse inundaba todo por un fugaz momento. Ruka dejo escapar un grito cuando unas enormes garras hacían añicos su ventana y se cerraban velozmente en torno a ella arrastrándola al exterior produciendo en sus piernas y brazos cortes leves a causa de los trozos de vidrio adheridos aun al marco.

Ruka!- grito Kain mientras todos observaban impotentes como Ruka era raptaba por uno de ellos sin darles tiempo a reaccionar; segundos después, kaname se concentro en canalizar una concentrada cantidad de energía que nació de su cuerpo haciéndolo brillar, para luego ser liberado y extenderse en forma de ondas traspasándolos sin hacerles daño, traspasando la furgoneta y llegando al bosque donde los sonidos lastimeros y gruñidos no tardaron en salir, el purasangre sonrió en respuesta.

Kain salió rápidamente del auto seguido por los demás. Inmediatamente sus cuerpos fueron recibidos por una fría humedad y sus ropas no tardaron en adherirse a sus cuerpos, empapándose.

Donde esta?- Yuuki miraba en todas dirección intentando dar con algo pero todo seguía tan pasmosamente igual como siempre.

No se separen – aconsejo kaname- creo que nos quieren dispersar para así acabar con nosotros mas rápido- intuyo y Kain gruño.

Cállate kuran!- rugió sintiendo miedo ante su razonamiento, si ese era el caso entonces Ruka ya estaba…- no…- Kain negó rápidamente, ella estaba bien, debía estarlo…

Aquí vienen de nuevo – volvió a decir kaname insoportablemente tranquilo cuando el eco de ramas y cuerpos húmedos en movimiento se hacia mas fuerte. Se pusieron en posición defensiva mientras Kain pasaba a su forma lobezna. El báculo de Yuuki muto a su forma real estirándose en una letal oz. Kaname volvió a barrer la zona, ¿en dónde rayos estaba Ruka? No quería pensar en que la aristócrata pudiera estar muerta, ya que en todo caso la lluvia aislaría el olor de la sangre.

El sonido de la madera partiéndose llego a ellos con una duración de más de 16 segundos y luego silencio.

Yuuki era devorada por la ansiedad mientras, todos tenían sus sentidos en alerta cuando, la paz fue interrumpida nuevamente por el eco del viento al ser traspasado.

Del bosque, traspasando las alturas para finalmente lanzarse en picada justo hacia ellos, un enorme árbol amenazaba con aplastarlos. Kain tomo a Zero sujetándolo con sus dientes desde la tela de su ropa para alejarlo, mientras Yuuki y kaname daban un salto en ambas direcciones justo cuando el árbol llego al epicentro de su posición.

Están bien?- pregunto Yuuki desde un Angulo contrario a Kain y Zero y cercano a kaname. Nadie tuvo tiempo de responder por que una lluvia de arboles, pinos y abetos invadió súbitamente el cielo sobre sus cabezas. El resultado fue el mismo, esquivaron ágilmente los arboles pero alejándose mas uno del otro hasta que Yuuki se vio obligada a entrar a la oscuridad de la arboleda. Kain y Zero quedaron a un lado de la carretera bordeando el bosque cuando el ataque forestal hubo terminado.

Lograron su cometido – pensó el pelinegro justo debajo de la furgoneta con sus sentidos puestos en su hermana, no dejaría que nadie le hiciera daño aunque, bien sabia que Yuuki podía defenderse y que si osaba en intervenir innecesariamente y tratarla como una damisela en peligro ella podía molestarse, observaría y si las cosas se complicaban…entonces intervendría.

Yuuki no se atrevía a hablar, sabiendo que eso podía empeorar las cosas, pudo sentir a su hermano en el mismo lugar donde estaba la furgoneta sin poder evitar preocuparse por el. ¿Por cual flanco atacarían? La castaña camino lentamente con intenciones de llegar hacia kaname cuando Artemis volvió a sacudirse advirtiéndole del cercano peligro y fue capaz de moverse rápido para esquivar una letal estocada del lobo que pretendía matarla con sus garras desde arriba, al hacerlo dio contra un árbol y empezó a correr lejos de la bestia con intenciones de no internarse en el bosque, sus pasos la llevaron sin desviarse en dirección recta cuando su cuerpo fue tomado bruscamente y arrojado al suelo sin delicadeza, Yuuki estaba a punto de soltar un quejido pero unas suaves y sucias manos opacaron los sonidos de su boca, Yuuki no intento luchar de inmediato calmándose al sentir la calidez y sensaciones que un cuerpo de lobo jamás podría causar. Sus ojos se abrieron al reconocer a Ruka en medio de aquella densa oscuridad. La aristócrata le pedía silencio con un ademan mientras, el lodo y las hojas adornaban su larga y mojada cabellera, su cuerpo se veía raspado y magullado, sus ropas estaban empapadas y sucias. La lluvia se había llevado la sangre pero sus cortes seguían aun abiertos. Yuuki lo entendía, Ruka estaba lejos de los que conocía y obviamente no había ingerido sangre, sus heridas no cerrarían hasta que bebiera del líquido carmesí. Yuuki se sorprendió superando sin pensar el pasado y a pesar de todo lanzándose sobre ella y abrasándola, feliz de que estuviera viva. Al inicio Ruka no sabia que hacer, pero también le recibió tímidamente el abrazo.

Me alegro de que estés bien- hablo Yuuki mas bajo que un murmuro mientras ambas iban tras un matorral de cuclillas – como es que te libraste?- pregunto curiosa sin dejar observar en todas direcciones temiendo que pudieran ser encontradas.

Bueno…realmente no lo ce…- admitió aun con la voz y su cuerpo hecho un manojo de nervios – estaban a punto de… ya sabes… cuando una luz llego de golpe y pareció afectarles a ellos…- Yuuki recordó inmediatamente a kaname y una sonrisa afloro en su rostro- aproveche y salí corriendo todo lo que pude, me caí varias veces – dijo avergonzada- creí que me seguirían pero no lo hicieron, supongo que porque fueron por ustedes- a Ruka le temblaban las manos y Yuuki la miro de manera comprensiva, entendía como se sentía, esto no era nada comparado con lo vivido en el festival. Ya más tranquila se dio cuenta a donde la dirigían sus pensamientos y se negó rotundamente a la idea de simpatizar o congeniar con aquella noble que hace tan solo unos días pretendía alejar a kaname de su lado. Yuuki relajo el rostro, lo importante ahora era salir de allí, por ese momento tendría que olvidar su enemistad con Ruka, curiosamente la noble parecía haberlo hecho hace mucho ya.

Bien Ruka…quédate detrás de mí – ordeno Yuuki y Ruka asintió. Ya era hora de poner sus lecciones con kaname en práctica real, ella era una purasangre y no podía permitirse ser derrotada. Tomo a Ruka de la mano y con una mirada le pidió que confiara en ella.

Necesito que me hagas un favor – comenzó Yuuki calmadamente.

Kain le daba la espalda en ademan defensivo a Zero, cuyo malestar empezaba a empeorar al estar a la intemperie, se sentía mareado a causa de la falta de descanso, tampoco ayudaba el frio que calaba en sus huesos por su temporal vulnerabilidad. El estrés y la preocupación que sentía al no ver a Yuuki aumentaba en el sin medida y no pude evitar maldecir a kuran nuevamente. Realmente se sentía en cierta forma sucio, sucio porque la sangre de su enemigo, una sanguijuela real estaba corriendo por sus venas de licántropo, mezclándose con la suya, corrompiendo sus genes originales, el arrogante de kuran lo había salvado y esa idea le enfermaba.

El gruñido del lobo pelirrojo lo saco de sus pensamientos, su cuerpo se tenso cuando uno de los licántropos enemigos salió de entre los arboles y se abalanzo contra Kain, ambos lobos rodaron sobre el suelo con múltiples estocadas con garras y mordidas lastimándose sin descanso.

Zero se dio cuenta que el otro lobo debía estar con los demás ya que no llego otro ataque y su preocupación por Yuuki se convirtió en un tormento físico.

Calma Zero, Yuuki esta con kuran…- intento calmarse aunque era imposible. Zero volvió a observar a su amigo y se sintió impotente al tener que conformarse con ser un simple espectador. Kain seguía revolviéndose con el otro lobo en el suelo reacio a dejarlo ir y darle oportunidad de volver a tomarlos por sorpresa, le era realmente difícil ya que no era un licántropo corriente, era muy fuerte y tenaz.

El lobo clavo sus fauces en un costado del pelirrojo y Kain soltó un aullido lastimero; Zero gruño y su cuerpo vibro dolorosamente apunto de transformarse, Kain al ver sus intenciones reacciono y tomo el control ignorando el dolor, el pelirrojo embistió potentemente a su rival y cuando este cayo de bruces en el suelo, sin darle tiempo a reaccionar se posiciono sobre el, sus dientes se cerraron ferozmente en torno a su cabeza y tiro con fuerza hacia atrás, Zero paro en seco cuando escucho el agónico aullido del lobo y supo que ya no era necesario; Kain se quedo inerte por unos segundos para luego alejarse lentamente del cuerpo del lobo decapitado, el cuerpo del animal regreso a su forma humana lentamente faltándole la cabeza que aun se encontraba en la boca del pelirrojo. Zero enarco una ceja al verlo aun con el cráneo entre sus fauces y Kain lo escupió dejándolo junto al cuerpo. Aquella victoria era amarga, una cosa era enfrentarse a traidores y otra a hermanos que solo acataban ordenes…no tenían opción…simplemente no la tenían, Zero solo rogaba porque les dieran la oportunidad de ser escuchados.

Ruka podía hacerse pasar simplemente por un cadáver, el hermoso cadáver de una noble; su cuerpo se mantenía rígido, sus pies temblaban ligeramente sobre el suelo, el color había huido de su rostro, sus labios estaban rojos a causa del frio de la lluvia que seguía imperiosa, sus cabellos se habían tornado una carga a su frágil cuerpo, y ciertamente no tenia deseos de tomar una ducha, ni siquiera caliente, solo deseaba vivir…no podía odiar a Yuuki, aceptaba que era una buena idea y realmente la mejor opción, pero la idea de ser usada como anzuelo…no le agradaba en lo mas mínimo…

Ruka sabia que Yuuki se mantenía escondida en algún lugar, y que estaba ocultando cuidadosamente su aura, no sabia realmente que planeaba hacer solo podía acatar la sutil orden debajo de las amables palabras "confía en mi" que había salido de sus labios y es que Yuuki siendo un purasangre y mas una kuran, estaba en todo su derecho de tomar su vida si le placía; Ruka no era tonta siempre supo su lugar, su única osadía fue luchar porque al menos kaname la notara...

Kain…- pensó dolorosamente la noble recordando al pelirrojo y extrañándolo en sobremanera, ansiaba verlo, mucho mas ahora en que se sentía tan sola y vulnerable, quería sentirse nuevamente protegida en sus brazos pero, no era posible, no sabia donde estaba Kain…si estaba vivo…

La ansiedad antes de lo imprevisto ataco su cuerpo, intuyendo que en cualquier momento seria atacada; sus ojos se cerraron fuertemente temerosos sabiendo que su deber era hacer absolutamente nada.

Yuuki permaneció impasible, por primera vez intentando ser como su hermano, olvidándose del resto con fría lógica para que todo saliera bien. Si fallaba, la muerte de Ruka caería eternamente sobre sus hombros, y no se daría tal tormento.

La castaña espero sobre las altas ramas de los arboles con Artemis en mano, Ruka estaba debajo suyo parada sobre un flanco descubierto tal cual corderito listo para los lobos…

La castaña no sabia si aparecerían los dos o ya se habían encargado del otro, se había esmerado en ocultar su presencia para no ser detectada tan fácil, el follaje la ocultaba y la eterna humedad de la lluvia amenazaba con hacerla resbalar y arruinar su operación.

Un eco desconocido llego a ella avanzando por la arboleda, acercándose a la noble y Yuuki se preparo para atacar, el plan era simple.

Voy a morir…- pensó una resignada noble al escuchar la rudeza con que el lobo se hacia paso entre los arboles justo en su dirección. Ruka recordó las burlas del pelirrojo y se esforzó por ser mas valiente, Kain tenia razón era muy miedosa.

Arboles doblándose, tierra removida, agua al chocar, la respiración agitada de un animal y luego un feroz rugido. La piel de Ruka se volvió de gallina y sus ojos no tenían ninguna intención de abrirse, escucho como otro cuerpo mas liviano se deslizaba desde arriba rápidamente cortando el aire justo cuando la presencia del lobo le tocaba la nariz para rápidamente ser removido, como si hubiese sido apartada en el acto, el ruido de un cuerpo al chocar contra un tronco la hizo abrir los ojos y pudo ver.

Yuuki se mantenía tensa dándole la espalda, a unos metros de ella con una mano estirada en dirección al cuerpo del lobo que parecía ser oprimido fuertemente por una fuerza invisible contra el tronco de un árbol enorme. La mano de la castaña se abría con un leve temblor y no podía ver el rostro de Yuuki pero no dudaba en que sus ojos velaban en rojo y su rostro debía tener una expresión de suma concentración. Yuuki aun tenía a Artemis en la otra mano lista para usarla.

Esto…es por habernos atacado!- soltó la purasangre con voz furiosa haciendo presión en el lobo, el tronco se hundió levemente y la bestia gruño. – y esto…-Yuuki cerro sus dedos en un puño mientras los órganos en el interior del animal se comprimían, el lobo soltó un ensordecer aullido de dolor y Yuuki no se molesto en compadecerse- es por la noche que me hiciste pasar…- termina y su mano se aparto dejando al lobo caer de bruces al suelo incapaz de defenderse, su cuerpo convulsionaba sin parar en sus últimos minutos mientras, en su interior se desarrollaba una hemorragia masiva.

Yuuki camino con la respiración agitada hacia el licántropo quien aun seguía en el suelo convulsionándose, alzo en alto la oz mortal de Artemis y término con su agonía con un rápido y letal movimiento. El cielo trono en respuesta siendo testigo de aquel acto de supervivencia.

Vámonos…- ordeno la castaña a una inmóvil noble, su voz sonaba apagada empezando a sentirse culpable…una victoria amarga.

Ruka siguió en silencio a Yuuki con la esperanza de encontrarse con los demás y terminar con aquella pesadilla, sin saber que mas adelante a todos les esperaba el infierno…

Esperen – detuvo kaname apareciendo de entre los arboles antes de que Kain y Zero emprendieran una búsqueda innecesaria – ellas…- los ojos de Kain se iluminaron fugazmente cuando escucho que hablaba en plural-… ya vienen en camino… salgamos de aquí– aconsejo con su radar siempre puesto sobre su hermana; kaname no pudo evitar sonreír, Yuuki había cambiado desde que llegaron a la academia y ahora no tenia duda de que su hermana podía defenderse sola.

La lluvia ceso lentamente hasta que el cielo quedo en calma cuando las chicas se encontraron con ellos en la carretera.

Ruka… – llamo suavemente Kain ya vestido, sintiendo sumo alivio al verla, ellos estaban al lado de la furgoneta. al verla en aquel estado tan deploraba con aquella apariencia tan indefensa tuvo que luchar contra sus impulsos de ir a abrazarla y besarla hasta al cansancio. a pesar de todo no demostraría sus sentimientos frente a los demás, por lo tanto, con la risilla burlona de Zero como fondo tomo suavemente la mano de Ruka quien sonrió al verlo y la llevo lejos de la vista de todos al otro lado del vehículo para tener mas privacidad. – lo siento…- se disculpo apenas estuvieron solos abrasándola con fuerza, la noble se dejo querer y enterró el rostro en el firme pecho del pelirrojo aspirando su aroma mientras, sus manos tomaban su varonil cintura.

Perdona si te preocupe – dijo la noble y alzo el rostro tímidamente pidiendo un beso con sus ojos, Kain sonrió con una sonrisa ladina que agito el pobre corazón de la noble sacudiéndolo con fuerza, el color volvió a su rostro y sus labios temblaron levemente haciendo que Kain se lanzara sobre ellos con acumulada ansiedad.

Me alegro que estén bien – hablo Yuuki a su mejor amigo y a su hermano quien le miraban significativamente luego de la escapada de los tortolos.

Y yo me siento aliviado de que no te haya pasado nada –siguió Zero intentando ignorar a kuran y concentrarse en Yuuki – me preocupaste – admitió con algo de brusquedad y ella rio levemente dándole una palmada en un brazo.

No deberías…eres...-se corrigió mirando a kaname por unos segundos, kaname le devolvía una mirada serena-… son buenos mentores, todo lo que me han enseñado hasta ahora dio frutos- confeso con una sonrisa aunque el ambiente entre ambos chicos aun era tenso. Zero sonrió también, encantado con el efecto abrumador y sedante que Yuuki siempre tenia sobre el, su espíritu parecía estar en calma cada vez que la tenia cerca, sin embargo, sabia que Yuuki posiblemente deseaba quedarse a solas con kuran y viceversa…valdría la pena fastidiarlo con su presencia un poco mas...

Zero, ven aquí, tenemos que hablar! - llamo Kain para su mala suerte, el peli plateado maldijo mentalmente mientras se alejaba de la pareja para ir donde su amigo el pelirrojo, quien había introducido a la noble aristócrata en la furgoneta.

Que crees que vayan a hablar?- pregunto casualmente la castaña viendo como su amigo se alejaba y fue entonces que sintió el tacto suave de una mano tersa sobre su cuello, una caricia.

Yuuki voltio a mirar a su hermano con las mejillas ruborizadas, se arrepintió al instante, kaname parecía devorarla con la mirada, sus ojos velaban sedientos de ella, ardientes como llamaradas sensuales, sus labios se mantenían discretos sin mostrar sonrisa o mueca alguna.

La castaña podía sentir a través del vinculo las ansias, la sed y otros tantos deseos primitivos que lo carcomían de repente, como cuando ella siente ganas repentinas e insoportables de besarlo, su sonrojo aumento aun mas entendiendo que kaname quería beber de ella, tocarla, besarla y probablemente acariciarla de manera indecente en ese preciso momento.

Seguramente de Marcus y de lo que esta pasando- comenzó kaname con voz de seda negra- no están en la mejor posición, los han declarado traidores por lo tanto, su raza los cazara al menos que prueben su inocencia y sus nobles razones- kaname bajo con suavidad su mano hasta el hombro de la chica haciendo leve círculos con los dedos, provocándole cosquillas – o tal ves ideando la manera de acabar conmigo por meterlos en este embrollo- bromeo con una pequeña sonrisa y Yuuki resoplo.

No digas eso!- regaño la castaña y kaname rio.

Tú bien sabes que no soy de su santa devoción pequeña- comento el chico y ella bajo la mirada con tristeza.

Aun me cuesta creer que…-callo de repente recordando que ella también había echo lo mismo, kaname leyendo sus pensamientos la envolvió en un protector abrazo, como si deseara protegerla del turbulento mundo bañado en sangre del que estaban irremediablemente encaminados a sucumbir.

No tuviste opción Yuuki, no te sientas mal, eran ellos o tu y tus seres queridos…en este mundo el que logra sobrevivir siempre es el mas fuerte, el mas astuto…me temo que tal vez no sea la ultima vez que te veas obligada a cometer ese acto- razono con tristeza, si fuera por el Yuuki jamás tendría que ensuciarse las manos, se encargaría de que siempre permaneciese pura, pero el mundo que los rodeaba demandaba frialdad en la sangre o podrían caer en la locura o en su caso la depresión. Yuuki asintió débilmente y kaname deposito un tierno beso sobre sus cabellos apretándola contra si.

Yo…estuve preocupada por ti- Yuuki se sentía tonta confesando aquello, si alguien podía cuidarse solo ese era su hermano pero no podía evitarlo, el era el centro de su mundo y la idea de perderlo la aterraba, el pelinegro sonrió a sus anchas.

Y por Zero no?- fastidio y Yuuki golpeo su pecho en protesta, su hermano volvió a reír divertido.

Claro que si, no dejaba de pensar en el, me daba miedo que algo pudiera pasarle- soltó malévolamente la castaña intentando devolverle la broma, aunque en parte si era cierto, pero no se comparaba con el sentimiento de angustia provocado a causa del arrogante de su hermano mayor.

Al parecer kaname cayo en su trampa ya que arqueo severamente el ceño y frunció los labios; Esta vez fue Yuuki la que rio con ganas.

Solo bromeo tonto- confeso la menor aun riendo pero, kaname no dijo mas, el pelinegro la acerco a el de forma posesiva y con el mismo entusiasmo profano sus labios en un beso intenso. Yuuki gustosa rodeo su cuello enterrando sus dedos en los sedosos mechones oscuros mientras se apegaba más a su cuerpo.

Que quieres Kain?- comenzó Zero y Kain arrugo la frente.

En primera, se agradecido te salve de eso- dijo el pelirrojo fastidiado, señalando con el dedo por encima del hombro del peli plateado pero, Zero no se atrevió a voltear sabiendo que solo debía referirse a kuran y a la castaña que seguramente aprovechando su ausencia debían estar besuqueándose como si no hubiera mañana apenas les dio la espalda.

Como sea…- gruño Zero y Kain negó con la cabeza.

Y que tal lo mas importante?- soltó con tono irónico- que tal pensar en que demonios vamos a hacer ahora Zero? –

No lo ce Kain…no lo ce- Zero realmente no sabia que hacer…estaban metidos hasta el fondo y no veía una forma razonable de salir.

Oh vamos no es momento de rendirse! No te seguí el rollo del héroe razonable solo para que no supieras que hacer-

Lo único que podemos hacer es ir y hablar con el concilio, tal ves podamos…-

Tal ves podamos estar muertos antes de terminar Zero! Que te hace pensar que escucharan a dos licántropos considerados como traidores? No nos creerán nada y más cuando se enteren que los cazadores están muertos- rebatió Kain. Zero supo que tenía razón, si llegaban al concilio y les concedían hablar seguramente los matarían a la mínima oportunidad sin creer en su veredicto; la idea de convencerlos de su inocencia se veía mas posible y realista antes de deshacerse de los cazadores.

Y que quieres que haga? Creen que tuvimos que ver en la muerte de Marcus! Enviaron a los cazadores! Ya nos enjuiciaron, Ya nos mandaron a matar Kain! – estallo el chico y Kain se restregó la cara con la mano cansinamente.

Bien…escucha, tal ves te parezca suicida, pero al parecer es lo único que nos queda…propongo esto…- empezó el pelirrojo odiando la idea, pero sabiendo que era la única forma.

Ruka se reclino en el mullido asiento trasero de la furgoneta esperando pacientemente por los demás; voltio levemente el rostro para ver a los hermanos kuran comerse uno al otro y a su pelirrojo parecer planear algo entramado con Zero, quien se veía realmente cada vez mas perturbado.

La noble dejo escapar un largo suspiro agotada mental y físicamente, mientras el alba empezaba a nacer entre las montañas iluminando tenuemente la oscuridad.

x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..o.x.x.x.x..ox.x.x.x.x.x..x.x.x.x

Ruka jugaba inquietamente con las manos esperando al pelirrojo en el bosquecillo de siempre dentro de la academia; hacia tan solo días que habían llegado de su pequeño y "encantador" fin de semana en el lago Becker. Kain y ella se veían en el mismo lugar justo después de clases desde entonces pero, el chico le había dicho el día anterior que necesitaba decirle algo importante y aquello la había dejado muy inquieta.

Deja de arrugar tanto la frente o te saldrán arrugas y créeme a mi no me gustan las viejitas- soltó una burlona y familiar voz. La noble se giro para ver a Kain frente a ella observándola como si fuera la cosa más hermosa en el mundo.

-te tardaste- soltó la chica de forma casual y el sonrió.

No es cierto…-rebatió juguetón abrigándola en un fuerte abrazo -llegue justo a tiempo – Kain apoyo el mentón sobre los cabellos de la noble mientras esta se dejaba mecer en sus brazos.

Que querías decirme?- Ruka fue al grano impaciente y Kain dejo de sonreír endureciendo el rostro.

La verdad…toda la verdad- la noble alzo el rostro mirándolo fijamente.

ya era hora de que Ruka supiera que sucedía, agradecía sobremanera su comprensión y discreción luego de todo lo ocurrido en días pasados, no había hecho preguntas y había sido paciente confiando en el.

Kain empezó a hablar sin soltarla, apretujándola contra el cuando fuese necesario a causa de la conmoción que causaba la reciente información en la joven, de vez en cuando la noble abría y cerraba la boca sin emitir sonido. El pelirrojo intentaba no omitir detalles, no deseaba que ninguno de los dos se ocultase algo.

Así que…soy un licántropo, un hombre lobo- termino su monologo mirando un punto lejano por lo cual, no pudo ver la sonrisa tierna en los labios de Ruka y tampoco previo cuando ella elevo una de sus manos para acariciarle una mejilla. Kain dirigió su mirada a la chica y sus ojos tintinearon al verla. En la mirada de Ruka había cierta expresión comprensiva y a la vez burlesca.

Eso ya lo sabia- confeso la noble y Kain arrugo el ceño. Ruka rio. – me refiero a lo de que eras un hombre lobo…no soy tonta sabes- Kain le correspondió el gesto y se permitió sonreír igual.

Nunca eh pensado aquello – acepto pero su expresión volvió a tornarse tensa.- bueno…Ruka…aunque todo aquello quería decírtelo, no es la verdadera razón por la que quería hablarte- empezó el licántropo y por primera vez Ruka se separo de el nerviosa intuyendo una mala noticia.

¿Entonces?...¿que es lo que querías decirme?-

Me voy… – soltó sin anestesia y Ruka sintió que su corazón se detenía.

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x...x..x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..xx.x

Yuuki se dejo caer pesadamente sobre el cuerpo de su hermano vestido con el pijama de seda negra, ella aun llevaba el uniforme pero no se cambiaria hasta llegar a su habitación. La castaña apoyo la cabeza sobre el cálido pecho del mayor quien ya se encontraba dormido a causa del cansancio y las múltiples responsabilidades, Mientras analizaba los sucesos de la última semana.

Todo había sido totalmente ajetreado desde que habían llegado a la academia, no solo para ella sino para todos.

Kain y Zero los habían dejado en el flanco trasero de la escuela ya iniciado el día para no alertar a los espías de rido.

Ruka, kaname y ella habían tenido que cruzarse el alto muro y habían llegado a su dormitorio bajo las atentas miradas de los cazadores incluido kaito quien se limito a observarlos de reojo con una sonrisa reservada cuando pasaron frente a el.

Luego de estar dentro de sus habitaciones kaname con una ducha rápida se fue a una reunión con el director avisándole a su hermana que tardaría porque luego se reuniría con Zero, Kain y kaito para hablar de quien sabe que cosas.

Yuuki había visto pocas veces a Ruka, quien desaparecía después de clases y se encerraba últimamente en su habitación obviamente todo el día y la tarde, todos se encontraban nuevamente en horario de clases; no sabia nada de Zero quien apenas termino la reunión con su hermano se despidió de ella con la excusa de que no se verían probablemente en un buen tiempo; según el peli plateado iría a descansar para recuperarse pronto y luego el y Kain se irían en una misión muy arriesgada para intentar limpiar sus nombres.

El director Cross andaba de raro ululando por ahí y Yori no dejaba de observarla perceptivamente cuando ella desviaba la mirada.

No quería admitirlo pero su mundo había tomado un giro inesperado, las rutinas habían sido rotas y en su lugar habían surgido otras. Ya no entrenaba con kaname ni con Zero porque ni siquiera sabia donde estaba, era constantemente vigilada por Yori y media escuela, las vacaciones de medio año se acercaban y con ello los exámenes, todo mundo andaba metido en sus propios asuntos. Según le dijeron ella y su hermano irían a pasar las vacaciones en casa; en cuanto al otro asunto…kaname aun no le decía nada, seguía en ascuas y tampoco lo veía seguido ya que el pelinegro se mantenía constantemente enfrascado en sus responsabilidades y también se comportaba en cierta forma extraño...

kaname siempre estaba ocupado y es que aunque takuma había manejado muy bien su rol y había mantenido el orden y encargado de todos los asuntos, habían ciertas cosas que solo kaname podía decidir y tales asuntos se representaban en montañas de papeles sobre su escritorio que debían ser atendidos lo mas rápido posible, por lo tanto, Yuuki aun seguía sin estar al tanto de nada y sin saber el gran misterio que su hermano ocultaba; sabia que kaname estaba totalmente dispuesto a contarle todo, pero simplemente no se había dado el momento; sentía cierta pena por el ya que al estar tan cerca de las vacaciones muchas actividades se habían disparado y cm presidente debía estar involucrado en todas.

Y ahora que su hermano había caído rendido al sueño a causa del agotamiento no le quedaba de otra que disfrutar aquellos momentos efímeros a su lado. Yuuki intentaba ser paciente y comprensiva aunque le estaba costando, todo le resultaba extraño incluso el aire, como la calma antes de la tormenta, como si todo mundo intuyera el mismo peligro e intentara actuar normal, pero ella no podía dejar de sentir aquella inquietud.

Los días pasaron volando y se convirtieron en semanas, Yuuki no se dio cuenta como, pero ya estaban en el ultimo día de exámenes y partirían a la mansión kuran al día siguiente. Estaba en cierta forma enojada con kaname pero, ella era mas madura que eso y no se comportaría como una niña, ella entendía que su hermano la había estado pasando peor que ella, conformándose con besos fugases y cortos minutos antes de dormir porque ellos no habían vuelto a dormir juntos, no cuando ambos deseaban…lo mismo.

Lo siento – fue lo primero que dijo su hermano apenas la vio sola en el pasillo, kaname acaricio afectuosamente sus cabellos y los beso para luego mirarla con una pequeña sonrisa de disculpa, Yuuki no dijo nada solo suspiro.

Mañana veremos a mama y papa- comento casual y el asintió.

Mañana sabrás toda la verdad- prometió y ella lucho por no rodar los ojos y soltarle palabras indignas de una señorita.

Claro…- se limito a decir la castaña, parecía que ese momento nunca llegaría, siempre pasaba algo; Yuuki se había limitado a dedicarse de lleno en sus estudios harta de la situación para distraerse, y de paso callarle la boca a su padre. simplemente no había más que hacer; incluso hasta había socializado con la prole del resto del alumnado es decir, ella socializando!. – mañana sabré todo…- termino sin ánimos y el beso su frente por largos segundos.

Extrañas a Zero?- pregunto de repente con tono neutral y ella arqueo una ceja descolocada por aquel tema que no venia al caso.

Siempre –dijo simplemente y lo miro en busca de alguna reacción, aunque ciertamente no mentía, era cierto que no veía a su amigo a menudo pero desde que se fue no había vuelto a saber del licántropo gruñón que era su mejor amigo. - ¿Por qué la pregunta?- tenia curiosidad aunque intuía que era uno de los clásicos reproches adolescentes que su hermano padecía en contadas veces, mas, cabe mencionar antes de llegar a la academia, en su hogar era algo cotidiano.

Los ojos del mayor tintinearon por un instante y sus labios se elevaron en un amago de sonrisa.

Nada pequeña…- soltó con un tono de voz que intranquilizo a la menor, últimamente desde aquel fin de semana, kaname en varias ocasiones solía agregar "pequeña" cuando se dirigía a ella claro esta, con el mayor de los afectos pero, la forma en que lo decía la hacia sentir menor, mucho menor de lo que ya era…

Kaname no podía evitar recordar en ocasiones lo sucedido aquel fin de semana donde destruyeron el bunker de su tío, cuando pensaba en todo aquello la imagen de Zero y Yuuki en aquel beso se colaba en su mente como una tortura insistente, el pelinegro a pesar de todo era lo suficientemente orgulloso para no mencionárselo a su hermana mas aun, sabiendo que todo había sido injustamente provocado por las circunstancias.

Yuuki lo observo por unos momentos de manera criptica, sus ojos se iluminaron en la comprensión y una sonrisa torva se elevo en su rostro.

Estas celoso – soltó mas como una declaración que como una pregunta tomando a su hermano fuera de base.

Maldito vínculo…- pensó el purasangre resoplando y haciendo reír a su hermana quien alivianando el ambiente lo abrazo sin medida refugiándose entre sus brazos.

Tengo miedo…- acepto después de unos minutos de silencio y kaname abrió sus ojos confundido.

Porque? –

No lo ce…solo…lo siento – Yuuki no sabia como explicarlo pero kaname pudo entenderlo.

Eres muy perceptiva…- se limito a decir kaname y cuando Yuuki levanto la vista para mirarlo confusa por sus palabras, el solo sonrió haciéndola olvidar todo como siempre con un beso…

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..x.x.x..oxxx.x.x.x.x.x

Quieres mas vino Sara?- pregunto amablemente Yuuri; una sirvienta se encontraba muy cerca, solicita con una bandeja de plata y sobre esta una botella de fino vino tinto. Sara sonrió encantadoramente moviendo sus dorados e interminables rizos con una negación ligera, afuera tras el gran ventanal que adornaba la sala de estar el eterno invierno se desplegaba sin problemas alrededor de la montaña.

No gracias…estoy bien- dijo cortésmente mirando de reojo cierto pasillo por donde se habían perdidos ambos hermanos kuran. No sabía muy bien que sarta de mentiras podría estar diciéndole rido a haruka lo que si sabía es que el mayor de los kuran había estado algo inquieto y más cuando recibió noticias de su espía acerca de su sobrino. Al parecer kaname había estado tan quieto como rido le había ordenado, no había salido de la academia desde lo del festival y eso era extraño de por si. Sin embargo, cavia mencionar que algo no cuadraba en toda la situación y es que una instalación subterránea en quien sabe donde había sido destruida según un mensajero, Sara jamás había visto a rido tan rojo de ira, el purasangre solo alcanzo a decir.

Malditos licántropos…- había maldecido el mayor de los kuran pero Sara dudaba que hubiesen sido los licántropos, a pesar de que el mensajero había dicho que encontró huellas y pelos esparcidos por toda la zona, para Sara eran unas bestias de por si incivilizadas, acaso eran tan inteligentes o astutos para lograr acabar con una base militar? Esto debía ser obra de otra mente maestra y Sara tenia una clara idea de quien pudo haber sido…aunque aquella sospecha se la guardaría para revelarla en el momento indicado.

Y ahora estando en aquella casa, a punto de cumplir su más anhelado sueño, Sara se encargaría de que todo saliera a pedir de boca; había planeado aquello por mucho tiempo y con ello fue capaz de levantar una alianza con el traidor de la familia real donde ambos saldrían más que beneficiados.

A Sara no le importaban los planes de rido, le daba igual quien gobernase a la raza siempre y cuando ella saliera mas que librada de las consecuencias y seguir manteniéndose en la cima de todo, rido podría hacer lo que le diese en gana con el poder pero, ella debía ser intocable y kaname obviamente debía estar a su lado.

Ella siempre ponía la vista en alto, lista para obtener lo mejor, y por supuesto no había cosa más alta o mejor que kaname kuran, el príncipe purasangre de ojos carmesí.

Sara aun recordaba la primera vez que sus ojos azules cayeron sobre aquel prospecto de vampiro perfecto, era el primer baile del pelinegro y ella no podía acercársele, kaname era como un ave exótica privada en una jaula de oro y diamantes aun entre los suyos, aun entre los purasangres el era una joya preciada; desde ese instante supo que debían estar juntos, ¿Quién mejor para el sino ella? Sin embargo, había un pequeño pero, importante detalle…Yuuki kuran, la hermana menor de kaname quien había cometido el sacrilegio de rechazarlo como compañero, para Sara por supuesto fue algo maravilloso pero, ella no era tonta… paradójicamente ella era capaz de observar cierto afecto intenso entre los hermanos, afecto que amenazaba con destruir sus planes. Se vio obligada a idear un plan sin posibilidad de fallas, crearía una alianza con rido kuran, rido se quedaría con el trono y el poder y ella se quedaría con su vampiro de ojos carmesí para la eternidad y Yuuki…esa insulsa desaparecía en el olvido sin piedad o compasión…

Kaname y Yuuki de seguro no tardan en llegar- comento Yuuri con voz melancólica, dejando más que claro lo mucho que extrañaba a sus dos hijos. Sara asintió, era el día, el gran día que kaname sabría que seria su esposa, nada podía salir mal.

Estoy ansiosa por verlo – soltó la rubia con una sonrisa que Yuuri correspondió.

Me pregunto, que opinara kaname con respecto a Sara- hablo haruka mas para si que para el mismo rido quien lo observaba desde el otro extremo del despacho.

Le gustara…además Sara es el mejor partido luego de un kuran- aseguro con una sonrisa falsa, ya le había entregado el informe mensual a su hermano y hablado de todos los asuntos correspondientes.

Rido casi podía saborear la victoria, a pesar del desastre de la fortaleza militar ya tenia a todas sus tropas preparadas, todos sus flancos estaban cubiertos, la familia kuran tendría nuevo dirigente muy pronto…

Ya llegaron los príncipes amo – dijo la ama de llave apenas entro a la habitación, haruka sonrió.

x.x.x.x.x.x.x..x..x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x.x.x..x.x.x

La menor de los hermanos bajo del auto perezosamente aburrida del largo viaje, nevaba imperiosamente para variar y sus costosas botas de montaña estaban cubiertas de nieve que le llegaba mas allá del tobillo. Yuuki sintió cierta añoranza por regresar a su hogar, lamentaba admitir que había olvidado los interminables inviernos en su montaña, en su madriguera como solía llamarle, y es que en aquel lugar nunca dejaba de nevar.

La castaña se había acostumbrado a la academia Cross, el lugar al cual en un principio había detestado, a la primavera, a la estación intermedia donde no hacia ni frio ni calor, a la calidez del pueblo, pero ahora de regreso a su origen con el frio invernal, los abetos y pinos sobrecargados de nieve y el manto blanco cubriendo por todos lados la princesa kuran no pude evitar sonreír de felicidad.

Pareces feliz de volver a casa- le comento un curioso y desconcertado pelinegro acercándose a ella, Yuuki sonrió aun mas y tomo su mano.

Es culpa tuya zorro – dijo la menor provocando en kaname una sonrisa picara pero, sincera.

Me alegra ser la razón…espero seguir siéndolo – kaname apretó el agarre de su hermana y la arrastro hacia la mansión donde dos sirvientes estaban listos para recoger los abrigos y el equipaje que llevaba el chofer.

Mama, papa! Estamos aquí! – exclamo Yuuki a viva voz adelantándose a su hermano unos pasos, aunque no fuese necesario ya que sus padres les recibieron a dentro con grandes sonrisas.

Los esposos kuran inmediatamente se quedaron sorprendidos ante la actitud tan alegre y positiva con la que había llegado su hija. Yuuki también estaba sorprendida ante su repentina efusividad pero no podía evitarlo, se sentía bien, feliz de regresar a su invierno, a su hogar, con kaname, feliz porque estaba a solo un escalón de saber todos sus secretos y de que estuvieran juntos por completo… la castaña admitía que también había extrañado a sus padres. En fin se sentía como un niño que acababa de descubrir el valor de la verdadera navidad, se sentía afortunada… había cambiado mucho y madurado muy a su pesar.

Yuuki escucho la tradicional risa burlona a sus espaldas que solo podía pertenecer a kaname y otra vez sonrió, invadida por un cálido deja buh. Estaba en casa, con su familia completa.

Yuuki, kaname…- saludo afectuosamente haruka aun aturdido por el comportamiento tan desenvuelto de su pequeña; abrazo a Yuuki hasta hacerla sentir incomoda y se separo lentamente de ella para abrazar a su hijo mayor, su esposa lo imito.

Ya, ya suficiente – se quejo la castaña empezando a incomodarse y recordando porque nunca era tan espontanea.

Me alegro que la academia te haya sentado bien Yuuki – hablo su padre y ella intento no ofenderse por el comentario.

Bien, mejor pasemos a la sala de estar, hay algo importante que debemos informarles…en especial ti hijo- insto luego de un momento Yuuri algo dudosa. Kaname enarco una ceja, su madre se veía algo asustada ¿Qué seria aquello que querían decirle? Temió que tuviera algo que ver con rido.

¿que sucede?- pregunto Yuuki mientras caminaban por el pasillo pero su padre guardo silencio.

Ya veras hija…- Yuuri jugaba con sus manos, aparentemente nerviosa, no es que conociera a Sara pero algo en la muchacha no le terminaba de convencer y no era precisamente su línea sanguínea.

Yuuki seguía en silencio a sus padres mientras rozaba intencionalmente la mano de su hermano con la suya, kaname no la miraba pero aun así, sonreía.

Cuando llegaron a la ya conocida habitación donde la castaña había pasado muchos días de su infancia la menor de los kuran paró en seco al sentir la presencia de otro purasangre, kaname también se detuvo, y es que sus padres no invitaban a nadie a pasar a la sala de estar al menos que fuera parte de la familia.

-Quien es ella?- pregunto yuuki a su madre algo sorprendida.

Toma asiento yuuki- pidió la mujer- siéntense…- corrigió intentando sonreír.

Kaname endureció el rostro cuando noto que el aroma de su tío flotaba en el aire, Rido estaba ahí; su hermana al notarlo también puso mala cara.

Yuuri y Haruuka se sentaron en un gran sofá juntos mientras, ambos jóvenes le dedicaban una mirada criptica a la invitada y Rido kuran entraba en escena posicionándose tras Sara que permanecía sentada en un sillón individual.

La menor de los hermanos la vio de arriba hacia abajo con notoria altivez, sabía que era una actitud mal educada pero no podía evitarlo, en cuanto la vio sintió aversión por aquella mujer y más cuando la castaña admitía que era hermosa, muy hermosa.

Miro de reojo a kaname pero, su hermano no le dedicaba más que simple cortesía, kaname tenía la mandíbula tensa y podía sentir a través del vinculo oleadas de desprecio ¿podía ser que a kaname también le había caído gordo aquella chica? .

Ella es Sara Shirabuki – explico el líder de la familia intentando aminorar el ambiente sin éxito, la aludida sonrió al ser nombrada con una simpática y encantadora sonrisa, sin lograr efecto. La rubia notaba como yuuki la miraba, como si se tratase de un insecto y como kaname ni siquiera reparaba lo necesario en ella, parecía más dedicado a la presencia de Rido. Sara sentía que le hervía sangre pero, se controlaría o podría echar a perder sus planes.

Mucho gusto – dijeron ambos hermanos monocordes y yuuri dejo de sonreír, ni siquiera había dado la noticia y aquello era un desastre, ¿Qué les pasaba? Haruuka carraspeo preparándose para soltar la gran noticia.

Ella es Sara Shirabuki kaname…tu prometida- soltó y de inmediato un silencio pesado se instalo en la habitación pareciendo consumirlos a todos.

yuuki deseaba morir…

x.x.x..x.x.o.o.x.x.x.x.x.x.x..o.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x..x.x

N.A: bien hasta aquí llega, se q kerrian o debía continuar pero lo q sigue es exclusivo para el próximo cap es indispensable xD casi llego a las 40 paginas de Word y me pensé q al fin reomperia el record owo, en el próximo cap viene lo q tanto an esperado! Lo q hace q el rating M valga la pena! xDD si señoritas! Viene el lemon kaname yuuki en toda la regla para el próxima cap n_n díganme q les pareció este cap, saludos

Recuerden dejen reviews porke es el alimento de cada autor owo

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

me rindo

Mensaje por eve kuran el Jue Sep 29, 2011 7:06 pm

esto es muy largo nunca llegare a actualizarme Crying or Very sad

eve kuran
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 41
Fecha de inscripción: 22/07/2011
Edad: 18
Localización: mar del plata
Empleo /Ocio: vagar todo el dia
Humor: xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capitulo 22 owo

Mensaje por Rouse Malfoy el Mar Oct 11, 2011 5:04 am

Spoiler:
Capitulo 22

"Consumación"

Silencio…un pesado y continuo silencio, silencio que empezaba a preocupar a los monarcas.

Haruka dedico una mirada interrogativa a sus dos hijos quienes parecían estampas pegadas al mobiliario, nadie parecía ser consiente de lo aterrador de la escena, fácilmente podrían hacerse pasar por estatuas perfectas de sal.

Yuuri bajo suavemente la mirada mientras daba rienda suelta a sus preocupaciones, sabia que esto podría pasar pero, kaname era diferente, era diferente por mucho a Yuuki, ¿donde estaba su instinto de diplomacia? Sara podría ofenderse e irse…aunque dudaba si aquello fuera malo.

Rido sonrió de lado esperando el estallido de aquella bomba de tiempo, no podía creer que sus sobrinos hubieran hecho tal acto, sin embargo aunque era totalmente inesperado y peligroso, el vínculo íntimo que habían formado no obstaculizarían sus planes, no cuando había movido su estrategia tan hábilmente y el mismo destino parecía estar a su favor. Sabia que Sara también lo había percibido apenas entraron en la sala, podía sentir la sangre caliente de la rubia correr bajo el tacto que ahora mantenía en el hombro de la chica, rido se vio obligado a ese gesto para evitar cualquier impulso estúpido, Sara tuvo que reprimirse. Por suerte su ira pudo fragmentarse e interpretarse como resultado de la forma en que los príncipes reaccionaron con solo verla y representarse simplemente en un marcado ceño fruncido; obviamente sus dos hermanos menores no pudieron notarlo como ellos y al parecer ni kaname o Yuuki se han dado cuenta de ese detalle. Todo se acomodaba a su favor, haciéndolo una vil broma de los Dioses, una broma exquisita, rido tenia que aceptar que si había alguien supremo halla arriba tenia un excelente sentido del humor.

Kaname permanecía impasible… ¿había escuchado bien? ¿Prometida? Estaba seguro de que rido tenía todo que ver en aquello. Desde que vio a esa mujer sabia que algo no andaba bien, Yuuki también lo percibía, ambos se comunicaban sus inquietudes a través del vínculo. No debería sorprenderse de que quisieran buscarle prometida, Yuuki lo había rechazado públicamente y era un deber seguir la línea kuran pero…acaso ¿nadie sentía el aroma nuevo e intenso adheridos a ellos como segunda piel? Nadie parecía ser consiente de que olían diferente, ni siquiera sus padres; Pero, si de algo era consiente es que antes de hacer alguna jugada que lo librara de todo aquello debía informarse primero…

- Pero que...- empezó a formular el mayor de los hermanos a punto de expresar sus conflictos internos cuando su hermana se le adelanto enderezándose de un salto con una expresión peligrosa.

- Se han vuelto locos!- exclamo con braveza la castaña sobresaltando a todos menos a rido quien ya esperaba el estallido. – como que prometida?- exigió saber y su padre también se enderezo.

- Yuuki baja la voz!- exigió sabiendo que tanto cambio era demasiado bueno para ser verdad. – ahora siéntate!- ordeno, temiendo que su hija menor pudiera empezar un conflicto entre familias. Yuuki negó fuera de si.

- No me voy a sentar! Esto es una locura!- la voz de la chica aumentaba con cada palabra totalmente alterada. – no permitiré esto!- rugió, no le importaba si estaba gritando en medio de la sala, si esa no era una actitud digna de una princesa, si la fulana rubia se ofendía o si los sirvientes la escuchan, ella no permitiría que kaname se casara con alguien mas aparte de ella.

- Tu no tienes derecho a protestar o a exigir nada!- exclamo su padre fúnebremente y aquellas palabras la hirieron sin esperarlo, haciendo sentir también a kaname…era cierto…todo aquello era su culpa, pero la situación había cambiado…drásticamente. Su padre dio una corta mirada nuevamente hacia el pelinegro pareciendo esperar que dijera algo, Yuuki podía adivinar los pensamientos de su padre, de seguro pensando en que kaname aceptaría como buen hijo que era a pesar de que no estaba de acuerdo con la idea, con la moral de la diplomacia y el deber kuran antes que todo; pues se equivocaba, kaname ya no era el mismo, había cambiado junto con ella…solo que sus padres parecían incapaces de notarlo, mucho menos cuando kaname se había esmerado en ocultar su aura desde que salieron de la academia para que rido no notara aquella diferencia. ¿Qué acaso nadie los percibía diferentes? O era simplemente que nos les importaba?

Kaname permanecía en silencio con una calma pasmosa, sus sentimientos eran un libro abierto para su hermana que solo podía sentir desprecio y odio. El mayor mantenía su aura a raya evitando expandirla a causa de sus emociones, su mirada se mantenía perdida en algún punto fijo dando a entender claramente que aun no daría declaraciones en base al asunto, que no aceptaba ni negaba nada.

- Es cierto – acepto Yuuki – no tengo derecho a decir nada, pero ustedes tampoco lo tienen a buscar a una desconocido sin preguntar primero como si tuviesen control sobre su vida- viejos y añejos sentimientos se arremolinaron en su interior haciéndola revivir pasados rencores, no entendía porque a pesar de todo sus padres continuaban con aquello como si quisieran obviar la unión de sus hijos pero ella no permitiría que decidieran por kaname, tampoco declararía que se pertenecían exclusivamente uno al otro hasta que su hermano le diese la señal para comunicarlo en conjunto.

- Yuuki…- volvió a intentar haruka pero la voz suave de Yuuri lo interrumpió.

- Ya basta…- pidió con voz trémula haciéndolos callar, algo había en la voz de Yuuri que rezaba claramente que no estaba para soportar esos espectáculos, algo encubierto que ella parecía ocultar intencionalmente. – creo que debemos darle tiempo a kaname para que asimile la idea…luego nos reuniremos para hablar del asunto – hablo Yuuri intentando sonar neutral para no alterar los nervios de sus hijos o los de la invitada. Hubo un pequeño silencio luego de su declaración hasta que la castaña con una ultima mirada a su hermano salió de ahí con firme de la estancia con las emociones a flor de piel dejándolos, haruka con una sonrisa de disculpa se ofreció a guiar a Sara a su habitación dejando a su esposa con su hermano y su hijo mayor. Yuuri llevo una mano a su boca mientras sus parpados se cerraban, tal parece que había gastado demasiada energía, deseaba descansar, descansar por horas…

- Iré a mi habitación…nos vemos mas tarde- exclamo suavemente a modo de despedida mientras empezaba a caminar no sin antes parar junto a kaname, para inclinarse con delicadeza y depositar un suave beso sobre los cabellos oscuros de su hijo, un gesto maternal que no había tenido en años, pero que sintió el impulso de hacer, kaname la miro sorprendido y a la vez embelesado mientras una sonrisa suave se formaba en su rostro y sus ojos brillaban en ternura en medio del caos.

Cuando Yuuri se perdió por los pasillos rido se dio el gusto de reír, reír con ganas y crueldad.

- pero que espectáculos da esta mocosa…- comento intencionalmente el mayor de los kuran con una sonrisa en espera de cualquier reacción por parte de su sobrino –no lo crees Kaname?- Rido no esperaba respuesta, su única intención era fastidiarlo, a su parecer Kaname estaba totalmente acorralado.

- como fuiste capaz…- la voz de Kaname era un poco mas que un murmullo, peligrosa y amenazante, denotando lo fácil que le seria ceder ante sus impulsos mas básicos. Rido volvió a reír mientras tomaba asiento en el mullido sillón donde apenas hace segundos había estado Sara Shirabuki.

- de que me culpas ahora?- pregunto con un tono de voz que repugno al pelinegro.

- se que esto del compromiso es idea tuya…-declaro totalmente seguro- así que, sábelo desde ahora, jamás me casare con Sara – dijo con determinación. Rido alzo una ceja retadora.

- creo que tanta libertad te ah confundido "sobrino"…recuerda a quien perteneces…yo te desperté- Kaname soltó un gutural gruñido mientras intentaba no perder su concentración- eres mío-comento naturalmente el mayor sin inmutarse y su rostro opto por la seriedad-aunque hayas echo lo que te dio la gana en aquella academia, vinculándote con tu hermana…harás lo que yo te ordeno…-sus labios se elevaron en una sonrisa cínica cuando la perturbación traspaso el rostro del menor como una estrella fugaz dando en el clavo- si Kaname…puedo sentir la unión en medio de ustedes, aunque claro, como pudiste ver ni haruuka ni Yuuri son consientes de lo que han hecho sus hijos; deberías estar agradecido de que te tome en cuenta para tener esposa…tal ves así, te sientas menos solo - cada palabra salía con un afilado propósito intentando dar con su corazón.

- no me voy a casar con Sara…-insistió Kaname amenazante mientras dejaba fluir las palabras con lentitud y peligrosidad.

- oh claro que lo harás…no querrás empezar una guerra o si? Ambos clanes romperían alianzas y los shirabuki harían lo que sea por limpiar el honor de su heredera deshonrada- soltó burlón.

-déjate de estupideces que esto no es por los shirabuki….- rido negó con la cabeza.

- ya te eh dicho que pensar demasiado trae problemas sobrino – rido solo jugaba con el, Kaname estaba mas que enterado del trasfondo de la situación.

- que trato hiciste con Sara?- pregunto de todos modos Kaname aprovechando la situación para obtener información y saciar dudas. Rido guardo silencio por unos minutos.

- a ti…tu eres el trato, sabia que a pesar de todo me traerías alguna utilidad- confeso con una sonrisa haciendo gruñir nuevamente a su sobrino- sabes…ya que falta poco para que sea el rey, pensé que seria lindo que alguien te hiciese….olvidar la perdida- la sonrisa del mayor se tornaba cada vez mas cruel.

- tendrías el apoyo del segundo clan vampiro mas poderoso- concluyo Kaname provocando pequeños aplausos por parte de rido.

- bravo!- felicito burlón- siempre tan inteligente- Kaname lo miro con profundo odio matizado en sus ojos.

- en serio crees que te voy a obedecer? Tu no eres nadie – volvió a repetir el pelinegro sintiendo un deja buh por aquel episodio en medio del ataque al festival.

- no tienes de otra mi querido "sobrino", de echo no tienes salida, es lo único bueno que puede quedarte de esto- hablo refiriéndose ala promesa de tener consorte- de todos modos perderás todo, absolutamente todo…si eres bueno puedes pasar una eternidad mas o menos agradable con Sara… si yo fuera tu pensaría bien lo que hago antes de cometer algún error. – Kaname entendía que le trataba de infundir el bastardo, rido se volvería amo y señor cuando ascendiera al poder sin mencionar que acabaría con lo que quedara de posible oposición incluyendo obviamente a su propia familia. Debía reconocer que la jugada de Sara había sido astuta, el obtendría apoyo de un fuerte aliado asegurando aun mas la victoria, sea como sea ya fuera que se negara o aceptara al compromiso. Kaname maldijo en su fuero interno, hastiado de todo aquello. Pero aun había algo que no entendía.

- le hiciste algo a haruuka y Yuuri verdad?- intuyo el pelinegro, no era normal que no sintieran el vinculo entre el y Yuuki y mucho menos si aquellas extrañezas salían de la boca del mismo rido, como si el supiera algo en lo que él aun no había caído en cuenta.

- nada que te sorprenda…ya me conoces- confirmo para horror del menor y dando a entender que no hablaría. Kaname sentía unas enormes ganas de estrangularlo ahí mismo.

Rido se levanto elegantemente del sillón mientras hacia una exagerada reverencia de la realeza.

- Bien, ya me voy…. Espero traten a la invitada como se merece…- el pelinegro apretó sus puños conteniendo la rabia- Cuídate Kaname y recuerda, disfruta cuanto puedas- aconsejo cínicamente mientras, empezaba a alejarse en dirección a la salida dejando a un torturado pelinegro.

Kaname luchaba contra sus inútiles emociones, debía pensar con frialdad; algo pasaba en la mansión, algo que estaba afectando a sus padres; tampoco sabia cuando o como atacaría rido lo único que intuía es que el momento estaba a la puerta, en cualquier momento, por cualquier error empezaría a correr sangre y el se sentía en cierta forma impotente, impotente porque tenia miedo…miedo de perder y de que todo lo que había planeado no fuese suficiente…solo esperaba que sus aliados respondieran con prontitud a la hora de necesitar refuerzos; Kaname había echo todo lo que estaba a su alcance, y ahora con los últimos acontecimientos volvía a tener mucho que hacer, pero, primero lo primero.

- Es hora de que sepas todo Yuuki…-Kaname se enderezo rápidamente mientras empezaba una carrera en busca de su hermana menor.

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x..x.x.x..o.x..x.x.x...x.x

Rido salió con su habitual elegancia agitando su gabardina, sus pasos lo llevaban fuera de la mansión hacia el auto oscuro que lo esperaba aparcado en la nieve. Su fiel sirviente la abrió la portezuela mientras el se adentraba en el cálido interior del asiento trasero.

- Ya sabes donde llevarme Akira – ordeno monocorde y el auto arranco, alejándose rápidamente del perímetro del hogar de los kuran.

A pesar de que aun no terminaba de creerse que Kaname no tuvo nada que ver con el desastre en su fortaleza subterránea y sus sospechas aumentaron al tenerlo en frente más soberbio que antes, prefería dejarlo pasar, esperaría que le diera motivos y entonces lo haría sufrir. De todos modos el último escalón hacia su gobierno estaba puesto y el solo tenia que dar el paso.

x.x.x.x.x.x..x..o.x.x.x..x.x.x..ox..x...x.x

Kaname no necesito tocar para entrar lentamente a la habitación en penumbras de su hermana, podía distinguir fácilmente un menudo bulto ovillado en medio de la cama mientras cada tres segundos convulsionaba en ligeros sollozos, percibía el olor a sal viniendo de ella, por lo cual, no fue nada difícil deducir que la castaña estaba llorando…

Kaname avanzo silenciosamente atravesando la oscura habitación hasta llegar a la cama y tumbarse junto a ella, arropándola en un fuerte abraso; cuando la menor fue consiente de su calidez no dudo en acomodarse mejor y ocultar el húmedo rostro contra el pecho masculino. El pelinegro se limito a confortarla mientras tanto, intentaba hacerla desahogar su dolor. Lo único que necesitaba en aquel momento es que Yuuki dejara de llorar, hacerla sentir mejor e informarla no solo de su pasado sino de lo que estaba aconteciendo y luego, pensaría en que mas hacer con lo de sus padres y también con Sara.

En la seguridad de sus brazos Yuuki se dio el lujo de llorar sobrepuesta por el último acontecimiento y temerosa. La castaña intentaba comunicarse en inentendibles monosílabas que se perdían a medio camino.

Kaname no supo cuanto tiempo pasaron así pero, Yuuki había dejado de llorar hacia unos minutos para descansar sus emociones en el arrullo que el le ofrecía y luego de un momento de paz en que el tarareaba una suave canción y ella aspiraba el aroma de su cuerpo, su hermana fue capaz de hablar.

- Kaname? – tanteo con la cabeza aun contra su pecho, dudosa.

- Si?-

- Que piensas hacer?- Yuuki no había escuchado su opinión respecto al tema, no sabia que pensaba y eso la tenia inquieta. Kaname suspiro.

- Pienso que nuestros padres están locos- declaro para aminorar la tensión del asunto dando resultados ya que, la castaña esbozo una sonrisa mientras por fin lo miraba.

- No hay duda de eso pero…tu vas a…- kaname alzo una sonrisa torva de autosuficiencia para infundirle calma, una que el no tenia en ese momento.

- Acaso crees que me casare con otra estando con alguien como tu? – reto divertido – no Yuuki…no me voy a casar, ese compromiso se anulara- aseguro- aunque por el momento no es seguro que lo sepan – pensó

- Has cambiado mucho- medito la castaña cálidamente ya mas tranquila- antes eras muy…reprimido-obediente- Yuuki soltó una risa reviviendo recuerdos- aunque ni tanto…de echo eras una vil serpiente que siempre quería que los demás pensasen que estabas bajo control pero en realidad solo aparentabas, haciéndome quedar como una hija rebelde y tu el hijo perfecto!- la sonrisa de kaname se torno arrogante mientras una ceja se alzaba juguetona- todo mundo contento y de todos modos te salías con la tuya!- acuso señalándolo con un dedo y el también rio – ¿que digo? No has cambiado nada! Solo que ahora expresas tu voluntad abiertamente y no la ocultas aparentando obediencia…viejo zorro- kaname se inclino depositando un tierno beso en los labios tersos de la chica.

- Al menos era mas obediente que tu – refuto molestándola

- Todo mundo era más obediente que yo – acepto volviendo a reír provocando otro beso mas intenso por parte del mayor.

- Entonces…-Yuuki lo miro directamente a los ojos- no vas a casarte con Sara? – kaname negó.

- No, Pero creo que por el momento, no es conveniente que ella lo sepa – señalo de repente serio, confundiéndola.

- ¿De que hablas?- kaname sonrió tristemente.

- Para que lo entiendas tienes que saber la verdad…a eso eh venido.- declaro y los ojos borgoña de la menor brillaron en respuesta.

- Es cierto…aun no me has dicho nada – acuso- lo había olvidado por esto de Sara – Yuuki se enderezo sentándose en la blanda cama seguida de su hermano quien, ya no sonreía.

- Si, ah llegado el momento… – dijo ofreciéndole su mano, Yuuki no dudo en tomarla.

- A donde vamos?- pregunto mientras ambos se levantaban de la cama. kaname apretó mas el agarre sobre ella pero evito mirarla, Yuuki podía sentir el miedo y la ansiedad emanar de el.

- Al final de mis pecados y al inicio de mi vida – murmuro tan bajo que a ella le costo entenderlo, Yuuki no dijo mas, desconcertada con aquellas palabras se limito a seguirlo, caminando de la mano por los pasillos interminables de la mansión mientras, ella era consiente de cómo avanzaban mas al subsuelo.

Kaname la guiaba firmemente con tan solo un paso de ventaja, con sus dedos largos y cálidos entrelazando los suyos, sus pasos acompasados hacían pequeños ecos a través de las paredes mientras, la mansión parecía mantenerse en calma, por primera vez Yuuki no se sentía tranquila ante aquella impresión, se sentía observada y la ansiedad carcomía su interior. Aun no se detenían lo cual la hizo preguntarse nuevamente a donde se dirigían, era extraño pero habían llegado a una zona a la cual nunca había puesto un pie, estaba muy alejada de lo que conocía, después de todo su hogar era enorme.

Yuuki se sentía dentro de un laberinto, caminando sin encontrar salidas, doblando en infinidades de esquinas y corredores, cuando menos se dio cuenta dejo de pensar y se limito a dejarse arrastrar, estaba segura que sin kaname no sabría como volver por lo cual su mano se aferro a la suya con mayor fuerza; tan ida andaba que no noto a tiempo cuando el cuerpo de su hermano se detuvo de improvisto y choco suavemente contra el.

- Ya llegamos… – dijo de repente el mayor con voz monocorde, Yuuki no sentía ninguna emoción confortante viniendo de el. su vista se alzo hacia enfrente con lentitud mientras sus ojos se entornaban observando cada detalle. kaname la había llevado frente a dos altas y anchas puertas de acero en cuales descansaban manijas de plata de un estilo muy anticuado. La nariz de Yuuki cosquilleo al ser consiente de que un leve y conocido aroma era expedido desde el interior colándose por los orificios, Era el aroma inconfundible de su hermano que salía de aquella habitación fortificada.

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capitulo 22 II parte xD

Mensaje por Rouse Malfoy el Mar Oct 11, 2011 5:04 am

Spoiler:


- Que significa esto?- pregunto la chica sin entender y kaname sonrió con tristeza.

- Aquí comenzó todo…de aquí me sacaron- murmuro y tomo una de las manijas abriendo una de las puertas, haciendo que el aroma se intensificara y les diera de lleno en la cara.

Cuando las luces se encendieron con tan solo poner un pie en el interior Yuuki ahogo una exclamación. Era un lugar que desentonaba totalmente con la mansión, terroso, lleno de raíces y pequeñas plantas por todos lados, con estructura rocosa por doquier y una gran roca caliza de forma rectangular que parecía a lo mucho alguna especie de…

- Kaname?- tanteo la castaña al sentirse diminuta de repente, la habitación parecía tener vida, no solo eso el aroma de kaname estaba en todas partes mesclado con otros incapaces de identificar, también sentía una esencia hueca rondar entre las paredes, en el suelo, arriba, todo, intimidándola…lo raro de la situación es que era como la de su hermano pero aquello era imposible o no?.- no entiendo nada…- murmuro bajando la mirada decepcionada de si misma, escucho una suave risa.

- Aun no eh empezado a explicar nada Yuuki – soltó el mayor mirándola con afecto y despejando por un momento todos sus miedos. la castaña le dedico una sonrisa mientras kaname la acercaba a la roca caliza en el centro de la habitación.- este lugar es…una tumba- empezó dejando caer su mano sobre la superficie de lo que según Yuuki era una mesa, acariciando lo que había sido construido para el- y esto que vez aquí…- dijo señalándolo con la mirada-…es mi ataúd…- confeso al fin y los ojos de Yuuki se agrandaron a mas no poder.

- Ataúd? ¿De que hablas?- exigió saber sin entender absolutamente nada mientras se soltaba inconscientemente de su agarre y sus pasos la hacían retroceder; si no fuera por el vinculo el pelinegro hubiese pensado que Yuuki se había asustado por su declaración, así que, pacientemente volvió a tomarla de la mano y la acerco a el para enfundarla en un abrazo.

- Prométeme que nada de lo que vayas a enterarte hoy te alejara de mi…- pidió con inseguridad siendo consiente de que aquello podría ser demasiado para ella pero, para su total consuelo ella murmuro un suave "lo prometo" mientras sus ojos encontraban los suyos algo consternados y sus manos rodeaban su cintura, su rostro cayo pesadamente sobre el suyo haciendo contacto con sus frentes y sus parpados no tardaron en cerrarse mientras su castaña aun lo miraba expectante.

- Los vampiros se trasmiten recuerdos, sentimientos y mucho mas a través de la sangre con tan solo pensar en ello o dejar fluir la mente, siempre ah sido así, sin embargo nunca dependí de aquel acto para hacerlo, siempre eh podido enlazar mi mente con otros con tan solo desearlo…es un don genuino, solo mío; pude recuperarlo cuando libere por completo mi aura, la parte sellada de mi alma- Yuuki escuchaba atenta intentando entender sus palabras - no puedo leer mentes, pero si puedo proyectar la mía, dentro o a través de otra; Lo hice con Marcus y lo hare contigo… –

- Marcus…- recordó Yuuki.

- Si Marcus…- el rostro de kaname corto toda distancia hasta que sus labios quedaron a un centímetro del encuentro, la respiración de Yuuki se volvió inevitablemente agitada mientras su corazón iniciaba un galope sin control.- te amo…- declaro con suma ternura provocando en ella un fuerte sonrojo- por eso… prefiero hacerlo de esta forma- termino uniendo finalmente sus labios en un beso. Por instinto propio sus cuerpos se pegaron aun mas sobrecogiéndose en el calor del otro, mientras las memorias de kaname no tardaban en aparecer en la mente de la castaña.

Yuuki cerro los ojos fuertemente cuando su mente se vio saturada ante miles de imágenes y sensaciones, vivencias y hechos olvidados en la historia que pasaban a velocidad vertiginosa proyectados en orden cronológico. Pudo ver los momentos más importantes y destacados en la vida del pelinegro sin omitir las escenas relacionadas con Marcus, los vampiros, su primera familia y sus inhumanos crímenes… kaname deseaba que supiera como había sido en el pasado y lo que ahora era en el presente, necesitaba que supiera cuanto había cambiado su mundo aunque no distaba mucho del anterior, ni siquiera el.

Kaname sentía las pequeñas convulsiones en el cuerpo de su hermana cuando aparecían las proyecciones de sus asesinatos y aquellos actos en los que fue vil, cruel y despiadado; al menos si Yuuki se sentía incapaz de cumplir con su promesa la habría besado por última vez.

El recuerdo que llego a Marcus también llego a ella causándole dolor y tristeza. Lagrimas de impotencia surcaron las tersas mejillas de la joven cuando presenciaba su ultimo aliento, mientras tanto kaname la arrastraba mas contra el, contra su protección y acercaba sus cuerpos a la piedra caliza e intencionadamente inclinaba a Yuuki con suavidad sin cortar el contacto sobre la lapida; con suma delicadeza el cuerpo de Yuuki fue recostado sobre la superficie dura y fría de lo que había sido su tumba mientras el dejaba caer igualmente su cuerpo sobre el suyo sin imponer realmente su peso. Los labios de ambos seguían apresados cuando la vida del ancestro se esfumo para dar paso a un importante y decisivo suceso que marco la vida de la familia kuran tan solo hace mas de 18 años…

Fue ahí cuando Yuuki lo supo todo…supo de la ambición oculta de su tío, supo de cómo una noche de tormenta bajo hasta aquel lugar profanando el recinto, de cómo rido vacio la vida de varios sirvientes en cascadas de sangre fresca sobre el febril cadáver ya seco, incluso vio el toque final que marcaria el giro de la vida del pelinegro cuando rido se hizo una herida profunda en su propio pecho…

"-quien eres?- pregunto con voz ronca un confundido purasangre por las distintas sensaciones que nuevamente su cuerpo casi muerto comenzaba a sentir abriéndose paso a la vida como el despertar de una rosa. Percibía como autómata el olor de la sangre, la sangre lo empapaba, la sangre lo nutria y estaba corriendo en su interior activando su cuerpo desgastado como la energía cinética a una maquina.

- Yo…-empezó el desconocido con una sonrisa torcida que irrito de sobremanera al ancestro- soy tu nuevo amo… – termino con arrogancia y en el acto aquellas palabras altivas provocaron un despliegue de poder que destrozo mas de la mitad de su brazo izquierdo, rasgando el hombro.

Rido recupero el equilibrio antes de que aquel ataque imprevisto lo tirara al suelo, soltando un pequeño gruñido como respuesta, sus labios se cerraron fuertemente evitando soltar algún grito de dolor. La figura del ancestro se mantenía imperturbable internamente molesta por su osadía, sus cabellos oscuros caían como cascadas hasta el suelo mientras su piel se regeneraba con lentitud. Fue entonces de que el antiguo purasangre fue consiente de algo, había vuelto a la vida, había consumido inconscientemente sangre, su cuerpo se regeneraba lenta e irrevocablemente pero ¿Cómo era posible? El carecía de corazón, debería estar echo polvo no? y además…no era suficiente, en su interior empezaba a nacer un hambre atroz, una sed que amenazaba con devorar todo por la falta de alimentación a través de tantos años de exilio en el laberno…de repente el rostro de la niña que lo había atormentado y obligado al sacrificio tan solo hace miles de años atrás volvió a su rostro fugaz y borroso pero reconocible y fue suficiente para que un miedo generoso se instalara en el, miedo por otros, por seres inocentes…kaname supo que no pasaría mucho para que sus instintos básicos de animal sobrepusieran a su raciocinio, dominándolo y convirtiéndolo en una bestia hasta que lograra saciar su hambre por completo. El pelinegro avanzo un paso hacia rido quien aun se mantenía en pie y vio como su cuerpo se terminaba de regenerar fácilmente, su ceño se frunció comprendiendo la horrorosa realidad; sacrificio, sangre, sacrificio….él…aquel insecto lo había traído de vuelta al mundo de los vivos, había sacrificado inocentes para traerlo de vuelta y su sangre era la misma que ahora estaba corriendo por sus venas, sangre de un kuran…kuran que era inmune ante su poder por el hecho de ser quien lo trajo de vuelta, un sello, un pacto irrevocable de sangre…eso explicaba todo, si aquel asqueroso vampiro era parte de su línea sanguínea entonces al dar su sangre en el sello su corazón...fue entonces cuando kaname decidió callar su mente y escuchar a su cuerpo, el sonido inconfundible de débiles pero firmes latidos vibraron a través de su cuerpo llegando a su cerebro…volvía a tener un corazón.

Rido termino de incorporarse totalmente recuperado mientras una sonrisa de autosuficiencia se elevaba en sus labios.

- Como ya sabrás los sangre pura no desaparecemos tan rápido como el resto de nuestra raza…-kaname le presto atención- cuando "moriste" y tu cuerpo quedo seco y vacio, mis antepasados…tu familia – señalo con burla- no perdieron tiempo en preparar tu cuerpo para que no se convirtiera en cenizas y perdurara a través de las épocas, fue muy difícil por lo que ce…hacer algo como aquello es impensable pero bueno…así somos los kuran no?- el ancestro gruño molesto, a rido le fue fácil adivinar que ya había caído en cuenta de todo, de su actual posición, de su esclavitud…- así que, luego de tenerte "listo" emigraron hasta aquí – sus brazos se expandieron para hacer énfasis en el lugar donde estaban- a una montaña donde nunca deja de nevar y cuyos intrincados caminos bordean sus faldas, y claro trajeron eso con ellos- señalo el ataúd de roca caliza detrás de kaname-… crearon este mausoleo debajo de la casa, para que nadie con malas intenciones como las mías pudiera encontrarte- soltó despectivamente- así que…bueno, esa es tu historia…supongo que ya no tienes mas dudas, mi sangre bombea tu cuerpo y regenero un nuevo corazón gracias al sello…no puedes matarme – soltó con superioridad mientras cada palabra era impregnada por la burla y la soberbia.- sin mencionar claro…que debes tener mucha sed – rido suspiro y chasqueo la lengua fingiendo en un ademan de frívola preocupación.

Kaname estaba iracundo, deseaba acabar con aquel sujeto que para su propia desgracia era parte de su familia, pero ni siquiera de eso era capaz y menos en aquel estado ¿Qué podría hacer?. De algo estaba seguro…rido tampoco le haría daño….si lo había traído de vuelta es porque lo necesitaba, así que, solo quedaba una salida que lo libraría de asesinar por alimentación. – quieres que te lleve afuera para alimentarte- ofreció con siniestra intención pero el ancestro ni siquiera se molesto en responder tan solo concentro sus pocas energías para realizar otro acto impensable no anotado en el registro de la familia kuran.

El cuerpo de kaname brillo en singular luz para ir disminuyendo en su propio tamaño; no paso mucho tiempo en la que su alta y madura figura desapareció dejando a un pequeño e indefenso bulto cubierto por completo por sus propios ropajes, rido no entendía que había pasado hasta que escucho el molesto llanto de un bebe…

Esa misma noche, ya sea por el destino o los dioses y su singular sentido del humor, la monarca kuran se encontraba en labor de parto, rodeada de parteras y sirvientes humanas para evitar la tentación de la sangre que seguía desbordando y manchando las blancas sabanas de la cama, haruka se encontraba caminando en círculos impaciente en otra habitación rezando porque su primogénito naciera con vida aunque eran pocas las probabilidades, los purasangre tenían el defecto de que muchos de sus primeros partos eran fallidos y este era el primero de su esposa. Tan atormentado estaba que no reparo en la figura de su hermano y mucho menos en su oculta aura que se movía por la mansión cargando el frágil cuerpecito de un bebe, ni tampoco cuando paso frente a su habitación, ni escucho el ruido de puertas al ser abiertas por causa de la tormenta de nieve…

Lo demás era simple de proveer; el bebe de Yuuri y haruka nació muerto, rido suplanto el cadáver por el cuerpecito que pertenecía al ancestro, borro las memorias de las humanas presentes silenciosamente en presencia de una Yuuri quien había perdido el conocimiento tan solo con dar a luz y un haruka distante en otro cuarto, rido solo tuvo que darle una palmada al bebe para escucharlo llorar y todos fueron traídos a la realidad, sacados de una especie de trance que había envueltos sus mentes…para cuando las parteras y sirvientas volvieron a tener conciencia, rido ya no estaba, sin embargo…Yuuri sostenía con una radiante sonrisa a quien ella había creído y seguía creyendo su primogénito en sus brazos, mientras lo arrullaba para que dejara de llorar… "

Kaname bloqueo la corriente de sus recuerdos parándolos en seco, lo que vendría a continuación como porque le pusieron irónicamente Kaname y sus vivencias infantiles su hermana ya las conocía, sus padres no dudaban en restregárselos cada ves que podían en alguna cena familiar o momentos compartidos.

El pelinegro separo suavemente sus húmedos labios de los sonrosados de su hermana sin separarse demasiado, Yuuki aun mantenía sus ojos cerrados y sus labios entreabiertos y el no pudo mas que esperar a que ella lo encarara.

Con una lentitud desesperante Yuuki fue abriendo sus ojos de a poco mientras sus labios se cerraban por completo. Los ojos de ambos se encontraron anhelantes sin emitir palabra, ninguno emitía alguna clase de emoción que no fuera más que miedo, tristeza y nostalgia.

Kaname debía admitir que temía más que nunca la idea de que su hermana ya no quisiera estar a su lado pero todo pensamiento negativo voló lejos al sentir la caricia propinada por la cálida mano de la castaña que se elevo hasta su rostro para acariciarlo.

Yuuki le acaricia tiernamente una mejilla mientras una sonrisa se elevaba con lentitud en sus labios.

-Yuuki….-empezó el mayor suavemente pero la castaño sello sus labios con un dedo callándolo. Yuuki no podía negar que aquellas revelaciones eran demasiado perturbadoras, pero lo mas importante era Kaname, que estaba a su lado y había decidido mostrarle todo aquello…no sabia si sorprenderse o no de lo de su tío rido, el jamás fue de su agrado, lo sentía demasiado hipócrita pero…que estuviera tramando contra su familia a sus espaldas era algo sumamente preocupante y ahora que sabia todo aquello empezaba a creer que su tío había estado haciendo mas que aquella profanación hace años. Algo le decía a la menor de los kuran que rido tenía algo que ver con los últimos sucesos que les rodeaban.

- Shhhh….no tienes que decir nada…no te preocupes, eso no cambia nada- tranquilizo y Kaname se sintió en un mundo irreal.

- No te das cuenta?- no podía creer que a ella no le importara – tu hermano murió, no soy tu verdadero hermano, ni siquiera pertenezco a este tiempo…¿en serio no te importa?- pregunto escéptico y ella negó distorsionando su sonrisa a una sonrisa triste.

- Kaname, ya todo eso paso, es algo increíble lo que tuviste que soportar por años…-murmuro resentidamente si antes rido le desagradaba ahora lo detestaba por haberle atormentado la vida al pelinegro- ahora entiendo porque eres tan talentoso -bromeo haciendo referencia a sus poderes – lo único que me importa y por lo que doy gracias es que estas aquí conmigo, se que las cosas debían ser así… sino hubiera sido hija única y…nunca te hubiera conocido – las mejillas de Yuuki se tiñeron irremediablemente ofreciendo una vista demasiado tentadora para el vampiro quien entrecerró los ojos.

- Soy un monstruo…-finalizo como ultimo atisbo de duda y esta ves Yuuki lo tomo de los cabellos y lo jalo hacia ella besándolo en un corto pero insinuante beso.

- Eras un monstruo – corrigió la castaña a tan solo centímetros de sus labios haciéndole cosquillas con su aliento- ya no lo eres…al menos no tanto – rio con aquella risa de cascabel y Kaname no pudo evitar sonreír divertido, aquella mujer era totalmente maravillosa…- por favor, siempre supe que era un bastardo….-siguió esta vez con un poco de seriedad- no me importa – declaro mirándolo y el mayor tembló de puro placer insano - te amo tal cual eres o en lo que hayas sido o pretendas convertirte – termino solemne, Kaname se inclino nuevamente para volver a fundirlos en un beso suave y cálido, demostrando lo agradecido que estaba.

- Me alegro que me aceptes por propia voluntad- confeso de repente- ya que, me resulta mas cómodo que obligarte a estar a mi lado de todos modos – bromeo haciéndola reír, pero Yuuki sabia que el hablaba en serio, y no se sorprendió, tomando en cuanta que había visto como había sido en el pasado.

- Lo que tu digas kuran…-siguió el juego con voz ronca provocando deseo por parte del mayor.- lo único que quiero ahora…- sus mejillas se tiñeron tal cual amapolas y su corazón empezó a galopar fuera de control- es que estemos juntos… – declaro simplemente pero ambos sabían que escondía aquella insinuación. El corazón de Kaname se puso a la altura de su hermana en velocidad y ajetreo. Yuuki ya sabia la verdad o al menos casi toda, aun faltaban detalles con respecto a rido. Kaname alzo una ceja divertido.

- ¿Ahora?- torturo provocando en ella un mojin resentido.

- Ahora…-exigió y el rio escéptico, negando con la cabeza a pesar de que era lo que mas deseaba en todo el mundo.

- No quieres saber antes los últimos acontecimientos y los planes recientes de rido?- tanteo y ella se mostro algo dudativa por unos segundos pero luego negó enérgicamente con la cabeza.

- Ya habrá tiempo –aseguro firmemente sonrojándose mas por prácticamente estar pidiéndole a Kaname que hicieran el amor en ese instante. – Kaname…-ronroneo intencionalmente para acabar con el juego y a la humillación a la que era sometida, sin obstáculos de por medio se sentía impaciente.- hazme tuya…ahora – termino y supo que aquello había sido suficiente al ver el brillo peligroso pero, sensual en las fosas profundas y rojizas que eran los ojos de su hermano mayor.

- Como quieras princesa…-declaro inclinándose para apresar sus labios en un beso candente y arrebatador; los labios de Kaname eran agiles sobre los suyos mientras su cuerpo se terminaba de pegar sobre ella acomodándose entre sus piernas para facilitar el roce osado de sus sexos intermediados por sus propias prendas, los labios de Yuuki soltaron un ahogado gemido cuando el purasangre empezó a moverse sobre ella, ya no sentía la dureza ni el frio bajo su espalda, olvido por completo donde se encontraban y tal vez aquello ayudo a darle un torcido morbo a la situación. La lengua de Kaname profano gustosa su cavidad mientras sus manos se desplegaban por todos su cuerpo sobre la ropa detallándola. Las manos de Yuuki se aferraron con desesperación enterrándose en sus oscuros mechones y atrayéndolo mas mientras sus caderas iniciaban inconscientemente un placentero y lento compas. Finalmente las manos de Kaname se introdujeron por debajo de la ropa de la castaña; bajo el abrigo que había quedado en el perchero de la entrada de la mansión Yuuki llevaba puesto un simple vestido de tela gris y unos blue jeans, gracias a la calefacción de la casa podía hasta ir desnuda si quería y nunca sentiría el frio. Yuuki abrió mas las piernas y las doblo a ambos lados de la cintura del mayor para que kaname pudiera empezar a quitarle las botas de montaña, cuando hubo terminado se dirigió al cierre de su pantalón. El quitarle el blue jeans le fue molestosamente difícil teniendo que arrastrarla hacia arriba para quedar ella sentada y el de rodillas pero logro deslizarlos por sus esbeltas piernas sin tener que dejar de besarse, dejándolas al descubierto y con la única defensa inferior de sus bragas rosadas de algodón. Cuando hubo terminado con aquella labor kaname volvió a inclinarla sobre la superficie caliza con suavidad y sus manos recorrieron ansiosas el terciopelo de sus muslos deslizándolos sin descanso hasta llegar a su trasero donde deposito un posesivo apretón para luego ascender hasta su espalda, mandando descargas sin piedad por todo el cuerpo de la castaña, los suspiros de Yuuki morían en la boca de Kaname mientras el aire vaciaba por completo sus pulmones y prometían en conjunto poder resistir un poco más. Cuando las manos de kaname llegaron al ensamblaje del sujetador de la chica, Yuuki se ocupo en desabotonar su camisa marfil y deslizarla con suavidad por sus hombros acariciando la piel bajo sus dedos, sus labios reacios a separarse se mantenían en aquella danza frenética y competencia de lenguas.

El sujetador de la castaña se aflojo pero aun tenia el vestido gris puesto imposibilitando el escape, kaname gruño cuando el aire fue necesario y tuvo que separarse al fin de su hermana, ambos respiraban imposiblemente agitados con los corazones a mil, aprovecho para levantarle los brazos y deslizar la tela por sus extremidades y luego llego el turno del sujetador para quitárselo rápidamente, en segundos ambos se encontraban expuestos y Yuuki no tardo en abrasarse instintivamente a kaname intentando encubrir su desnudez muerta de vergüenza y kaname no pudo evitar sonreír con ternura, el aun tenia puesto los pantalones y el único estorbo que evitaba que pudiera tener el cuerpo de su hermana en su totalidad era aquellas molestas bragas…era exquisita la sensación de los suaves pechos de su hermana hacer presión en su pecho a causa de su frenética respiración.

Kaname presiono su entrepierna contra las sonrosadas bragas que empezaban humedecerse conforme el calor entre las piernas de la castaña aumentaba. El mayor supo que ahora debía ir más lento.

Con suma ternura separo a Yuuki unos centímetros para poder apreciarla, Yuuki no podría estar más roja.

- Eres tan hermosa…- murmuro el mayor sin dejar de detallarla con los ojos totalmente extasiado, llevo con suavidad una mano a sus cabellos para deslizarla con lentitud tortuosa hasta su cuello, su hombro y mas abajo hasta que llego al monte de sus pechos , Yuuki se preguntaba que pensaba hacer cuando de improvisto kaname apretó entre dos dedos sin piedad un pezón; la espalda de Yuuki se arqueo sin poder evitarlo mientras sus labios soltaban un claro gemido, kaname sonrió satisfecho mientras su otra manos se deformaba en una afilada garra y con ella decidió ahorrarse el trabajo y simplemente desgarrar la ultima prenda, kaname rasgo con facilidad la braga de algodón y la retiro dejando a Yuuki a su total merced, el cuerpo de la princesa temblaba levemente llena de muchas emociones y sensaciones, anhelante del momento mas que nada.

Kaname volvió a unírsele haciendo presión entre sus sexos, Yuuki tuvo que morderse el labio evitando soltar algún sonido bochornoso pero kaname negó lentamente con la cabeza y sonriendo con maldad.

- No, no, no Yuuki, no hagas eso, me tientas… – amenazo juguetón esbozando aquella sonrisa ladina que la derretía. Yuuki temiendo aquello aunque, una parte de ella tenia curiosidad de que tanto podía hacer, soltó su labio dejándolo en libertad, kaname volvió a presionar y esta vez no pudo evitar soltar otro gemido placentero. La garganta del pelinegro dejo salir un ronroneo profundo mientras su rostro se inclinaba sobre el pecho errático de la menor y sus cabellos caían en su piel provocándole cosquillas.

- Que va a…ah!- los pensamientos de Yuuki fueron interrumpidos y suplantados por un grito cuando los labios del mayor apresaron el pezón suplantando sus propios dedos y la misma mano que había desgarrado su braga volvía a la normalidad para apresar con toda la palma el otro pecho apretujándolo con fuerza. La espalda de Yuuki volvió a arquearse dolorosamente mientras la lengua vivaz de su hermano se movía con rapidez sobre el hinchado y sonrosado pezón aun preso en la calidez de su boca. Kaname mordisqueo, succiono y jalo insaciable mientras su mano de dedicaba a acariciar, torturar y tomar posesivamente el otro pecho de la castaña, Yuuki no podía dejar de jadear, de gemir de suspirar al borde de la locura. Sus pensamientos se habían nublado por completo, no era capaz de pensar solo sentir, sus piernas se enrollaron en torno al cuerpo de su hermano presionándolo contra ella. Por el continuo y persistente rose el olor de un matiz húmedo comenzó a expandirse con fuerza llegando hasta las fosas nasales del pelinegro deteniéndolo en seco, era un aroma exquisito, embriagante, casi podía jurar que lo llamaba…kaname hizo un ademan de que descendería pero las piernas de Yuuki lo apresaron en el acto temerosa de que aquel placer se detuviera, kaname le sonrió con amor, mientras volvía a su labor a aquella tortura placentera a la que la sometía. El pelinegro nunca había escuchado un sonido más hermoso y atractivo que los gemidos de su castaña que se expandían como coro cada vez más fuertes.

Finalmente kaname volvió a sus labios con la intención de devorarles y mandarle el mensaje explicito de que había llegado el momento…

- ¿Estas lista?- ronroneo con ternura sobre su boca y ella sonrió.

- Si…- dijo con simpleza y su hermano volvió a besarla hambriento. Yuuki correspondía el beso con toda la voluntad de la que fue capaz mientras sus brazos rodeaban el fino y largo cuello del pelinegro enterrando sus dedos nuevamente en la espesura de su cabello.

La cintura de kaname se acomodo mejor entre las piernas de la joven mientras una mano bajaba hasta el cierre de su pantalón deslizándolo para dejar en libertad su ya hinchada y suplicante anatomía. Al ascender sus dedos rosaron más que los suaves vellos de la intimidad de la castaña haciéndola vibrar en ansiedad y delicia. Los labios de kaname descendieron de los tersos labios hasta el mentón de Yuuki para mordisquearlo y luego ir en descenso depositando cortos besos, bajando por su coronilla hasta la cavidad de su cuello dejando un camino húmedo tras de si; empezó a besarla sobre la yugular que mandaba descargar eléctricas hasta la punta de sus pies con el objetivo de poder escuchar con todo deleite cada gemido de la boca de Yuuki y poder saborear su esencia en el momento indicado.

La punta del miembro del pelinegro llego hasta los pliegues de la intimidad de su hermana mientras kaname aun seguía besando su cuello y los ojos de la menor se cerraron en anticipación; el aroma mesclado de ambos se intensifico, desprendiéndose de sus cuerpos y rodeándolos a ambos.

- Te amo Yuuki…- murmuro el mayor contra su piel y la castaña sintió sus ojos arder súbitamente, deseaba llorar…llorar de alegría y felicidad.

- Yo mas…- logro decir antes de que su voz se quebrara y el miembro duro y palpitante del pelinegro se adentro en su interior haciéndose espacio entre la calidez y la humedad. Yuuki jadeo cuando se sintió invadida y su cuerpo se tenso totalmente cuando kaname encontró la obstrucción del velo de su inocencia.

Kaname lamio con lentitud el cuello de su hermana listo para hacer la profanación, intentando calmarla, repartió tiernos besos y la abrazo contras si con fuerza brindándolo protección. Tan concentrado estaba en aquel mundo intimo de placer en el que solo existían el y Yuuki que no fue capaz de prever el furioso despliegue de poder que llego a ellos de algún punto fijo y con fiereza, los sentidos de kaname aletearon demasiado tarde y demasiado lentos como si salieran de un pesado letargo y apenas pudo ser capaz de apretar el cuerpo menudo de su hermana contra el suyo e impulsarlos a ambos en el aire, sus cuerpos rodaron elevados por unos segundos mientras, el ensordecedor bombardeo inundaba sus oídos, el ruido de la roca estallando en miles de pedazos tal cual provocado por bombas invadió el lugar juntos con miles de pedazos esparcidos por la habitación seguidos de una espesa estela de polvo y partículas. Cuando la gravedad los impulso al suelo kaname giro para que su cuerpo fuera el que sufriera el daño y proteger a su castaña.

Sus cuerpos cayeron con fuerza y violencia sobre los restos afilados y distorsionados de lo que antes había sido una tumba, perforando la tersa piel morena del pelinegro creando heridas, cortes y futuros moretones. Kaname apretó los dientes evitando soltar gemidos lastimeros mientras su espalda cargaba con todo el daño y se preocupaba de que aun no hubiera escuchado ningún sonido emitido por Yuuki.

- Yuuki estas bien?- pregunto con sus sentidos alerta y la preocupación a flor de piel, tomo con decisión el rostro gacho de su hermana para descubrir que finas lagrimas rodaban por sus mejillas. – Yuuki? Acaso te lastimaste?- pregunto con desespero ya que no decía nada, ella negó aun con los ojos vidriosos, el inconfundible aroma de la sangre y no la suya llamo su atención haciéndolo bajar la vista solo para ver la unión de sus cuerpos y cayo en cuenta de la situación; estaba a punto de entrar en ella con delicadeza cuando el ataque los interrumpió haciéndolo caer al suelo con toda la presión de sus cuerpos ejerciendo fuerza en contra de ellos, kaname había entrado irremediablemente y por completo en Yuuki rasgando con violencia el velo que la separaba de convertirse en una mujer. Por ende la sangre que percibía era la prueba de que su hermosa hermana ya no era virgen. Aun unidos kaname tomo el rostro de la castaña y la beso con intensidad.

- Perdona Yuuki no fue mi intención – pidió sintiendo culpabilidad y ella negó nuevamente.

- No kaname, no ah sido culpa tuya, además de todos modos iba a doler…- comento avergonzada, Yuuki intento sonreír mientras se limpiaba rápidamente sus lagrimas – que ah pasado?- pregunto asustada y aquella pregunta hizo volver a su hermano a la realidad.

- Ponte tu ropa rápido – ordeno mientras se estiraba para alcanzar su vestido y subía su cremallera, Yuuki obedeció sin chistar, ninguno de los dos podía sentir alguna especie de aura y la estela de polvo aun no se despejaba por completo, pero estaban seguros de que lo que sea o quien sea que los hubiera atacado estaba esperándolos del otro lado de la estela. Yuuki termino de ponerse el vestido al tiempo que el polvo desaparecía hasta dejar una visión decente de los hechos. Del otro lado mirándolos amenazadoramente con sus zafiros velados en rojo se encontraba Sara shirabuki justo en el marco de la entrada con ambos portones metálicos abiertos. ¿Cómo es que no habían reparado en nada? Simple solo existían ellos dos y el mundo podía irse al infierno.

- Sara…- musito con ira contenida el pelinegro mientras las heridas en su espalda terminaban de cerrarse, con su pecho aun descubierto y sin camisa, tomo a Yuuki por el brazo y la coloco delicadamente tras el en un ademan protector, Yuuki se dejo hacer sin protestar con la mitad de sus piernas descubiertas y una ausencia total de ropa interior.

- Perra maldita! - rugió Sara contrastando con su aparente calma y dejando liberar por fin su aura furiosa. Kaname soltó un peligroso rugido en respuesta.

- Ni siquiera lo pienses –amenazo con voz profunda y peligrosa logrando intimidarla un poco y mas cuando el purasangre desprendió sin reparo su oscura y poderosa aura llenando la habitación y opacando la suya, Sara volvió a gruñir…no era estúpida…pero eso no se iba a quedarse así…

- Vas a pagar esta humillación kaname… – escupió con odio y demencia contenida mientras con una sonrisa maligna se giraba con elegancia y con pasos dignos de una princesa abandonaba el lugar alejándose…kaname supo que al final nuevamente todo había terminado yendo a la fregada…pero de algo era consiente…no debía subestimar a Sara…

- La guerra ah iniciado…- murmuro luego de largos segundos en silencio. Yuuki lo miro mientras tomaba su mano.

- Vamos a tu habitación… – pidió la chica con vos suave como si lo que acabara de pasar fuera cosa de todos los días. Kaname se sorprendió enarcando una ceja ante su propuesta pero, cuando denoto nuevamente las hermosas piernas descubiertas de su hermana y los atrayentes matices que desprendían mando el raciocinio al demonio…

x.x.x.x.x.x.x.x.x...x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.o.x

Una iracunda shirabuki se movía a toda prisa por los extensos corredores con toda la intensión de abandonar aquella mansión.

Con su ego herido hasta lo imposible y su rabia llenando cada recoveco de su ser lo único que deseaba Sara era llegar hasta rido y ayudarle mas que complacida en cualquier plan retorcido que sabia tenia en mente. Estaba impaciente por contarle sus sospechas sobre kaname y de lo último que había pasado entre ellos.

-maldita perra – volvió a pensar por enésima vez mientras su estilizada figura llegaba al fin hasta la entrada de la mansión donde la ama de llaves hacia guardia. Odiaba a Yuuki! Odiaba a kaname! Odiaba a los kuran! Se encargaría de hacer sufrir al vampiro antes de someterlo a su voluntad porque…eso era lo que iba a ser, kaname seria suyo quisiera o no!

- Aun lado! – rugió innecesariamente ya que la señora jamás se atrevería a cruzarse en su camino al menos que fuera en defensa de sus señores. Con una inclinación de cabeza despidieron a Sara quien con tan solo llegar al exterior no tardo en ser recibida por una elegante limosina blanca.

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x...x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..x.x

Yuuki se había puesto sus blue jeans aunque prefirió no ponerse el sujetador, sus braguitas eran un asunto perdido….ella y un kaname completamente vestido avanzaron en dirección a la habitación del mayor, apresurados y prácticamente ansiosos, reían irracionalmente divertidos ante la idea de que pudieran ser descubierto por algún sirviente o sus propios padres, se movían como si fuesen agentes de contrabando.

Kaname y Yuuki avanzaron por el gran salón y pararon en seco cuando dispuestos a subir las escaleras principales que los llevarían al tercer piso interceptaron a sus padres a mitad de las mismas justamente en descenso. Haruka ayudaba a apoyarse a una débil Yuuri quien tosía fuertemente, sus ojos luchaban por ocultar cierta debilidad y al igual que su mujer sentía el cuerpo cada vez mas pesado pero, no se lo haría saber aun, solo la preocuparía más y ella era más importante en aquel momento.

- Mama?- llamo una sorprendida castaña a su madre mientras esperaba que sus progenitores terminaran de bajar hasta llegar a su nivel. La preocupación lleno sus ojos al verla tosiendo no recordando nunca algo parecido. – ¿mama estas bien?- pregunto preocupada y Yuuri dejo de toser forzosamente para obligarse a sonreír.

- Si, no te preocupes…– empezó restándole importancia- estoy bien – mintió y kaname lo supo, algo extraño les había echo rido, algo que calaba hondo y que no les permitía reconocer su vinculo, ni sus nuevos aromas, Yuuki aun no sabia que rido le había echo algo a sus padres, haruka aun insistía en ocultarlo y aparentar normalidad. - solo es un simple catarro – menciono haciendo que la joven purasangre se preguntara extrañada si los purasangres podían enfermarse…al parecer si…solo que no muy seguido…

- Pero nunca te había pasado…no al menos que yo recuerde!- objeto y Yuuri volvió a negar temerosa de recaer en cualquier momento frente a sus hijos.

- Yuuki estoy bien – insistió con voz suave enternecida de la preocupación de su hija menor – tu padre me llevara a un chequeo de todos modos- calmo pero Yuuki frunció el ceño no muy segura así que su padre deicidio intervenir.

- Si, no te preocupes, justo la llevare al medico - apoyo su padre no queriendo preocupar aun a sus hijos, obviamente no hablaba del medio humano del pueblo, irían con un vampiro especialista que de seguro podría darles un mejor diagnostico de su salud. la castaña se tranquilizo ante sus palabras sintiéndose algo paranoica.

- Esta bien…-acepto de mala manera recordando sus anteriores intenciones y sonrojándose en el acto – mejor apresúrense!- motivo ansiosa de que se fueran antes que pudieran caer en cuenta del olor de la excitación de ambos aunque lo dudaba ni siquiera reparaban en su vinculo…lo cual la extrañaba sobremanera y intuyo que tal ves su hermano sabia el motivo.

- Ya nos vamos, Tranquila, no tardaremos, pórtense bien… – pidió su padre sintiéndose aliviado libre del interrogatorio llevando a Yuuri aun con delicadeza para atravesar el recibidor. No fue hasta que escucharon las puertas de la entrada cerrarse tras sus padres que Yuuki se atrevió a dirigirse a kaname.

- Kaname que sucede? Aun no entiendo porque no pueden sentir nuestra unión – pregunto totalmente extrañada y kaname pareció meditarlo.

- Rido les hizo algo – declaro simplemente perturbándolo por completo. Yuuki maldijo nuevamente a su tío en su fuero interno mientras la rabia y la ira se instalaba en su pecho.

- Bastardo! Que fue lo que les ah echo- pregunto enojada y preocupada a la vez pero kaname negó con la cabeza en una negativa.

- No lo ce…- confeso- no ce que ah pasado, pretendo averiguarlo – tranquilizo acariciando su brazo- todo estará bien Yuuki…confía en mi – dijo intentando confortarla, Yuuki agacho la mirada.

- Tengo miedo…- volvió a decir- no quiero que rido los lastime…mucho menos a ti…me siento…impotente- kaname la asió contra el y la abrazo con fuerza enterrando el rostro en sus largos cabellos.

- Shhh…-arrullo – yo también tengo miedo…- y era cierto tenia miedo- pero no permitiré que rido se salga con la suya, estamos juntos en esto ahora- dijo y supo que aquello la animaría dando efecto, Yuuki levanto la vista entornándolo con un brillo en sus ojos.

- Es cierto…- dijo acariciando su mejilla y uniendo sus labios con los suyos…en aquel beso no paso mas de un minuto para que ambos volvieran a recordar y arder en el mismo deseo que los había invadido tan solo unos momentos.

- Ahora…-ronroneo kaname contra su oído- tenemos algo que hacer antes de que todo el infierno de inicio – recordó y ella asintió solemne mientras volvía a arrastrarlo escaleras arriba…debían darse prisa…la guerra les pisaba los talones y aun peor…sus padres llegarían en cualquier momento.

Kaname no pudo evitar sonreír internamente ante la ironía de que todos abandonaban la mansión aquel día dejándolos solos y a merced de sus pasiones.

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..o.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x.x..x.x.x.x.x

Kaname entro a su oscura habitación besando con desenfreno los labios de una castaña quien lo retenía con sus piernas por la cintura y sus brazos apresaban firmemente su cuello. Sus cuerpos se contorsionaban contra el contacto del otro mientras kaname la llevaba hacia su cama y la depositaba con suavidad sobre el blando colchón. El mayor se separo de Yuuki por unos segundos.

- Esto es una locura…- comento sin importarle realmente y la menor sonrió.

- Lo ce, me declaro loca oficial…porque eh anhelado esto por meses- dijo y volvió a besarlo procreando el mismo proceso que tuvieron en el mausoleo.

Kaname permitió que Yuuki hiciera rodar sus cuerpos quedando esta vez ella arriba. La castaña no perdió tiempo para quitarle el vestido y deshacerse de sus pantalones, quedando nuevamente expuesta pero sin ningún rastro de pudor que la hiciese sentir avergonzada esta vez, ella le pertenecía a kaname y por fin consumarían aquella pertenencia.

- Juegas con el demonio Yuuki…– ronroneo el mayor cuando esta vez era el, el que los hacia rodar recuperando su dominio desde arriba, el pecho de Yuuki subía y bajaba con la respiración agitada mientras sus cabellos se esparcían por la cama y sus mejillas se teñían de un tentador rojo. Kaname se quito por su mismo su camisa tirándola sin importarle donde pudiera quedar y acto seguido se levanto de la cama quedando de pie frente a esta. Kaname sonrió ladinamente cuando el cuerpo completo de la castaña quedo a la vista desde un excelente Angulo y Yuuki no pudo evitar sonrojarse hasta lo imposible a pesar de todo, su corazón volvía ser frenético pero no quitaba la mirada encima de kaname quien llevo sus manos hacia la cinturilla de su pantalón.

- Creo que es justo que ambos estemos en las misma condiciones – comento sensualmente el mayor mientras su hermana devoraba con los ojos cada centímetro de piel morena, especialmente su pecho descubierto, sus fornidos brazos, su abdomen plano y sus estrechos hombros…kaname era toda una obra de arte y no pudo reprimir las ansias de volver a pasar sus dedos por aquel pecho y apretar aquellas tetillas como justo el había echo con las suyas.

Para su tormento o placer insano el purasangre desabrocho con paciencia su pantalón deslizándolo por su cintura junto con su ropa interior acariciando sus piernas hasta el final de sus fuertes pantorrillas, Yuuki pensaba que iba a morir ante los imposibles y descabellados latidos de su corazón; kaname termino de apartar la prenda enderezándose y quedando totalmente expuesto a sus ojos…

- Eres hermoso…- soltó sin pensar la castaña y kaname sonrió tiernamente mientras avanzaba y se inclinaba sobre ella en la cama, el pelinegro se dejo caer con suavidad sobre ella y la calidad de ambos cuerpos los arropo a ambos, sus sexos entraron en contacto y supieron que ya no soportarían por mucho tiempo…

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.o.o.x.x.x.x.x.x.x..o.x.x.x.x.x.x.x..x.x.

El silencio de la enorme mansión era apenas alterado por sonidos ahogados, parecían murmullos fantasmales, como si fueran producto de la mente, sin embargo eran reales, aunque la servidumbre por propio instinto de supervivencia jamás cometería la imprudencia de comentar o preguntar.

La habitación del príncipe purasangre guardaba el secreto, secreto prohibido pero que para ellos dos era algo que desde hace mucho pedían sus cuerpos y sus almas.

Yuuki había irremediablemente vuelto a desprender aquel matiz húmedo y esta vez kaname perdió el control. El mayor había descubierto que era producto del interior de la castaña e intento probar cuanto mas podía producir, deseaba mas de aquel aroma, lo fascinaba, lo excitaba, era un perfecto afrodisiaco, Yuuki no pudo hacer mucho ante el pequeño experimento de su hermano dejando escapar sin poder contenerse interminables gemidos descubriendo ambos lo sensible de la zona, mientras en respuesta su cuerpo se arqueaba fuertemente.

luego de segundos de elaborada practica por parte de kaname la menor sentía que iba a volverse loca, las dedos de kaname en su interior no cesaban de moverse, e incluso, parecía que cada vez iban mas rápido-kaname…-sentía que algo en su interior iba a estallar, sin embargo era lo más placentero y torturante que había experimentado nunca, no deseaba que su hermano parase, ella planeaba llegar mas allá. Kaname sonrió internamente mientras no se perdía ningún gesto ni detalle de la castaña, estaba extasiado, Yuuki era hermosa y tenerla ahí, totalmente suya con sus dedos explorando libremente su húmedo interior, poder oler a gusto ese matiz húmedo viniendo de su intimidad, era algo que nunca pensó que podría pasar-me gusta ese olor…-acepto en un murmullo que Yuuki no pudo oír bien porque sus gemidos lo opacaban, kaname se inclino por un momento mas abajo del ombligo de la chica e inspiro profundamente, ese aroma húmedo lo iba a volverlo loco..Tenía que probarlo, tenerlo en su propio paladar y degustarlo como deseaba hacerlo.

rápidamente saco sus mojados dedos y los suplanto por su boca, Yuuki iba a protestar al sentir la ausencia de su tacto y como el placer la abandonaba con peligrosidad de llevarla a la locura, cuando la lengua de kaname acariciando su clítoris y sus labios hicieron que soltara otro gemido aun mas fuerte –voy…voy…- ¿iba a que? Hasta ahora sentía que llegaba a sus limites, que moriría de tanto tortuoso placer, y ¿Qué podría decir? ¿Cómo expresarlo? No lo sabia; recordó esas charlas con sus compañeras de la escuela y se pregunto si eso era lo que iba a pasar, era su primera experiencia y nunca le informaron mucho sobre aquello, era un tema muy tabú para personas tan recatadas como su familia, prohibido, justo como lo que estaba haciendo con su hermano…si Haruka y Yuuri supieran…

Kaname adivino por experiencia a que se refería y se apresuro a saborearla, cuando quedo mas o menos satisfecho se separo y Yuuki sintió nuevamente que moría, pero algo diferente entro en su interior, algo mas grande que la lengua ágil y voraz de kaname, y mas grueso que sus largos dedos.

Kaname la embistió y entro total y fácilmente en ella, esta vez sin obstáculo de por medio, la humedad le permitió deslizarse en su interior con deliciosa facilidad, ambos gimieron en el acto.

El pelinegro la abrazo contra si mientras sus labios buscaban con desespero los de Yuuki fundiéndose en un apasionado y necesitado beso mientras empezaba a moverse con ritmo lento y acompasado. Para cuando lo noto a ambos les costaba respirar y Yuuki apenas pudo emitir un sensual y suplicante.

- Más…más rápido por favor…-pidió apretándolo contra ella, kaname no dudo en obedecerla aumentando con facilidad el ritmo de sus embestidas acercando al cielo. las piernas de la chica envolvieron su cintura mientras kaname la envestía cada vez mas rápido y con mayor fuerza, tuvieron que separar sus bocas cuando los gemidos de ambos empezaron a llenar la habitación en total y hermosa sincronización mientras un velo de sudor perlaba sus cuerpos.-te amo Yuuki…-susurro sin cansarse de recordárselo, bajando a su oído y su mano ascendió para acariciar su cabello, la otra se acerco a su pecho y se dedico a degustarse torturando uno de los pezones de la chica.

Yuuki no paraba de gemir, estaba tocando el cielo, no podía creer que todo eso fuese realidad…después de todo lo que habían pasado para llegar a eso…luego de todo los problemas…hasta había pensado por unos segundos que la única forma de estar juntos seria en un campo de batalla y ninguno sin pulso pero, allí estaban, amándose… –yo…también…-logro apenas decir mientras sus dedos se aferraban con desesperación a los oscuros cabellos del chico…se acercaba…ya no aguantaba mas ….kaname sonrió complacido mientras, el calor se infiltraba en su corazón, sus gemidos se unieron de nuevo a los de la chica- nos vamos a venir juntos…espérame un poco mas, solo un poco –pidió embistiéndola mas fuerte y rápido, Yuuki no entendía como lograr aquello pero se concentro en tratar se sofocar el estallido que sabia que estaba a solo un paso, no paso mucho cuando a ambos les llego de repente el orgasmo llevándolos a otro mundo donde solo existían las sensación provocadas por el otro…kaname beso rápidamente a Yuuki en un beso posesivo ahogando el grito de placer que empezaba a nacer, mordió la lengua de la chica con uno de sus colmillos y la sangre broto permitiéndole degustar el placer de ella atreves de sus sentidos, su sangre….su deliciosa sangre…

Ambos se dejaron caer sobre las suaves sabanas, kaname encima de Yuuki, sus respiraciones eran agitadas y sus corazones latían a mil por hora. Por unos minutos intentaron recuperar el aliento hasta que Yuuki sintió como kaname salía lentamente de ella y algo espeso y caliente salía de su interior escurriendo por sus piernas. Kaname los acomodo en la cama llevándolos hasta donde estaban las almohadas y recostándose correctamente, se acomodo junto a ella y escondió su rostro en el hueco de su cuello aspirando su delicioso aroma, mientras, los cubría a ambos con una sabana…-te amo…-volvió a repetir el dueño de los ojos borgoña, Yuuki intento mirarlo pero por la posición que estaban no veía mas allá de su coronilla, sonrió como tonta llena de felicidad a pesar de que estaban frente a una encarnizada guerra, a pesar que los shirabuki ya estaban en su contra y a pesar de que sabia que sus padres no tardarían en llegar. A pesar de todo Yuuki se permitió descansar su cabeza sobre la de su hermano y suspirar totalmente complacida…quien hubiera imaginado que luego de todo lo ocurrido podría estar así, libremente con su hermano?…ya no le importaba nada, estarían juntos, de eso se encargaría ella.

-kaname yo quería…-no termino de hablar cuando el ruido de las dos enormes puertas de la entrada de la mansión kuran se abrieron estrepitosamente interrumpiéndola, kaname se incorporo rápidamente y la miro a los ojos, los dos pares de ojos borgoña de diferentes tonalidades se unieron en una mirada en la que se trasmitían mucho…

x.x.x..x.x...x.x.x.x.x.x

casi estalla mi cabeza no se cm kedo asi q diganme review?

Rouse Malfoy
Alumno Nuevo
Alumno Nuevo

Mensajes: 29
Fecha de inscripción: 10/07/2011
Edad: 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.